Ac­ti­tud pe­li­gro­sa

El Observador Fin de Semana - Mundo - - MUNDO | CORRUPCIÓN EN BRASIL - GA­BRIEL PAS­TOR twit­ter.com/ga­briel­pas­tor65

En es­tas ho­ras los fo­cos tam­bién de­be­rían apun­tar ha­cia Bra­sil, don­de las reac­cio­nes po­lí­ti­cas al ca­so ju­di­cial de co­rrup­ción con­tra Lu­la pue­den ha­cer da­ño pro­fun­do a la de­mo­cra­cia bra­si­le­ña

En es­tas ho­ras to­dos los fo­cos se di­ri­gen a una Ve­ne­zue­la de muer­te y dolor, pe­ro no por un desas­tre pro­vo­ca­do por la na­tu­ra­le­za, sino por la ac­ción de un go­bierno to­ta­li­ta­rio que ti­ñe de san­gre al país. No es na­da nue­vo. La no­ve­dad en to­do ca­so es que es­ta­mos an­te una cri­sis desata­da por un po­pu­lis­mo de iz­quier­da. De­jan­do a un la­do el signo político, ya sa­be­mos el fi­nal trá­gi­co de es­ta his­to­ria re­pe­ti­da mil ve­ces en la re­gión.

En es­tas ho­ras, los fo­cos tam­bién de­be­rían apun­tar ha­cia Bra­sil, don­de las reac­cio­nes po­lí­ti­cas al ca­so ju­di­cial de co­rrup­ción con­tra el ex­pre­si­den­te Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va pue­den ha­cer un da­ño pro­fun­do a la de­mo­cra­cia bra­si­le­ña, con efec­tos tam­bién en la re­gión por la in­fluen­cia de la sép­ti­ma economía del mun­do, y la pri­me­ra de Amé­ri­ca La­ti­na, y el sig­ni­fi­ca­do político del lí­der del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT).

La con­quis­ta del po­der de Lu­la no fue un su­ce­so elec­to­ral ba­la­dí que da­ba cuen­ta del tras­pa­so de man­do de un par­ti­do de de­re­cha a otro de iz­quier­da. La lle­ga­da al Pa­la­cio de Pla­nal­to de es­te obre­ro me­ta­lúr­gi­co y lí­der sin­di­cal fue un he­cho político de gran en­ver­ga­du­ra: la de­mo­cra­cia bra­si­le­ña cum­plía la ma­yo­ría de edad con el iné­di­to res­pal­do en las ur­nas a un tra­ba­ja­dor, un hijo po­bre de Don Na­die, con ape­nas cua­tro años de es­cue­la, que lle­gó al si­llón pre­si­den­cial ha­bien­do co­no­ci­do las pe­nu­rias de un ho­gar del nor­des­te del país. Y por si fue­ra po­co, en sus ocho años de go­bierno fue la ca­ra vi­si­ble de una profunda trans­for­ma­ción so­cial y de una economía de un león ru­gien­do. El mun­do se ren­día a los pies de es­te ca­ris­má­ti­co hom­bre de voz ras­po­sa.

Lu­la se ga­nó un lu­gar en la his­to­ria po­lí­ti­ca bra­si­le­ña, pe­ro la sen­ten­cia del juez an­ti­co­rrup­ción Ser­gio Mo­ro,

en el mar­co de una me­ga­in­ves­ti­ga­ción que ha pues­to tras las re­jas a po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios, que pi­de nue­ve años y me­dio de cár­cel por los de­li­tos de co­rrup­ción pa­si­va y la­va­do de di­ne­ro, so­lo por uno de seis pro­ce­sos ju­di­cia­les, eclip­sa los mé­ri­tos del pri­mer pre­si­den­te de iz­quier­da de Bra­sil.

Es mu­cho lo que es­tá en jue­go –de con­fir­mar­se el fa­llo en se­gun­da ins­tan­cia, no po­drá pre­sen­tar­se nue­va­men­te co­mo can­di­da­to– y Lu­la es cons­cien­te de ello: “Cuan­do fui elec­to en 2003, te­nía un com­pro­mi­so de fe (...) Me de­cía to­do el san­to día que no po­día equi­vo­car­me, por­que si me equi­vo­ca­ra, nun­ca más la cla­se tra­ba­ja­do­ra ele­gi­ría a al­guien ve­ni­do de aba­jo. La Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca no fue he­cha pa­ra un me­ta­lúr­gi­co, pa­ra al­guien sin di­plo­ma uni­ver­si­ta­rio (...)”, le di­jo el 11 de ma­yo al juez Mo­ro.

Lu­la se equi­vo­có al pres­tar­se a ju­gar con las re­glas po­lí­ti­cas de go­bier­nos que tan­to cri­ti­có; y en es­tas ho­ras re­do­bla su error con una cru­za­da en to­do el país pa­ra cuestionar la investigación ju­di­cial en su con­tra.

Su ac­ti­tud desafian­te al acu­sar a la Jus­ti­cia de per­se­cu­ción por su ori­gen obre­ro y por ha­ber de­fen­di­do a los po­bres du­ran­te su ges­tión, y su de­ci­sión de mo­vi­li­zar a sus hues­tes pa­ra evi­tar ir pre­so da­ña­rán a la po­lí­ti­ca bra­si­le­ña y pue­den ha­cer añi­cos los es­fuer­zos de­mo­crá­ti­cos de los úl­ti­mos 14 años. Es­te os­cu­ro y tris­te epi­so­dio tam­bién for­ma­rá par­te de la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.