Te­mer vol­vió a mo­ver los hi­los pa­ra su­pe­rar un nue­vo es­co­llo

El pre­si­den­te evi­tó es­ta se­ma­na el jui­cio po­lí­ti­co tras la de­nun­cia por co­rrup­ción y bus­ca im­ple­men­tar re­for­mas eco­nó­mi­cas que cuen­tan con es­ca­so apo­yo po­pu­lar

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - SE­BAS­TIÁN SMITH AFP

Michel Te­mer fue acu­sa­do de ca­si to­do: des­de pla­near un gol­pe de Es­ta­do has­ta re­ci­bir mi­llo­nes de dó­la­res en so­bor­nos, pe­ro na­da pa­re­ce po­der sa­car al pre­si­den­te de Bra­sil del car­go que ocu­pa ines­pe­ra­da­men­te des­de el año pa­sa­do.

Úl­ti­mo su­per­vi­vien­te de una de las le­gis­la­tu­ras más con­vul­sas y lle­nas de es­cán­da­los del gi­gan­te re­gio­nal, el man­da­ta­rio su­peró con fa­ci­li­dad es­te miér­co­les una vo­ta­ción en el Con­gre­so que po­dría ha­ber­le lle­va­do a jui­cio por co­rrup­ción en la cor­te suprema.

No es la pri­me­ra vez, sin em­bar­go, que el lí­der de 76 años del PMDB (cen­tro­de­re­cha) se sal­va so­bre la ho­ra.

Pe­se a con­tar con una es­ca­sa po­pu­la­ri­dad del 5%, es­te ve­te­rano es­tra­te­ga es un pro­fe­sio­nal en crear alian­zas y so­bre­vi­vir en los en­ve­ne­na­dos pa­si­llos de Bra­si­lia, des­de don­de emer­gió ha­ce un año pa­ra des­ban­car a su com­pa­ñe­ra de fór­mu­la, la pre­si­den­ta de iz­quier­da Dil­ma Rous­seff.

Dis­cre­to or­ga­ni­za­dor en­tre bas­ti­do­res, el man­da­ta­rio con­ser­va­dor su­po aban­do­nar a tiem­po el bar­co de la en­ton­ces pre­si­den­ta, de quien ya se ha­bía des­mar­ca­do me­ses an­tes re­pro­chán­do­le que le tra­ta­ra co­mo un “vi­ce­pre­si­den­te de­co­ra­ti­vo”. Él que­ría más.

Apo­ya­do en sus re­for­mas neo­li­be­ra­les, Te­mer se ga­nó la con­fian­za de los mer­ca­dos, vis­tos por al­gu­nos co­mo el ver­da­de­ro po­der tras la ma­yor eco­no­mía re­gio­nal.

Pe­ro na­da sa­lió co­mo lo cal­cu­ló y des­de en­ton­ces es­tu­vo en lu­cha cons­tan­te por su su­per­vi­ven­cia.

Es­te hi­jo de in­mi­gran­tes li­ba­ne­ses con vo­ca­ción de es­cri­tor se ha­bía sal­va­do por po­co en ju­nio, cuan­do los jue­ces del Tri­bu­nal Su­pe­rior Elec­to­ral (TSE) man­tu­vie­ron su mandato por una ajus­ta­da ma­yo­ría (de 4 a 3) an­te las sos­pe­chas de fi­nan­cia­ción ile­gal de su cam­pa­ña con Rous­seff en 2014.

La pre­sen­ta­ción, tres se­ma­nas des­pués, de la de­nun­cia por co­rrup­ción del fis­cal ge­ne­ral Ro­dri­go Ja­not pa­re­cía ca­si in­su­pe­ra­ble. Po­co an­tes, el po­de­ro­so gru­po de me­dios Glo­bo le ha­bía da­do la es­pal­da, pi­dien­do su sa­li­da y pu­bli­can­do fil­tra­cio­nes que abrie­ron el ca­mino a las acu­sa­cio­nes del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

Sus ri­va­les po­lí­ti­cos ad­ver­tían ya la ven­gan­za per­fec­ta.

Des­pués de to­do, so­lo ha­bía pa­sa­do un año des­de que Rous­seff fue des­ti­tui­da en un pro­ce­so que ca­li­fi­có de gol­pe, una res­pon­sa­bi­li­dad que ad­ju­di­có a Te­mer.

