El re­gre­so del mie­do

El epi­so­dio de Char­lot­tes­vi­lle de­mues­tra que el ra­cis­mo si­gue vivo en Es­ta­dos Uni­dos, don­de la lla­ma­da de­re­cha al­ter­na­ti­va ga­na te­rreno

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - SE­BAS­TIÁN AUYANET twit­ter.com/se­bau­ya­net

No hay for­ma en que no vol­va­mos a Char­lot­tes­vi­lle”. Así de desafian­te y se­gu­ro se ex­pre­só Richard Spen­cer, el au­to­pro­cla­ma­do crea­dor de la au­to­pro­cla­ma­da “de­re­cha al­ter­na­ti­va”, la nueva eti­que­ta que in­ten­ta pre­sen­tar de otro mo­do a un gru­po de neo­na­zis y su­pre­ma­cis­tas blan­cos y que ya es uno de los prin­ci­pa­les he­chos so­cia­les –muy pro­ba­ble­men­te el más no­to­rio y sig­ni­fi­ca­ti­vo– en la pre­si­den­cia de Do­nald Trump.

Neo­na­zis y blan­cos su­pre­ma­cis­tas co­man­da­dos por Spen­cer y otros agi­ta­do­res di­gi­ta­les –es­tos gru­pos en­con­tra­ron en los blogs y pod­casts un es­pa­cio se­gu­ro y una au­dien­cia pa­ra su re­tó­ri­ca– fue­ron los pro­ta­go­nis­tas de un nue­vo ca­pí­tu­lo en una pe­lea his­tó­ri­ca que Es­ta­dos Uni­dos man­tie­ne en su fue­ro in­terno des­de la Gue­rra de Se­ce­sión, y que mu­tó y se re­for­mu­ló cons­tan­te­men­te tras apa­re­cer y des­apa­re­cer en tér­mi­nos de su no­to­rie­dad. Hoy, em­po­de­ra­da por una fi­gu­ra en la Casa Blan­ca que no so­lo les ha­ce la vis­ta gor­da, sino que por mo­men­tos jus­ti­fi­ca su accionar, la ca­ma­da de nue­vos es­ta­dou­ni­den­ses blan­cos que adu­ce de­fen­der “la pre­va­len­cia de la ra­za blan­ca” con­for­me se acer­ca a trans­for­mar­se en una “mi­no­ría”, ac­túa a sa­bien­das de que las rien­das que la con­tro­lan es­tán flo­jas.

La más re­cien­te ma­ni­fes­ta­ción de es­to su­ce­dió ha­ce ape­nas al­gu­nos días, en Char­lot­tes­vi­lle (Vir­gi­nia), don­de unos 400 in­te­gran­tes de di­fe­ren­tes mo­vi­mien­tos vin­cu­la­dos a es­te con­cep­to mar­cha­ron contra la de­ci­sión de la ciu­dad de re­ti­rar una es­ta­tua del ge­ne­ral Ro­bert E.

“No hay na­die (que sea) me­nos ra­cis­ta que yo (en EEUU)” Do­nald Trump PRE­SI­DEN­TE DE ES­TA­DOS UNI­DOS

Lee. Tras una mar­cha con an­tor­chas blan­cas que re­cor­dó a ma­ni­fes­ta­cio­nes ra­cis­tas de dé­ca­das atrás, la ten­sión cre­ció y ter­mi­nó con el ase­si­na­to de Heat­her He­yer, de 32 años, quien pro­tes­ta­ba contra los su­pre­ma­cis­tas blan­cos. He­yer fue atro­pe­lla­da bru­tal­men­te jun­to a otras per­so­nas por un hom­bre iden­ti­fi­ca­do con los gru­pos neo­na­zis que for­ma­ron par­te del even­to. Ja­mes Alex Fields, de 20 años, pro­ve­nien­te del es­ta­do de Ohio, con in­cli­na­cio­nes neo­na­zis se­gún pro­fe­so­res y alle­ga­dos, fue de­te­ni­do en co­ne­xión con el cri­men que sa­cu­dió a Es­ta­dos Uni­dos. Tras el ase­si­na­to, fo­tos de Fields in­te­gran­do gru­pos de Van­guard Amé­ri­ca apa­re­cie­ron en las re­des so­cia­les. Pe­ro la or­ga­ni­za­ción, cu­yo manifiesto de­cla­ra que “un go­bierno ba­sa­do en la ley na­tu­ral no de­be in­cli­nar­se an­te la fal­sa no­ción de igual­dad”, ne­gó to­da co­ne­xión con él.

