En Asia te­men una es­ca­la­da nu­clear

Po­lí­ti­cos en Ja­pón y Co­rea del Sur pre­sio­nan pa­ra des­ple­gar ar­mas más po­ten­tes

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - JO­NAT­HAN SOBLE Y CHOE SANG HUN

El pro­gra­ma nu­clear de Co­rea del Nor­te, que avan­za con no­ta­ble ra­pi­dez, in­du­jo a los po­lí­ti­cos de Ja­pón y Co­rea del Sur a ejer­cer pre­sión pa­ra el des­plie­gue de ar­mas más po­ten­tes, lo que pue­de lle­gar a des­en­ca­de­nar una ca­rre­ra ar­ma­men­tis­ta re­gio­nal.

Par­te de la nue­va ca­pa­ci­dad mi­li­tar que con­si­de­ran To­kio y Seúl es po­lí­ti­ca­men­te con­tro­ver­sial; adop­tar­la sig­ni­fi­ca­ría rom­per con dé­ca­das de un pre­ce­den­te bien es­ta­ble­ci­do y re­que­ri­rá de una de­li­ca­de­za di­plo­má­ti­ca con­si­de­ra­ble. Cuan­do la se­ma­na an­te­rior, el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump pro­me­tió ac­tuar con fue­go y fu­ria con­tra Pion­yang (ver pá­gi­na 7), el go­bierno ja­po­nés pu­bli­có un do­cu­men­to de re­vi­sión de po­lí­ti­cas mi­li­ta­res en­fo­ca­do en la ame­na­za po­ten­cial que im­pli­ca Co­rea del Nor­te pa­ra su país.

El lí­der nor­co­reano, Kim Jon­gun, dis­pu­so una su­ce­sión de prue­bas de mi­si­les ba­lís­ti­cos en lo que va del año. Al­gu­nos de esos mi­si­les ca­ye­ron cer­ca de Ja­pón.

“El de­sa­rro­llo nor­co­reano de mi­si­les ba­lís­ti­cos y su pro­gra­ma nu­clear es un pro­ble­ma ca­da vez más real pa­ra la re­gión Asia-Pa­cí­fi­co, in­clu­yen­do a Ja­pón, así co­mo pa­ra el res­to del mun­do”, in­di­có el go­bierno ja­po­nés en su re­por­te anual de de­fen­sa.

Es bas­tan­te pro­ba­ble que esa eva­lua­ción fo­men­te el cre­cien­te de­ba­te en Ja­pón so­bre si el país de­be­ría lan­zar ataques mi­li­ta­res pre­ven­ti­vos, que po­drían des­truir los mi­si­les nor­co­rea­nos en tie­rra an­tes de que fue­sen dis­pa­ra­dos ha­cia Ja­pón u otros ob­je­ti­vos.

Par­la­men­ta­rios ni­po­nes pre­sio­nan pa­ra que se cuen­te con esos me­dios; ad­qui­rir­los sig­ni­fi­ca­ría un pro­fun­do cam­bio pa­ra Ja­pón, cu­ya cons­ti­tu­ción adop­ta­da des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial es de cu­ño pa­ci­fis­ta.

Du­ran­te mu­cho tiem­po, Ja­pón li­mi­tó a su ejér­ci­to a un pa­pel me­ra­men­te de­fen­si­vo. Aun­que dis­tin­tos go­bier­nos ar­gu­men­ta­ron que ata­car de ma­ne­ra pre­ven­ti­va a un enemi­go pa­ra im­pe­dir un ata­que inminente se­ría un ac­to de au­to­de­fen­sa, y por lo tan­to cons­ti­tu­cio­nal, el país evi­tó en ge­ne­ral ad­qui­rir el ti­po de ar­ma­men­to que ne­ce­si­ta­ría pa­ra ha­cer­lo. Es­te in­clu­ye mi­si­les de cru­ce­ro de lar­go al­can­ce, mi­si­les tie­rra-ai­re y ae­ro­na­ves ca­pa­ces de pro­veer com­bus­ti­ble a los avio­nes de com­ba­te pa­ra am­pliar su ran­go de ac­ción.

Aho­ra al­gu­nos al­tos fun­cio­na­rios es­tán ar­gu­men­tan­do que Ja­pón de­be ad­qui­rir esas ar­mas.

“Los lan­za­mien­tos de mi­si­les de Co­rea del Nor­te au­men­ta­ron la ten­sión”, di­jo re­cien­te­men­te It­su­no­ri Ono­de­ra, el nue­vo mi­nis­tro de De­fen­sa ja­po­nés.

