Un gri­to de ayu­da

Más allá de la con­vul­sión po­lí­ti­ca, la cri­sis en Venezuela ha que­bra­do el áni­mo del pue­blo, que se acos­tum­bra a una iné­di­ta reali­dad de ca­ren­cias bá­si­cas

El Observador Fin de Semana - Mundo - - VENEZUELA - FA­BIA­NA CULSHAW

Más de 70 muer­tos y mi­les de he­ri­dos es el re­sul­ta­do de las pro­tes­tas que se ex­tien­den en Venezuela ca­si to­dos los días des­de el pa­sa­do 1º de abril; y con­ti­núan. A esa ci­fra ha­bría que su­mar la gen­te que mue­re por fal­ta de me­di­ca­men­tos o de aten­ción mé­di­ca, o por ata­ques de la de­lin­cuen­cia ge­ne­ra­dos en al­gu­nas de sus prin­ci­pa­les ciu­da­des.

El país se en­cuen­tra al bor­de de una gue­rra ci­vil, o tal vez ya la co­men­zó. La pau­pe­ri­za­ción ge­ne­ra­li­za­da se pro­fun­di­zó. Prác­ti­ca­men­te na­die pue­de ha­cer su­fi­cien­tes com­pras de pro­duc­tos ali­men­ti­cios por sus al­tos pre­cios o el des­abas­te­ci­mien­to, ni lle­gar a sus tra­ba­jos por­que el trans­por­te no fun­cio­na con re­gu­la­ri­dad, ni los es­tu­dian­tes ir a los co­le­gios to­dos los días por­que las cla­ses se sus­pen­den.

Otra gran par­te de la po­bla­ción, más en­tre­ga­da a la lu­cha po­lí­ti­ca, es­tá su­mi­da en las pro­tes­tas y di­ce no des­can­sar has­ta que el go­bierno se va­ya. “Esa par­te de la po­bla­ción sí es­tá es­pe­ran­za­da con un cam­bio, aun­que ese en­tu­sias­mo a ve­ces es pa­sa­je­ro y se mez- cla con emo­cio­nes ne­ga­ti­vas por el des­gas­te pro­pio de un en­torno en fran­co de­te­rio­ro”, de­cla­ró a El Ob­ser­va­dor Luis Ma­tu­rén, CEO de la in­ves­ti­ga­do­ra de opi­nión pú­bli­ca Da­tos Group y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca An­drés Be­llo (UCAB) y de la Uni­ver­si­dad Me­tro­po­li­ta­na (Uni­met).

El cha­vis­mo en el po­der se de­fien­de con una fuer­za mi­li­tar ma­yo­ri­ta­ria­men­te de su la­do, pe­ro exis­ten gru­pos in­ter­nos al ace­cho, por aho­ra ca­si si­len­cio­sos. Por lo pron­to, el ma­yor ge­ne­ral Ale­xis Ra­mí­rez López ha­bía re­nun­cia­do a la se­cre­ta­ría del Con­se­jo de De­fen­sa de la Na­ción (Co­de­na) re­cien­te­men­te, en re­cha­zo a la Cons­ti­tu­yen­te que pro­mue­ve el go­bierno, lo que pue­de sig­ni­fi­car la pun­ta de un ice­berg.

De­ses­pe­ran­za e im­po­ten­cia

Tris­te­za por no vi­sua­li­zar un fu­tu­ro me­jor a cor­to pla­zo es lo que vis­lum­bran mu­chos ve­ne­zo­la­nos en es­te mo­men­to, se­gui­da por ra­bia con­te­ni­da, lo que ha­ce más de un año no apa­re­cía en for­ma tan mar­ca­da. Tam­bién hay mie­do y de­cep­ción por to­do el pro­ce­so so­cio- eco­nó­mi­co- po­lí­ti­co que vi­ve el país. Esas son las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes de un es­tu­dio de Da­tos Group, que con­sis­tió en 2.100 en­cues­tas rea­li­za­das en Venezuela en los pa­sa­dos me­ses de abril y ma­yo.

Se­gún el es­tu­dio, la po­bla­ción

“La res­pon­sa­bi­li­dad por los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos re­cae en el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro, lo que no ocu­rría en re­la­ción con Hu­go Chá­vez”

Luis Ma­tu­rén

CEO DE DA­TOS GROUP Y DO­CEN­TE DE LA UNI­VER­SI­DAD CA­Tó­LI­CA AN­DRéS BE­LLO

“Ya se oye que Ma­du­ro en­te­rró el le­ga­do de Chá­vez”

Fá­ti­ma do Santos

PSI­Có­LO­GA SO­CIAL Y DO­CEN­TE DE LA UNI­VER­SI­DAD CEN­TRAL DE VENEZUELA

atra­vie­sa una fase de “de­ses­pe­ran­za apren­di­da”, es de­cir que ya ca­si se acos­tum­bró a una cri­sis per­sis­ten­te ante la que mu­chos ciu­da­da­nos aún no ven una re­so­lu­ción in­me­dia­ta.

