Trump lo in­ten­tó “to­do” con Co­rea del Nor­te

An­tes ofre­ció a Kim Jong-una ham­bur­gue­sa, pe­ro lo cam­bió por “fue­go e ira”

El Observador Fin de Semana - Mundo - - FINANCIAL TIMES -

Los plan­teos del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, a su con­tra­par­te de Co­rea del Nor­te, Kim Jong-un, van des­de una in­vi­ta­ción a una ce­na de co­mi­da rá­pi­da a ame­na­zas de gue­rra ató­mi­ca en po­co más de un año.

La re­tó­ri­ca del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se es par­te de una es­tra­te­gia os­ci­lan­te de in­ten­tar­lo to­do en un es­fuer­zo por lle­var a Co­rea del Nor­te a la me­sa de ne­go­cia­cio­nes y con­ven­cer al go­bierno a renunciar a su pro­gra­ma de mi­si­les nu­clea­res que avan­za rá­pi­da­men­te.

Co­rea del Nor­te y Es­ta­dos Uni­dos (EEUU) han es­ta­do in­ter­cam­bian­do ame­na­zas ca­da vez más in­cen­dia­rias. Co­rea del Nor­te, un es­ta­do au­to­crá­ti­co, cu­ya am­bi­ción nu­clear es­tá con­sa­gra­da en su cons­ti­tu­ción, anun­ció la se­ma­na pa­sa­da que con­si­de­ra­ba ata­car Guam, un pe­que­ño te­rri­to­rio in­su­lar es­ta­dou­ni­den­se al sur de Ja­pón, des­pués de las ame­na­zas de res­pon­der con “fue­go y fu­ria” de Trump. Qui­zás peor, Trump pue­de ha­ber di­bu­ja­do una lí­nea ro­ja que tal vez lo obli­gue a ac­tuar si Pion­yang no pres­ta­ra aten­ción a su ad­ver­ten­cia, des­pués de com­pro­me­ter­se a res­pon­der a “cual­quier otra ame­na­za” de Co­rea del Nor­te.

La ten­sión au­men­tó des­pués de los in­for­mes de que Pion­yang su­peró uno de los úl­ti­mos re­tos tec­no­ló­gi­cos en el di­se­ño de mi­si­les nu­clea­res al mi­nia­tu­ri­zar una oji­va ató­mi­ca. El avan­ce se pro­du­jo des­pués de un nú­me­ro sin pre­ce­den­tes de prue­bas y cre­ci­mien­to en el al­can­ce de los mi­si­les en los dos úl­ti­mos años.

El mes pa­sa­do Co­rea del Nor­te ha­bía pro­ba­do sus dos pri­me­ros mi­si­les ba­lís­ti­cos in­ter­con­ti­nen­ta­les. Los es­tra­te­gas mi­li­ta­res asu­men que Co­rea del Nor­te po­dría al­can­zar EEUU, a pe­sar de que la opi­nión ma­yo­ri­ta­ria es que to­da­vía no pue­de en­sam­blar to­do pa­ra pro­du­cir un com­ple­jo mi­sil de lar­go al­can­ce.

Aque­llos que es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos con el asunto di­cen que Trump, quien ha­ce tres me­ses di­jo que sen­tir­se “hon­ra­do” de re­unir­se con Kim Jong-un, es­tá in­de­ci­so. “Hay un gru­po que cree que de­be­ría­mos em­pu­jar muy du­ro, has­ta el pun­to de lan­zar un ata­que pre­ven­ti­vo”, di­jo una per­so­na en­te­ra­da del te­ma, quien afir­mó que otro gru­po de ase­so­rres pre­fie­re pro­se­guir las ne­go­cia­cio­nes, has­ta aho­ra sin éxi­to.

No obs­tan­te, es­ta se­ma­na am­bas par­tes ba­ja­ron las re­vo­lu­cio­nes a la es­ca­la­da ver­bal so­bre las ame­na­zas nu­clea­res e in­clu­so Kim Jong-un se mos­tró dis­pues­to a pos­ter­gar el lan­za­mien­to de mi­si­les ha­cia Guam; mien­tras, EEUU ma­ni­fes­tó, a tra­vés del se- cre­ta­rio de Es­ta­do, Rex Ti­ller­son, su in­ten­ción de ne­go­ciar con el ré­gi­men de Pion­yang.