En 2010, es­te ve­te­rano po­lí­ti­co ha­bía uni­do a su PMDB con el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res de Rous­seff en una ex­tra­ña coa­li­ción, que aca­ba­ría con sus alia­dos ma­nio­bran­do pa­ra des­ti­tuir a la man­da­ta­ria, acu­sa­da de ma­qui­llar las cuen­tas pú­bli­cas. Te­mer asu­mió de for­ma au­to­má­ti­ca.

Te­mer pa­re­cía aho­ra cer­ca de su­frir una suer­te si­mi­lar. Los in­di­cios, in­clu­yen­do una fil­ma­ción en la que se veía a uno de sus ase­so­res car­gan­do una ma­le­ta de di­ne­ro, no po­dían ig­no­rar­se.

Pe­ro an­tes del vo­to en Dipu­tados, Te­mer echó mano a su pro­fun­do co­no­ci­mien­to de la ca­sa

(fue pre­si­den­te de la ra­ma ba­ja tres ve­ces) pa­ra apla­car di­si­den­cias, li­be­ran­do fon­dos pa­ra pro­yec­tos e in­ten­si­fi­can­do con­tac­tos con le­gis­la­do­res pa­ra ase­gu­rar el re­sul­ta­do, se­gún re­por­tó la pren­sa lo­cal. Con­tra to­do pro­nós­ti­co, su frá­gil coa­li­ción se man­tu­vo uni­da pa­ra evi­tar que la dé­bil eco­no­mía de Bra­sil no so­por­ta­ra un se­gun­do cam­bio pre­si­den­cial en 12 me­ses. De sem­blan­te gla­cial y dis­tan­te, a Te­mer nun­ca le gus­tó la po­lí­ti­ca de pro­xi­mi­dad ni tu­vo pre­ten­sio­nes de con­tar con el apo­yo po­pu­lar. Aun­que su fa­ce­ta pri­va­da se hi­zo más co­no­ci­da al al­can­zar el po­der. Fue pre­si­den­te del PMDB du­ran­te 15 años, pe­ro pa­ra mu­chos re­sul­ta más in­tere­san­te sa­ber que com­par­te su vi­da con su ter­ce­ra es­po­sa, Mar­ce­la Te­des­chi, una ex­rei­na de be­lle­za cua­tro dé­ca­das me­nor. Te­mer es tam­bién un apa­sio­na­do de la poe­sía, con una obra pu­bli­ca­da, aun­que sus ver­sos se han con­ver­ti­do en mo­ti­vo de bro­ma en las re­des so­cia­les. Al lle­gar al po­der el año pa­sa­do afir­mó que su pro­pó­si­to se­ría im­ple­men­tar du­ras re­for­mas de aus­te­ri­dad eco­nó­mi­ca, y que no le im­por­ta­ba ser im­po­pu­lar por eso. Con es­ca­sas apa­ri­cio­nes pú­bli­cas, ge­ne­ró po­lé­mi­ca al ele­gir un ga­bi­ne­te que se pa­re­cía mu­cho a sí mis­mo: una co­lec­ción de hom­bres blan­cos, adi­ne­ra­dos y de edad avan­za­da. Ocho de sus mi­nis­tros son in­ves­ti­ga­dos por co­rrup­ción. Esa es­tra­te­gia fun­cio­nó con la co­mu­ni­dad eco­nó­mi­ca de Bra­sil y la ma­yo­ría del Con­gre­so, que pien­sa que su aus­te­ri­dad ayu­da­rá a su­pe­rar más de una dé­ca­da de go­bier­nos del PT pa­ra de­jar atrás los dos años de re­ce­sión. Pe­ro en­tre los bra­si­le­ños co­mu­nes, Te­mer tie­ne peo­res ín­di­ces de apro­ba­ción que los de Rous­seff. Sus apa­ri­cio­nes en te­le­vi­sión son acom­pa­ña­das de ca­ce­ro­la­zos en ba­rrios de Río o San Pa­blo, e in­clu­so re­ci­bió una fuer­te sil­ba­ti­na ha­ce un año du­ran­te la inau­gu­ra­ción de los Jue­gos Olím­pi­cos en el mí­ti­co Ma­ra­ca­ná.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.