“La ba­ja drás­ti­ca del po­der ad­qui­si­ti­vo –pro­duc­to de una in­fla­ción del 700%– es la ma­yor preo­cu­pa­ción de la gen­te. El 92% de la po­bla­ción di­jo que pue­de com­prar me­nos de la mi­tad de los ali­men­tos que ne­ce­si­ta y el 54% afir­mó que me­nos de la ter­ce­ra par­te”, se­ña­ló Ma­tu­rén.

De aquí se de­du­ce que los ve­ne­zo­la­nos es­tán más preo­cu­pa­dos por la su­per­vi­ven­cia per­so­nal y fa­mi­liar que por la si­tua­ción po­lí­ti­ca del país.

“Es cier­to que exis­te un gran fo­co en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co, pe­ro las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de ali­men­ta­ción y me­di­ca­men­tos se im­po­nen. Hay per­so­nas que ya no ha­cen tres co­mi­das al día, y gru­pos hur­gan la ba­su­ra de los res­tau­ran­tes y de mer­ca­dos dia­ria­men­te; hay ham­bre”, co­men­tó.

Lo cier­to es que los ve­ne­zo­la­nos se en­fren­tan a es­ta cri­sis con an­sie­dad y mu­cha frus­tra­ción.

“Es­tos son me­ca­nis­mos in­ter­nos de de­fen­sa que sur­gen por es­tar so­me­ti­dos de ma­ne­ra abrup­ta a un nue­vo es­ti­lo de vi­da”, afir­mó Fá­ti­ma do Santos, psi­có­lo­ga so­cial, ma­gís­ter en po­lí­ti­cas pú­bli­cas y do­cen­te de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Venezuela.

A su jui­cio, la po­bla­ción es­tá des­bor­da­da. “Exis­te una ex­pre­sión téc­ni­ca que de­fi­ne muy bien el es­ta­do psi­co­so­cial: la­bi­li­dad afec­ti­va. Con­sis­te en que la gen­te pa­sa rá­pi­da­men­te de un es­ta­do emo­cio­nal a otro; por mo­men­tos es en­tu­sias­ta, lue­go pe­si­mis­ta, y esos po­los se al­ter­nan con ago­ta­mien­to y te­mor por la in­se­gu­ri­dad del por­ve­nir”, ex­pli­có.

“Mu­chas si­tua­cio­nes de gue­rra son así, y los sis­te­mas co­mu­nis­tas sue­len pro­du­cir es­te tipo de pro­ce­sos. Las lar­gas fi­las pa­ra con­se­guir ali­men­tos se vivieron en la ex­tin­ta Unión So­vié­ti­ca y una hi­per­in­fla­ción des­con­tro­la­da se su­frió en Ale­ma­nia, lue­go de la pri­me­ra gue­rra mun­dial”, agre­gó.

Iden­ti­dad gol­pea­da

His­tó­ri­ca­men­te, la iden­ti­dad de los ve­ne­zo­la­nos fue cons­tru­yén­do­se en la men­ta­li­dad de la ren­ta, bá­si­ca­men­te por tra­tar­se de un país pe­tro­le­ro aso­cia­do al mi­to de la abun­dan­cia. Es por ello que a la po­bla­ción le cues­ta mu­cho in­ter­na­li­zar sus li­mi­ta­cio­nes.

La iden­ti­dad so­cial del país no es­tá cons­trui­da so­bre la men­ta­li­dad de la es­ca­sez, co­mo ocu­rre en al­gu­nas so­cie­da­des eu­ro­peas que vivieron gue­rras y les que­dó la im­pron­ta del aho­rro, u otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos que arras­tran con­di­cio­nes pau­pé­rri­mas des- de siem­pre. In­clu­so, los sec­to­res ve­ne­zo­la­nos más ne­ce­si­ta­dos nun­ca acep­ta­ron es­ti­los de vi­da aus­te­ros.

De ahí que la es­ca­sez y con­flic­ti­vi­dad co­ti­dia­na ac­tual tie­ne el va­lor sim­bó­li­co de un fuerte gol­pe a la iden­ti­dad co­lec­ti­va de la po­bla­ción.

Esa si­tua­ción, su­pues­ta­men­te tran­si­to­ria, se es­tá ins­ti­tu­cio­na­li­zan­do, ade­más de en­quis­tan­do en la eco­no­mía y la so­cie­dad, lo que ge­ne­ra nue­vas di­ná­mi­cas psi­co­so­cia­les, que in­clu­yen me­di­das de­ses­pe­ra­das co­mo ro­bos en su­per­mer­ca­dos, sa­queos, caos y otras for­mas de vio­len­cia, en par­ti­cu­lar la jus­ti­cia por mano pro­pia: en los úl­ti­mos días se die­ron dos ca­sos de lin­cha­mien­tos.

