Eu­ro­pa re­sis­te

Tras im­po­ner­se en un par de elec­cio­nes cla­ves a la ame­na­za po­pu­lis­ta que ame­na­za­ba con ex­ten­der­se, la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal bus­ca con­so­li­dar­se pa­ra de­fen­der el pro­yec­to eu­ro­peo

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - GA­BRIEL PAS­TOR twit­ter.com/ga­briel­pass­tor65 twit­ter.com/ga­briel­pas­tor65

En la mi­to­lo­gía grie­ga Eu­ro­pa era una mu­jer. Una her­mo­sa mu­jer fe­ni­cia. Di­ce la le­yen­da que Zeus que­dó cau­ti­va­do de la be­lle­za de Eu­ro­pa cuan­do la vio co­rre­tean­do en una pla­ya. Pe­ro hoy Eu­ro­pa es­tá vie­ja y en­fer­ma. Ya no tie­ne el en­can­to del pa­sa­do y los ex­per­tos le diag­nos­ti­can di­ver­sas ca­la­mi­da­des: gan­gre­na bre­xi­to­sa; pu­ti­nis­ma ucra­nia­na y xe­nop­ho­bia, en­tre otras afec­cio­nes de sa­lud, se­gún el ex­per­to Ti­mothy Gar­ton Ash.

El año pa­sa­do, can­sa­da de tan­to su­fri­mien­to, de­jó a un la­do las re­ce­tas de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les y em­pe­zó a pro­bar me­di­ci­nas al­ter­na­ti­vas co­mo el po­pu­lis­mo que tie­ne pres­crip­cio­nes pro­pias, y muy drás­ti­cas, pa­ra com­ba­tir cier­tos ma­les de la in­te­gra­ción eu­ro­pea, el pro­ble­ma de los re­fu­gia­dos e in­mi­gran­tes, y tor­ce­du­ras de la glo­ba­li­za­ción y el li­bre co­mer­cio. Los pa­cien­tes de la Eu­ro­pa de hoy tie­nen una opi­nión do­mi­nan­te de que “la glo­ba­li­za­ción va de­ma­sia­do le­jos, de que la li­be­ra­li­za­ción de las cos­tum­bres va de­ma­sia­do le­jos, que el cos­mo­po­li­tis­mo va de­ma­sia­do le­jos”, es­cri­be la fi­ló­so­fa fran­ce­sa Chantal Del­sol, asun­tos en los que el po­pu­lis­mo se mue­ve a sus an­chas.

“El po­pu­lis­mo es co­mo la ho­meo­pa­tía de la po­lí­ti­ca, que pro­po­ne so­lu­cio­nes fá­ci­les a la gen­te de­ses­pe­ra­da que no con­fía ya en los re­me­dios tra­di­cio­na­les”, ex­pli­có el con­sul­tor po­lí­ti­co Fran Ca­rri­llo en el mar­co de la pre­sen­ta­ción de un li­bro so­bre el te­ma, en el Par­la­men­to Eu­ro­peo, en Bru­se­las, el pa­sa­do 28 de ju­nio.

Pe­ro las re­ce­tas po­pu­lis­tas, que se apli­can en Hun­gría y en Po­lo­nia, que se cris­ta­li­za­ron en el bre­xit y en la he­ca­tom­be de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les de Fran­cia, y se re­pli­can en de­ce­nas de mo­vi­mien­tos de ex­tre­ma de de­re­cha de vie­jo con­ti­nen­te –el úni­co de iz­quier­da es Po­de­mos, en Es­pa­ña– no han cal­ma­do los do­lo­res de la en­fer­ma Eu­ro­pa Eu­ro­pa­que,que, an­sio­sa y con mie­do al fu­tu­ro, quie­re so­lu­cio­nes más rá­pi­das o em­pie­za a leer­las con cier­ta apren­sión.

Es por eso que la ho­meo­pa­tía po­pu­lis­ta tu­vo su re­vés elec­to­ral en Aus­tria, Ho­lan­da y Fran­cia; y en Gran Bre­ta­ña, la re­ce­ta del bre­xit –que cum­plió un año– per­dió cre­di­bi­li­dad en la ne­go­cia­ción por la sa­li­da del blo­que con el re­vol­cón elec­to­ral de la pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May, que ade­lan­tó co­mi­cios el 8 de ju­nio pa­ra for­ta­le­cer su go­bierno de ca­ra a la sa­li­da de su país de la Unión Eu­ro­pea, y el re­sul­ta­do fue tan amar­go pa­ra ella y

su pro­yec­to ais­la­cio­nis­ta que hoy has­ta en su pro­pia fa­mi­lia con­ser­va­do­ra la con­si­de­ran co­mo un “ca­dá­ver am­bu­lan­te” (ver recuadro). La Eu­ro­pa in­te­gra­da, y con paí­ses miem­bros “li­bres, uni­dos y abier­tos”, co­mo quie­re la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel, no es­tá en el le­cho de muer­te, co­mo re­fle­ja la hen­di­ja abier­ta en es­tos me­ses pa­ra la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal.