Lee fue un ge­ne­ral que li­de­ra­ba a las tro­pas su­re­ñas con­fe­de­ra­das y es­cla­vis­tas du­ran­te la Gue­rra de Se­ce­sión, y es un ícono pa­ra aque­llos que sos­tie­nen, en­tre otras co­sas, que los va­lo­res con los que Es­ta­dos Uni­dos se in­ten­tó iden­ti­fi­car a ni­vel his­tó­ri­co co­mo na­ción van en contra de las tra­di­cio­nes iden­ti­ta­rias de a quie­nes ellos lla­man sus “pa­dres fun­da­do­res”, hom­bres blan­cos que con­si­de­ra­ban a otras ra­zas co­mo in­fe­rio­res. Una con­se­je­ra del go­bierno de Char­lot­tes­vi­lle pro­pu­so, un año atrás, sa­car la es­ta­tua de Lee, cu­ya ubi­ca­ción en un par­que con su mis­mo nom­bre le otor­ga una po­si­ción do­mi­nan­te, vi­si­ble des­de ca­si to­dos la­dos en la ciu­dad.

El mo­vi­mien­to de re­mo­ver es­ta­tuas de lí­de­res con­fe­de­ra­dos ga­nó adep­tos en múl­ti­ples pun­tos del país, y son ca­da vez más las ini­cia­ti­vas pa­ra re­mo­ver­los. En pa­ra­le­lo, la ini­cia­ti­va dio te­rreno y pla­ta­for­ma a Spen­cer y otros gru­pos. Y la no­to­rie­dad con la que, en no­viem­bre, fes­te­ja­ron la lle­ga­da de Trump al

“Hay que re­co­no­cer que el ra­cis­mo nunca ha si­do su­til; so­lo ha de­ja­do de ser re­por­ta­do. He­mos evi­ta­do to­do el tiem­po de­cir la ver­dad: nues­tra tác­ti­ca ha si­do cen­trar­nos en el te­rro­ris­mo in­ter­na­cio­nal” Il­ham Omar DIPU­TADA ES­TA­DOU­NI­DEN­SE SO­MA­LÍ

po­der, da­ba la pau­ta de que su pre­sen­cia iría en as­cen­so. Las am­plias li­ber­ta­des de ex­pre­sión en EEUU son fre­cuen­te­men­te apro­ve­cha­das por es­tos gru­pos pa­ra man­te­ner­se y avan­zar, pe­ro aho­ra pa­re­ce in­cor­po­rar­se a es­to un ele­men­to nue­vo: la le­gi­ti­mi­dad que des­cien­de des­de las es­fe­ras oficiales.

Lim­pie­za ét­ni­ca

Des­de su au­men­to de no­to­rie­dad, Spen­cer es el sím­bo­lo de un “ra­cis­mo pa­cí­fi­co” que bus­ca la “lim­pie­za ét­ni­ca” de EEUU me­dian­te las me­di­das an­ti­in­mi­gra­to­rias y la con­fron­ta­ción dia­léc­ti­ca y po­lí­ti­ca con “la ma­qui­na­ria po­lí­ti­ca ne­gra” y “los la­ti­nos que do­mi­nan la Casa de Re­pre­sen­tan­tes”. Pa­ra Spen­cer, en un es­ta­do ét­ni­co blan­co no po­dría in­gre­sar na­die de des­cen­den­cia no eu­ro­pea y el res­to debería “ir­se de for­ma pa­cí­fi­ca y vo­lun­ta­ria”. De al­gún mo­do, es la ca­ra vi­si­ble de un mo­vi­mien­to cu­yas con­sig­nas se ca­ta­li­zan en in­ter­net, en fo­ros co­mo el “/pol” de 4chan. Pe­ro ba­jo el pa­ra­guas de es­te gra­dua­do en Li­te­ra­tu­ra In­gle­sa y Mú­si­ca y con un más­ter en Hu­ma­ni­da­des que di­ce no ser un neo­na­zi hay mu­cho más. En­tre ellos, el siem­pre pre­sen­te Ku Klux Klan y vie­jas fi­gu­ras su­yas co­mo Da­vid Du­ke, quien es­tu­vo en Char­lot­tes­vi­lle y pe­rió­di­ca­men­te re­cuer­da que Do­nald Trump de­mos­tró “ho­nes­ti­dad y co­ra­je” al de­fen­der la cau­sa de los blan­cos es­ta­dou­ni­den­ses.

