La flor asiá­ti­ca

La mi­le­na­ria Pe­kín, una de las ca­pi­ta­les más po­bla­das del mun­do, lla­ma la aten­ción por an­ti­guas tra­di­cio­nes muy pre­sen­tes en la vi­da de la ciu­dad y su gran sal­to a la mo­der­ni­dad

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Pe­kín es la ca­pi­tal y cen­tro po­lí­ti­co y cul­tu­ral de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na y una de las ciu­da­des más po­bla­das del pla­ne­ta, su­peran­do los 21 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Tie­ne una his­to­ria am­plia, que su­pera los tres mi­le­nios, y es uno de los pun­tos tu­rís­ti­cos más atrac­ti­vos del mun­do. So­bre to­do por su mez­cla irre­sis­ti­ble de His­to­ria con tiem- pos mo­der­nos. Ca­da vi­si­tan­te di­vi­de su tiem­po en­tre sus múl­ti­ples atrac­ti­vos, que mu­chos pre­fie­ren re­co­rrer a pie o in­clu­so en bi­ci­cle­ta. De he­cho, una de las imá­ge­nes más re­cu­rren­tes de la ciu­dad – y su es­te­reo­ti­po – es la de mi­les de per­so­nas an­dan­do en bi­ci­cle­ta.

Hay al­gu­nas vi­si­tas obli­ga­das, co­mo la lla­ma­da Ciu­dad Prohi­bi­da -tam­bién co­no­ci­do co­mo Mu­seo del Pa­la­cio Im­pe­rial-, que es­tá si­tua­da en el cen­tro de Bei­jing. Fue el cen­tro del po­der de las di­nas­tías Ming y Qing du­ran­te un lar­go pe­río­do des­de 1420 has­ta 1912. Tie­nen una mag­ní­fi­ca ar­qui­tec­tu­ra e in­nu­me­ra­bles y va­lio­sos ob­je­tos de ar­te. Ca­da año la vi­si­tan más de sie­te mi­llo­nes de tu­ris­tas de to­do el mun­do. Se cons­tru­yó en­tre 1406 y 1420 y en ella vi­vie­ron más de 20 em­pe­ra­do­res has­ta 1911, cuan­do una re­vo­lu­ción de­rro­có a la úl­ti­ma di­nas­tía feu­dal de Chi­na, la Qin.

Cer­ca de la Ciu­dad Prohi­bi­da se en­cuen­tra la le­gen­da­ria Plaza de Tia­nan­mén. Re­co­no­ci­da y re­co­no­ci­ble por sus im­pac­tan­tes di­men­sio­nes -880 x 500 me­tros–, tes­ti­go de dis­tin­tos mo­men­tos his­tó­ri­cos, co­mo el de las pro­tes­tas es­tu­dian­ti­les de 1989. El sue­lo de la plaza es­tá pa­vi­men­ta­do con pie­dras de gra­ni­to y una to­na­li­dad es­pe­cial de co­lor cla­ro. Uno de los mo­men­tos que reúne más tu­ris­tas es la ce­re­mo­nia de izar la ban­de­ra na­cio­nal, que se pro­du­ce ca­da ma­ña­na, pa­ra lue­go ba­jar­la al caer sol . En la Puer­ta de Tia­nan­men (o Puer­ta de la Paz Ce­les­tial), ubi­ca­da ha­cia el nor­te de la Plaza, fue don­de Mao Ze­dong pro­cla­mó la fun­da­ción de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar de Chi­na en

1949. Ha­cia el sur se ubi­ca la To­rre Qian­men, don­de es­tá el Mu­seo de His­to­ria de Bei­jing. Ha­cia el es­te es­tá el Mu­seo Na­cio­nal de Chi­na y ha­cia el oes­te el Gran Pa­la­cio del Pue­blo, la se­de del Go­bierno.

A pro­pó­si­to de Mao Ze­dong, el lla­ma­do Mau­so­leo de Mao es un im­po­nen­te complejo fu­ne­ra­rio que al­ber­ga los res­tos del le­gen­da­rio lí­der del Par­ti­do Co­mu­nis­ta y má­xi­mo man­da­ta­rio his­tó­ri­co de Chi­na. Se co­men­zó a cons­truir en no­viem­bre de

1976, unos me­ses des­pués de la muer­te de Mao. Se inau­gu­ró un año des­pués. Tie­ne dos plan­tas en las que pre­do­mi­na el gra­ni­to, ade­más de pi­nos, pla­tos de por­ce­la­na, se­mi­llas, tie­rra, agua, are­na y pie­dras de dis­tin­tas re­gio­nes de Chi­na.

Otra ci­ta obli­ga­da es el Tem­plo del Cie­lo, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co des­de 1998. Se tra­ta de un lu­gar don­de los em­pe­ra­do­res Ming y Qing ce­le­bra­ban ri­tos y sa­cri­fi­cios pa­ra ho­me­na­jear al cie­lo y pe­dir a sus dio­ses por bue­nas co­se­chas. Es­tá si­tua­do en el ex­tre­mo sur de la an­ti­gua ciu­dad de Pe­kín, en el dis­tri­to de Xuan Wu, y tie­ne una su­per­fi­cie de 273 hec­tá­reas, ca­si el do­ble que la Ciu­dad Prohi­bi­da. Asom­bran sus ci­pre­ses de más de 600 años de an­ti­güe­dad.

