La su­pre­ma­cía Trump

Res­pal­do de Trump a su­pre­ma­cis­tas blan­cos en­cen­dió de­ba­te so­bre el ra­cis­mo en ese país

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

Es­ta se­ma­na, el pre­si­den­te Do­nald Trump res­pal­dó al mo­vi­mien­to de su­pre­ma­cía blan­ca co­mo nin­gún otro man­da­ta­rio lo ha­bía he­cho en ge­ne­ra­cio­nes al equi­pa­rar a los ac­ti­vis­tas que pro­tes­ta­ban con­tra el ra­cis­mo con los neo­na­zis y na­cio­na­lis­tas blan­cos que se mo­vi­li­za­ron en Char­lot­tes­vi­lle, Vir­gi­nia.

Nun­ca ha­bía lle­ga­do al ni­vel de de­fen­der las ac­cio­nes de esos gru­pos co­mo lo hi­zo du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa que se con­vir­tió en una se­sión en la que des­po­tri­có en el ves­tí­bu­lo de la Trump To­wer y ase­gu­ró que los ac­ti­vis­tas de una pre­sun­ta ul­tra­iz­quier­da eran igual de res­pon­sa­bles por la vio­len­cia que los ma­ni­fes­tan­tes que mar­cha­ron con es­vás­ti­cas, ban­de­ras de ejér­ci­tos con­fe­de­ra­dos, car­te­les an­ti­se­mi­tas y afi­ches de Trump y del vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce.

“Gra­cias, pre­si­den­te Trump, por tu ho­nes­ti­dad y va­len­tía al de­cir la ver­dad”, tui­teó Da­vid Du­ke, ex­lí­der del Ku Klux Klan, po­co des­pués sus di­chos.

Ri­chard Spencer, un lí­der su­pre­ma­cis­ta blanco que par­ti­ci­pó en las ma­ni­fes­ta­cio­nes del fin de se­ma­na y pro­me­tió que Char­lot­tes­vi­lle se ve­ría inun­da­do con nue­vas mar­chas en las pró­xi­mas

se­ma­nas, tam­bién ce­le­bró. “La de­cla­ra­ción de Trump fue jus­ta y cen­tra­da”, tui­teó.

Por su par­te, Terry McAu­lif­fe, go­ber­na­dor do­mó­cra­ta de Vir­gi­nia, acu­só al man­da­ta­rio de pro­fun­di­zar las di­vi­sio­nes que en­fo­ca­ron la aten­ción en esa ciu­dad.

“Los neo­na­zis, in­te­gran­tes del Klan y su­pre­ma­cis­tas blan­cos lle­ga­ron a Char­lot­tes­vi­lle ar­ma­dos es­pe­tan­do su odio y en bus­ca de una pe­lea”, di­jo McAu­lif­fe. “Uno de ellos ase­si­nó a una mu­jer en un ac­to de te­rro­ris­mo y dos de nues­tros me­jo­res ofi­cia­les mu­rie­ron en un ac­ci­den­te mien­tras tra­ba­ja­ban al ser­vi­cio de su co­mu­ni­dad. Es­to no fue al­go de ‘am­bas par­tes’”.

La frase más uti­li­za­da pa­ra ca­li­fi­car las de­cla­ra­cio­nes de Trump es “sin pre­ce­den­tes”. Pe­ro miem­bros de la Ca­sa Blan­ca di­je­ron que nun­ca se ima­gi­na­ron que el man­da­ta­rio iba a pro­nun­ciar­se de for­ma tan cla­ra so­bre esas opi­nio­nes que man­tu­vo en pri­va­do du­ran­te mu­cho tiem­po.

