La re­ce­ta del te­rror

Cuan­do “lobos solitarios” eran los res­pon­sa­bles de con­su­mar ataques yiha­dis­tas, los aten­ta­dos de Bar­ce­lo­na con­fir­ma­ron el re­gre­so de las cé­lu­las or­ga­ni­za­das

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - RO­BER­TO ZAQUIERE twit­ter.com/Ro­ber­toZa­quie­re

Los aten­ta­dos en Bar­ce­lo­na, que han cau­sa­do 14 muer­tos y más de 120 he­ri­dos, de­mos­tra­ron que las cé­lu­las yiha­dis­tas si­guen ac­ti­vas

Los aten­ta­dos ocu­rri­dos en los úl­ti­mos me­ses en ciu­da­des em­ble­má­ti­cas de Eu­ro­pa ha­bían de­ja­do en evi­den­cia la apa­ri­ción de los de­no­mi­na­dos “lobos solitarios” afi­nes al Es­ta­do Is­lá­mi­co que, sin apo­yo al­guno, se las in­ge­nia­ron pa­ra ma­tar a man­sal­va y di­se­mi­nar una te­rro­rí­fi­ca es­te­la de mie­do y ho­rror a su pa­so.

Ade­más, en to­dos ellos la for­ma de ope­rar ha­bía si­do la mis­ma: el uso de pe­sa­dos ca­mio­nes o ca­mio­ne­tas, con los cua­les atro­pe­lla­ron en for­ma in­dis­cri­mi­na­da a cien­tos de pea­to­nes en lu­ga­res muy con­cu­rri­dos.

Al me­nos, ese ha­bía si­do el va­so co­mu­ni­can­te en­tre los aten­ta­dos ocu­rri­dos en Ni­za (14 de ju­lio de 2016), el mer­ca­di­llo na­vi­de­ño de Ber­lín (19 de di­ciem­bre de 2016), el cen­tro de Es­to­col­mo (7 de abril de 2017) y los dos más re­cien­tes de Lon­dres (22 de mar­zo y 3 de ju­nio de 2017).

En los tres pri­me­ros, el vehícu­lo uti­li­za­do fue un ca­mión y en con­jun­to los muer­tos al­can­za­ron el cen­te­nar.

En los otros, cu­yo es­ce­na­rio fue­ron en pri­mer lu­gar el puen­te de West­mins­ter y, en se­gun­do, el puen­te de Lon­dres, los te­rro- ris­tas is­lá­mi­cos ha­bían uti­li­za­do una ca­mio­ne­ta to­do­te­rreno y una fur­go­ne­ta. En es­te ca­so, hu­bo una de­ce­na de víc­ti­mas.

Pe­ro en los dos ataques ocu­rri­dos es­te jue­ves y en la ma­dru­ga­da de es­te vier­nes en Bar­ce­lo­na, si bien el mo­dus ope­ran­di fue idén­ti­co, hu­bo un cam­bio con­cep­tual e in­clu­so es­tra­té­gi­co.

Es que en los aten­ta­dos ocu­rri­dos en la se­gun­da ciu­dad es­pa­ño­la más im­por­tan­te, vol­vie­ron a en­trar en ac­ción cé­lu­las or­ga­ni­za­das, es de­cir a la vie­ja usan­za de los gru­pos te­rro­ris­tas.

Al me­nos esa fue la con­clu­sión a la que arri­bó la po­li­cía ca­ta­la­na des­pués de so­pe­sar dis­tin­tas lí­neas de in­ves­ti­ga­ción.

De he­cho, las au­to­ri­da­des vin­cu­la­ron los ataques de es­te jue­ves por la tar­de en las Ram­blas (en el que hu­bo 13 muer­tos y 120 he­ri­dos lue­go que una fur­go­ne­ta atro­pe­lla­ra a una mul­ti­tud de tran­seún­tes) y es­te vier­nes a pri­me­ra ho­ra de la ma­dru­ga­da en el bal­nea­rio Cam­brils (don­de sie­te per­so­nas fue­ron atro­pe­lla­das, una mu­rió y cin­co te­rro­ris­tas re­sul­ta­dos aba­ti­dos en un ti­ro­teo con po­li­cías) con una explosión ocurrida el miér­co­les 16 en una fin­ca en Al­ca­nar, en la que se presume que una cé­lu­la yiha­dis­ta pre­pa­ra­ba ex­plo­si­vos.

