Go­bierno de Ma­du­ro bus­ca afian­zar­se pe­se a las pre­sio­nes

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FA­BIA­NA CULSHAW Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

Des­con­ten­to po­pu­lar, ele­va­da inflación, es­ca­sez de co­mi­da y me­di­ca­men­tos y una cre­cien­te e in­con­tro­la­ble ten­sión so­cial, eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca, que se sal­dó la se­ma­na pa­sa­da con la ins­ta­la­ción de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, im­pul­sa­da por el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro.

Al re­cha­zo de la opo­si­ción, se su­mó una ma­yo­ri­ta­ria con­de­na in­ter­na­cio­nal, que in­clu­yó a Es­ta­dos Uni­dos, la Unión Eu­ro­pea, el Mer­co­sur y el mar­tes pa­sa­do a do­ce paí­ses de las Amé­ri­cas, que con­de­na­ron la rup­tu­ra del or­den de­mo­crá­ti­co en Ve­ne­zue­la, de­nun­cia­ron las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos y se­ña­la­ron que los ac­tos ema­na­dos de di­cho or­ga­nis­mo son “ile­gí­ti­mos”.

Uru­guay, que el sá­ba­do pa­sa­do ha­bía apo­ya­do una de­ci­sión del Mer­co­sur por la cual se apli­có a Ve­ne­zue­la la de­no­mi­na­da cláu­su­la de­mo­crá­ti­ca, se abs­tu­vo de fir­mar la de­cla­ra­ción de Li­ma, al igual que Bo­li­via, Cu­ba, Ni­ca­ra­gua, Ecua­dor y El Salvador.

En me­dio de ese ver­da­de­ro caos in­ter­na­cio­nal, a los ca­si 130 días de ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­lle­je­ras en Ve­ne­zue­la por dis­con­for­mi­dad con el go­bierno de Ma­du­ro, el do­min­go pa­sa­do ocu­rrió un su­pues­to al­za­mien­to mi­li­tar en el fuer­te Pa­ra­ma­cay, en el es­ta­do Ca­ra­bo­bo, con un sal­do de tres muer­tos, 15 he­ri­dos y 18 de­te­ni­dos.

En la ac­ción fue­ron uti­li­za­dos 93 fu­si­les AK 103 y 4 lan­za­gra­na­das, un panorama na­da alen­ta­dor en un país don­de mu­rió en pro­me­dio ca­si una per­so­na por día en cua­tro me­ses de vio­len­cia po­lí­ti­ca.

Po­co an­tes se ha­bía ins­ta­la­do la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te a pe­sar del re­cha­zo in­ter­na­cio­nal, en­ca­be­za­da por la ex­can­ci­ller Delcy Ro­drí­guez, quien lle­gó a ser muy co­no­ci­da en Amé­ri­ca del Sur por sus frus­tra­dos es­fuer­zos pa­ra que Ve­ne­zue­la no fue­se ex­clui­da del Mer­co­sur.

Ade­más, la fis­cal Lui­sa Or­te­ga Díaz fue des­ti­tui­da ape­nas co­men­zó a fun­cio­nar la Cons­ti­tu­yen­te; el car­go fue ocu­pa­do por Ta­rek Wi­lliam Saab, un ex­dipu­tado y ex­go­ber­na­dor cha­vis­ta, hijo de in­mi­gran­tes li­ba­ne­ses, co­no­ci­do co­mo “el poe­ta”.

Lo cier­to es que el go­bierno ve­ne­zo­lano avan­za con su “pro­yec­to re­vo­lu­cio­na­rio” que, a es­ta al­tu­ra, no tie­ne na­da de poé­ti­co ni mu­cho me­nos, an­te una po­bla­ción ex­pues­ta a la de­lin­cuen­cia desata­da y su­mi­da en la es­ca­sez de co­mi­da y me­di­ca­men­tos.

“Es­ta es la peor cri­sis eco­nó­mi­ca de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea de Ve­ne­zue­la”, di­jo a El Ob­ser­va

dor el eco­no­mis­ta As­drú­bal Oli­ve­ros, di­rec­tor de Ecoa­na­lí­ti­ca.

Mien­tras tan­to, la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te for­mó una “co­mi­sión de la ver­dad” pa­ra in­ves­ti­gar las muer­tes du­ran­te las ma­ni­fes­ta­cio­nes y cla­ma por “jus­ti­cia”, en

tan­to la opo­si­ción afir­ma que se­rá un ór­gano des­ti­na­do a la “ca­ce­ría de bru­jas”.

