Los co­le­ta­zos de la ope­ra­ción La­va Ja­to en la cam­pa­ña pa­ra las le­gis­la­ti­vas

CO­RRUP­CIÓN. Los em­pre­sa­rios tam­bién tiem­blan an­te las po­si­bles de­la­cio­nes de arre­pen­ti­dos de Ode­brech

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FER­NAN­DO GU­TIÉ­RREZ Es­pe­cial des­de Bue­nos Ai­res es

Al­go ra­ro es­tá pa­san­do en el ám­bi­to po­lí­ti­co ar­gen­tino: en ple­na de­fi­ni­ción de la cam­pa­ña elec­to­ral, las pa­la­bras más men­cio­na­das son Ode­brecht y La­va Ja­to, en vez de los nom­bres de los can­di­da­tos.

De he­cho, el ca­mino a las le­gis­la­ti­vas de oc­tu­bre co­rre el ries­go de que­dar com­ple­ta­men­te te­ñi­do por el ca­pí­tu­lo ar­gen­tino de la ola de co­rrup­ción re­gio­nal que se des­ta­pó en Bra­sil. La pro­me­sa de la Jus­ti­cia de ese país es que se da­rá a co­no­cer el con­te­ni­do de las declaraciones rea­li­za­das por los arre­pen­ti­dos de Ode­brecht, el gi­gan­te re­gio­nal de la in­ge­nie­ría que es­tá pre­sen­te en va­rios gran­des pro­yec­tos de obra pú­bli­ca.

Des­pués de ha­ber sa­cu­di­do el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co bra­si­le­ño, al ven­ti­lar los pa­gos de so­bor­nos a fun­cio­na­rios co­mo for­ma ru­ti­na­ria de ha­cer negocios, se su­po que esa mo­da­li­dad tam­bién fue de uso co­rrien­te en Ar­gen­ti­na.

No es que an­tes no exis­tie­ran sos­pe­chas al res­pec­to, pe­ro es la pri­me­ra vez que una em­pre­sa re­co­no­ce ofi­cial­men­te ha­ber pa­ga­do coimas –por US$ 35 mi­llo­nes– y ofre­ce di­vul­gar el lis­ta­do de los “be­ne­fi­cia­rios”.

De ma­ne­ra que no hay na­da que en es­te mo­men­to ge­ne­re más an­sie­dad que co­no­cer la fa­mo­sa lis­ta de nom­bres. Ode­brecht par­ti­ci­pó, des­de 2007 – du­ran­te la ges­tión de Cris­ti­na Kirch­ner– en seis gran­des pro­yec­tos, en­tre ellos el am­bi­cio­so so­te­rra­mien­to del tren Sar­mien­to, una lí­nea que co­nec­ta el cen­tro de la ciu­dad con la zo­na oes­te del co­n­ur­bano.

El úni­co nom­bre men­cio­na­do por un arre­pen­ti­do de Ode­brecht es el de Gus­ta­vo Arri­bas, ac­tual ti­tu­lar de la Agencia Fe­de­ral de In­te­li­gen­cia y ami­go per­so­nal de Mau­ri­cio Ma­cri.

Arri­bas, an­tes de ser fun­cio­na­rio, vi­vió en Bra­sil, don­de tra­ba­jó co­mo re­pre­sen­tan­te de fut­bo­lis­tas. Las declaraciones del arre­pen­ti­do in­di­can que Arri­bas re­ci­bió trans­fe­ren­cias ban­ca­rias pa­ra uti­li­zar co­mo pa­go de so­bor­nos a fun­cio­na­rios argentinos, en el mar­co de la ad­ju­di­ca­ción de pro- yec­tos de obra pú­bli­ca.

El so­cio ar­gen­tino de Ode­brecht en esa obra era la cons­truc­to­ra Iec­sa, que has­ta ha­ce po­cos me­ses per­te­ne­ció a An­ge­lo Cal­ca­te­rra, el pri­mo her­mano de Ma­cri.

To­dos es­tos con­di­men­tos lle­van a que el te­ma pa­se a for­mar par­te de la grie­ta en­tre el kirch­ne­ris­mo y el blo­que an­ti K.

Unos re­mar­can que es el ma­cris­mo el que más tie­ne pa­ra per­der con las re­ve­la­cio­nes de los bra­si­le­ños, mien­tras otros afir­man que es un es­la­bón más en la co­rrup­ción kirch­ne­ris­ta.