“He con­de­na­do a los neo­na­zis”, di­jo Trump a los pe­rio­dis­tas, que lo in­te­rrum­pie­ron en va­rias oca­sio­nes des­pués que equi­pa­ra­ra las ac­cio­nes de los ma­ni­fes­tan­tes de am­bos la­dos. De he­cho, al ha­blar so­bre los ma­ni­fes­tan­tes que mar­cha­ron des­de en la Uni­ver­si­dad de Vir­gi­nia con con­sig­nas ra­cis­tas y an­ti­se­mi­tas, se­ña­ló: “Hay mu­chas per­so­nas en ese gru­po que es­ta­ban ahí pa­ra pro­tes­tar de for­ma inocen­te y muy le­gal”.

Los lí­de­res del Par­ti­do Re­pu­bli­cano ape­la­ron a los vo­tan­tes blan­cos de ma­ne­ra en­fá­ti­ca des­de la dé­ca­da de 1960, es­pe­cial­men­te a quie­nes vi­ven en el sur. Pe­ro siem­pre adop­ta­ron una lí­nea du­ra cuan­do se tra­ta de los sec­to­res mar­gi­na­les del par­ti­do que es­bo­zan pun­tos de vis­ta ra­cis­tas, na­ti­vis­tas o an­ti­se­mi­tas.

Los ex­pre­si­den­tes Ro­nald Rea­gan, Geor­ge Bush y Geor­ge W. Bush con­de­na­ron a los su­pre­ma­cis­tas blan­cos. Pe­ro Trump, quien ha di­cho re­pe­ti­da­men­te que no tie­ne pre­jui­cios, fue am­bi­guo en cuan­to a sus pro­nun­cia­mien­tos pú­bli­cos o pri­va­dos res­pec­to a los gru­pos na­cio­na­lis­tas o ra­cis­tas. El sá­ba­do pa­sa­do ha­bía cul­pa­do de la vio­len­cia a “mu­chos ban­dos” en su pri­mer pro­nun­cia­mien­to de lo su­ce­di­do en Char­lot­tes­vi­lle.

Trump di­jo que ha­bía un tra­ta­mien­to in­jus­to en su con­tra y mos­tró sim­pa­tía con los ma­ni­fes­tan­tes no vio­len­tos al su­ge­rir que so­lo es­ta­ban in­ten­tan­do de­fen­der su “pa­tri­mo­nio” his­tó­ri­co.

Des­pués del fu­ror y las crí­ti­cas, los ase­so­res del pre­si­den­te lo ex­hor­ta­ron a que mo­de­ra­ra su men­sa­je y cul­pa­ra de ma­ne­ra ex­plí­ci­ta a los agi­ta­do­res de ul­tra­de­re­cha; en res­pues­ta se en­vió un co­mu­ni­ca­do de un “por­ta­voz” no iden­ti­fi­ca­do en el que se de­nun­cia­ba a los gru­pos de odio. Co­mo eso no aca­lló la po­lé­mi­ca, sus ase­so­res lo ins­ta­ron a que hi­cie­ra una nue­va de­cla­ra­ción pú­bli­ca. La hija ma­yor, Ivan­ka, y su yerno, Ja­red Kush­ner, le pi­die­ron que adop­ta­ra una pos­tu­ra más mo­de­ra­da. Trump es­tu­vo de acuer­do, a re­ga­ña­dien­tes. “El ra­cis­mo es mal­va­do”, di­jo el pre­si­den­te el lu­nes al pro­nun­ciar­se des­de la Ca­sa Blan­ca con un men­sa­je es­cri­to por sus ase­so­res. Pe­ro un día des­pués, adop­tó su pos­tu­ra ini­cial, más desafian­te, y vol­vió a cul­par a “am­bos la­dos”, lo que des­mo­ra­li­zó a su equi­po.

“Son inacep­ta­bles (los es­fuer­zos de Trump en equi­pa­rar a neo­na­zis con otros ma­ni­fes­tan­tes”

Eric Can­tor

EXDIPUTADO RE­PU­BLI­CANO DE VIR­GI­NIA SO­BRE CHAR­LOT­TES­VI­LLE

A. CA­BA­LLE­RO - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.