A su vez, el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia pi­dió la cap­tu­ra del al­cal­de de Cha­cao, Ra­món Mu­cha­cho, quien se su­ma a una lis­ta de al­cal­des des­ti­tui­dos, que es­tán en pri­sión o cum­plen con­de­na en sus do­mi­ci­lios.

En ese mar­co, la opo­si­to­ra Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD) es­tá di­vi­di­da. “La opo­si­ción bus­ca for­ta­le­cer­se en es­te mo­men­to his­tó­ri­co”, de­cla­ró el ana­lis­ta político Nic­mer Evans.

Pe­ro en es­te mo­men­to, eso pa­re­ce es­tar le­jos de la reali­dad.

De he­cho, pa­ra las elec­cio­nes re­gio­na­les pre­vis­tas en di­ciem­bre, par­te de la opo­si­ción no desea par­ti­ci­par, pues te­ma un po­si­ble frau­de elec­to­ral del ofi­cia­lis­mo; pe­ro otro sec­tor de la opo­si­ción es partidario de par­ti­ci­par pa­ra no per­der más es­pa­cio político.

El hom­bre fuer­te

Con la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te, Dios­da­do Ca­be­llo, asu­mió más po­der en el cha­vis­mo.

En su mo­men­to, mu­chos se asom­bra­ron de que el di­fun­to ex­pre­si­den­te Hu­go Chá­vez eli­gie­ra a Ni­co­lás Ma­du­ro co­mo el con­ti­nua­dor de su le­ga­do político, por en­ci­ma de Ca­be­llo.

Chá­vez pre­fi­rió a un ci­vil res­pec­to a un mi­li­tar pa­ra go­ber­nar un país com­ple­jo, con sec­to­res po­pu­la­res que cons­ti­tu­yen ca­si el 80% del to­tal de la po­bla­ción y que, even­tual­men­te, po­drían su­ble­var­se. Ca­be­llo fue quien pro­pu­so los can­di­da­tos pa­ra los car­gos claves de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te y pue­de mo­ver los hi­los de ese po­der co­mo quie­ra.

Es­te mi­li­tar re­ti­ra­do fue go­ber­na­dor de Mi­ran­da, mi­nis­tro del In­te­rior y Jus­ti­cia, pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal, vi­ce­pre­si­den­te y pre­si­den­te in­te­ri­no de Ve­ne­zue­la por un día, el 13 de abril de 2002, cuan­do Chá­vez fue de­rro­ca­do, pa­ra lue­go ser res­ca­ta­do por el Ejér­ci­to a sus ór­de­nes.

Lo cier­to es que su ges­tión siem­pre fue vis­ta por la opo­si­ción co­mo una mi­li­ta­ri­za­ción del go­bierno, que aho­ra, a par­tir de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, pro­ba­ble­men­te to­me más cuer­po.

Los diá­lo­gos en­tre el go­bierno y la opo­si­ción fue­ron a lo lar­go de las ad­mi­nis­tra­cio­nes cha­vis­tas una fi­gu­ra re­pe­ti­da, sin que hu­bie­ra re­sul­ta­dos tan­gi­bles.

En 2014, el go­bierno cam­bió su es­tra­te­gia y op­tó no por re­unir­se con la opo­si­ción po­lí­ti­ca, sino con el em­pre­sa­ria­do pri­va­do con una agen­da de 56 pro­pues­tas en lo que de­no­mi­nó co­mo “me­sas eco­nó­mi­cas de diá­lo­go”, en un des­plie­gue inusi­ta­do que per­mi­tió al go­bierno ga­nar tiem­po.

En lo que sí hu­bo acuer­do ese año fue en la ne­ce­si­dad de res­tau­rar la con­fian­za en­tre los di­fe­ren­tes actores de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, so­cial y po­lí­ti­ca del país.

Le­jos de lo­grar­se, la ba­se de des­con­fian­za se pro­fun­di­zó has­ta la fe­cha, lo que ale­ja la po­si­bi­li­dad de acuer­dos po­lí­ti­cos en­tre las par­tes, so­bre to­do por te­mor a las au­di­to­rías fi­nan­cie­ras en las ins­ti­tu­cio­nes y a per­so­ne­ros ofi­cia­lis­tas, que de­ri­ven de un po­si­ble cam­bio de go­bierno.

“Es­ta­mos em­pe­zan­do a tran­si­tar una nue­va cues­ta, una nue­va cues­ta en paz”

Ni­co­lás Ma­du­ro

PRE­SI­DEN­TE DE VE­NE­ZUE­LA

R.SCHEMIDT - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.