Ame­na­za vi­gen­te

Pe­se a que el Es­ta­do Is­lá­mi­co per­dió te­rri­to­rios, po­der fi­nan­cie­ro y com­ba­tien­tes, el yiha­dis­mo si­gue sien­do un pro­ble­ma a lar­go pla­zo

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - SUSANA MANGANA

El du­ro gol­pe ases­ta­do al Es­ta­do Is­lá­mi­co o Daesh por el ejér­ci­to ira­quí y los pesh­mer­gas kur­dos en Mo­sul, al nor­te de Irak, echa por tie­rra su am­bi­cio­so pro­yec­to de es­ta­ble­cer un gran ca­li­fa­to.

Daesh con­tro­ló en su pe­río­do de má­xi­mo es­plen­dor 90.800 km2. Co­mo re­sul­ta­do de la in­ten­sa cam­pa­ña de bom­bar­deos aé­reos de la coa­li­ción in­ter­na­cio­nal que lo com­ba­te, per­dió has­ta la fe­cha el 60% de esos te­rri­to­rios y se es­ti­ma que en la actualidad so­lo con­tro­la 36.200 km2.

Ade­más de per­der te­rreno se agu­di­za­ron sus pro­ble­mas fi­nan­cie­ros. Si en el se­gun­do tri­mes­tre de 2015 Daesh con­ta­ba con in­gre­sos men­sua­les del or­den de los US$ 81 mi­llo­nes, en el mis­mo pe­río­do del 2017 es­ta can­ti­dad ca­yó a US$ 16 mi­llo­nes, es de­cir se re­du­jo en 80%. Se­gún da­tos del Cen­tro In­ter­na­cio­nal pa­ra el Es­tu­dio del Ra­di­ca­lis­mo en Lon­dres, los in­gre­sos por la ven­ta de pe­tró­leo, su fuen­te más es­ta­ble de ga­nan­cias, dis­mi­nu­yó en 88%.

Al ha­ber per­di­do po­bla­ción y te­rri­to­rio ba­jo su con­trol tam­bién vio de­cre­cer los im­pues­tos, mul­tas y di­ne­ro por ex­tor­sión o sa­queo de an­ti­güe­da­des.

Aun­que la vic­to­ria de Mo­sul con­tra Daesh es mo­ti­vo de ce­le­bra­ción, ello no sig­ni­fi­ca que el gru­po des­ar­ti­cu­le su es­tra­te­gia glo­bal. Qui­zá Daesh de­ba re­nun­ciar al ca­li­fa­to fí­si­co pe­ro no tie­ne por qué sa­cri­fi­car uno vir­tual en el que con­ti­nuar di­se­mi­nan­do la ideo­lo­gía sa­la­fis­ta en su ver­sión vio­len­ta.

El yiha­dis­mo es un fe­nó­meno trans­na­cio­nal en el que gru­pos y per­so­nas fie­les del is­lam jus­ti­fi­can ac­cio­nes vio­len­tas des­ti­na­das a des­es­ta­bi­li­zar go­bier­nos. Cau­san te­rror y muer­te en­tre ciu­da­da­nos in­de­fen­sos en aras de com­ba­tir en nom­bre de Alá, con el fin de es­ta­ble­cer un Es­ta­do ideal. El yiha­dis­mo hun­de sus raí­ces en múl­ti­ples y des­afor­tu­na­dos des­en­cuen­tros en­tre un Oc­ci­den­te, a me­nu­do con­des­cen­dien­te, y un Orien­te mu­sul­mán que no ter­mi­na de asu­mir su cuo­ta par­te de res­pon­sa­bi­li­dad por su si­tua­ción desas­tro­sa en pa­rá­me­tros co­mo el eco­nó­mi­co o so­cial. Pa­ra mi­llo­nes de jó­ve­nes ára­bes, sean mu­sul­ma­nes o cris­tia­nos, así co­mo kur­dos, no es jus­ti­fi­ca­ción vá­li­da que sus go­bier­nos si­gan es­cu­dán­do­se en el co­lo­nia­lis­mo eu­ro­peo pa­ra defender el clien­te­lis­mo, el ne­po­tis­mo y una co­rrup­ción en­dé­mi­ca.

Tras las in­de­pen­den­cias al­can­za­das a par­tir de la dé­ca­da de 1950, los mi­li­ta­res se ator­ni­lla­ron al po­der y exi­gen des­de en­ton­ces leal­tad ab­so­lu­ta.

La ideo­lo­gía sa­la­fis­ta, que sos­tie­ne a la plé­to­ra de or­ga­ni­za­cio­nes ra­di­ca­les en el seno del is­lam, ema­na de los pri­me­ros teó­lo­gos re­for­mis­tas de ini­cios del si­glo XX que pre­go­na­ban la ne­ce­si­dad de vol­ver a los fun­da­men­tos de la fe mu­sul­ma­na pa­ra no apar­tar­se de las en­se­ñan­zas di­vi­nas del pro­fe­ta Maho­ma y la cons­ti­tu­ción

de Me­di­na del año 623 de la era cris­tia­na.