En mar­zo, Ono­de­ra di­ri­gió un co­mi­té de le­gis­la­do­res del Par­ti­do Li­be­ral De­mo­crá­ti­co, en el po­der, pa­ra re­co­men­dar que Ja­pón ad­quie­ra la ca­pa­ci­dad de rea­li­zar ataques pre­ven­ti­vos.

Ja­pón ya se com­pro­me­tió a com­prar avan­za­dos avio­nes de com­ba­te F-35, y ade­más es­tá com­pran­do un sis­te­ma de mi­si­les de de­fen­sa en tie­rra me­jo­ra­do pa­ra au­men­tar sus opor­tu­ni­da­des de de­rri­bar cual­quier mi­sil nor­co­reano que in­gre­se a su te­rri­to­rio.

Co­rea del Nor­te in­cre­men­tó en las úl­ti­mas se­ma­nas su con­flic­to con Es­ta­dos Uni­dos y ha­bía ad­ver­ti­do con rea­li­zar “ac­cio­nes fí­si­cas” en res­pues­ta a las nue­vas san­cio­nes que el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de las Na­cio­nes Uni­das adop­tó a ins­tan­cias de Es­ta­dos Uni­dos.

Ana­lis­tas du­dan de que Pion- yang ten­ga to­da la tec­no­lo­gía ne­ce­sa­ria pa­ra po­ner una car­ga ex­plo­si­va en un mi­sil ba­lís­ti­co in­ter­con­ti­nen­tal.

Sin em­bar­go, la úl­ti­ma prue­ba rea­li­za­da en ju­lio de­mos­tró que los mi­si­les nor­co­rea­nos tie­nen un al­can­ce po­ten­cial que po­dría al­can­zar el te­rri­to­rio de EEUU.

Aún más que Ja­pón, Co­rea del Sur es­tá tra­ba­jan­do pa­ra desa­rro­llar sus ca­pa­ci­da­des de mo­ni­to­reo y ata­que, in­clu­yen­do avio­nes de re­co­no­ci­mien­to con ra­da­res y con­trol re­mo­to pa­ra ras­trear y neu­tra­li­zar mi­si­les nor­co­rea­nos.

Al­gu­nos quie­ren lle­gar más le­jos, co­mo por ejem­plo en Co­rea del Sur, el con­ser­va­dor Par­ti­do Li­ber­tad de Co­rea, que se pro­nun­ció en fa­vor del des­plie­gue de ar­mas nu­clea­res tác­ti­cas es­ta­dou­ni­den­ses en su país, se­gún in­for­mó la agen­cia de no­ti­cias Yon­hap.

Des­pués de las prue­bas de los mi­si­les in­ter­con­ti­nen­ta­les nor­co­rea­nos, el nue­vo pre­si­den­te de Co­rea del Sur, Moon Jae-in, dio mar­cha atrás en su de­ci­sión de sus­pen­der el des­plie­gue de un sis­te­ma es­ta­dou­ni­den­se avan­za­do de mi­si­les de de­fen­sa. Tam­bién

pi­dió a Es­ta­dos Uni­dos per­mi­tir que Co­rea del Sur cons­tru­ya mi­si­les ba­lís­ti­cos más po­ten­tes, al­go que re­que­ri­ría la apro­ba­ción de Was­hing­ton se­gún los tér­mi­nos de un tra­ta­do bi­la­te­ral.

Al­gu­nas en­cues­tas de opi­nión se­ña­la­ron que la ma­yo­ría de los sur­co­rea­nos es­tá a fa­vor de que su país desa­rro­lle sus pro­pias ar­mas nu­clea­res, pa­ra con­tra­po­ner­las a las de Co­rea del Nor­te, pe­ro Moon se opo­ne a esa idea.

Hi­des­hi Ta­ke­sa­da, un es­pe­cia­lis­ta en asun­tos de de­fen­sa en la uni­ver­si­dad Ta­kus­ho­ku, en To­kio, afir­mó que si Co­rea del Sur com­pra­ra ar­mas nu­clea­res, Ja­pón es­ta­ría en con­di­cio­nes de re­con­si­de­rar su aver­sión ha­cia ellas.

J.YEON - JE - AFP

Las prue­bas de Co­rea del Norrte con mi­si­les ba­lís­ti­cos pu­sie­ron en aler­ta a los prin­ci­pa­les ve­ci­nos de la re­gión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.