El nue­vo ene­mi­go

El con­su­mo de opioi­des se cua­dru­pli­có en 15 años en Es­ta­dos Uni­dos; las muer­tes au­men­tan y la epi­de­mia es ade­más un se­ve­ro pro­ble­ma la­bo­ral.

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - SE­BAS­TIAN AUYANET twit­ter.com/se­bau­ya­net

Dos pa­dres caen en un cam­po de béis­bol de West Vir­gi­nia en el que sus ni­ños de 13 años jue­gan con sus ami­gos. Li­bre­rías en Fi­la­del­fia ha­cen aco­pio de su­mi­nis­tros pa­ra pre­ve­nir so­bre­do­sis, de­bi­do a la can­ti­dad de ca­sos que se pro­du­cen den­tro de ese edi­fi­cio pú­bli­co. Per­so­nas en­tran y sa­len de pro­gra­mas de des­in­to­xi­ca­ción en Mas­sa­chu­sets, mien­tras fo­tos de be­bés y ni­ños en los asien­tos tra­se­ros de au­tos, con sus pa­dres des­ma­ya­dos por el con­su­mo, le­van­tan clicks e in­dig­na­ción al es­ti­lo Fa­ce­book. Pa­ra­mé­di­cos re­pien­san la for­ma de ges­tio­nar el bru­tal au­men­to en lla­ma­dos de emer­gen­cia en ca­si to­dos los es­ta­dos del país, por so­bre­do­sis.

En Es­ta­dos Uni­dos lo alar­man­te no son los ejem­plos ais­la­dos, sino lo que de­mues­tran los nú­me­ros y su ten­den­cia al al­za: en­tre 1999 y 2015 se cua­dri­pli­ca­ron los ca­sos de so­bre­do­sis re­por­ta­das por el uso de opioi­des, con una ta­sa de 91 per­so­nas muer­tas por día por es­ta cau­sa, se­gún el Cen­tro de Pre­ven­ción y Con­trol de En­fer­me­da­des de Es­ta­dos Uni­dos. So­lo en 2015 hu­bo unas 52.000 muer­tas re­la­cio­nas a opioi­des. El año pa­sa­do la ci­fra tre­pó a 59.000.

En al­gu­nas zo­nas la si­tua­ción

“El uso de opioi­des es uno de los fac­to­res por los cua­les per­so­nas en edad ap­ta pa­ra tra­ba­jar no con­si­guen em­pleo” Es­tu­dio es­ta­dís­ti­co

CON­SUL­TO­RA GOLD­MAN SACHS, CI­TA­DO POR LA CA­DE­NA CNN

rom­pe los ojos; se­ma­nas atrás la pu­bli­ca­ción Quartz re­por­tó que hay zo­nas del es­ta­do de Ohio cu­yas mor­gues no dan abas­to.

Las so­bre­do­sis por uso de opioi­des son aho­ra la cau­sa nú­me­ro uno de muer­tes en es­te país, se­gún De­mo­cracy Now, y su pers­pec­ti­va de cre­ci­mien­to ya su­pera a otras cri­sis co­mo el bro­te de Sida en 1995 o las muer­tes por ar­mas de fue­go en 1993.

Pe­ro las ma­ni­fes­ta­cio­nes de es­ta cri­sis superan a los nú­me­ros; CNN ci­ta un es­tu­dio de la con­sul­to­ra Gold­man Sachs que ase­gu­ra que una de las re­per­cu­sio­nes más im­por­tan­tes se pro­du­ce en el mer­ca­do de tra­ba­jo. “El uso de opioi­des es uno de los prin­ci­pa­les fac­to­res por el que per­so­nas en edad ap­ta pa­ra tra­ba­jar no con­si- guen em­pleo”, ase­gu­ra ese me­dio.

El ar­tícu­lo tam­bién ex­pli­ca que son los re­fu­gia­dos quie­nes es­tán lle­nan­do en mu­chos ca­sos esas va­can­tes que pro­vo­ca es­ta cri­sis sa­ni­ta­ria.

Es­ta es pro­ba­ble­men­te una de las gran­des pa­ra­do­jas de la épo­ca, si se pien­sa en la pos­tu­ra histórica de los go­bier­nos de Es­ta­dos Uni­dos en las úl­ti­mas dé­ca­das – lle­va­da a otro ni­vel por la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción Trump, al me­nos en la de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes– res­pec­to de la in­mi­gra­ción.

