Bo­li­via, Ve­ne­zue­la y los go­bier­nos so­cia­lis­tas

A di­fe­ren­cia del país ca­ri­be­ño, Bo­li­via lo­gró re­dis­tri­buir los in­gre­sos pe­tro­le­ros

El Observador Fin de Semana - Mundo - - ANÁLISIS -

Ve­ne­zue­la de­mues­tra que el so­cia­lis­mo siem­pre fra­ca­sa”, es qui­zás una de las reac­cio­nes más co­mu­nes y me­nos in­tere­san­tes al co­lap­so de ese país en el caos eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co.

Sin du­da, el iz­quier­dis­mo ra­di­cal acom­pa­ña­do de una in­ter­ven­ción ma­si­va del es­ta­do en la eco­no­mía tie­ne un his­to­rial te­rri­ble en Amé­ri­ca La­ti­na, y de he­cho en otras par­tes.

Sin em­bar­go, si es­to cons­ti­tu­ye la to­ta­li­dad del “so­cia­lis­mo” – da­da la pre­va­len­cia de los exi­to­sos par­ti­dos so­cia­lis­tas de cen­troiz­quier­da en Eu­ro­pa oc­ci­den­tal– es al­ta­men­te ten­den­cio­so.

Más in­tere­san­te es si los go­bier­nos re­dis­tri­bu­ti­vos pro­gre­sis­tas pue­den te­ner éxi­to en paí­ses po­bres mar­ca­dos por una pro­fun­da de­sigual­dad.

Es­to se apli­ca par­ti­cu­lar­men­te a los paí­ses ri­cos en mi­ne­ra­les y por lo tan­to vul­ne­ra­bles a la “mal­di­ción de los re­cur­sos” que des­es­ta­bi­lil­za sus eco­no­mías y en­ve­ne­na su po­lí­ti­ca.

Ve­ne­zue­la mues­tra lo que su­ce­de cuan­do to­do sa­le mal.

Po­seer las ma­yo­res pro­ba­das re­ser­vas de pe­tró­leo del mun­do du­ran­te la dé­ca­da de los al­tos pre­cios glo­ba­les de los hi­dro­car­bu­ros des­pués de 2005 les dio al di­fun­to ex­pre­si­den­te Hu­go Chá­vez y a su su­ce­sor Ni­co­lás Ma­du­ro mu­cha cuer­da pa­ra es­tran­gu­lar a su país.

Es cier­to que el gas­to so­cial au­men­tó, pe­ro el di­ne­ro fue des­pil­fa­rra­do con enor­me in­efi­cien­cia y los pre­cios del pe­tró­leo no pu­die­ron desafiar la gra­ve­dad pa­ra siem­pre.

Mien­tras tan­to, se na­cio­na­li­za­ron cien­tos de com­pa­ñías y a me­nu­do fue­ron que­bra­das por los alia­dos del ré­gi­men.

Se uti­li­za­ron ti­pos de cam­bio múl­ti­ples pa­ra dis­tri­buir di­vi­sas a be­ne­fi­cia­rios fa­vo­re­ci­dos, flo­re­ció un mer­ca­do ne­gro de di­vi­sas y se de­rrum­bó el fun­cio­na­mien­to bá­si­co de la eco­no­mía.

Mien­tras tan­to, Bo­li­via, otro país sud­ame­ri­cano mu­cho más po­bre, ha de­mos­tra­do que es per­fec­ta­men­te po­si­ble uti­li­zar los in­gre­sos del pe­tró­leo y del gas pa­ra lo­grar una re­dis­tri­bu­ción a gran es­ca­la.

A pe­sar de su re­tó­ri­ca re­vo­lu­cio­na­ria, en los 11 años que Evo Mo­rra­les lle­va co­mo pre­si­den­te de Bo­lil­via, con­si­guió re­du­cir la po­bre­za en el país en un ter­cio y ade­más man­tu­vo la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca.

Mo­ra­les es uno de los po­cos pre­si­den­tes del mun­do que cri­ti­ca fer­vien­te­men­te las de­sigual­da­des del ca­pi­ta­lis­mo glo­bal, mien­tras re­ci­be aplau­sos re­gu­lar­men­te del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal.

Al igual que Chá­vez, au­men­tó el gas­to so­cial, aun­que siem­pre con efi­cien­cia.

A di­fe­ren­cia de Ve­ne­zue­la, man­tu­vo re­ser­vas fis­ca­les, amor­ti­guan­do el gas­to pú­bli­co de las caí­das en el pre­cio del pe­tró­leo y del gas.

Aun­que el res­to de la eco­no­mía si­gue sub­de­sa­rro­lla­da, el go­bierno de Mo­ra­les se ha mos­tra­do rea­cio a na­cio­na­li­zar las em­per­sas pri­va­das, in­clui­das las de in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros; y la mo­ne­da se vin­cu­ló al dó­lar a una ta­sa ra­zo­na­ble­men­te com­pe­ti­ti­ti­va con la li­bre cir­cu­la­ción de ca­pi­ta­les.

El pun­to no es que Mo­ra­les sea un ma­go tec­no­crá­ti­co que in­ven­tó una for­ma inau­di­ta de ges­tión de los re­cur­sos na­tu­ra- les, sino que lo­gró evi­tar que un país ri­co en mi­ne­ra­les se con­vir­tie­ra en una ba­ta­lla cam­pal por el bo­tín.

Du­ran­te más de me­dio si­glo, Bot­sua­na si­guió una es­tra­te­gia si­mi­lar en Afri­ca sub­saha­ria­na usan­do su ri­que­za en dia­mant­tes.

No es­tá cla­ro si es­to pue­de du­rar en Bol­via. Hay ra­zo­nes se­rias pa­ra preo­cu­par­se por la si­tua­ción po­lí­ti­ca, in­clu­yen­do los pla­nes de Mo­ra­les de ig­no­rar un re­fe­rén­dum que le im­pi­de bus­car un cuar­to mandato, y ade­más al­gu­nos ca­sos de co­rrup­ción de gran re­per­cu­sión me­diá­ti­ca.

Pe­ro, des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, no hay nin­gu­na ra­zón pa­ra que el mo­de­lo re­dis­tri­bu­ti­vo de Bo­li­via, se lla­me o no so­cia­lis­mo, ten­ga que co­lap­sar.

Es cier­to que si los ba­jos pre­cios del pe­tró­leo per­sis­ten, ha­brá que re­cor­tar el gas­to gu­ber­na­men­tal y Bo­li­via ne­ce­si­ta­rá en­con­trar otras fuen­tes de cre­ci­mien­to pa­ra con­ti­nuar el pro­ce­so de re­duc­ción de la po­bre­za. Pe­ro las re­ser­vas ge­ne­ra­das im­pli­can que es­to se pue­de ha­cer gra­dual­men­te.

Ve­ne­zue­la es un ejem­plo de lo que su­ce­de cuan­do un co­rrup­to ré­gi­men so­cia­lis­ta se apo­de­ra de los in­gre­sos del pe­tró­leo y lue­go des­tru­ye la eco­no­mía.

Pe­ro eso no quie­re de­cir que la re­dis­tri­bu­ción del in­gre­so a gran es­ca­la en un es­ta­do con re­cur­sos na­tu­ra­les de­be ne­ce­sa­ria­men­te ter­mi­nar en un desas­tre.

J.ABREGO - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.