El cie­lo des­de el de­sier­to

Ca­da vez más vi­si­tan­tes lle­gan al De­sier­to de la Ta­ta­coa, en el sur de Co­lom­bia, un lu­gar que se abre pa­so co­mo des­tino tu­rís­ti­co pa­ra aman­tes de la cien­cia

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Viajero Frecuente… - CLAU­DIA POLANCO YERMANOS

Des­cu­brir los se­cre­tos del Uni­ver­so es una fas­ci­na­ción que atrae a tu­ris­tas y ex­per­tos al De­sier­to de la Ta­ta­coa, un lu­gar de Co­lom­bia en el que pa­re­cie­ra que los ojos del mun­do es­tán pues­tos en el cie­lo.

Des­de es­te te­rri­to­rio del sur del país, que se cons­ti­tu­ye en un bos­que tro­pi­cal se­co de 370 ki­ló­me­tros cua­dra­dos en el que la tem­pe­ra­tu­ra al­can­za los 40 gra­dos cen­tí­gra­dos, se ges­ta des­de ha­ce años un pro­yec­to que bus­ca po­ner al al­can­ce de to­dos en la Tie­rra tér­mi­nos es­pa­cia­les co­mo Vía Lác­tea, ga­la­xias, es­tre­llas, pla­ne­tas, sa­té­li­tes, as­te­roi­des y co­me­tas.

“Ac­tual­men­te te­ne­mos la ta­rea de ha­cer di­vul­ga­ción de as­tro­no­mía bá­si­ca, in­ves­ti­ga­ción del com­por­ta­mien­to del Cie­lo y el cli­ma y con­teo de no­ches des­pe­ja­das”, di­jo el di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio As­tro­nó­mi­co de La Ta­ta­coa, Guillermo Gar­cía.

A pe­sar de que el lu­gar fue abier­to al pú­bli­co en 2000, so­lo has­ta el 2016 em­pe­zó en fir­me su pro­ce­so de acre­di­ta­ción co­mo un des­tino tu­rís­ti­co de ta­lla in­ter­na­cio­nal pa­ra los aman­tes de la cien­cia.

Pa­ra lo­grar­lo, es­tá en mar­cha un pro­yec­to de las au­to­ri­da­des del de­par­ta­men­to del Hui­la y del mu­ni­ci­pio de Vi­lla­vie­ja, del cual ha­ce par­te, pa­ra in­ver­tir unos US$ 7,4 mi­llo­nes en la trans­for­ma­ción del ob­ser­va­to­rio en el de­no­mi­na­do Jar­dín de la As­tro­no­mía.

Un pri­mer pa­so ha si­do el Fes­ti­val de Tu­ris­mo As­tro­nó­mi­co de La Ta­ta­coa que el pa­sa­do agos­to reunió a cua­tro mil per­so­nas que dis­fru­ta­ron de con­cier­tos, cam­ping, ob­ser­va­ción por me­dio de te­les­co­pios y char­las con as­tró­no­mos.

Ade­más, gra­cias a la la­bor del Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio, In­dus­tria y Tu­ris­mo y del Fon­do Na­cio­nal de Tu­ris­mo (Fon­tur), en los úl­ti­mos dos años han lle­ga­do al de­sier­to

160 mil vi­si­tan­tes, de los cua­les 50 mil han vi­si­ta­do el ob­ser­va­to­rio.

Los tu­ris­tas lle­gan al ob­ser­va­to­rio des­pués de an­dar to­do el día ba­jo el im­pla­ca­ble Sol de La Ta­ta­coa. Las se­sio­nes, que du­ran ho­ra y me­dia y tie­nen un cos­to de US$

3,3 co­mien­zan a las 19.00 ho­ras. Pri­me­ro se les di­ce a los asis­ten­tes que pa­ra ha­cer na­ve­ga­ción lo bá­si­co es iden­ti­fi­car los pun­tos de re­fe­ren­cia y los pun­tos car­di- na­les, al­go que se co­no­ce co­mo “La ro­sa de los vien­tos”.

Lue­go, los vi­si­tan­tes, que en su ma­yo­ría no son as­tró­no­mos ni do­mi­nan la ma­te­má­ti­ca o la fí­si­ca, em­pie­zan a iden­ti­fi­car los pla­ne­tas, apren­den có­mo ubi­car­los y de­ter­mi­nan cuá­les son las cons­te­la­cio­nes.

Si hay ni­ños en el pú­bli­co se jue­ga con lá­se­res al es­ti­lo de la pe­lí­cu­la “Star Wars” pa­ra mo­ti­var­los por­que, ma­ni­fes­tó Gar­cía, que “ha­ya una nue­va ge­ne­ra­ción de as­tró­no­mos o de per­so­nas que ten­gan es­ta afi­ción es un sue­ño”.

Pre­ci­sa­men­te, el pri­mer so­ña­dor que tu­vo La Ta­ta­coa fue el as­tró­no­mo au­to­di­dac­ta Javier Fer­nan­do Rúa, quien se que­dó a vi­vir y tra­ba­jar en el lu­gar des­de 1997.

El hom­bre, que se hi­zo me­re­ce­dor en 2015 del Pre­mio El Co­lom­biano Ejem­plar en la ca­te­go­ría de tu­ris­mo por ser el ar­tí­fi­ce del fu­ror del de­sier­to, aún cree que es­tar allí es un pri­vi­le­gio.

“Nun­ca pen­sé al ve­nir que lo que más me ha gus­ta­do en la vi­da, que es la as­tro­no­mía, pu­die­ra in­tere­sar­le a tan­tas per­so­nas y con­ver­tir­se en un em­pleo. Por eso de­je to­do pa­ra es­tar aquí”, co­men­tó Rúa, quien creó su pro­pio ob­ser­va­to­rio.

Co­lom­bia es un “pa­raí­so” por­que al ubi­car­se cer­ca de la lí­nea del Ecua­dor, en la par­te más al­ta de la cur­va­tu­ra de la Tie­rra per­mi­te ver to­do el Cie­lo, des­de la Cruz del Sur has­ta la Osa Ma­yor.

Asi­mis­mo, agre­gó, el de­sier­to “po­see un cli­ma cá­li­do se­co que brin­da una at­mós­fe­ra es­ta­ble pa­ra vi­sua­li­zar el Uni­ver­so; no hay mu­cha con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca y exis­te un gran ho­ri­zon­te”.

Los es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en que el de­sier­to es ideal pa­ra el as­tro­tu­ris­mo, de ahí que ca­da uno ha­ga lo pro­pio pa­ra que cos­mó­lo­gos, as­tro­fí­si­cos, as­tró­no­mos, as­tro­fo­tó­gra­fos y tu­ris­tas quie­ran ver las es­tre­llas des­de el Cie­lo de La Ta­ta­coa. ●

MAU­RI­CIO DUEÑAS CAS­TA­ÑE­DA - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.