Los lla­ne­ros de Co­lom­bia

Ex­cur­sio­nes por los de­par­ta­men­tos del Me­ta, Vi­cha­da, Ca­sa­na­re y Arau­ca pa­ra mos­trar al mun­do los pai­sa­jes y cul­tu­ra de una re­gión ri­ca y di­ver­sa

El Observador Fin de Semana - Lugares - - En Tránsito -

En la re­gión de los va­que­ros co­lom­bia­nos, co­mo se co­no­ce a los Lla­nos Orien­ta­les, ope­ra­do­res tu­rís­ti­cos bus­can re­cu­pe­rar la cul­tu­ra lo­cal con re­co­rri­dos ru­ra­les en los que los via­je­ros ex­pe­ri­men­tan de pri­me­ra mano las tra­di­cio­nes de la zo­na que in­clu­yen can­tos que son Pa­tri­mo­nio de la Unes­co.

“Que­re­mos traer al pre­sen­te mu­chas de las tra­di­cio­nes que ha­cen par­te de nues­tra cul­tu­ra y que se per­die­ron con el pa­so del tiem­po”, ase­gu­ró Jai­me Eche­ve­rri, un hom­bre que tra­ba­ja por man­te­ner vi­gen­te su cul­tu­ra por me­dio de ac­ti­vi­da­des ru­ra­les en la re­ser­va eco­ló­gi­ca Gra­ma­lo­te.

El tu­ris­mo ecues­tre es una for­ma de traer el pa­sa­do al pre­sen­te y de com­par­tir con los tu­ris­tas un po­co de la cul­tu­ra que se ha per­di­do de los Lla­nos Orien­ta­les.

“La ru­ta del vie­jo ca­mino ga­na- de­ro es una de las nue­vas ex­pe­rien- cias que ofre­ce­mos al pú­bli­co”, di­jo Eche­ve­rri.

El ca­mino se inicia en el ca­se­río de El Se­cre­to, ubi­ca­do don­de co­mien­zan las vas­tas lla­nu­ras del de­par­ta­men­to del Ca­sa­na­re, el mis­mo lu­gar des­de don­de en el si­glo pa­sa­do va­que­ros par­tían con cen­te­na­res de ca­be­zas de ga­na­do que una vez lle­ga­ban a Cho­con­tá, en el de­par­ta­men­to de Cun­di­na­mar­ca (cen­tro), eran trans­por­ta­das en tre­nes has­ta ma­ta­de­ros en Bo­go­tá. Esa ru­ta de co­mer­cio fun­cio­na­ba en los dos sen­ti­dos y en el ca­mino de re­gre­so los arrie­ros traían mon­tu­ras de Cho­con­tá, muy afa­ma­das en la épo­ca, así co­mo ta­ba­co e in­su­mos pro­ce­den­tes del al­ti­plano cen­tral.

“En es­te re­co­rri­do la cul­tu­ra jue­ga un pa­pel muy im­por­tan­te, es por eso que los ex­tran­je­ros tie­nen la opor­tu­ni­dad de co­no­cer a los por­ta­do­res de los can­tos de va­que­ría”, aña­dió el ge­ren­te del cam­po eco­ló­gi­co Gra­ma­lo­te.

Esos can­tos tí­pi­cos de los Lla­nos de Co­lom­bia y Ve­ne­zue­la, que el año pa­sa­do fue­ron de­cla­ra­dos Pa­tri­mo­nio In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co, se di­vi­den en tres ti­pos y son em­plea­dos en di­fe­ren­tes mo­men­tos del día.

El can­to de or­de­ño es el pri­me­ro. Con él, el va­que­ro en­to­na una me­lo­día por la ma­ña­na, con la que ge­ne­ra una co­ne­xión con la va­ca que or­de­ña­rá pa­ra que le dé le­che “más pu­ra”.

Un po­co más ade­lan­te el ca­bes­tre­ro, que con­du­ce las re­ses de un si­tio a otro, em­plea el can­to de arreo, con el que lle­va el ga­na­do a pas­tar.

Fi­nal­men­te, en la no­che, lle­ga el can­to de ve­la con el que se bus­ca tran­qui­li­zar al ga­na­do has­ta el otro día.

Cuan­do los tu­ris­tas lle­gan al si­tio en don­de el lla­ne­ro inicia el can­to de ve­la”, un por­ta­dor co­mien­za a re­la­tar mi­tos y le­yen­das co­mo la de la Pa­ta­so­la o la Bo­la de

fue­go, que es­tán arrai­ga­dos a la tra­di­ción oral de la re­gión.

Esa mis­ma tra­di­ción es com­par­ti­da por los tu­ris­tas y los cam­pe­si­nos al­re­de­dor de unas va­ras que for­man un cono en don­de se asa la ma­mo­na, una car­ne de ter­ne­ra que es tra­di­cio­nal en la zo­na.

Allí mis­mo se ha­ce tam­bién la car­ne a la pe­rra, en la que las pier­nas o las cos­ti­llas del ter­ne­ro son pi­ca­das en pe­que­ños pe­da­zos que son en­vuel­tos en el cue­ro de la va­ca y en­te­rra­dos en un hue­co de­ba­jo del si­tio en el que se co­ci­na la ma­mo­na. ●

A.REN­DÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.