De­man­dan a dos psi­có­lo­gos por bru­ta­les in­te­rro­ga­to­rios

Pro­fe­sio­na­les es­ta­dou­ni­den­ses rea­li­za­ron sus des­car­gos pe­ro apa­re­cen se­ria­men­te com­pro­me­ti­dos en los me­ca­nis­mos de tor­tu­ra apli­ca­dos a dis­tin­tos pri­sio­ne­ros

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PRÁCTICAS DE LA CIA - SHERI FINK Y JA­MES RISEN New York Ti­mes News Ser­vi­ce

Quin­ce años des­pués de que ayu­dó a di­se­ñar las bru­ta­les téc­ni­cas pa­ra los in­te­rro­ga­to­rios que se apli­ca­ron a los sos­pe­cho­sos de te­rro­ris­mo en las pri­sio­nes se­cre­tas de la CIA, John Bru­ce Jes­sen, un ex­psi­có­lo­go mi­li­tar, ex­pre­só su am­bi­va­len­cia so­bre el pro­gra­ma.

Se des­cri­bió a sí mis­mo y a un com­pa­ñe­ro psi­có­lo­go mi­li­tar, Ja­mes Mit­chell, co­mo par­ti­ci­pan­tes re­nuen­tes en el uso de las téc­ni­cas, al­gu­nas de las cua­les se con­si­de­ran co­mo tor­tu­ra, pe­ro tam­bién las jus­ti­fi­ca­ron co­mo efec­ti­vas pa­ra con­se­guir que coope­ra­ran los de­te­ni­dos.

“Creo que cual­quier hom­bre nor­mal, me­su­ra­do, ten­dría que con­si­de­rar cui­da­do­sa­men­te al ha­cer al­go co­mo es­to”, co­men­tó Jes­sen en una de­cla­ra­ción re­cien­te­men­te di­vul­ga­da. “Yo de­li­be­ré con un gran pe­sar en el al­ma so­bre es­to y con­cluí que se po­día ha­cer con se­gu­ri­dad, o no lo hu­bie­ra he­cho”.

Los dos psi­có­lo­gos –a los que fun­cio­na­rios de la CIA lla­ma­ron ar­qui­tec­tos del pro­gra­ma de in­te­rro­ga­to­rios– fue­ron de­man­da­dos en un pro­ce­so ju­di­cial que pue­de ha­cer­los res­pon­sa­bles de ha­ber in­flin­gi­do da­ños a ter­ce­ros.

Du­ran­te su de­cla­ra­ción, con una cá­ma­ra en­fo­ca­da en sus ros­tros, Jes­sen y Mit­chell pro­por­cio­na­ron nue­vos de­ta­lles so­bre el al­can­ce de los in­te­rro­ga­to­rios, la fun­ción que cum­plie­ron en ellos y su ló­gi­ca.

A ve­ces, sus re­la­tos no coin­ci­dían con su pro­pia co­rres­pon­den­cia en ese en­ton­ces, así co­mo con des­crip­cio­nes pre­vias que hi­cie­ron fun­cio­na­rios y otros in­te­rro­ga­do­res co­mo par­ti­ci­pan­tes del pro­gra­ma.

La Unión Es­ta­dou­ni­den­se de Li­ber­ta­des Ci­vi­les pre­sen­tó la de­man­da an­te el Tri­bu­nal Fe­de­ral de Dis­tri­to en Spo­ka­ne, Washington, en nom­bre de va­rios ex­pri­sio­ne­ros de la CIA.

El jui­cio de la cau­sa es­tá pro­gra­ma­do pa­ra el pró­xi­mo 5 de se­tiem­bre. En ma­yo, am­bas par­tes so­li­ci­ta­ron al juez Jus­tin L. Quac­ken­bush, del Tri­bu­nal Fe­de­ral de Dis­tri­to, que fa­lla­ra su­ma­ria­men­te a su fa­vor.

Pe­ro el ma­gis­tra­do se ne­gó a ha­cer­lo.

Mien­tras tan­to, el dia­rio The New York Ti­mes ob­tu­vo los vi­deos de las com­pa­re­cen­cias de Jes­sen y Mit­chell, así co­mo los de dos ex­fun­cio­na­rios de la CIA y dos ex­de­te­ni­dos. Pa­ra la cau­sa, tam­bién fue­ron di­vul­ga­dos do­cu­men­tos re­cién des­cla­si­fi­ca­dos.

