El ate­rri­za­je del Es­ta­do Is­lá­mi­co

In­mi­gra­ción ma­rro­quí, es­pe­cial­men­te en Cataluña, po­ne a prue­ba plan an­ti­te­rro­ris­ta

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - D. WALSH, R. MINDER, E. SCHMITT Y R. CALLIMACHI

Du­ran­te más de una dé­ca­da, Es­pa­ña pa­re­cía in­mu­ne a los ca­sos de vio­len­cia is­la­mis­ta ocu­rri­dos en otros paí­ses eu­ro­peos don­de los jó­ve­nes ra­di­ca­li­za­dos –en su ma­yo­ría con an­te­ce­den­tes co­mo in­mi­gran­tes po­bres– per­pe­tra­ron ata­ques de­vas­ta­do­res con bom­bas, ri­fles o vehícu­los.

Las fuer­zas de se­gu­ri­dad es­pa­ño­las tie­nen una bue­na repu­tación co­mo ope­ra­do­res efec­ti­vos pa­ra el an­ti­te­rro­ris­mo, pues­to que ese país es un atrac­ti­vo pun­to de en­tra­da pa­ra los yiha­dis­tas por su lar­ga cos­ta del Me­di­te­rrá­neo y la cer­ca­nía con Ma­rrue­cos.

La ilu­sión de ser un lugar se­gu­ro an­te el ex­tre­mis­mo is­la­mis­ta que­dó des­tro­za­da el pa­sa­do 17 de agos­to cuan­do una ca­mio­ne­ta ace­le­ró so­bre las Ram­blas de Bar­ce­lo­na y de­jó a su pa­so un ras­tro de cuer­pos y más tar­de, en Cam­brils, al sur de la ca­pi­tal ca­ta­la­na, cuan­do un Au­di 3 atro­pe­lló a seis per­so­nas (ver ci­fras).

Las au­to­ri­da­des bus­can en­ten­der có­mo fue que un gru­po que in­cluía ado­les­cen­tes sin an­te­ce­den­tes terroristas pu­die­ron pla­near un ata­que coor­di­na­do en un país que du­ran­te mu­cho tiem­po ha­bía com­ba­ti­do los aten­ta­dos de ma­ne­ra efec­ti­va. “Pa­ra los yiha­dis­tas, Es­pa­ña to­da­vía es­tá en la pri­me­ra lí­nea de ata­que”, di­jo Bru­ce Hoff­man, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town y ex­per­to en te­rro­ris­mo.

Des­de 2004, cuan­do es­ta­lla­ron las bom­bas en la es­ta­ción de tre­nes de Ato­cha en Ma­drid y mu­rie­ron 191 per­so­nas, Es­pa­ña ha­bía frus­tra­do una lar­ga lis­ta de pla­nes is­la­mis­tas; incluso en Bar­ce­lo­na.

En ese pe­río­do, fue­ron arres­ta­dos más de 700 sos­pe­cho­sos de ex­tre­mis­mo, se­gún el Mi­nis­te­rio del In­te­rior de Es­pa­ña. Esa lis­ta in­clu­ye a pa­quis­ta­níes que pla­nea­ban aten­ta­dos sui­ci­das en el me­tro de Bar­ce­lo­na en 2008; una cé­lu­la te­rro­ris­ta en Me­li­lla, al nor­te de Áfri­ca; y nue­ve hom­bres en su ma­yo­ría ma­rro­quíes de­te­ni­dos en abril por víncu­los con los ata­ques de mar­zo de 2016 en el ae­ro­puer­to y me­tro de Bru­se­las.

El año pa­sa­do, las au­to­ri­da­des tam­bién frus­tra­ron un po­si­ble plan pa­ra atro­pe­llar a per­so­nas con una ca­mio­ne­ta, co­mo ha­bía su­ce­di­do en Ni­za e in­ter­cep­ta­ron un em­bar­que de 20 mil uni­for­mes di­ri­gi­dos a yiha­dis­tas en Irak y Si­ria.

“Las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las es­tán en bue­na for­ma en to­da Europa”, di­jo Matt­hew G. Ol­sen, ex­di­rec­tor del Cen­tro Na­cio­nal An­ti­te­rro­ris­mo es­ta­dou­ni­den­se. “Me da la im­pre­sión de que han si­do muy exi­to­sos al iden­ti­fi­car e in­te­rrum­pir ata­ques”.

