Una prin­ce­sa asiá­ti­ca

Laos vi­vió du­ran­te años a es­pal­das del tu­ris­mo. Pe­ro, por sus tra­di­cio­nes re­li­gio­sas y cul­tu­ra­les y pai­sa­jes úni­cos, se ha ga­na­do un lu­gar en los cir­cui­tos de via­je­ros glo­ba­les

El Observador Fin de Semana - Lugares - - Portada -

Laos tie­ne una par­ti­cu- lar ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca y una pe­cu­lia­ri­dad de­mo­grá­fi­ca: es­tá en­tre cin­co paí­ses y no lle­ga a los seis mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, lo que lo con­vier­te en uno de los paí­ses me­nos po­bla­dos del mun­do. Tie­ne, por otro la­do, una fuer­te pre­sen­cia de tra­di­cio­nes es­pi­ri­tua­les, y se des­ta­ca, en­tre otras co­sas, por una gran va­rie- dad de be­lle­zas na­tu­ra­les.

La tem­po­ra­da al­ta de Laos es en­tre no­viem­bre y mar­zo, cuan­do las tem­pe­ra­tu­ras son agra­da­bles y la llu­via es es­ca­sa. Las zo­nas mon­ta­ño­sas se man­tie­nen igual­men­te con tem­pe­ra­tu­ras ba­jas. La épo­ca de gran tu­ris­mo se da en­tre oc­tu­bre y abril. En los días pre­vios a Na­vi­dad y fin de año au­men­ta con­si­de­ra­ble­men­te la afluen­cia de vi­si­tan­tes. Con­si­de­ra­do el país del mi­llón de ele­fan­tes, Laos es­tu­vo mu­cho tiem­po de es­pal­das al tu­ris­mo, pe­ro en los úl­ti­mos años ha cam­bia­do y se ha trans­for­ma­do en un si­tio de re­fe­ren­cia. Los ex­tran­je­ros que lle­gan has­ta Tai­lan­dia, Viet­nam o Chi­na lo es­tán in­clu­yen­do en su iti­ne­ra­rio.

Mu­chos op­tan por re­co­rrer el país con la mo­chi­la al hom­bro y, a pe­sar de que no tie­ne cos­tas, ofre­ce pai­sa­jes úni­cos. La gen­te es ama­ble, cor­dial y sue­le mos­trar­se son­rien­te al tu­ris­ta.

Tie­ne un mar­ca­do per­fil ru­ral, y se mue­ve con el mí­ti­co río Me­kong –que re­co­rre el país de nor­te a sur– co­mo eje. En sus múl­ti­ples si­tios tu­rís­ti­cos hay una fuer­te pre­sen­cia del pa­tri­mo­nio bu­dis­ta. En cuan­to a la gas­tro­no­mía, es si­mi­lar a la tai­lan­de­sa.

En sus prin­ci­pa­les ciu­da­des hay hue­llas de su pa­sa­do co­lo- nial fran­cés.

La be­lle­za de Laos es un imán pa­ra los mo­chi­le­ros, Vang Vieng en par­ti­cu­lar. Du­ran­te años es­tu­vo aso­cia­da a fies­tas de­sen­fre­na­das, pe­ro en los úl­ti­mos años el go­bierno en­du­re­ció cier­tas le­yes, lo que la orien­tó ha­cia un tu­ris­mo más res­pon­sa­ble y eco­ló­gi­co.

De­be vi­si­tar­se la cé­le­bre zo­na de cue­vas de Tham Sang, que se en­cuen­tra a unos 15 ki­ló­me­tros de Vang Vieng, que al­gu­nos pre­fie­ren re­co­rrer en mo­to o bi­ci­cle­ta. O la Blue La­goon y la cue­va de Tham Phou Kam, que no so­lo ofre­ce un en­torno im­pac­tan­te, sino que al­ber­ga al le­gen­da­rio Bu­da Re­cli­na­do.

Si se via­ja ha­cia el sur, una pa­ra­da in­elu­di­ble es la Me­se­ta del Bo­la­ven. Ubi­ca­da en la pro­vin­cia de Cham­pa­sak, tie­ne una se­rie de lu­ga­res na­tu­ra­les in­creí­bles co­mo es­pa­cios ver­des pro­te­gi­dos y de­ce­nas de ríos, cas­ca­das, rá­pi­dos y la­gos. La zo­na, ha­bi­ta­da por va­rias tri­bus y et­nias, ha­bía si­do bom­bar­dea­da en el pa­sa­do, ras­tros de una gue­rra aún muy no­to­rios.

Los más aven­tu­re­ros pue­den ele­gir des­ti­nos más re­mo­tos, co­mo Luang Namt­ha, don­de se pue­de op­tar por ha­cer ex­cu­sio­nes, trek­king y an­dar en ka­yak. Ofre­ce un ani­ma­do mer­ca­do noc­turno, que no so­lo per­mi­te ce­nar su va­ria­da pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca tra­di­cio­nal, sino tam­bién com­prar ar­te­sa­nías que ha­cen las mu­je­res de la et­nia Hmon­cang.

