Un ter­mó­me­tro

Las in­ter­nas le­gis­la­ti­vas re­fle­jan la pul­sea­da po­lí­ti­ca en­tre el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri y su an­te­ce­so­ra Cris­ti­na Kirch­ner, que tie­ne ven­ta­ja en su sec­tor.

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FER­NAN­DO GU­TIÉ­RREZ Es­pe­cial des­de Bue­nos Ai­res

Fue una cam­pa­ña elec­to­ral ex­tra­ña la de las in­ter­nas pa­ra las le­gis­la­ti­vas ar­gen­ti­nas. Pri­me­ro, por el no­ta­ble de­sin­te­rés de la po­bla­ción, fa­ti­ga­da por el in­ten­so cro­no­gra­ma elec­to­ral –hu­bo pro­vin­cias en las cua­les ha­ce ape­nas dos años hu­bo que con­cu­rrir seis ve­ces a vo­tar en seis me­ses–, pe­ro tam­bién con cier­to har­taz­go por el ni­vel del de­ba­te.

Si al­go que­dó de­mos­tra­do es que la célebre “grie­ta” que abrió el kirch­ne­ris­mo es al­go per­te­ne­cien­te al mun­do de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y de las re­des so­cia­les de in­ter­net pe­ro que ge- ne­ra po­co apa­sio­na­mien­to fue­ra de esos ám­bi­tos. La prue­ba es el inusual­men­te al­to nú­me­ro de in­de­ci­sos que re­fle­jan las en­cues­tas.

La ver­dad es que en vas­tos sec­to­res has­ta hay con­fu­sión so­bre qué es lo que se vo­ta, da­do que se tra­ta de elec­cio­nes in­ter­nas que en la prác­ti­ca no se­rán ta­les, por­que ca­si nin­gún par­ti­do es­ca­pó a la ló­gi­ca de la lis­ta úni­ca. Sin em­bar­go, la con­cu­rren­cia a las ur­nas es obli­ga­to­ria.

Los en­cues­ta­do­res se en­cuen­tran con ni­ve­les de in­de­ci­sos de has­ta 30% del pa­drón, y na­die se ani­ma a pro­nos­ti­car cuán­ta gen­te vo­ta­rá. En 2015, cuan­do lo que es­ta­ba en jue­go era la Pre­si­den­cia, la vo­ta­ción en las pri­ma­rias fue de 72%. Y la sos­pe­cha es que en es­ta oca­sión po­dría ser me­nor.

La elec­ción “de ver­dad” se­rá en oc­tu­bre, cuan­do de­ban re­no­var­se 130 ban­cas de la cá­ma­ra de

“Es­te rum­bo eco­nó­mi­co es­tá equi­vo­ca­do y desa­cer­ta­do; ne­ce­si­ta un lí­mi­te, un freno” Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner

EX­PRE­SI­DEN­TA DE AR­GEN­TI­NA

Dipu­tados –la mitad del to­tal– y 24 ban­cas del Se­na­do –re­nue­van ocho de las 24 pro­vin­cias–.

El te­mor de los en­cues­ta­do­res a que la con­fu­sión de los vo­tan­tes les jue­gue una ma­la pa­sa­da lle­gó al ex­tre­mo de que al­gu­nos de los más co­no­ci­dos se ne­ga­ron a pu­bli­car pro­yec­cio­nes. Te­men que el re­sul­ta­do fi­nal di­fie­ra de­ma­sia­do de los son­deos pre­vios, co­mo ocu­rrió en tan­tos paí­ses don­de in­ter­pre­tar la opinión pú­bli­ca se tor­nó al­go mu­cho más com­pli­ca­do de lo que era en el pa­sa­do.

En­tre los que sí se ani­man a ha­cer pro­yec­cio­nes, la cons­tan­te es que en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, la ex­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner li­de­ra la in­ten­ción de vo­to, con por­cen­ta­jes que os­ci­lan en torno al 32%.

Pe­ro sur­gen gran­des di­fe­ren­cias res­pec­to de có­mo se ubi­ca­ría el can­di­da­to ofi­cia­lis­ta, el ex­mi- nis­tro de Edu­ca­ción Es­te­ban Bull­rich. El pun­to cla­ve es que se tra­ta de un can­di­da­to po­co co­no­ci­do y que, de he­cho, to­da la cam­pa­ña re­ca­yó so­bre los hom­bros de Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, la po­pu­lar go­ber­na­do­ra de la pro­vin­cia.