El in­ter­cam­bio de chi­ca­nas tu­vo su mo­men­to de ma­yor ten­sión cuan­do el je­fe de ga­bi­ne­te, Mar­cos Pe­ña, re­ci­bió crí­ti­cas de dipu­tados opo­si­to­res por la su­pues­ta fal­ta de vo­lun­tad del go­bierno pa­ra que se co­noz­can las re­ve­la­cio­nes de Ode­brecht.

El fun­cio­na­rio con­tra­ata­có al afir­mar que “si hu­bo coimas” de Ode­brecht fue a “los fun­cio­na­rios kirch­ne­ris­tas”.

Y, por otra par­te, ra­ti­fi­có la con­fian­za del go­bierno res­pec­to de que Arri­bas –que no era fun­cio­na­rio du­ran­te el go­bierno kirch­ne­ris­ta– es inocen­te y es víc­ti­ma de un in­ten­to es­pu­rio de des­viar cul­pas y li­gar al ma­cris­mo con la co­rrup­ción.

En in­ter­net ya se bau­ti­zó a esa es­tra­te­gia co­mo “la teo­ría de los dos corruptos”, una alu­sión a la fa­mo­sa “teo­ría de los dos de­mo­nios” que bus­ca ate­nuar la gra­ve­dad del te­rro­ris­mo de Es­ta­do en la úl­ti­ma dic­ta­du­ra al jus­ti­fi­car que an­tes hu­bo un ata­que de la sub­ver­sión.

Co­mo pa­ra de­jar en cla­ro que no so­lo no te­me, sino que an­he­la que se co­noz­ca to­da la in­for­ma­ción en po­der de Ode­brecht, el go­bierno to­mó la ini­cia­ti­va. Por un la­do, re­ci­bió a re­pre­sen­tan­tes de la em­pre­sa, en un in­ten­to de ne­go­cia­ción pa­re­ci­do al que se reali­zó en Bra­sil.

Has­ta aho­ra, con es­ca­sos re­sul­ta­dos, por­que los bra­si­le­ños po­nen con­di­cio­nes di­fí­ci­les de acep­tar, da­da la di­fe­ren­cia de le­gis­la­ción en­tre Ar­gen­ti­na y Bra­sil. Ode­brecht exi­ge que sus di­rec­ti­vos que­den al mar­gen de cual­quier pro­ce­so ju­di­cial y, ade­más, que no se pon­ga en ries­go la con­ti­nui­dad de sus negocios en la obra pú­bli­ca ar­gen­ti­na.

Las reunio­nes en­tre fun­cio­na­rios argentinos y re­pre­sen­tan­tes de Ode­brecht ter­mi­na­ron sin un tra­to a la vis­ta. Pa­ra los bra­si­le­ños, es vi­tal la pro­tec­ción a sus eje­cu­ti­vos, pe­ro el go­bierno ar­gen­tino no pue­de ga­ran­ti­zar que fis­ca­les y jue­ces no ha­gan avan­zar cau­sas.

En prin­ci­pio, se ne­ce­si­ta­ría la apro­ba­ción de una ley que per­mi­ta a los eje­cu­ti­vos aco­ger­se a un sis­te­ma de arre­pen­ti­do que los exi­ma de cul­pa a cam­bio de apor­tar in­for­ma­ción so­bre fun­cio­na­rios ve­na­les. Sin esa ley, se afir­ma en los tri­bu­na­les, no hay for­ma de que se pue­da fir­mar un acuer­do si­mi­lar al sus­crip­to en Bra­sil.

A lo su­mo, el go­bierno de Ma­cri po­dría – lue­go de re­ci­bir el pa­go de una mul­ta equi­va­len­te a US$ 35 mi­llo­nes de las coimas– com­pro­me­ter­se a no in­ter­fe­rir en los con­tra­tos de obras pú­bli­cas ya ad­ju­di­ca­das.

Pe­ro no es­tá tan cla­ro que ha­ya vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra una si­tua­ción así, en la que cla­ra­men­te Ma­cri pa­ga­ría un cos­to po­lí­ti­co.

La ne­go­cia­ción con Bra­sil in­clu­yó la fir­ma de un acuer­do en­tre las fis­ca­lías ge­ne­ra­les de am­bos paí­ses, pa­ra or­mar equi­pos bi­na­cio­na­les de in­ves­ti­ga­ción.