Des­de el 1º de abril has­ta el 10 de ju­nio, la con­flic­ti­vi­dad po­lí­ti­ca ha­bía arro­ja­do 735 co­mer­cios sa­quea­dos por gru­pos van­dá­li­cos en 12 es­ta­dos del país, se­gún el Cen­tro de Di­vul­ga­ción del Co­no­ci­mien­to Eco­nó­mi­co (Ce­di­ce). Los co­mer­cios y au­to­bu­ses se pro­te­gen tan­to de la de­lin­cuen­cia co­mún co­mo de ciu­da­da­nos fue­ra de con­trol.

Esas ac­cio­nes de­lic­ti­vas –que tam­bién abar­can la des­truc­ción u ocu­pa­ción de la pro­pie­dad pri­va­da y la corrupción– se fo­men­tan en mar­cos de po­der e ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas de­bi­li­ta­das, en un pa­no­ra­ma de anomia so­cial. Es­ta úl­ti­ma se po­ten­cia no so­lo por au­sen­cia de nor­mas o va­lo­res, sino cuan­do es­tas en­tran en conflicto en­tre sí y pre­va­le­ce una im­pu­ni­dad que las ava­la, en el lí­mi­te de la anar­quía.

“Sin em­bar­go, la co­la­bo­ra­ción en­tre la gen­te tam­bién se po­ten­cia en las cri­sis. Es lo que to­da­vía pri­ma en Venezuela, no so­lo pa­ra la bús­que­da de su­mi­nis­tros, sino en la asis­ten­cia a per­so­nas en pro­ble­mas. Han sur­gi­do mu­chas ini­cia­ti­vas es­pon­tá­neas, más o me­nos or­ga­ni­za­das, pa­ra con­se­guir me­di­ca­men­tos y co­mi­da pa­ra ayu­dar a ter­ce­ros. Y las es­ce­nas de agre­si­vi­dad no se han ge­ne­ra­li­za­do, al me­nos por aho­ra”, ob­ser­vó Do Santos.

¿Dón­de que­dó Chá­vez?

Las en­cues­tas de Da­tos mues­tran que la po­bla­ción no ve nin­gún lí­der en el po­der. “La res­pon­sa­bi­li­dad por los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos del país re­cae en el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro, de acuer­do con el 75% de la opi­nión pú­bli­ca. Es­to mues­tra una di­fe­ren­cia con lo que ocu­rrió du­ran­te el pe­río­do de Hu­go Chá­vez, cuan­do la ma­yo­ría no lo cul­pa­ba de las di­fi­cul­ta­des, sino a los mi­nis­tros o a la opo­si­ción”, ex­pli­có Ma­tu­rén.

“En­tre los lí­de­res cha­vis­tas que no for­man par­te del go­bierno ya se es­cu­cha que Ma­du­ro en­te­rró el le­ga­do de Chá­vez”, agre­gó Do Santos. Sin em­bar­go, so­lo la pers­pec­ti­va de la his­to­ria mos­tra­rá o no su le­ga­do, ya que exis­te cier­to con­sen­so de que la ideo­lo­gía cha­vis­ta pe­ne­tró tan­to en la so­cie­dad ve­ne­zo­la­na que, más allá del desen­la­ce, lle­gó pa­ra que­dar­se.

Pro­yec­cio­nes

El país se de­ba­te hoy en­tre una Venezuela mo­der­na, cons­ti­tu­cio­na­lis­ta y abier­ta al mun­do, y una Venezuela ais­la­da, con una po­bla­ción des­gas­ta­da y ba­jo el ries­go de caer en “la su­per­vi­ven­cia del más fuerte”, ca­si tri­bal.

Los ana­lis­tas ad­vier­ten que, de no au­men­tar el po­der ad­qui­si­ti­vo de la po­bla­ción y de no re­gu­la­ri­zar­se pron­to el abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos y me­di­ca­men­tos, los ciu­da­da­nos se­gui­rán ca­na­li­zan­do ex­pre­sio­nes de in­sa­tis­fac­ción en mo­vi­mien­tos so­cia­les que pue­den tor­nar­se ex­plo­si­vos.

“Un desen­la­ce ha­brá, pe­ro es di­fí­cil pro­yec­tar cuán­do y có­mo va a ser. El go­bierno in­ten­ta­rá pos­ter­gar su fin lo más po­si­ble por­que es­tá muy com­pro­me­ti­do. Es pro­ba­ble que ha­ya ne­go­cia­cio­nes de las que no se sa­be aún”, con­clu­yó Ma­tu­rén.

“Exis­te un fo­co en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co por par­te de la po­bla­ción, pe­ro las ne­ce­si­da­des de ali­men­ta­ción y me­di­ca­men­tos se im­po­nen”

Luis Ma­tu­rén

“Lar­gas fi­las pa­ra con­se­guir ali­men­tos tam­bién se die­ron en la ex­tin­ta Unión So­vié­ti­ca y una hi­per­in­fla­ción des­con­tro­la­da se su­frió en Ale­ma­nia, tras la pri­me­ra gue­rra mun­dial”

Fá­ti­ma Do Santos

L. ROBAYO - AFP

F. PA­RRA - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.