En­ton­ces, cuan­do la pregunta de los en­cues­ta­do­res se cen­tra en nom­bres de can­di­da­tos, Bull­rich mi­de muy ba­jo, unos 10 pun­tos me­nos que Cris­ti­na. En cam­bio, cuan­do se pregunta pre­fe­ren­cia por “mar­cas” par­ti­da­rias, la coa­li­ción ofi­cia­lis­ta Cam­bie­mos lle­ga a la zo­na de em­pa­te téc­ni­co con Uni­dad Ciu­da­da­na, el fren­te lan­za­do por la ex­pre­si­den­ta pa­ra com­pe­tir en es­ta elec­ción.

Se­me­jan­te di­fe­ren­cia es lo que ge­ne­ró du­das en los ana­lis­tas y en­cues­ta­do­res: ¿ pre­va­le­ce­rá la ima­gen par­ti­da­ria im­pul­sa­da por la pre­sen­cia de la go­ber­na­do­ra Vidal en la cam­pa­ña? ¿O el ma­cris-

“Nos cos­tó en­con­trar el pun­to de par­ti­da por­que ha­bían de­ja­do un Es­ta­do des­tro­za­do” Mau­ri­cio Ma­cri

PRE­SI­DEN­TE DE AR­GEN­TI­NA

mo se per­ju­di­ca­rá por el ba­jo per­fil de su can­di­da­to Bull­rich, fren­te a la po­pu­la­ri­dad de Cris­ti­na?

Co­mo es de es­pe­rar, en ca­da bún­ker de cam­pa­ña sos­tie­nen la te­sis que les re­sul­ta más fa­vo­ra­ble. En el kirch­ne­ris­mo se en­tu­sias­man con una di­fe­ren­cia hol­ga­da a fa­vor de Cris­ti­na, que no so­lo les ase­gu­re un buen re­sul­ta­do pa­ra las le­gis­la­ti­vas de oc­tu­bre sino que los pon­ga en ca­rre­ra pa­ra las pre­si­den­cia­les de 2019.

En el ma­cris­mo se afe­rran a los es­tu­dios que afir­man que, si bien Cris­ti­na tie­ne un sor­pren­den­te gra­do de ad­he­sión, su te­cho es­tá muy cer­ca de su pi­so. Es de­cir, no cuen­ta con mu­chas chan­ces de cre­cer por fue­ra de su nú­cleo du­ro.

Más aun, en el go­bierno creen que un buen re­sul­ta­do de Cris­ti­na en es­tas pri­ma­rias los pue­de be­ne­fi­ciar in­di­rec­ta­men­te, por­que el te­mor que la ex­pre­si­den­ta ge­ne­ra en bue­na por­ción de la cla­se me­dia ha­rá que se po­la­ri­cen los vo­tos en la vo­ta­ción de­fi­ni­ti­va de oc­tu­bre y que par­te del apo­yo ha­cia el pe­ro­nis­mo mi­gre ha­cia Cam­bie­mos.

Ade­más de la in­di­fe­ren­cia de la po­bla­ción y las di­fi­cul­ta­des pa­ra pro­nos­ti­car, el otro ele­men­to ra­ro de es­ta cam­pa­ña fue el tono de la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca.

Cris­ti­na Kirch­ner fue la que tu­vo el ma­yor cam­bio, por­que adop­tó un iné­di­to segundo plano.

No se la ve en los spots pu­bli­ci­ta­rios ni da en­tre­vis­tas. Sus de­trac­to­res afir­man que la ex­pre­si­den­ta no pue­de ex­po­ner­se a nin­gu­na si­tua­ción en la que se le re­cri­mi­nen sus me­di­das de go­bierno más con­tro­ver­ti­das. Por ca­so, su “ce­po” al dólar, la ma­ni­pu­la­ción es­ta­dís­ti­ca o el apo­yo al cha­vis­mo ve­ne­zo­lano.