Las re­ve­la­cio­nes so­bre las prác­ti­cas de la CIA, que fue­ron un pun­to de par­ti­da ra­di­cal pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, des­en­ca­de­na­ron de­nun­cias mun­dia­les y amar­gas di­vi­sio­nes in­ter­nas.

Lle­va­ron a la prohi­bi­ción final de las téc­ni­cas y a que la Aso­cia­ción Es­ta­dou­ni­den­se de Psi­co­lo­gía prohi­bie­ra que sus miem­bros par­ti­ci­pa­ran en in­te­rro­ga­to­rios so­bre la se­gu­ri­dad na­cio­nal. En un in­for­me de la co­mi­sión de in­te­li­gen­cia del Se­na­do se con­de- na­ron las téc­ni­cas pa­ra los in­te­rro­ga­to­rios por con­si­de­rar­las un mé­to­do de tor­tu­ra. Du­ran­te años, Mit­chell de­fen­dió las ac­cio­nes de los dos hom­bres en la pren­sa y en un li­bro re­cien­te, en tan­to Jes­sen per­ma­ne­ció ca­lla­do. Sin em­bar­go, Jes­sen res­pon­dió pre­gun­tas ba­jo ju­ra­men­to el 20 de enero, el mis­mo día en que Do­nald Trump asu­mió co­mo pre­si­den­te.

Du­ran­te la cam­pa­ña, el po­lí­ti­co re­pu­bli­cano ha­bía pro­me­ti­do re­to­mar el uso de la tor­tu­ra, in­clu­so los si­mu­la­cros de aho­ga­mien­tos, pe­ro des­pués se echó pa­ra atrás. Am­bos psi­có­lo­gos ar­gu­men­tan que la CIA, que los con­tra­ta­ba, con­tro­la­ba el pro­gra­ma. Sin em­bar­go, es difícil de­man­dar a los fun­cio­na­rios de la agen­cia de­bi­do a la in­mu­ni­dad gu­ber­na­men­tal.

De con­for­mi­dad con la di­rec­ción de la agen­cia, los dos hom­bres di­je­ron que pro­pu­sie­ron las téc­ni­cas “me­jo­ra­das pa­ra el in­te­rro­ga­to­rio” – que en­ton­ces au­to­ri­zó el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia-, las apli­ca­ron y ca­pa­ci­ta­ron a otros pa­ra ha­cer­lo. Su ne­go­cio re­ci­bió US$ 81 mi­llo­nes de la agen­cia.

En su de­cla­ra­ción, Jes­sen in­di­có que am­bos te­nían al­gu­nas re­ser­vas. “Tra­ta­mos de sa­lir­nos va­rias ve­ces pe­ro nos ne­ce­si­ta­ban, y no­so­tros se­gui­mos ade­lan­te”.

El es­que­ma de es­tos mé­to­dos de tor­tu­ra sur­gió en 2002 cuando fun­cio­na­rios de la CIA les pi­die­ron que desa­rro­lla­ran una pro­pues­ta. En­ton­ces, adap­ta­ron los mé­to­dos uti­li­za­dos por otros psi­có­lo­gos pa­ra en­tre­nar a sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses en las es­cue­las de so­bre­vi­ven­cia pa­ra re­sis­tir los bru­ta­les in­te­rro­ga­to­rios de even­tua­les fuer­zas hos­ti­les.

Am­bos pen­sa­ron que esas téc­ni­cas –in­clui­das la pri­va­ción sen­so­rial y del sue­ño y co­lo­car gri­lle­tes du­ran­te ho­ras en po­si­cio­nes in­có­mo­das, en­tre otras– se­rían más se­gu­ras que otras que la CIA po­dría con­si­de­rar pa­ra ha­cer que los de­te­ni­dos die­ran in­for­ma­ción.

Po­co des­pués, la CIA les pi­dió usar las téc­ni­cas pa­ra in­te­rro­gar a un sos­pe­cho­so de te­rro­ris­mo, al­go en lo que no te­nían ex­pe­rien­cia.

Jes­sen y Mit­chell re­cha­za­ron que los hom­bres so­me­ti­dos a téc­ni­cas du­ras su­frie­ran al­gún da­ño fí­si­co o psi­co­ló­gi­co a lar­go pla­zo.

S.LOEB - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.