Al mi­rar de cer­ca, se apre­cia cuán­to más ra­di­cal es el asun­to: un mi­ni­do­cu­men­tal de Vi­ce vis­to por más de 30 mi­llo­nes de per­so­nas ofre­ce una mi­ra­da des­de aden­tro a lo que pa­só en Char­lot­tes­vi­lle, cen­tra­da en el neo­na­zi Ch­ris Cant­well. Allí se ve, más que a trolls de in­ter­net, a in­te­gran­tes de una mi­li­cia ur­ba­na, ex­pli­ca An­ge­la Na­gle, au­to­ra de un li­bro que exa­mi­na có­mo se ma­ni­fes­tó el apoyo a Trump a tra-

vés de los fo­ros de in­ter­net. Pe­se a su ca­rac­te­ri­za­ción co­mo un gru­po de hom­bres, no so­lo ellos com­po­nen es­te gru­po: en el vi­deo tam­bién pue­de ver­se a mu­je­res for­mar par­te de es­tos gru­pos co­mo tam­bién su­ce­dió a lo lar­go de la his­to­ria de or­ga­ni­za­cio­nes co­mo el Ku Klux Klan. A la hora de es­tu­diar es­ta nueva de­re­cha na­cio­na­lis­ta y ra­di­cal, tam­po­co es un de­ta­lle me­nor que más de la mi­tad de las mu­je­res blan­cas vo­ta­ron por Trump.

La am­bi­gua pos­tu­ra de Trump

Trump ape­nas des­co­no­ció el apoyo tá­ci­to del Ku Klux Klan a su pre­si­den­cia. Tam­po­co com­par­tió las con­sig­nas de Black Li­ves Mat­ter, el mo­vi­mien­to so­cial ne­gro

que de­nun­cia y pro­tes­ta contra la bru­ta­li­dad po­li­cía­ca ha­cia ciu­da­da­nos de esa ra­za. “To­das las vi­das im­por­tan”, se le es­cu­chó de­cir una y otra vez. En un tono si­mi­lar, el pre­si­den­te se des­di­jo de sus pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes so­bre el ase­si­na­to de Char­lot­tes­vi­lle, en las cua­les con­de­nó el odio “en am­bos ban­dos”, lo que ge­ne­ró es­tu­por en la opi­nión pú­bli­ca an­te un des­plie­gue de los su­pre­ma­cis­tas blan­cos en el que no fal­ta­ron pa­los, cas­cos na­zis y es­cu­dos. Un día des­pués, Trump con­de­nó a re­ga­ña­dien­tes a la “de­re­cha al­ter­na­ti­va” y a los ra­cis­tas, pe­ro al otro día se des­di­jo, se­ña­ló que en­tre los blan­cos que pro­tes­ta­ban ha­bía “gen­te muy bue­na” y que tam­bién exis­te una “iz­quier­da al­ter­na­ti­va”

com­pues­ta por aque­llos a quie­nes los blan­cos su­pre­ma­cis­tas de­no­mi­nan “an­ti­fa” (por “an­ti­fas­cis­tas”). To­dos los ex­pre­si­den­tes es­ta­dou­ni­den­ses aún vi­vos, des­de Oba­ma has­ta los Bush, des­apro­ba­ron a su mo­do el accionar del pre­si­den­te en fun­cio­nes.