La es­tra­te­gia kirch­ne­ris­ta apun­tó a cen­trar­se en los cos­tos so­cia­les del plan eco­nó­mi­co ma­cris­ta. Los au­men­tos en las ta­ri­fas de los ser­vi­cios pú­bli­cos, el pi­co in­fla­cio­na­rio de­ri­va­do de la de­va­lua­ción, el des­em­pleo en las in­dus­trias más ex­pues­tas a la com­pe­ten­cia ex­ter­na han si­do sus cam­pos fér­ti­les pa­ra crear un dis­cur­so opo­si­tor. Las pro­pues­tas de esa cam­pa­ña, aun­que son am­bi­guas, de­jan en­tre­ver que se im­pul­sa­ría des­de el Con­gre­so la re­ver­sión de los “ta­ri­fa­zos” y que se pon­dría en re­vi­sión la po­lí­ti­ca de en­deu­da­mien­to ex­terno.

Lo cu­rio­so es que se su­po­nía que el ma­cris­mo, cons­cien­te de esa si­tua­ción, iba a evi­tar ha­blar de economía y se cen­tra­ría en las acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción con­tra el kirch­ne­ris­mo. Sin em­bar­go, en las úl­ti­mas se­ma­nas em­pe­za­ron a lle­gar las an­sia­das ci­fras po­si­ti­vas que dan cuen­ta de que la re­ce­sión que­dó atrás. Pri­me­ro, se su­po que la cons­truc­ción cre­ce a un rit­mo de 17%, un da­to in­flui­do

por el im­pul­so a la obra pú­bli­ca. Y tam­bién la in­dus­tria pri­va­da subió 6% in­ter­anual. Y en las com­pras de bie­nes du­ra­bles, se des­ta­có la suba de 22 % pa­ra los au­tos y de 47% pa­ra las mo­tos –jus­ta­men­te, uno de los da­tos de los que se enor­gu­lle­cía Cris­ti­na–. En tan­to que el sec­tor in­mo­bi­lia­rio de Bue­nos Ai­res re­gis­tra un au­men­to de 41% en las es­cri­tu­ras.

Pe­ro el da­to más fes­te­ja­do por el go­bierno es el de la re­cau­da­ción im­po­si­ti­va. En ju­lio cre­ció 31%, lo que im­pli­ca unos 10 pun­tos por en­ci­ma de la inflación de los úl­ti­mos 12 me­ses. Y el IVA, el im­pues­to más di­rec­ta­men­te vin­cu­la­do al con­su­mo, cre­ce to­da­vía más fuer­te, a 34%.

Los eco­no­mis­tas to­da­vía no se ani­man a ser op­ti­mis­tas por­que tie­nen cla­ro que es­tos in­di­ca­do­res se com­pa­ran con­tra una ba­se muy ba­ja. Nú­me­ros de un año atrás, cuan­do el país es­ta­ba en un po­zo re­ce­si­vo. De ma­ne­ra que el de­ba­te aho­ra es si se tra­ta ape­nas de una re­cu­pe­ra­ción sos­te­ni­ble o si es ape­nas un efec­to es­ta­dís­ti­co.

Pe­ro ese es un de­ba­te aca­dé­mi­co. Pa­ra el ma­cris­mo, los nú­me­ros po­si­ti­vos fue­ron una ben­di­ción en el peor mo­men­to de su cam­pa­ña elec­to­ral. Le per­mi­tió ha­blar de una re­cu­pe­ra­ción en mar­cha, al tiem­po que se mues­tran imá­ge­nes de nue­vas rutas o de las lí­neas de me­tro­bús re­cién ter­mi­na­das en el co­nur­bano bo­nae­ren­se.

“Las obras de rutas que es­ta­mos ha­cien­do en el país equi­va­len so­lo al 15% de to­do lo que se ro­ba­ron”, afir­ma el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri, de­ci­di­do a ex­plo­tar la es­tra­te­gia de mos­trar el con­tras­te en­tre la re­cu­pe­ra­ción ac­tual y la “cha­vi­za­ción” a la que es­ta­ba con­du­cien­do el kirch­ne­ris­mo.

La du­da es has­ta dón­de ese men­sa­je se­rá efec­ti­vo en un país que man­tie­ne ni­ve­les de po­bre­za en torno al 30%.

Las ur­gen­cias y los enojos de la vi­da co­ti­dia­na se­rán, en de­fi­ni­ti­va, los que mar­ca­rán has­ta dón­de si­gue la pa­cien­cia con el ma­cris­mo o si el dis­cur­so pe­ro­nis­ta vuelve a en­con­trar su es­pa­cio.

EFE

D. FER­NÁN­DEZ - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.