Pe­sos pe­sa­dos fren­te a fren­te

El con­flic­to en Si­ria, la si­tua­ción en Ucra­nia y la in­je­ren­cia ru­sa en las elec­cio­nes de EEUU –que Pu­tin ne­gó– do­mi­na­ron el cón­cla­ve en­tre los pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos y de Ru­sia

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

Dos pe­sos pe­sa­dos. Dos for­mas di­fe­ren­tes de ejer­cer la po­lí­ti­ca y el go­bierno. Dos es­ti­los con­tra­pues­tos –¿o si­mi­la­res?– y una mis­ma pre­ten­sión: ha­cer que sus mo­de­los e ideas pre­va­lez­can so­bre el otro, ya que a nin­guno le gus­ta per­der a na­da.

En un mo­men­to en que las re­la­cio­nes en­tre Ru­sia y Es­ta­dos Uni­dos no atra­vie­san pre­ci­sa­men­te la me­jor de las eta­pas, sus pre­si­den­tes, Vla­dí­mir Pu­tin y Do­nald Trump, man­tu­vie­ron es­te vier­nes el pri­mer en­cuen­tro pro­to­co­lar ca­ra a ca­ra des­de que el re­pu­bli­cano lle­gó a la Ca­sa Blan­ca el pa­sa­do 20 de enero. La reunión en­tre el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se y su ho­mó­lo­go ru­so, rea­li­za­da en el mar­co de la cum­bre de paí­ses del G20 en Ham­bur­go, Ale­ma­nia, es­tu­vo pre­ce­di­da tan­to de in­cer­ti­dum­bre y ex­pec­ta­ti­va res­pec­to a sus re­sul­ta­dos co­mo de in­nu­me­ra­bles ten­sio­nes pre­vias.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les po­dría de­cir­se que la reunión fue cor­dial, co­mo sue­le in­di­car el pro­to­co­lo.

De he­cho, am­bos fue­ron fo­to­gra­fia­dos uno al la­do del otro, con la com­pa­ñía de un tra­duc­tor, y se es­tre­cha­ron la mano con na­tu­ra­li­dad. To­do lo opues­to a lo que se vio cuan­do la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel vi­si­tó a Trump en la Ca­sa Blan­ca en su pri­mer con­tac­to co­mo je­fes de Es­ta­do. Al co­mien­zo, Trump rom­pió el hie­lo. “Es un ho­nor es­tar con­ti­go”, le di­jo a Pu­tin. En res­pues­ta, el man­da­ta­rio ru­so le res­pon­dió: “Es­toy en­can­ta­do de re­unir­me con­ti­go”. El vo­ce­ro del Krem­lin, Di­mi­tri Pes­kov, in­for­mó que am­bos se com­pro­me­tie­ron ade­más a ver­se de nue­vo y “pron­to”. El en­cuen­tro, que te­nía una du­ra­ción pre­vis­ta de trein­ta mi­nu­tos, se pro­lon­gó du­ran­te dos ho­ras y cuar­to. Ello de­ter­mi­nó un re­tra­so sen­si­ble en la agen­da de Pu­tin, quien de­bió ex­cu­sar­se por lle­gar más tar­de a una en­tre­vis­ta con el pri­mer mi­nis­tro ja­po­nés, Shin­zo Abe.

Al ini­cio, Trump se mos­tró op­ti­mis­ta res­pec­to de su char­la con Pu­tin. “Es­pe­ra­mos co­sas muy po­si­ti­vas pa­ra Ru­sia, pa­ra Es­ta­dos Uni­dos y pa­ra to­do el mun­do”, di­jo el mag­na­te re­pu­bli­cano.

Pe­ro no to­do fue co­lor de ro­sa en el en­cuen­tro, se­gún in­for­ma­ron dis­tin­tos me­dios.

Si bien am­bos ha­bla­ron de la ne­ce­si­dad de “lu­char” con­tra el te­rro­ris­mo y la ci­ber­se­gu­ri­dad, asun­tos co­mo el con­flic­to en Si­ria, la si­tua­ción en Ucra­nia, la ex­pan­sión de las tro­pas de la OTAN por las fron­te­ras ru­sas y la pre­sun­ta in­ter­ven­ción de Ru­sia en las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses ha­bían cris­pa­do los áni­mos pre­via­men­te y ha­cían pre­sa­giar que esas di­fe­ren­cias sub­sis­ti­rían du­ran­te el cón­cla­ve a puer­tas ce­rra­das. De he­cho, el se­cre­ta­rio de es­ta­do, Rex Ti­ller­son, ad­mi­tió que am­bos pre­si­den­tes man­tu­vie­ron un diá­lo­go “muy enér­gi­co y ex­ten­so” so­bre la even­tual co­lu­sión ru­sa en las elec­cio­nes de EEUU. El pro­pio Trump ha­bía al­bo­ro­ta­do el avis­pe­ro es­te jue­ves al in­si­nuar que “per­fec­ta­men­te” pu­do ha­ber si­do Ru­sia el país que in­flu­yó en los co­mi­cios que le per­mi­tie­ron ac­ce­der al go­bierno.

Mien­tras Pu­tin siem­pre ne­gó la par­ti­ci­pa­ción ru­sa, el asun­to es in­ves­ti­ga­do por el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos, y el fis­cal es­pe­cial, Ro­bert Mue­ller, tam­bién desa­rro­lla una in­ves­ti­ga­ción pa­ra­le­la.

Pe­ro Trump “acep­tó” las afir­ma­cio­nes de Pu­tin, di­jo a su vez el can­ci­ller ru­so, Ser­guéi La­vrov.

“Trump di­jo que oyó las afir­ma­cio­nes de Pu­tin de que no eran ver­dad (las acu­sa­cio­nes) y de que las au­to­ri­da­des ru­sas no in­ter­vi­nie­ron (en las elec­cio­nes) y acep­tó esas de­cla­ra­cio­nes”, di­jo La­vrov, pre­sen­te en la reunión. Ese da­to es sig­ni­fi­ca­ti­vo si se tie­ne en cuen­ta que las con­clu­sio­nes de las in­ves­ti­ga­cio­nes de la CIA, el FBI y la NSA dan cuen­ta de la in­je­ren­cia ru­sa.

Otro de los te­mas de fric­ción es el con­flic­to en Si­ria, lue­go que Trump mo­les­ta­ra a Mos­cú al or­de­nar un bom­bar­deo tras un ata­que con ar­mas quí­mi­cas el 4 de abril atri­bui­do al ré­gi­men si­rio. Trump con­si­de­ró en­ton­ces que Ru­sia de­bía sa­ber so­bre el ata­que quí­mi­co. En tan­to, EEUU y Ru­sia acor­da­ron un al­to al fue­go en el su­roes­te de Si­ria que en­tra­rá en vi­gor es­te do­min­go, in­for­mó La­vrov. El Ob­ser­va­dor

“Pu­tin y yo he­mos es­ta­do dis­cu­tien­do va­rias co­sas y creo que va muy bien” Do­nald Trump PRE­SI­DEN­TE DE ES­TA­DOS UNI­DOS

“El pre­si­den­te Trump oyó las afir­ma­cio­nes de Pu­tin de que las au­to­ri­da­des ru­sas no in­ter­vi­nie­ron (en las elec­cio­nes de EEUU) y acep­tó esas de­cla­ra­cio­nes” Ser­guéi La­vrov MI­NIS­TRO DE EX­TE­RIO­RES DE RU­SIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.