Tiem­pos mo­der­nos

Bei­jing fue ele­gi­da en 2008 se­de de los Jue­gos Olím­pi­cos de 2008. En los pre­pa­ra­ti­vos, la ciu­dad qui­so mos­trar su ca­ra más mo­der­na, lo que de al­gu­na ma­ne­ra ge­ne­ró su des­pe­gue y con­si­de­ra­ción mun­dial. De aque­lla ex­pe­rien­cia que­da­ron cons­truc­cio­nes y edi­fi­cios que se adap­ta­ron a nue­vos usos.

Pa­ra quie­nes lle­gan a Bei­jing con la mi­ra­da pues­ta en el con­su­mo y las com­pras, hay una gran va­rie­dad de mer­ca­dos ca­lle­je­ros que ofre­cen des­de ro­pa has­ta ar­te­sa­nías. En el Mer­ca­do de las Per­las se pue­den com­prar per­las tan­to chi­nas co­mo ja­po­ne­sas. En el Mer­ca­do de la Ar­te­sa­nía - o de los Cam­pe­si­nos — se ven­den li­bros, mue­bles y ar­te­sa­nías va­ria­das, so­bre to­do de mi­no­rías ét­ni­cas. El más po­pu­lar es el Mer­ca­do de la Se­da, lu­gar por ex­ce­len­cia del re­ga­teo. En la zo­na di­plo­má­ti­ca es­tá el Mer­ca­do Ya­xium pa­ra com­prar ro­pa de al­go­dón o se­da a un pre­cio más que ra­zo­na­ble. De to­das for­mas, el más gran­de es el Mer­ca­do Ru­so, aun­que sue­le ofre­cer pro­duc­tos de me­nor ca­li­dad. Xi­dan es un cen­tro co­mer­cial muy con­cu­rri­do, que se ca­rac­te­ri­za por tien­das de ro­pa ba­ra­ta. Si se bus­can equi­pos elec­tró­ni­cos, de­be vi­si­tar­se Gongz­hu­fen o Zhong­guan­cun. En la ca­lle Liu­li­chang hay ar­te­sa­nías, an­ti­güe­da­des y ar­te tra­di- cio­nal de bue­na ca­li­dad y pre­cios ac­ce­si­bles. Wang­fu­jing es la ca­lle co­mer­cial y pea­to­nal más po­pu­lar de Bei­jing. Re­sul­ta ideal pa­ra re­co­rrer sus de­ce­nas gran­des al­ma­ce­nes y tien­das de lu­jo.

Des­de el pun­to de vis­ta cul­tu­ral, la Ópe­ra de Bei­jing es una pro­pues­ta de ar­te es­cé­ni­co que in­te­gra el can­to, la re­ci­ta­ción, la ac­tua­ción tea­tral y las ar­tes mar­cia­les. Allí se re­pre­sen­tan es­pec­tácu­los du­ran­te to­do el año en el Gran Tea­tro Chang’an. Hay un Con­cur­so In­ter­na­cio­nal de Afi­cio­na­dos de la Ope­ra de Bei­jing que atrae a una enor­me can­ti­dad de apa­sio­na­dos por es­te ar­te que lle­gan de to­do el mun­do. Ade­más, es el re­per­to­rio in­dis­pen­sa­ble en los pro­gra­mas de in­ter­cam­bio cul­tu­ral en­tre Chi­na y paí­ses ex­tran­je­ros.

En cuan­to a la gas­tro­no­mía, Bei­jing ofre­ce pla­tos sa­bro­sos y va­ria­dos. Des­de los le­gen­da­rios ra­vio­les chi­nos al va­por (re­lle­nos de ver­du­ra o car­ne), has­ta los lla­ma­dos ro­lli­tos de pri­ma­ve­ra, la pas­ta, las pa­pas co­ci­das y los da­dos de po­llo con ma­ní. Aun­que el pla­to más le­gen­da­rio de Bei­jing es el lla­ma­do Pa­to La­quea­do que nin­gún tu­ris­ta pue­de de­jar de pro­bar. En al­gu­nos lu­ga­res sue­len ter­mi­nar de pre­pa­rar­lo fren­te a los co­men­sa­les, lo que re­sul­ta una ce­re­mo­nia en la que se que mez­cla ar­te y gas­tro­no­mía. ●

Mu­seo del Pa­la­cio Im­pe­rial

Xi­dan es una zo­na co­mer­cial de Pe­kín

El Mau­so­leo de Mao. El im­po­nen­te complejo fu­ne­ra­rio, ubi­ca­do en la Plaza de Tia­nan­mén, fue cons­trui­do pa­ra al­ber­gar los res­tos del lí­der del Par­ti­do Co­mu­nis­ta y má­xi­mo man­da­ta­rio de Chi­na, Mao Ze­dong, fue inau­gu­ra­do en 1977, a un año de su muer­te.

El Tem­plo del Cie­lo. El ma­yor san­tua­rio de Chi­na fue cons­trui­do en el si­glo XV pa­ra ado­rar las co­se­chas y dar las gra­cias al cie­lo por los fru­tos ob­te­ni­dos. Es una obra Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad des­de 1998.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.