Cuan­do la vio­la­ción a los de­re­chos hu­ma­nos se agra­va ca­da día

El res­pe­to a los de­re­chos in­di­vi­dua­les y al or­den cons­ti­tu­cio­nal si­gue de­te­rio­rán­do­se en un país su­mi­do en una cri­sis po­lí­ti­ca

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FA­BIA­NA CULSHAW

Adop­ción de de­cre­tos con­tra­rios al or­de­na­mien­to ju­rí­di­co, au­men­to del nú­me­ro de pre­sos po­lí­ti­cos, abu­so de la fuer­za po­li­cial en las pro­tes­tas y ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­lle­je­ras, per­se­cu­ción a di­ri­gen­tes de opo­si­ción y pe­rio­dis­tas, son las aris­tas de un gran puzz­le que em­pu­ja a Ve­ne­zue­la al desa­so­sie­go.

La Asam­blea Na­cio­nal no pu­do cul­mi­nar su se­sión or­di­na­ria de fi­nes de ju­nio de­bi­do a ac­cio­nes de agre­sión de los fun­cio­na­rios de la Guar­dia Na­cio­nal con­tra dipu­tados en el Pa­la­cio Fe­de­ral y pos­te­rior ase­dio de ci­vi­les vio­len­tos pro-go­bierno a la se­de.

Esa mis­ma se­ma­na tam­bién cul­mi­nó con un sal­do de 85 per­so­nas ase­si­na­das des­de abril (ya son más de 90 has­ta es­ta se­ma­na), in­clu­yen­do a las víc­ti­mas de sa­queos. “El de­te­rio­ro de las ga­ran­tías de de­re­chos hu­ma­nos es la re­gla. En las úl­ti­mas se­ma­nas, las re­da­das po­li­cia­les y mi­li­ta­res en co­mu­ni­da­des po­pu­la­res die­ron ori­gen a de­nun­cias ge­ne­ra­li­za­das de abu­sos”, di­jo a El

Ob­ser­va­dor Carlos Co­rrea, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la ONG Es­pa­cio Pú­bli­co Ve­ne­zue­la. Se­gún un in­for­me del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co pre­sen­ta­do al Par­la­men­to, se re­ci­bie­ron más de 11 mil de­nun­cias de crí­me­nes de de­re­cho in­ter­na­cio­nal y vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos en un año, pe­ro só­lo se ini­cia­ron 77 jui­cios en ese pe­río­do.

“Ca­si nin­gu­na de las sen­ten­cias y de las ór­de­nes so­bre Ve­ne­zue­la dic­ta­das por la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos se cum­plió”, agre­gó Co­rrea.

En­tre re­jas

El Fo­ro Pe­nal Ve­ne­zo­lano de­ter­mi­nó que los de­te­ni­dos en las ma­ni­fes­ta­cio­nes as­cien­den a 348 y, por re­be­lión mi­li­tar, hay 33 en lo que va del año. Cal­cu­lan que los pre­sos po­lí­ti­cos su­pe­ran el cen­te­nar.

El ca­so más em­ble­má­ti­co es el del lí­der opo­si­tor Leo­pol­do Ló­pez, con­si­de­ra­do “pre­so de con­cien­cia” por Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal. Ló­pez lle­va ya tres años en una pri­sión mi­li­tar por rea­li­zar un lla­ma­do a pro­tes­tar en las ca­lles, don­de hu­bo in­ci­den­tes vio­len­tos. El go­bierno lo acu­sa de ins­ti­ga­ción a de­lin­quir, in­ti­mi­da­ción pú­bli­ca, da­ños a la pro­pie­dad es­ta­tal y ho­mi­ci­dio in­ten­cio­nal ca­li­fi­ca­do. Es­to, se­gún la ONG Es­pa­cio Pú­bli­co, “es to­tal­men­te des­pro­por­cio­na­do y sin prue­bas”. Hu­man Rights Watch y otras or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos coin­ci­den. Otro ca­so a des­ta­car es la prohi­bi­ción de sa­li­da del país con­tra el go­ber­na­dor de Mi­ran­da, Hen­ri­que Ca­pri­les, y el se­cre­ta­rio de la Me­sa de Uni­dad De- mo­crá­ti­ca (MUD), Je­sús To­rreal­ba, por su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des en la re­co­lec­ción de fir­mas pa­ra ac­ti­var un re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio con­tra el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro. “En Ve­ne­zue­la per­sis­ten los pro­ce­sos ju­di­cia­les con­tra va­rios dipu­tados”, ob­ser­vó Co­rrea.