El dis­cur­so is­la­mis­ta su­frió cam­bios y evo­lu­cio­nó con el trans­cur­so de las dé­ca­das y los acon­te­ci­mien­tos en Me­dio Orien­te don­de la re­la­ción en­tre re­li­gión, geo­po­lí­ti­ca y go­ber­nan­za siem­pre es ex­plo­si­va.

En aras de sim­pli­fi­car es­te ga­li­ma­tías se pue­de con­cluir que el yiha­dis­mo tie­ne un do­ble ob­je­ti­vo: luchar con­tra los enemi­gos cer­ca­nos en­car­na­dos en los go­bier­nos de los paí­ses ára­bo-mu­sul­ma­nes –con­si­de­ra­dos im­píos por los te­rro­ris­tas y ser­vi­les a po­de­res e in­tere­ses ex­tran­je­ros– y, se­gun­do, com­ba­tir al enemi­go le­jano cu­yo má­xi­mo ex­po­nen­te es Es­ta­dos Uni­dos y sus alia­dos en la re­gión, Is­rael, y des­de ha­ce al­gu­nos años, el reino de Ara­bia Sau­di­ta.

Así exis­te una le­gión de or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Ya­maat Is­la­mi­ya de Egip­to, Al Qae­da y sus fi­lia­les en la pe­nín­su­la ará­bi­ga o el Ma­greb (nor­te de Áfri­ca), Lash­kar e Tai­ba de Pa­kis­tán o el más co­no­ci­do Bo­ko Ha­ram en Ni­ge­ria, sin ol­vi­dar al mo­vi­mien­to Ta­li­bán en Af­ga­nis­tán o Al Sha­baab en el cuerno de Áfri­ca, que se plie­gan a es­te pa­ra­dig­ma y gol­pean a los go­bier­nos con la es­pe­ran­za de do­ble­gar­los y ob­te­ner con­ce­sio­nes.

Pa­ra ello re­vis­ten su pa­ra­fer­na­lia me­diá­ti­ca de una jer­ga pseu­do­rre­li­gio­sa, ape­lan­do a la fi­bra sen­si­ble de los mu­sul­ma­nes, obli­ga­dos a defender su fe. Sin em­bar­go, pa­ra que se pue­da ha­blar de un yihad o com­ba­te san­to de­ben dar­se con­di­cio­nes que du­do­sa­men­te pue­dan cum­plir­se en la actualidad. El lla­ma­do al yihad glo­bal lo de­be rea­li­zar un go­ber­nan­te cu­ya le­gi­ti­mi­dad sea re­co­no­ci­da am­plia­men­te por to­da la Um­ma o co­mu­ni­dad de fie­les mu­sul­ma­nes que su­man hoy 1.600 mi­llo­nes.

Las pro­fun­das di­vi­sio­nes sec­ta­rias en­tre su­níes y chiíes y el en­fren­ta­mien­to so­la­pa­do en­tre dos po­ten­cias que com­pi­ten por el li­de­raz­go de la co­mu­ni­dad mu­sul­ma­na más allá de su re­gión, co­mo Irán y Ara­bia Sau­di­ta, no per­mi­te de­sig­nar a un so­lo ca­li­fa o su­ce­sor del pro­fe­ta.

Man­te­ner una es­tra­te­gia te­rro­ris­ta glo­bal exi­ge cuan­tio­sos re­cur­sos eco­nó­mi­cos. La ex­tor­sión, se­cues­tro de rehe­nes, asal­tos a ban­cos y ven­ta clan­des­ti­na de an­ti­güe­da­des han si­do fuen­tes tra­di­cio­na­les de fi­nan­cia­ción de los gru­pos te­rro­ris­tas en ge­ne­ral, no so­lo de Daesh, que se con­vir­tió en la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta más ri­ca del mun­do, con unas re­ser­vas que to­ta­li­za­ban en 2015 los US$ 1.000 mi­llo­nes.

Daesh im­po­ne su par­ti­cu­lar vi­sión de la ley is­lá­mi­ca o sha­ria y re­ci­be do­na­cio­nes de par­ti­cu­la­res y aso­cia­cio­nes de be­ne­fi­cen­cia y ca­ri­dad is­lá­mi­ca de va­rios paí­ses

del gol­fo Pér­si­co, in­tere­sa­dos en im­po­ner la doc­tri­na waha­bí en Si­ria ( go­ber­na­da por los alauíes, una mi­no­ría chií).

Al en­tra­ma­do fi­nan­cie­ro hay que agre­gar el com­ple­jo sis­te­ma de trans­fe­ren­cias in­for­ma­les co­no­ci­do co­mo Ha­wa­la, por el que un co­mer­cian­te o be­ne­fac­tor par­ti­cu­lar en Bar­ce­lo­na pue­de gi­rar di­ne­ro a un pri­mo en Pa­kis­tán a tra­vés de por­ta­do­res y cla­ves di­fí­ci­les de ras­trear.

