Ka­bi­la, el pre­si­den­te que se nie­ga a aban­do­nar el po­der

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - KIMIKO DE FREYTASTAMURA New York Ti­mes News Ser­vi­ce

En el Congo lo es­tán lla­man­do le glis­se­ment. En es­pa­ñol sig­ni­fi­ca “el des­li­za­mien­to” y se re­fie­re a la po­si­bi­li­dad de que no se con­vo­quen elec­cio­nes mien­tras el pre­si­den­te Jo­seph Ka­bi­la se las arre­gla pa­ra ex­ten­der un go­bierno de 16 años que lo en­ri­que­ció jun­to con sus alle­ga­dos, aun­que hi­zo muy po­co por los ciu­da­da­nos.

Se su­po­nía que el im­po­pu­lar Ka­bi­la, de 46 años, de­ja­ría el po­der el 20 de di­ciem­bre cuan­do fi­na­li­za­ba su se­gun­do pe­río­do pre­si­den­cial, tal co­mo lo es­ta­ble­ce la Cons­ti­tu­ción. No obs­tan­te, se ne­gó a ha­cer­lo, lo cual des­en­ca­de­nó una pro­fun­da cri­sis po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca que po­dría ter­mi­nar en caos y violencia.

Un es­ta­lli­do ci­vil en Congo, un país ca­si del ta­ma­ño de Eu­ro­pa del Es­te, po­dría des­bor­dar­se y afec­tar a las nue­ve na­cio­nes li­mí­tro­fes. A fi­nes de la dé­ca­da de los 1990, los paí­ses ve­ci­nos fue­ron afec­ta­dos por lo que se con­vir­tió en la gran gue­rra de Áfri­ca, un con­flic­to bé­li­co que cau­só la muer­te de mi­llo­nes de per­so­nas.

Una fi­gu­ra cla­ve en ese con­flic­to fue Lau­rent-Dé­si­ré Ka­bi­la, el pa­dre del pre­si­den­te, quien lle­gó al po­der en 1997. Jo­seph Ka­bi­la se con­vir­tió en el lí­der del país en 2001, des­pués del ase­si­na­to de su pa­dre.

En días re­cien­tes, el am­bien­te era ten­so en Kins­ha­sa pues los ha­bi­tan­tes se pre­gun­ta­ban si Ka­bi­la hon­ra­rá el pac­to que le per­mi­te con­ser­var sus fun­cio­nes has­ta el fi­nal de es­te año mien­tras el país se pre­pa­ra pa­ra las elec­cio­nes.

En di­ciem­bre, un in­flu­yen­te gru­po de obis­pos ca­tó­li­cos, la Con­fe­ren­cia del Epis­co­pa­do Na­cio­nal del Congo, ne­go­ció un acuer­do pa­ra es­ta­ble­cer un go­bierno tran­si­cio­nal que con­vo­ca­ra elec­cio­nes al fi­nal de es­te año. Des­de en­ton­ces, Ka­bi­la re­es­truc­tu­ró su ga­bi­ne­te y eli­gió a una im­por­tan­te fi­gu­ra de la opo­si­ción, Bruno Ts­hi­ba­la, co­mo pri­mer mi­nis­tro.

Sin em­bar­go, el ca­len­da­rio de los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra la elec­ción no se cum­plió. En una en­tre­vis­ta re­cien­te con un pe­rió­di­co ale­mán, Ka­bi­la de­cla­ró que en el pac­to de di­ciem­bre “no ha­bía pro­me­ti­do na­da”. La co­mi­sión elec­to­ral in­ten­si­fi­có la sen­sa­ción de in­cer­ti­dum­bre al afir­mar que pro­ba­ble­men­te se­ría im­po­si­ble ce­le­brar a tiem­po los co­mi­cios, de­bi­do a la fal­ta de fon­dos y a dis­tur­bios.

Los di­plo­má­ti­cos que par­ti­ci­pa­ron en las ne­go­cia­cio­nes opi­nan que el tiem­po se aca­ba y las opor­tu­ni­da­des pa­ra ne­go­ciar la sa­li­da pa­cí­fi­ca de Ka­bi­la dis­mi­nu­yen día a día.

El Congo es ex­tra­or­di­na­ria­men­te ri­co en re­cur­sos na­tu­ra­les. Es el pro­duc­tor de co­bre más im­por­tan­te de Áfri­ca y una fuen­te vi­tal del co­bal­to usa­do en las ba­te­rías re­car­ga­bles y te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes. Tie­ne gran­des can­ti­da­des de dia­man­tes, oro, pe­tró­leo, ma­de­ra y ura­nio. A pe­sar de to­do eso, la eco­no­mía se des­plo­ma.