De to­das for­mas, la an­sia­da lis­ta de nom­bres de fun­cio­na­rios in­vo­lu­cra­dos to­da­vía no lle­ga. O al me­nos, no de par­te de Bra­sil, pe­ro hay otra po­si­bi­li­dad, y es que la in­for­ma­ción sea ofre­ci­da por Es­ta­dos Uni­dos, que tu­vo par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va en los pro­ce­sos an­ti- co­rrup­ción bra­si­le­ños.

Una pri­me­ra li­be­ra­ción de da- tos des­de Was­hing­ton in­di­ca, en un in­for­me ofi­cial de la Jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se, que los so­bor­nos en reali­dad tri­pli­can los US$ 35 mi­llo­nes ad­mi­ti­dos por los eje­cu­ti­vos de Ode­brecht.

En to­do ca­so, lo que que­da en evi­den­cia es que el ca­so Ode­brecht tie­ne el po­ten­cial de una bom­ba so­bre la vi­da pú­bli­ca ar­gen­ti­na.

Los nom­bres men­cio­na­dos has­ta aho­ra pue­den ser ape­nas la pun­ta del ice­berg.

De­ba­jo de la su­per­fi­cie se es­con­de to­do un en­tra­ma­do co­rrup­to de ad­ju­di­ca­ción de obras pú­bli­cas, so­bre­pre­cios y so­bor­nos.

Es de­cir, no so­lo los fun­cio­na­rios es­tán ner­vio­sos, sino mu­chos de los con­tra­tis­tas del Es­ta­do.

De he­cho, ya hu­bo pe­di­dos de alla­na­mien­tos en ofi­ci­nas de gru­pos tra­di­cio­na­les co­mo Te­chint, Car­te­llo­ne, Rog­gio y la men­cio­na­da Iec­sa.

Las pró­xi­mas se­ma­nas se­rán cla­ve en la di­lu­ci­da­ción del ca­so Ode­brecht.

En Bra­sil, ya ven­ció el pla­zo pro­me­ti­do por la Jus­ti­cia pa­ra guar­dar se­cre­to so­bre las de­la­cio­nes de los arre­pen­ti­dos. Mien­tras se in­ten­ta avan­zar en esa in­ves­ti­ga­ción, el go­bierno ar­gen­tino anun­ció que la com­pa­ñía bra­si­le­ña que­da­rá sus­pen­di­da de par­ti­ci­par en li­ci­ta­cio­nes de obra pú­bli­ca y tam­bién fue apar­ta­da de la obra del tren Sar­mien­to.

Y, ya en pleno cli­ma de cam­pa­ña elec­to­ral pa­ra las le­gis­la­ti­vas de oc­tu­bre, es­ta si­tua­ción pro­vo­ca acu­sa­cio­nes cru­za­das.

Por­que mien­tras la opo­si­ción di­ce que Ma­cri pre­ten­de “puen­tear” a la Jus­ti­cia me­dian­te un acuer­do di­rec­to con Ode­brecht, el go­bierno po­ne en te­la de jui­cio la ver­da­de­ra dis­po­si­ción a in­ves­ti­gar por par­te de la fis­ca­lía.

Ocu­rre que la pro­cu­ra­do­ra ge­ne­ral, Ale­jan­dra Gils Car­bó, es una con­no­ta­da ad­he­ren­te al kirch­ne­ris­mo, so­bre la cual pe­san acu­sa­cio­nes de dar pro­tec­ción a ex fun­cio­na­rios de la ges­tión K. Es por eso que el go­bierno le exi­ge a la fis­ca­lía que rom­pa el se­cre­to y dé a pu­bli­ci­dad los con­te­ni­dos de gra­ba­cio­nes y vi­deos con las declaraciones de los arre­pen­ti­dos.

El ca­pí­tu­lo ar­gen­tino del La­va Ja­to re­cién em­pe­zó. Y ame­na­za con ser un gran ven­ti­la­dor que sal­pi­que a to­do el es­ta­blish­ment

“Los argentinos que­re­mos sa­ber la ver­dad, así que más va­le que nos re­pre­sen­ten (jue­ces y fis­ca­les)” Mau­ri­cio Ma­cri

PRE­SI­DEN­TE DE AR­GEN­TI­NA

El tren Sar­mien­to es una de las obras cues­tio­na­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.