Pe­ro la fal­ta de re­cur­sos pa­ra tra­tar to­das las de­man­das de aten­ción es­tá in­clu­so mi­nan­do el pro­yec­to del pre­si­den­te de remover el Af­for­da­ble Care Act –más co­no­ci­do co­mo Oba­ma­ca­re, el pro­yec­to de sa­lud so­cial del ex-

“Las per­so­nas que las con­su­men es­tán li­dian­do con su uso” Ar­tícu­lo pe­rio­dís­ti­co

THE NEW YORKER

“(El au­men­to de muer­tes por es­ta cau­sa) es por un de­cli­ve a lar­go pla­zo, en­rai­za­do en el de­te­rio­ro de las opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo pa­ra las per­so­nas con ba­jos ni­ve­les de edu­ca­ción”

An­ne Ca­se y An­gus Dea­ton

IN­VES­TI­GA­DO­RES DE LA UNI­VER­SI­DAD DE PRINCETON

pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma– por­que los re­cor­tes pue­den re­sul­tar en que mu­chos es­ta­dos no pue­dan dar res­pues­ta a la cre­cien­te de­man­da de aten­ción de emer­gen­cias.

En me­dio de es­ta cri­sis hay dos nom­bres que se repiten no­ta a no­ta y re­por­te a re­por­te: fen­ta­ni­lo y he­roí­na. La se­gun­da tie­ne ya su pres­ti­gio ga­na­do en to­do el mun­do y la for­ma en que se in­ser­ta en los sis­te­mas so­cia­les fue el cen­tro de legendarias se­ries de te­le­vi­sión co­mo The Wi­re. Pe­ro el fen­ta­ni­lo (fen­tanyl en Es­ta­dos Uni­dos) re­pre­sen­ta un paso ade­lan­te, una es­ca­la­da im­pre­vi­si­ble si se pien­sa en quié­nes la con­su­men.

El fen­ta­ni­lo –un opioi­de sin­té­ti­co que pue­de ge­ne­rar una so­bre­do­sis tras un mí­ni­mo con­tac­to con la piel hu­ma­na– es la prin­ci­pal cau­sa de preo­cu­pa­ción en la Drug En­for­ce­ment Ad­mi­nis­tra­tion (DEA), que me­ses atrás emi­tió una ad­ver­ten­cia a mé­di­cos, po­li­cías y bom­be­ros, a pro­pó­si­to del pe­li­gro de es­ta dro­ga.

En una lo­ca­li­dad de Ohio, un po­li­cía al que le ha­bían que­da­do tra­zas de la sus­tan­cia en su uniforme lue­go de una re­da­da a tra­fi­can­tes, ne­ce­si­tó cua­tro do­sis de na­lo­xo­na (una dro­ga que re­vier­te los pro­ce­sos de so­bre­do­sis de opioi­des) pa­ra so­bre­vi­vir, lue­go de ha­ber­se sa­cu­di­do los res­tos de fen­ta­ni­lo de su uniforme.

En Nue­va York la cri­sis es tan com­pli­ca­da que el go­bierno de la ciu­dad es­ta­ble­ció una cam­pa­ña de vía pú­bli­ca y con posters en las di­fe­ren­tes lí­neas de me­tro que ins­tan a los neo­yor­qui­nos a lle­var na­lo­xo­na con ellos to­do el tiem­po, pa­ra po­der asis­tir a una víc­ti­ma en cual­quier mo­men­to.

Sin es­pe­ran­za

La ma­yo­ría de las in­ves­ti­ga­cio­nes coin­ci­den en la im­por­tan­cia del te­ji­do so­cial y de la em­pa­tía con el he­cho de que se es­tá an­te una en­fer­me­dad so­cial de la cual no se sa­le con fa­ci­li­dad, son las cla­ves pa­ra que no au­men­te el nú­me­ro de víc­ti­mas por es­ta cau­sa.

Po­cos es­pe­ra­ban un re­bro­te de po­pu­la­ri­dad de la he­roí­na, cu­yos ni­ve­les de con­su­mo han au­men­ta­do en to­dos los ran­gos de­mo­grá­fi­cos. Pe­ro lo que na­die es­pe­ra­ba eran los com­por­ta­mien­tos con res­pec­to al fen­ta­ni­lo.

“Las per­so­nas que lo con­su­men es­tán li­dian­do con su uso; no se quie­ren mo­rir. Así que eli­gen lu­ga­res pú­bli­cos pa­ra con­su­mir es­ta dro­ga, por­que así tie­nen más chan­ces de ser sal­va­dos. Des­de un pun­to de vis­ta de la sa­lud pú­bli­ca, es­to pa­ra ellos es su for­ma de so­bre­vi­vir, aun­que a la gen­te que no co­no­ce es­te ti­po de adic­ción le pa­rez­ca una lo­cu­ra”, ex­pli­có el di­rec­tor de los ser­vi­cios mé­di­cos de la lo­ca­li­dad de Ber­ke­ley, Brian

Cos­te­llo, a la re­vis­ta The New Yorker pa­ra un re­por­ta­je con un tí­tu­lo que di­ce bas­tan­te so­bre lo ex­pan­di­da que es­tá la cri­sis a ni­vel ur­bano y ru­ral: “Los adic­tos de la puer­ta de al la­do”.

