Una cri­sis sin fin

El dra­ma de los re­fu­gia­dos azo­ta a Eu­ro­pa co­mo un bú­me­ran de las po­lí­ti­cas de EEUU en Me­dio Orien­te

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - RI­CAR­DO GALARZA Especial pa­ra ElOb­ser­va­dor

Mi­gran­tes pro­ve­nien­tes en su ma­yo­ría de paí­ses de Áfri­ca y Asia si­guen in­gre­san­do a Eu­ro­pa en las peo­res con­di­cio­nes, en bus­ca de una ca­li­dad de vi­da que es­tán le­jos de te­ner en sus paí­ses de ori­gen.

La cri­sis de los re­fu­gia­dos en Eu­ro­pa y Me­dio Orien­te se con­vir­tió en la peor tra­ge­dia hu­ma­na de los úl­ti­mos 70 años. Se­gún ci­fras de Ac­nur (la agen­cia de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los re­fu­gia­dos), el nú­me­ro de des­pla­za­dos su­peró en los úl­ti­mos años los 60 mi­llo­nes de per­so­nas; va­le de­cir, más de los que hu­bo des­pués de la se­gun­da gue­rra mun­dial, el peor y más cru­do con­flic­to en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad.

Des­de 2011, olas de re­fu­gia­dos des­bor­da­ron las fron­te­ras de Eu­ro­pa y al­gu­nos paí­ses de Orien­te Me­dio, hu­yen­do de los con­flic­tos ar­ma­dos, el avan­ce del te­rro­ris­mo, la mi­se­ria y el ham­bre. La ma­yo­ría de los re­fu­gia­dos pro­vie­ne de Af­ga­nis­tán, Si­ria, Irak y los paí­ses del Áfri­ca Sub­saha­ria­na.

Pa­re­ce cla­ro, pues, que el prin­ci­pal de­to­nan­te de to­da es­ta san­gría con­ti­nua­da fue­ron las po­lí­ti­cas be­li­cis­tas de Es­ta­dos Uni­dos y la OTAN en Me­dio Orien­te y el nor­te de Áfri­ca, con su desas­tro­sa pe­ro in­creí­ble­men­te vi­gen­te doc­tri­na del “cam­bio de ré­gi­men”.

La invasión a Irak, la gue­rra en Af­ga­nis­tán, la lla­ma­da pri­ma­ve- ra ára­be, la ali­men­ta­ción del con­flic­to si­rio (y el con­se­cuen­te ad­ve­ni­mien­to del Es­ta­do Is­lá­mi­co) y la in­ter­ven­ción en Li­bia crea­ron las con­di­cio­nes pa­ra una re­gión en lla­mas que to­dos los días ex­pul­sa fue­go y gen­te.

Po­dría pen­sar­se que, de to­dos es­tos con­flic­tos, los de Irak, Si­ria y Af­ga­nis­tán son los que más con­tri­bu­ye­ron a la ac­tual cri­sis de los re­fu­gia­dos. Sin em­bar­go, una mi­ra­da más aten­ta re­ve­la que las con­se­cuen­cias de la in­ter­ven­ción en Li­bia, en 2011, con el fin de re­mo­ver a Mua­mar Ga­da­fi del po­der, fue­ron las más ne­fas­tas. So­bre to­do pa­ra Eu­ro­pa y sus fron­te­ras.

La Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes (OIM) ha­bía con­ta­bi­li­za­do en 2017, has­ta el 9 de ju­lio, la lle­ga­da a Eu­ro­pa de ca­si 103 mil re­fu­gia­dos y emi­gran­tes pro­ve­nien­tes de Me­dio Orien­te y Áfri­ca.

Ca­si to­dos lo ha­cen por vía ma­rí­ti­ma, al cru­zar el Me­di­te­rrá­neo. Pe­ro el da­to más re­ve­la­dor es que el 85% de ellos lle­gó a Ita­lia des­de Li­bia. Y el más des­co­ra­zo­na­dor es que 2.353 per­so­nas mu­rie­ron du­ran­te la ries­go­sa tra­ve­sía.

Se­gún el in­for­me de la OIM, es­te nú­me­ro es­tá por de­ba­jo de las muer­tes re­gis­tra­das en el mis­mo pe­río­do del año pa­sa­do (2.964); sin em­bar­go, “mar­ca el cuar­to año con­se­cu­ti­vo en que las muer­tes en el Me­di­te­rrá­neo han so­bre­pa­sa­do las 2.350”.