Los muer­tos y he­ri­dos de Bar­ce­lo­na eran de 35 na­cio­na­li­da­des di­fe­ren­tes, in­for­mó la agen­cia es­pa­ño­la de pro­tec­ción ci­vil.

“Son unos ase­si­nos, unos cri­mi­na­les que no nos van a ate­rro­ri­zar; to­da Es­pa­ña es Bar­ce­lo­na (y) las Ram­blas vol­ve­rán a ser de to­dos” Ca­sa Real de Es­pa­ña

MEN­SA­JE DI­VUL­GA­DO POR TWIT­TER APE­NAS OCU­RRIÓ EL PRI­ME­RO DE LOS ATEN­TA­DOS EN BAR­CE­LO­NA

“El ex­tre­mis­mo ra­di­cal is­lá­mi­co de­be ser de­te­ni­do por los me­dios que sean ne­ce­sa­rios”

Do­nald Trump

PRE­SI­DEN­TE DE ES­TA­DOS UNI­DOS

“Quie­ren mos­trar que si­guen sien­do po­de­ro­sos (los miem­bros del Es­ta­do Is­lá­mi­co) pe­se a sus re­ve­ses en el te­rreno”

Jean-Pie­rre Fi­liu

PRO­FE­SOR EN SCIEN­CES PO PA­RIS

En­tre las víc­ti­mas, la po­li­cía iden­ti­fi­có a dos ciu­da­da­nos ita­lia­nos, una tu­ris­ta bel­ga, una mu­jer por­tu­gue­sa y un es­ta­douin­den­se.

Por lo me­nos tres es­pa­ño­les, en­tre ellos un ni­ño de 3 años, oriun­do de Lé­ri­da, tam­bién in­te­gran la nó­mi­na de muer­tos.

Del to­tal de he­ri­dos, 61 re­ci­bie­ron el al­ta pe­ro otros 17 con­ti­nua­ba en es­ta­do crí­ti­co.

Más aten­ta­dos

Mien­tras tan­to, la po­li­cía lle­gó a la con­clu­sión de que la cé­lu­la res­pon­sa­ble de los ataques en Bar­ce­lo­na y Cam­brils pre­pa­ra­ba aten­ta­dos de ma­yor im­pac­to.

La po­li­cía es­tá con­ven­ci­da de que los ataques ve­nían pre­pa­rán­do­se des­de ha­ce tiem­po en la vi­vien­da de Al­ca­nar, a unos 200 ki­ló­me­tros de Bar­ce­lo­na, afir­mó su res­pon­sa­ble Jo­sep Lluis Tra­pe­ro.

En su opi­nión, la explosión ocurrida en ese lu­gar im­pi­dió que los aten­ta­dos tu­vie­ran un al­can­ce ma­yor y los te­rro­ris­tas se vie­ron obli­ga­dos a em­plear pro­ce­di­mien­tos más “ru­di­men­ta­rios”, si­mi­la­res a los uti­li­za­dos en otras ca­pi­ta­les eu­ro­peas.

Des­de el prin­ci­pio se des­car­tó que hu­bie­ra si­do un ac­ci­den­te de­bi­do a un es­ca­pe de gas. Por el con­tra­rio, exis­te la pre­sun­ción de que la explosión fue cau­sa­da por la ma­ni­pu­la­ción de ga­rra­fas de bu­tano. En la ca­sa tam­bién fue­ron des­cu­bier­tos dos de­pó­si­tos de ex­plo­si­vos, in­for­mó la po­li­cía.