Por otra par­te, Daesh fue

más osa­do que Al Qae­da y su­po cons­truir un mar­ke­ting exi­to­so va­lién­do­se de las nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra atraer a mu­sul­ma­nes que re­si­den en paí­ses don­de las ten­sio­nes po­lí­ti­cas con an­ti­guos po­de­res co­mo Ru­sia no han si­do re­suel­tas: es­te es el ca­so de Che­che­nia, Ka­za­jas­tán o los ui­gu­res de Xin­jiang en Chi­na.

Ade­más, ca­pi­ta­li­zó la cri­sis de iden­ti­dad de mi­les de jó­ve­nes mu­sul­ma­nes, de ori­gen y con­ver­sos, que ha­bi­tan en so­cie­da­des

oc­ci­den­ta­les en las que acu­mu­lan frus­tra­cio­nes y enojos que los ha­cen vul­ne­ra­bes a dis­cur­sos to­ta­li­ta­rios y sim­plis­tas que señalan a go­bier­nos, co­mo el fran­cés o el bel­ga, al im­pe­ria­lis­mo es­ta­dou­ni­den­se o al sio­nis­mo mun­dial.

Hay que com­pren­der los pro­ce­sos por los que es­tos jó­ve­nes na­ci­dos y edu­ca­dos en es­cue­las de Fran­cia o el Reino Uni­do de­ci­den alis­tar­se en fi­las de Daesh pa­ra con­cre­tar su sue­ño de do­tar­se de una nue­va iden­ti­dad, una se­gun- da opor­tu­ni­dad pa­ra vi­vir en un país en el que im­pe­re la sha­ria y se cum­plan las en­se­ñan­zas del pro­fe­ta Maho­ma, sin des­viar­se del ri­gor del si­glo VII de nues­tra era.

A pe­sar del du­ro re­vés su­fri­do por Daesh en Mo­sul, to­da­vía que­dan 3.500 mi­li­cia­nos en Ra­qa, Si­ria, has­ta don­de lle­ga­ron en­tre 1.000 y 1.500 com­ba­tien­tes hu­yen­do de Irak. El de­bi­li­ta­mien­to ac­tual de Daesh lo lle­vó a unir fuer­zas con otros gru­pos in­te­gris­tas de ex­trac­ción su­ní en Si­ria co­mo el Fren­te Fa­tá al Sham, aho­ra in­te­gra­do en la coa­li­ción de Hay’at Tah­rir al-Sham (or­ga­ni­za­ción pa­ra la li­be­ra­ción del Le­van­te), otro­ra in­te­gran­te de Al Qae­da.

Otro ac­tor re­le­van­te en el com­ba­te al te­rro­ris­mo de Daesh es Tur­quía, país que man­tu­vo una ac­ti­tud am­bi­gua en 2014 y pri­mer se­mes­tre del 2015 con res­pec­to a la ac­ti­vi­dad de es­te gru­po te­rro­ris­ta has­ta que sin­tió el zar­pa­zo del Es­ta­do Is­lá­mi­co con el aten­ta­do al ae­ro­puer­to de Es­tam­bul en ju­lio 2015. Des­de en­ton­ces, Tur­quía en­du­re­ció el con­trol en sus fron­te­ras, lo que oca­sio­nó una re­duc­ción im­por­tan­te en el nú­me­ro de mi­li­cia­nos que cru­zan des­de sue­lo tur­co a Si­ria.

Daesh po­dría aho­ra in­ten­si­fi­car los aten­ta­dos en te­rri­to­rio eu­ro­peo a tra­vés de los yiha­dis­tas re­tor­na­dos. Las agen­cias de se­gu­ri­dad no siem­pre com­par­ten la in­for­ma­ción de la que dis­po­nen y se en­cuen­tran des­bor­da­das, ra­zón por la que se­rá di­fí­cil que pue­dan im­ple­men­tar un se­gui­mien­to mi­nu­cio­so a sus na­cio­na­les que re­gre­san de Si­ria o Irak.

En con­clu­sión, más allá de cuándo se anun­cie el fin de Daesh, la ame­na­za del in­te­gris­mo is­lá­mi­co pro­me­te se­guir la­ten­te a tra­vés de la mul­ti­pli­ci­dad de gru­pos y cé­lu­las, amén de lo­bos so­li­ta­rios, que pu­lu­lan des­de Fi­li­pi­nas has­ta Ma­rrue­cos pa­san­do por un con­ti­nen­te afri­cano pla­ga­do de con­flic­tos ét­ni­cos, bé­li­cos y geo­eco­nó­mi­cos que ga­ran­ti­zan la ac­ti­vi­dad te­rro­ris­ta trans­na­cio­nal por años.

*Coor­di­na­do­ra del Pro­gra­ma de Po­lí­ti­ca In­ter­na­cio­nal, res­pon­sa­ble de la Cá­te­dra Per­ma­nen­te de Is­lam, Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Uru­guay @Su­sa­naMan­ga­na

F.AHMADZAI -A FP

Los te­rro­ris­tas is­lá­mi­cos es­tán de­bi­li­ta­dos pe­ro si­guen ope­ran­do en dis­tin­tas par­tes del mun­do.

S.HAMED - AFP

La ciu­dad ira­quí de Mo­sul fue se­mi­des­trui­da tras el pa­so del Es­ta­do Is­lá­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.