Luang Pra­bang y Vien­tia­ne

La pro­pues­ta tu­rís­ti­ca de las dos ciu­da­des más cau­ti­van­tes de Laos es am­plia y pa­ra to­dos los gus­tos.

En Luang Pra­bang, una an­ti­gua ca­pi­tal real, de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co, se ofre­cen múl­ti­ples po­si­bi­li­da­des de alo­ja­mien­tos ti­po bou­ti­que, res­tau­ran­tes con una gas­tro­no­mía am­plia, mer­ca­dos de ar­te­sa­nía y tien­das de se­da y pla­te­rías. Luang Pra­bang es­tá ba­ña­da por el río Me­kong. En sus ori­llas hay de­ce­nas de res­tau­ran­tes que ofre­cen la po­si­bi­li­dad de to­mar una cer­ve­za a pre­cios eco­nó­mi­cos mien­tras se con­tem­pla la caí­da del sol. Tam­bién hay pa­seos en pe­que­ñas bar­ca­zas, don­de se dis­fru­ta de im­pac­tan­tes pai­sa­jes.

De­ben vi­si­tar­se las cas­ca­das de Kuang Si. Den­tro de las dos cue­vas de Tam Ting hay es­ta­tuas, ca­pi­llas y es­cul­tu­ras de Bu­da. Sue­le ir­se en gru­pos que par­ten de la ciu­dad a las 10 de la ma­ña­na y por lo ge­ne­ral en el ca­mino se ha­cen pa­ra­das pa­ra vi­si­tar los pue­blos Hmong y Kha­mu. Al re­gre­sar se de­be pa­rar en Ock Pop Tok, si­tua­do en un jar­dín tro­pi­cal del Me­kong, que per­mi­te apren­der la his­to­ria de los le­gen­da­rios tex­ti­les y ar­te­sa­nías de Laos.

Una vi­si­ta clá­si­ca es pa­sar por el mer­ca­do lo­cal de Phou­si. So­bre to­do por el lla­ma­ti­vo ri­tual de Tak Bat. Los mon­jes ca­mi­nan en fi­la, los ma­yo­res se dis­tin­guen por sus cuen­cos de li­mos­nas, y el pú­bli­co –mu­chas ve­ces de ro­di­llas– co­lo­ca allí ali­men­tos, flo­res o va­ras de in­cien­sos. Si se apues­ta a una ex­pe­rien­cia mi­le­na­ria, de­be vi- si­tar­se el Pa­la­cio Real y re­co­rrer su ver­de jar­dín. Las pa­re­des del edi­fi­cio son de un lla­ma­ti­vo co­lor ro­jo, y la de­co­ra­ción se ba­sa en cris­ta­les mul­ti­co­lo­res. Re­sul­ta to­da una ex­pe­rien­cia pa­sear por el ga­ra­je real y ver la co­lec­ción de au­tos ma­jes­tuo­sos.

Vien­tia­ne, por su par­te, es la ca­pi­tal del país. Es una ciu­dad pe­que­ña que se di­fe­ren­cia de las bu­lli­cio­sas ca­pi­ta­les del su­r­es­te asiá­ti­co por su gran tran­qui­li­dad. Su prin­ci­pal be­lle­za ra­di­ca en la can­ti­dad de mo­nu­men­tos y tem­plos, que le dan un im­po­nen­te ai­re mís­ti­co. A ca­da pa­so el tu­ris­ta sien­te que es­tá tran­si­tan­do por la his­to­ria y la cul­tu­ra de la re­gión. Las cons­truc­cio­nes co­lo­nia­les se mez­clan con nue­vos edi­fi­cios. Los tu­ris­tas sue­len re­co­rrer­la en bi­ci­cle­ta o in­clu­so a pie, por­que ofre­ce cons­tan­tes lu­ga­res pa­ra de­te­ner­se y con­tem­plar su be­lle­za exó­ti­ca.

Uno de los pun­tos de en­cuen­tro, por ex­ce­len­cia, son los mer­ca­dos. A pri­me­ra ho­ra del día em­pie­zan sus bu­lli­cio­sas jor­na­das. Los olo­res, los so­ni­dos, el exo­tis­mo de sus mer­can­cías y la ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca –que ofre­ce ani­ma­les vi­vos o co­ci­na­dos– re­sul­tan una atra­pan­te ex­pe­rien­cia cul­tu­ral que atrae a los tu­ris­tas, cu­rio­sos de vi­vir mo­men­tos no­ve­do­sos. ●

N. HEWSON - FLICKR

Bu­ceo. En Ko Tao se pue­den en­con­trar al­gu­nas de las me­jo­res zo­nas de to­do el mun­do pa­ra su­mer­gir­se y ad­mi­rar el pai­sa­je sub­ma­rino.

D.MCKELVEY - FLICKR

Bu­dis­mo. Tem­plos re­li­gio­sos a tono con el es­ti­lo de la Is­la se pue­den en­con­trar du­ran­te el re­co­rri­do y son vi­si­ta obli­ga­da pa­ra quie­nes no los co­no­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.