Mar­chas y re­pre­sión

El año 2015 fue al­can­zó lo que has­ta ese en­ton­ces era el ré­cord de de­nun­cias de vio­la­cio­nes a la li­ber­tad de ex­pre­sión re­gis­tra­das en la historia de Ve­ne­zue­la por la ONG Es­pa­cio Pú­bli­co, con un to­tal de 287.

El 2016 y lo que va de 2017 van por el mis­mo ca­mino, con “al­gu­nos re­tro­ce­sos adi­cio­na­les”, ad­vir­tió Co­rrea, en alu­sión a las pro­tes­tas que se han vuel­to co­ti­dia­nas. Al cie­rre de es­ta edi­ción, el Tri­bu­nal Mi­li­tar ha­bía dic­ta­do pri­va­ción de li­ber­tad a 27 es­tu­dian­tes de la Uni­dad Pe­da­gó­gi­ca Ex­pe­ri­men­tal Li­ber­ta­dor de Ma­ra­cay.

Por otro la­do, es­ca­sez de ali­men­tos y me­di­ca­men­tos se in­ten­si­fi­có de ma­ne­ra alar­man­te es­te año, y es el fac­tor prin­ci­pal que desata las pro­tes­tas. “Se de­tie­ne en for­ma ar­bi­tra­ria a los ma­ni­fes­tan­tes, quie­nes de­nun­cian ha­ber su­fri­do abu­sos por par­te de las fuer­zas de se­gu­ri­dad”, co­men­tó Co­rrea.

Con­tra la pren­sa li­bre

Du­ran­te las pro­tes­tas en­tre el 13 y 28 de ju­nio, se re­gis­tra­ron 36 aten­ta­dos con­tra la li­ber­tad de ex­pre­sión de pe­rio­dis­tas, se­gún el Ins­ti­tu­to Pren­sa y So­cie­dad de Ve­ne­zue­la (IPYS).

Marianela Bal­bi, di­rec­to­ra de IPYS, opi­nó que “el Es­ta­do de­be­ría eli­mi­nar las nor­ma­ti­vas que ava­lan los de­li­tos pe­na­les por di­fa­ma­ción e in­ju­rias”. Al­gu­nos ca­sos re­sue­nan, co­mo el del di­rec­tor del dia­rio El Co­rreo del Ca­ro­ní, Da­vid Na­te­ra, quien fue juz­ga­do por el su­pues­to de­li­to de in­ves­ti­gar y pu­bli­car no­tas so­bre la co­rrup­ción en la em­pre­sa es­ta­tal Fe­rro­mi­ne­ra Ori­no­co. Fue con­de­na­do por di­fa­ma­ción e in­ju­rias.

Otro ca­so que lla­ma la aten­ción da­ta de 2016, cuan­do unos pro­duc­to­res au­dio­vi­sua­les fue­ron de­te­ni­dos por el Ser­vi­cio Bo­li­va­riano de Inteligencia por rea­li­zar un vi­deo en el que se se­ña­la que las fa­mi­lias de los mi­li­ta­res tam­bién su­fren por la es­ca­sez de ali­men­tos y me­di­ca­men­tos. Fue­ron acu­sa­dos de ins­ti­ga­ción a la re­be­lión.

“Las re­da­das po­li­cia­les y mi­li­ta­res en co­mu­ni­da­des po­pu­la­res han da­do ori­gen a de­nun­cias ge­ne­ra­li­za­das de abu­sos”

Carlos Co­rrea

DI­REC­TOR EJE­CU­TI­VO DE LA ONG ES­PA­CIO PÚ­BLI­CO

“El Es­ta­do de­be­ría eli­mi­nar las nor­ma­ti­vas que ava­lan los de­li­tos pe­na­les por di­fa­ma­ción e in­ju­rias”

Marianela Bal­bi

DI­REC­TO­RA DEL INS­TI­TU­TO PREN­SA Y SO­CIE­DAD DE VE­NE­ZUE­LA

J. BARRETO - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.