Fra­ses de Trump co­mo “no hay na­die me­nos ra­cis­ta que yo” tie­nen re­so­nan­cia ca­si nu­la an­te la fal­ta de una res­pues­ta enér­gi­ca que aún la pren­sa le de­man­da. Pe­ro el pre­si­den­te, cu­ya pro­pia hi­ja Ivan­ka pro­fe­sa la re­li­gión ju­día or­to­do­xa tras con­traer ma­tri­mo­nio con el aho­ra ase­sor pre­si­den­cial Ja­red Kush­ner, no pa­re­ce es­tar pro­pen­so a la la­bor de se­pa­rar su pre­si­den­cia de es­tos gru­pos que, avi­va­dos por pu­bli­ca- cio­nes co­mo In­fo Wars del fa­ná­ti­co de las cons­pi­ra­cio­nes Alex Jo­nes o Breit­bart –bra­zo me­diá­ti­co ra­di­cal de su exa­se­sor, Ste­ve Ban­non– son apun­ta­dos co­mo “de­ci­si­vos” en su elec­ción.

Las por­ta­das de pu­bli­ca­cio­nes co­mo Ti­me, The Eco­no­mist o The New Yor­ker presentan a un pre­si­den­te dis­pues­to a es­po­lear el men­sa­je de los gru­pos ra­cis­tas, y los ar­tícu­los más be­né­vo­los con su reac­ción ha­blan de su “in­com­pe­ten­cia” pa­ra ma­ne­jar es­tos de­li­ca­dos asun­tos ra­cia­les. En tan­to, ni su hi­ja ni Kush­ner se ex­pi­die­ron so­bre el asun­to, más allá de un tuit con­de­nan­do las ma­ni­fes­ta­cio­nes ra­cis­ta. El co­ra­zón del re­cla­mo pa­re­ce ex­pli­car­se en una fra­se del ex­pre­si­den­te Fran­klin D. Roo­se­velt, quien una vez di­jo que la pre­si­den­cia “es pre emi­nen­te­men­te un si­tio pa­ra el li­de­raz­go mo­ral”.

Se­gún Ti­me, el país mi­ra a la pre­si­den­cia en tiem­pos de con­fron­ta­ción vio­len­ta, y Trump no ofre­ce al res­to de la ciu­da­da­nía es­tas se­gu­ri­da­des en lo que pa­ra mu­chos es un he­cho que cues­tio­na el ba­sa­men­to del con­tra­to so­cial del pue­blo es­ta­dou­ni­den­se.

To­da­vía se es­pe­ra una nueva reac­ción del pre­si­den­te, mien­tras sus alia­dos en el Senado repudian el accionar de es­tas or­ga­ni­za­cio­nes. Esa mo­les­tia se de­ri­vó tam­bién ha­cia el ase­sor pre­si­den­cia Ste­ve Ban­non, el ar­qui­tec­to de su pla­ta­for­ma na­cio­na­lis­ta, que ter­mi­nó re­nun­cian­do el vier­nes pa­sa­do. Ban­non lle­gó a re­fe­rir­se a los su­pre­ma­cis­tas blan­cos co­mo “un gru­po de pa­ya­sos”.

An­ge­la Na­gle va­ti­ci­na­ba que la “de­re­cha al­ter­na­ti­va” su­frió un golpe tras los even­tos de Char­lot­tes­vi­lle, ya que su re­tó­ri­ca pa­cí­fi­ca que­dó anu­la­da. El asun­to aho­ra es qué su­ce­de­rá a par­tir de eso, si es­tos gru­pos pa­sa­rán a una eta­pa más mi­li­tan­te y cuál se­rá su re­la­ción con el res­to de la de­re­cha en EEUU.

CRÉ­DI­TO FO­TO

C. SOMODEVILLA-AFP

C.A. MACGILLIS - AFP

La es­ta­tua de Ro­bert Lee, que ge­ne­ró in­ten­sas po­lé­mi­cas, es re­ti­ra­da en Char­lot­tes­vi­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.