Y es que la enor­me ma­yo­ría via­ja en bar­ca­zas muy pre­ca­rias, que a me­nu­do nau­fra­gan o na­ve­gan a la de­ri­va has­ta co­brar­se la vi­da de mu­chos a bor­do.

Otros son víc­ti­mas o que­dan rehe­nes del caos que im­pe­ra en Li­bia lue­go del de­rro­ca­mien­to y eje­cu­ción de Ga­da­fi. La tra­ta de per­so­nas, los cen­tros de de­ten­ción ile­ga­les y has­ta la es­cla­vi­tud se con­vir­tie­ron en el ne­go­cio más ren­ta­ble pa­ra las vio­len­tas ma­fias y “se­ño­res de la gue­rra” que hoy con­tro­lan Li­bia de fac­to.

En el úl­ti­mo año se re­du­jo el nú­me­ro de re­fu­gia­dos y emi­gran­tes a Eu­ro­pa pro­ve­nien­tes de Si­ria, Irak y Af­ga­nis­tán, al tiem­po que au­men­ta la can­ti­dad de ni­ge­ria­nos, eri­treos, gui­nea­nos y mar­fi­le­ños que lle­gan a las cos­tas de Eu­ro­pa, to­dos a tra­vés de Li­bia.

¿Qué ocu­rrió? ¿Quie­re de­cir eso que los con­flic­tos en esos tres paí­ses ex­pul­san aho­ra me­nos gen­te? No, pro­ba­ble­men­te sea hoy peor.

Lo que ocu­rre es que tras el Acuer­do en­tre Tur­quía y la Unión Eu­ro­pea en mar­zo de 2016, la enor­me ma­yo­ría de los re­fu­gia­dos si­rios, ira­quíes y af­ga­nos per­ma­ne­cen aho­ra en sue­lo tur­co o son en­via­dos a Jor­da­nia o al Lí­bano.

Y así, mien­tras las ru­tas de in­gre­so a Eu­ro­pa por los Bal­ca­nes y otros paí­ses de Eu­ro­pa Orien-

tal se desaho­ga­ron un po­co, los in­gre­sos a Ita­lia des­de Li­bia se in­cre­men­ta­ron en 120%.

En tiem­pos de Ga­da­fi, Li­bia fue du­ran­te dé­ca­das un atrac­ti­vo ta­pón pa­ra los emi­gran­tes del Áfri­ca Sub­saha­ria­na, que ni se plan­tea­ba lle­gar a Eu­ro­pa. Des­de 1969, la re­vo­lu­ción que de­rro­có al rey Idris e ins­tau­ró la dic­ta­du­ra de la Gran Re­pú­bli­ca Ára­be Li­bia Po­pu­lar y So­cia­lis­ta pre­si­di­da por Ga­da­fi ha­bía con­ver­ti­do a Li­bia en un país prós­pe­ro y, gra­cias a los ne­go­cios del pe­tró­leo y la in­ver­sión ex­tran­je­ra, con un al­to ni­vel de vi­da, im­pen­sa­do pa­ra cual­quier afri­cano del otro la­do del de­sier­to. Ga­da­fi era, en efec­to, un ti­rano per­so­na­lis­ta, a ve­ces cruel; pe­ro, du­ran­te su rei­na­do, mi­llo­nes de afri­ca­nos se es­ta­ble­cie­ron en su país pa­ra tra­ba­jar en la cons­truc­ción y en la agri­cul­tu­ra. ¿ Pa­ra qué iban a que­rer lle­gar a Eu­ro­pa si te­nían a Li­bia?

Re­mo­vi­do y muer­to Ga­da­fi, em­pe­ro, re­mo­vi­do y de­rri­ba­do fue tam­bién el úl­ti­mo mu­ro de con­ten­ción pa­ra la emi­gra­ción ha­cia Eu­ro­pa.

Y lo que es peor, el caos y la bar­ba­rie que so­bre­vi­nie­ron con­vir­tie­ron a Li­bia en el epi­cen­tro de es­ta cri­sis de los re­fu­gia­dos, y ca­be­za de pla­ya pa­ra el cri­men or­ga­ni­za­do y los gru­pos ar­ma­dos que co­me­ten to­do ti­po de atro­ci­da­des y vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos en su contra.

Fuen­te: Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.