Las ins­ti­tu­cio­nes só­li­das del blo­que, que ayu­dan a re­sis­tir los ata­ques, se for­ti­fi­ca con nue­vos li­de­raz­gos po­lí­ti­cos, co­mo el de Em­ma­nuel Ma­cron, en Fran­cia, pa­ra de­fen­der el vie­jo pro­yec­to de un con­ti­nen­te uni­do, que en mar­zo pa­sa­do cum­plió 60 años.

El nue­vo pre­si­den­te fran­cés, al fren­te de un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co re­mo­za­do, evi­tó “un in­far­to de mio­car­dio en for­ma de Le Pen”, al de­cir de Gar­ton Ash, en re­fe­ren­cia a la­de­rro­ta­da­lí­der­de­la de­rro­ta­da lí­der de laul­tra­de­re­cha la ul­tra­de­re­cha que per­dió an­te Ma­cron en se­gun­da vuel­ta elec­to­ral, y dio oxí­geno a los eu­ro­peís­tas an­sio­sos de re­cu­pe­rar la es­ta­bi­li­dad y pros­pe­ri­dad lue­go de la Fir­ma del Tra­ta­do de Ro­ma, el pun­ta­pié de la UE, y que pu­so fin a una épo­ca os­cu­ra de vio­len­cia y na­cio­na­lis­mo, un fan­tas­ma­que­ma que apa­re­ce hoy en el ho­ri­zon­te eu­ro­peo.

Ma­cron, la nue­va es­tre­lla de la po­lí­ti­ca fran­ce­sa y eu­ro­pea, lo­gró cau­ti­var a la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos ga­los con una co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta y atrac­ti­va pa­ra unos vo­tan­tes fas­ti­dia­dos de los po­lí­ti­cos de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, a quie­nes por el mo­men­to con­ven­ció de los pe­li­gros de ali­men­tar­se con la miel del po­pu­lis­mo.

Ma­cron, cons­cien­te de su pa­pel po­lí­ti­co pa­ra for­ta­le­cer la vía no po­pu­lis­ta, anun­ció es­ta se­ma­na un “cam­bio pro­fun­do” en su país y se com­pro­me­tió a li­de­rar una “ver­da­de­ra re­vo­lu­ción” que em­pie­za por re­for­mas po­lí­ti­cas (re­duc­ción de las cá­ma­ras) y elec­to­ra­les (algo de re­pre­sen­ta­ción pro­por­cio­nal pa­ra pro­te­ger a los pe­que­ños par­ti­dos).

El go­bierno tam­bién anun­ció rebajas fis­ca­les pa­ra las em­pre­sas y una re­duc­ción del gas­to pú­bli­co.

“Nues­tro pue­blo nos pi­de to­mar un ca­mino ra­di­cal­men­te nue­vo”, di­jo en un dis­cur­so an­te el Con­gre­so, el lu­nes 3, aun­que no tie­ne el ca­mino to­tal­men­te des­pe­ja­do por la for­ta­le­za de la opo­si­ción (más de un ter­cio de los vo­tos en se­gun­da vuel­ta fue­ron pa­ra el par­ti­do de Ma­ri­ne Le Pen, más allá de que el pre­si­den­te con­si­guió lue­go la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria) que es­pe­ra aga­za­pa­da pa­ra ata­car al no­vel man­da­ta­rio y se­guir acu­mu­lan­do fuer­zas que le per­mi­tan lle­gar al Pa­la­cio del Elí­seo.

Sin éxi­tos en la po­lí­ti­ca do­més­ti­ca, el jo­ven pre­si­den­te fran­cés no ten­drá el vi­gor ne­ce­sa­rio pa­ra en­ca­rar el otro fren­te, ex­terno, el de la Unión Eu­ro­pea, que “per­dió el rum­bo” y en­fren­ta un “es­cep­ti­sis­mo cre­cien­te”, y re­for­zar el tra­ba­jo en so­li­ta­rio de la can­ci­ller Mer­kel, que el lu­nes 3 lan­zó su cam­pa­ña elec­to­ral ha­cia los co­mi­cios le­gis­la­ti­vos de se­tiem­bre.