La lis­ta de des­gra­cias que en­fren­ta el Congo, un país que nun­ca ex­pe­ri­men­tó una tran­si­ción pa­cí­fi­ca de po­der, va más allá de lo eco­nó­mi­co.

Una gue­rra ci­vil en­tre tropas gu­ber­na­men­ta­les y los opo­si­to­res de Ka­bi­la se pro­pa­ga en el cen­tro del país, don­de fue­ron des­cu­bier­tas unas 80 fo­sas co­mu­nes des­de el año pa­sa­do y más de un mi­llón de per­so­nas fue­ron des­pla­za­das.

Dos ex­per­tos de las Na­cio­nes Uni­das que fue­ron en­via­dos pa­ra in­ves­ti­gar fue­ron ase­si­na­dos en mar­zo.

Ac­tual­men­te, la violencia se ex­ten­dió a la ca­pi­tal Kins­ha­sa. Re­cien­te­men­te, un gru­po de hom­bres ata­có Le Grand Mar­ché, un po­pu­lar mer­ca­do, don­de ma­ta­ron a tres agen­tes de po­li­cía. Tam­bién en­con­tra­ron de­go­lla­do al ad­mi­nis­tra­dor del mer­ca­do, que era par­ti­da­rio de Ka­bi­la.

La aver­sión ha­cia Ka­bi­la es tan­ta que al­gu­nos de sus com­pa­trio­tas re­cuer­dan con ca­ri­ño a Mo­bu­tu Se­se Se­ko, un an­ti­guo di­ri­gen­te del país co­no­ci­do por re­pri­mir des­pia­da­da­men­te a sus opo­nen­tes y su in­sa­cia­ble ape­ti­to por los lu­jos, los cua­les pa­ga­ba con una co­rrup­ción a gran es­ca­la. A di­fe­ren­cia de Ka­bi­la, Mo­bu­tu apa­re­cía en pú­bli­co y da­ba con­mo­ve­do­res dis­cur­sos.

La si­tua­ción em­peo­ró tan­to que se es­cu­chan ru­mo­res de un gol­pe de Es­ta­do en los círcu­los di­plo­má­ti­cos e in­clu­so en el pro­pio par­ti­do de Ka­bi­la, la Alian­za pa­ra la Ma­yo­ría Pre­si­den­cial.

Ka­bi­la dis­fru­ta de la pro­tec­ción de su for­mi­da­ble guar­dia pre­si­den­cial, un ejér­ci­to per­so­nal com­pues­to por 40.000 miem­bros que eje­cu­tan bru­ta­les me­di­das de re­pre­sión ba­jo sus ór­de­nes.

Ade­más, el pre­si­den­te di­vi­dió há­bil­men­te a la opo­si­ción, de­bi­li­ta­da por la muer­te es­te año de Étien­ne Ts­hi­se­ke­di, lí­der du­ran­te 40 años de la re­sis­ten­cia en con­tra de tres pre­si­den­tes: Ka­bi­la, su pa­dre y Mo­bu­tu, quien or­ques­tó un gol­pe de Es­ta­do cin­co años des­pués de lo­gra­da la in­de­pen­den­cia de Bél­gi­ca en 1960 y fue de­pues­to por Ka­bi­la pa­dre en 1997.

Me­ses an­tes de la muer­te de Ts­hi­se­ke­di, Ka­bi­la pro­pu­so un pues­to mi­nis­te­rial a su mé­di­co per­so­nal.

Los crí­ti­cos opi­nan que fue una ar­ti­ma­ña pa­ra vi­gi­lar la sa­lud de Ts­hi­se­ke­di y ex­plo­rar for­mas de ex­ten­der su ré­gi­men.

Los mis­mos obis­pos ca­tó­li­cos que in­ten­ta­ron ne­go­ciar el pac­to hi­cie­ron un lla­ma­do sin pre­ce­den­tes a que el pue­blo “se le­van­te” con­tra el go­bierno.

Cuan­do asu­mió en 2001, Ka­bi­la era con­si­de­ra­do una es­pe­ran­za pa­ra el país: atra­jo in­ver­sio­nes y fir­mó un tra­ta­do de paz con dis­tin­tos paí­ses ve­ci­nos lue­go de una gue­rra de­vas­ta­do­ra.

Sin em­bar­go, quié­nes lo co­no­cen bien, afir­man que Ka­bi­la ama­só tan­ta for­tu­na que no quie­re ir­se, pe­se a las con­se­cuen­cias so­cia­les que su de­ci­sión pu­die­ra ge­ne­rar.

El pre­si­den­te Jo­seph Ka­bi­la es­tá dis­pues­to a con­ti­nuar en su car­go y des­co­no­ce el lla­ma­do a elec­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.