Có­mo se lle­gó a es­to

Una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes de la es­ca­la­da, se­gún coin­ci­de una am­plia ma­yo­ría de me­dios lo­ca­les, tie­ne que ver con la ad­mi­nis­tra­ción de opioi­des pa­ra el tra­ta­mien­to del do­lor en las con-

sul­tas mé­di­cas. Vis­to así, es­to se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con los ca­sos de dos fi­gu­ras ex­clu­yen­tes de la mú­si­ca pop: Mi­chael Jack­son co­mo Prin­ce, en su mo­men­to ri­va­les por el ce­tro de mú­si­co más po­pu­lar en su país y en el res­to del mun­do, mu­rie­ron por cau­sas vin­cu­la­das al con­su­mo de opioi­des pa­ra tra­ta­mien­to del do­lor.

Des­de el año 2013 se dis­pa­ró el uso de oxi­co­do­na, hi­dro­co­do­na y me­ta­do­na, tres dro­gas le­ga­les que de­ben ser re­ce­ta­das.

El fen­ta­ni­lo –la úl­ti­ma ins­tan­cia en la es­ca­la­da de con­su­mo– es en­tre 25 y 50 ve­ces más po­ten­te que la he­roí­na. Una va­rian­te bas­tan­te po­pu­lar es tam­bién el car­fen­ta­ni­lo, una sus­tan­cia que sue­le uti­li­zar­se co­mo tran­qui­li­za­dor de ele­fan­tes.

El Ox­yCon­tin, un me­di­ca­men­to in­tro­du­ci­do al mer­ca­do en 1996 co­mo un “opioi­de se­gu­ro”, go­za de una gran po­pu­la­ri­dad en Es­ta­dos Uni­dos, en par­ti­cu­lar en re­gio­nes don­de los tra­ba­jos cau­san más trau­ma­tis­mos en la po­bla­ción co­mo la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra, se ex­pli­ca en el re­por­ta­je del New Yorker.

Mu­cha gen­te a lo lar­go y an­cho del país tam­bién las usa pa­ra tra­tar “do­lo­res psí­qui­cos”, co­mo pue­den ser cri­sis de an­sie­dad o de es­trés pos­trau­má­ti­co de­bi­do a abu­sos su­fri­dos en la in­fan­cia.

Son si­tua­cio­nes tra­ta­bles pe­ro en fa­mi­lias don­de el di­ne­ro es po­co y el caos es mu­cho, el tra­ta­mien­to nun­ca lle­ga.

A ve­ces, en las co­mu­ni­da­des ru­ra­les, los cen­tros de tra­ta­mien­to es­tán de­ma­sia­do le­jos y la dro­ga de­ma­sia­do cer­ca.

Si bien por pri­me­ra vez en el mar­co de es­ta nue­va cri­sis la can­ti­dad de re­ce­tas de opioi­des ex­pe­di­das dis­mi­nu­yó –en re­gio­nes don­de el pre­cio de los me­di­ca­men­tos sube o la ofer­ta se re­du­ce pa­ra fre­nar las adic­cio­nes– los car­te­les de nar­cos y la he­roí­na ga­nan las ca­lles, ase­gu­ran los in­ves­ti­ga­do­res y cien­tí­fi­cos so­cia­les que es­tu­dian la cri­sis.

Las cau­sas en ge­ne­ral son di­fí­ci­les de iden­ti­fi­car, pe­ro al­gu­nos otros fac­to­res fue­ron in­di­vi­dua­li­za­dos por in­ves­ti­ga­do­res.

An­ne Ca­se y An­gus Dea­ton, dos eco­no­mis­tas de la uni­ver­si­dad de Princeton, ase­gu­ran en un es­tu­dio pu­bli­ca­do en mar­zo que el au­men­to de muer­tes por es­ta cau­sa en­tre es­ta­dou­ni­den­ses adul­tos de en­tre 45 y 65 años pue­de ser un re­sul­ta­do de “un pro­ce­so de de­cli­ve a lar­go pla­zo… en­rai­za­do en el de­te­rio­ro cons­tan­te de las opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo pa­ra las per­so­nas con ba­jos ni­ve­les de edu­ca­ción”.

Un re­por­te de la Re­ser­va Fe­de­ral del pa­sa­do mes de ma­yo tam­bién ase­gu­ra que los em­plea­do­res tie­nen ca­da vez más pro­ble­mas pa­ra lle­nar va­can­tes de tra­ba­jos que re­quie­ren un ba­jo ni­vel de ha­bi­li­dad, en gran me­di­da por­que los pos­tu­lan­tes no tie­nen esas ha­bi­li­da­des mí­ni­mas, y en mu­chos otros ca­sos por­que no fue­ron ca­pa­ces de pa­sar el test obli­ga­to­rio de con­su­mo de dro­gas.

S. PLATT - AFP

Fen­ta­ni­lo y he­roí­na son las dro­gas más usa­das en­tre los opiá­ceos que ha­cen es­tra­gos

S. OLSON

Na­lo­xo­na es la dro­ga que pue­de sal­var de una so­bre­do­sis de fen­ta­ni­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.