Acu­sa­cio­nes cru­za­das en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral

LE­GIS­LA­TI­VAS. Ma­cris­tas y kirch­ne­ris­tas in­ter­cam­bian de­nun­cias so­bre obra pú­bli­ca

El Observador Fin de Semana - Mundo - - ARGENTINA -

En ple­na cam­pa­ña pa­ra las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas, el te­ma co­rrup­ción es uno de los que ocu­pan lu­gar des­ta­ca­do en el de­ba­te. Y lo cu­rio­so es que las de­nun­cias no son uni­di­rec­cio­na­les sino que am­bas par­tes son, a la vez, acu­sa­do­ras y acu­sa­das.

El kirch­ne­ris­mo quie­re iden­ti­fi­car al ma­cris­mo con la cla­se empresarial li­ga­da al es­que­ma de obra pú­bli­ca siem­pre sos­pe­cha­do de co­rrup­to. Mien­tras que el go­bierno apun­ta con­tra los fun­cio­na­rios que, du­ran­te la ges­tión K, ma­ne­ja­ron dis­cre­cio­nal­men­te los gran­des pro­yec­tos.

Hay de­nun­cias en el sen­ti­do de que obras co­mo el sa­nea- mien­to del Pa­ra­ná de las Pal­mas, en con­sor­cio con la es­ta­tal Ay­sa, tu­vo so­bre­pre­cios del 25%. En tan­to, el pro­yec­to más am­bi­cio­so, el del tren Sar­mien­to, ape­nas es­tá avanzado en 3%. Es un pro­yec­to que am­bas par­tes de la “grie­ta” as­pi­ran a en­ros­trar a su ad­ver­sa­rio. El kirch­ne­ris­mo siem­pre acu­só al con­sor­cio de no res­pe­tar las con­di­cio­nes ori­gi­na­les, que su­po­nían no so­lo la eje­cu­ción de la obra sino la ob­ten­ción de fi­nan­cia­mien­to, en un mo­men­to en que el país es­ta­ba ais­la­do de los mer­ca­dos de cré­di­to.

Con ese ar­gu­men­to, de­ri­va las cul­pas so­bre el es­tan­ca­mien­to del pro­yec­to. Y, ade­más, se so­la­za con la si­tua­ción de que Iec­sa, la pa­ta ar­gen­ti­na del pro­yec­to, es sos­pe­cho­sa de pa­gar so­bor­nos. El kirch­ne­ris­mo siem­pre alen­tó la sos­pe­cha de que el ver­da­de­ro pro­pie­ta­rio del ne­go­cio era Fran­co Ma­cri, el pa­dre del pre­si­den­te.

En otras pa­la­bras, la es­tra­te­gia po­lí­ti­ca del kirch­ne­ris­mo im­pli­ca equi­pa­rar al ma­cris­mo con Ode­brecht. Del la­do opues­to, la es­tra­te­gia es se­ña­lar co­mo corruptos a los fun­cio­na­rios a car­go de la obra pú­bli­ca du­ran­te la ges­tión de Cris­ti­na.

To­das las mi­ra­das apun­tan a Ju­lio de Vi­do, que fue mi­nis­tro del área du­ran­te 12 años y que aca­ba de ser pro­ce­sa­do por el juez Clau­dio Bo­na­dio por ma­nio­bras en el pa­go de sub­si­dios pa­ra com­bus­ti­ble a lí­neas del trans­por­te pú­bli­co. La mis­ma ola afec­tó, en­tre otros, al con­tra­tis­ta Lá­za­ro Báez y al je­fe de obra pú­bli­ca, Jo­sé Ló­pez, que pa­só a la fa­ma por la va­li­ja lle­na de dó­la­res en un con­ven­to.

Pe­ro aho­ra un nue­vo in­gre­dien­te con­di­men­tó el es­cán­da­lo: un ho­tel de Bue­nos Ai­res, que era clien­te asi­duo de Ode­brecht, per­te­ne­ce a la fa­mi­lia Kirch­ner.

Ma­cri y Cris­ti­na Fer­nán­dez: dos pe­sos pe­sa­dos de la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.