Es­ta­dos Uni­dos pa­só me­ses in­ten­tan­do re­unir una coa­li­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra ejer­cer “pre­sión pa­cí­fi­ca” so­bre Co­rea del Nor­te, pa­ra ais­lar al país po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te mien­tras es­pe­ra con­ven­cer a Kim de ini­ciar el desar­me nu­clear.

Re­cien­te­men­te, EEUU en­ca­be­zó un es­fuer­zo exi­to­so de la ONU –pa­ra el que con­tó con el apo­yo ru­so y chino a pe­sar de las di­fí­ci­les re­la­cio­nes con am­bos paí­ses– pa­ra apro­bar las san­cio­nes eco­nó­mi­cas más fuertes que im­po­nen una prohi­bi­ción de la ONU so­bre ex­por­ta­cio­nes y pri­van a Co­rea del Nor­te de un ter­cio de sus in­gre­sos.

“Te­ne­mos la ca­pa­ci­dad pa­ra con­tra­rres­tar cual­quier ame­na­za de Co­rea del Nor­te”, di­jo a su vez otro fun­cio­na­rio del Pen­tá­gono. “Nues­tro com­pro­mi­so con la de­fen­sa de nues­tros alia­dos, la Re­pú­bli­ca de Co­rea y Ja­pón si­gue sien­do fé­rreo”, agre­gó.

A su vez, el se­cre­ta­rio de Es­ta­do de EEUU, Rex Ti­ller­son, es­tu­vo en Asia en bus­ca de apo­yo re­gio­nal pa­ra la pro­pues­ta es­ta­dou­ni­den­se.

En ese con­tex­to, le reite­ró a Kim que su ré­gi­men no es­tá en ries­go; ade­más, se­ña­ló que Was­hing­ton con­si­de­ra­rá las conversaciones siem­pre y cuan­do Pion­yang de­ten­ga el lan­za­mien­to de mi­si­les, lo que su­gie­re que EEUU con­si­de­ra ese re­sul­ta­do co­mo “la me­jor se­ñal” que Co­rea del Nor­te po­dría dar­le a Was­hing­ton.

Los fun­cio­na­rios de in­te­li­gen­cia a me­nu­do des­cri­ben al lí­der de Co­rea del Nor­te co­mo un ac­tor ra­cio­nal, quien cal­cu­la que aun­que su pro­gra­ma nu­clear le per­mi­tió re­for­zar su li­de­raz­go, tam­bién sa­be que de­to­nar una bom­ba se­ría “un mo­men­to que aca­ba­ría con el ré­gi­men”, por­que EEUU rá­pi­da­men­te des­trui­ría los ob­je­ti­vos.

Pe­ro Mi­ke Pom­peo, je­fe de la Agen­cia Cen­tral de In­te­li­gen­cia – quien afir­ma que el pre­si­den­te– le pre­gun­ta a dia­rio acer­ca del país as­pi­ran­te a po­ten­cia nu­clear, pa­re­ció adop­tar una lí­nea más du­ra cuan­do se­ña­ló el mes pa­sa­do que se­ría bueno “se­pa­rar” el ré­gi­men de las per­so­nas.

In­clu­so la em­ba­ja­do­ra es­tau­ni­den­se an­te las Na­cio­nes Uni­das, Nik­ki Ha­ley, en oca­sio­nes su­gi­rió que EEUU es­ta­ba ago­tan­do sus op­cio­nes di­plo­má­ti­cas.

“Los nor­co­rea­nos de­ben dar­se cuen­ta de que si no ofre­cen al­gu­na in­di­ca­ción de que hay una ru­ta ha­cia las conversaciones sin­ce­ras y efec­ti­vas que abor­den las preo­cu­pa­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses, pue­de ha­ber un ba­ño de san­gre”, di­jo el fun­cio­na­rio fa­mi­lia­ri­za­do con el asunto. “Les to­ca a ellos de­ci­dir”, con­clu­yó.

J. WAT­SON - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.