Al mis­mo tiem­po, las au­to­ri­da­des iden­ti­fi­ca­ron los ca­dá­ve­res de los ata­can­tes muer­tos en Cam­brils. Se tra­ta de tres ma­rro­quíes: Mous­sa Ou­ka­bir, Saïd Aa­llaa y Moha­med Hy­cha­mi, de 17, 18 y 24 años, re­si­den­tes de una lo­ca­li­dad del nor­te de la re­gión, Ri­poll.

Los tres mu­rie­ron es­te vier­nes du­ran­te un ti­ro­teo con efec­ti­vos po­li­cia­les. Nin­guno era el con­duc­tor de la fur­go­ne­ta de Las Ram­blas, aun­que en prin­ci­pio lle­gó a tras­cen­der que era uno de ellos.

Los yiha­dis­tas aba­ti­dos por un so­lo po­li­cía en Cam­brils lle­va­ban en el Au­di 3 en el que se des­pla­za­ban va­rios cu­chi­llos y un ha­cha, lo que ha­ce pre­su­mir a las au­to­ri­da­des que es­ta­ban dis­pues­tos a con­cre­tar ataques de cual­quier for­ma. Pre­ci­sa­men­te, tres jó­ve­nes de pro­ce­den­cia ma­rro­quí y un es­pa­ñol ori­gi­na­rio de Me­li­lla, ca­ren­tes de víncu­los pre­vios con ac­ti­vi­da­des te­rro­ris­tas, fue­ron de­te­ni­dos co­mo par­te de la in­ves­ti­ga­ción en ca­li­dad de sos­pe­cho­sos.

La po­li­cía bus­ca to­da­vía a otros cua­tro sos­pe­cho­sos, pre­sun­tos in­te­gran­tes de la mis­ma cé­lu­la.

Cos­to-be­ne­fi­cio

A juz­gar por la opi­nión de al­gu­nos ex­per­tos, los ataques de Bar­ce­lo­na son re­la­ti­va­men­te sen­ci­llos de pre­pa­rar, no im­pli­can gran­des cos­tos, y por el im­pac­to que ge­ne­ran ter­mi­nan sien­do al­ta­men­te be­ne­fi­cio­sos pa­ra quie­nes in­te­gran el Es­ta­do Is­lá­mi­co.

Des­pués de los ataques que sa­cu­die­ron a al­gu­nas de las más em­ble­má­ti­cas ciu­da­des eu­ro­peas, la in­ver­sión en dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad se dis­pa­ró de ma­ne­ra ex­po­nen­cial. Pe­ro la reali­dad de­mos­tró una vez más que eso es in­su­fi­cien­te pa­ra de­te­ner la in­sa­nía te­rro­ris­ta. Fré­dé­ric Ga­llois, ex­je­fe de las fuer­zas de éli­te de Fran­cia, con­si­de­ra que es­tos gru­pos fun­da­men­ta­lis­tas sue­len es­co­ger pa­ra sus san­grien­tas ac­cio­nes ob­je­ti- vos con un ele­va­do sim­bo­lis­mo. En tal ca­so, si los me­ca­nis­mos de pro­tec­ción fun­cio­nan de ma­ne­ra ade­cua­da, los ataques pue­den pro­du­cir­se en si­tios ale­da­ños y cau­sar idén­ti­co im­pac­to. Pe­ro la in­ten­ción es siem­pre la mis­ma: se tra­ta de apun­tar a con­cen­tra­cio­nes de ci­vi­les co­mo un ob­je­ti­vo en sí mis­mo.

Sea lo que fue­re, el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta vol­vió a gol­pear don­de más due­le y, pe­se a mos­trar sín­to­mas de de­bi­li­ta­mien­to re­cien­tes,se las arre­gla pa­ra ate­mo­ri­zar al mun­do.

AFP

La fur­go­ne­ta atro­pe­lló a pea­to­nes en las Ram­blas: hu­bo 13 muer­tos y 120 he­ri­dos.

E

L. GENE - AFP

Los te­rro­ris­tas que ata­ca­ron en Cam­brils uti­li­za­ron un Au­di 3.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.