En ese te­rreno, y aun­que el nue­vo lí­der fran­cés tra­ba­ja co­do con co­do jun­to a Mer­kel en for­ta­le­cer la UE, es­tá le­jos de te­ner el ca­mi-

“La cons­truc­ción eu­ro­pea es­tá fra­gi­li­za­da por la pro­fi­le­ra­ción bu­ro­crá­ti­ca y por el es­cep­ti­cis­mo cre­cien­te” Em­ma­nuel Ma­cron

PRE­SI­DEN­TE DE FRAN­CIA

“El bre­xit ha fre­na­do el as­cen­so de los po­pu­lis­mos en Eu­ro­pa” Au­gus­to San­tos Silva

MI­NIS­TRO DE RE­LA­CIO­NES EX­TE­RIO­RES DE POR­TU­GAL

no des­pe­ja­do pa­ra concretar sus pro­pues­tas de re­for­mas del blo­que eu­ro­peo, por ejem­plo, una po­lí­ti­ca fis­cal co­mún, un mi­nis­tro de finanzas con­jun­to y com­ple­tar una unión del sis­te­ma ban­ca­rio, amén de otras trans­for­ma­cio­nes que re­quie­re el vie­jo con­ti­nen­te.

La du­pla Mer­kel-Ma­cron apro­ve­chó muy bien el es­ce­na­rio de la cum­bre del G20, en Ham­bur­go, que em­pe­zó es­te vier­nes y ter­mi­na es­te sá­ba­do, pa­ra lo­grar que el blo­que plan­te ca­ra a las ideas con­tro­ver­ti­das del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump y, a su vez, en­viar un men­sa­je fuer­te: las ban­de­ras eu­ro­peas em­pie­zan a fla­mear de nue­vo an­te el freno que tu­vo la pré­di­ca del as­cen­den­te po­pu­lis­mo.

En los días pre­vios a la cum­bre del G20, los re­fe­ren­tes eu­ro­peos ha­bían acor­da­do de­fen­der a es­ca­pa y es­pa­da an­te Trump, el prin­ci­pal re­fe­ren­te po­pu­lis­ta del mun­do, el li­bre co­mer­cio, “fren­te al pro­tec­cio­nis­mo y el ais­la­cio­nis­mo”, y el Acuer­do de Pa­rís con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, a lo que tam­bién se opo­nen el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se y las fuer­zas eu­ro­peas ul­tra­na­cio­na­lis­tas.

Do­nald Tusk, pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, se con­gra­tu­ló de los nue­vos bríos de la Eu­ro­pa uni­da y que hoy sea un “re­fe­ren­te pa­ra aque­llos que apues­tan­po­ra­pues­tan por los de­re­chos hu­ma­nos, el co­mer­cio li­bre y la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, la po­bre­za y la vio­len­cia”. Pe­ro quie­nes de­fien­den la UE no de­be­rían con­fiar­se en la co­rrien­te a fa­vor del velero eu­ro­peo pues los vien­tos po­drían cam­biar de un mo­men­to a otro.

Las pa­la­bras de Ma­cron cuan­do ad­vir­tió en es­tos días que se es­tá “vi­vien­do un mo­men­to úni­co y los ries­gos in­ter­na­cio­na­les ja­más fue­ron tan crí­ti­cos”, re­fe­ri­das al cam­bio cli­má­ti­co, bien po­drían ha­ber si­do par­te de una re­fle­xión so­bre pro­ble­mas eco­nó­mi­cos que en­fren­ta Eu­ro­pa, que son un cal­do de cul­ti­vo pa­ra el po­pu­lis­mo: de­sigual­dad, pér­di­da de em­pleos en la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra, des­em­pleo, di­fi­cul­ta­des fis­ca­les y de cré­di­to en el sec­tor pri­va­do.

La fra­se de Bill Clin­ton “¡es la eco­no­mía, es­tú­pi­do!”, de la cam­pa­ña elec­to­ral es­ta­dou­ni­den­se de 1992, que re­su­me el pa­pel del cre­ci­mien­to, la in­fla­ción y el em­pleo a la ho­ra de vo­tar, re­sue­na muy fuer­te en la en­fer­ma Eu­ro­pa que aún no co­no­ce una cu­ra pa­ra los ma­les que la aque­jan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.