Des­pués del aten­ta­do de mar­zo de 2004 en Ma­drid, los españoles re­cu­rrie­ron a su ex­pe­rien­cia de dé­ca­das de com­ba­te al mo­vi­mien­to separatista ETA y apro­ba­ron le­yes que ayu­da­ron a des­ar­ti­cu­lar las cé­lu­las ra­di­ca­les.

Sin em­bar­go, a ve­ces, la suer­te in­flu­ye en el an­ti­te­rro­ris­mo y, el 17 de agos­to, esa suer­te se le ter­mi­nó a Es­pa­ña. Es que al­gu­nos de los jó­ve­nes im­pli­ca­dos en los ata­ques de Bar­ce­lo­na y Cam­brils to­da­vía eran ado­les­cen­tes y los in­ves­ti­ga­do­res creen que lle­va­ban una do­ble vi­da; a lo lar­go de un año pla­nea­ron los aten­ta­dos en una vi­vien­da de Al­ca­nar, en la que pre­pa­ra­ban ex­plo­si­vos y don­de dos de ellos –in­clui­do el ce­re­bro del gru­po (ver re­cua­dros)– mu­rie­ron unos días an­tes .

Fue un re­cor­da­to­rio del re­to que en­fren­ta Cataluña co­mo re­gión que se vol­vió un fo­co ca­da vez ma­yor del ex­tre­mis­mo is­la­mis­ta.

En esa ciu­dad re­si­den un cuar­to de los dos mi­llo­nes de musulmanes que vi­ven en Es­pa­ña, lo que ha atra­jo ca­da vez más mi­gran­tes musulmanes des­de Ma­rrue­cos, Ar­ge­lia y el sud­es­te asiá­ti­co. Sin em­bar­go, tie­nen pro­ble­mas de in­te­gra­ción y a mu­chos les han atraen las mez­qui­tas sa­la­fis­tas que sur­gie­ron en pue­blos y ciu­da­des pe­que­ñas de la zo­na.

En un ca­ble di­plo­má­ti­co de 2007, por ejem­plo, fun­cio­na­rios del De­par­ta­men­to de Es­ta­do aler­ta­ron que el área se ha­bía vuel­to un “imán pa­ra re­clu­ta­do­res terroristas” de­bi­do a la al­ta po­bla­ción de in­mi­gran­tes musulmanes mas­cu­li­nos. “Hay al­go de his­to­ria ahí”, di­jo Lo­ren­zo Vi­dino, di­rec­tor del Pro­gra­ma so­bre Ex­tre­mis­mo de la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton y au­tor de un es­tu­dio so­bre el sa­la­fis­mo en Cataluña. “Si te fi­jas en un ma­pa, en Es­pa­ña tam­po­co se vio un sur­gi­mien­to tan mar­ca­do de mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos de lí­nea du­ra y an­ti­mu­sul­ma­nes” que exis­ten en otras par­tes de Europa.

Unos 200 españoles via­ja­ron a Si­ria e Irak pa­ra su­mar­se al EI, pe­ro eso es ape­nas una frac­ción de los cien­tos de bri­tá­ni­cos o fran­ce­ses que hi­cie­ron lo mis­mo.

No obs­tan­te, Es­pa­ña tie­ne un atrac­ti­vo sim­bó­li­co pa­ra los is­la­mis­tas de­bi­do a su his­to­ria de un ca­li­fa­to y la pre­sen­cia mu­sul­ma­na en­tre los siglos VIII y XV en Al-Án­da­lus; en si­tios web de ex­tre­mis­tas hay re­fe­ren­cias a los de­seos de re­gre­sar a ese te­rri­to­rio mu­sul­mán me­die­val. Pe­se a los es­fuer­zos de in­te­gra­ción, Es­pa­ña se en­fren­ta a co­rrien­tes ex­tre­mis­tas en sus co­mu­ni­da­des ma­rro­quíes.

El problema es­tá re­la­cio­na­do a la re­la­ción his­tó­ri­ca com­ba­ti­va en­tre Es­pa­ña y Ma­rrue­cos, de don­de pro­vie­ne la ma­yo­ría de la mi­gra­ción mu­sul­ma­na. De he­cho, ca­si to­dos los sos­pe­cho­sos de los ata­ques en Bar­ce­lo­na y Cam­brils fue­ron iden­ti­fi­ca­dos co­mo ma­rro­quíes o de as­cen­den­cia ma­rro­quí.

Más de 1.600 ma­rro­quíes se su­ma­ron al Es­ta­do Is­lá­mi­co en Si­ria y Li­bia, de acuer­do con las au­to­ri­da­des de Ma­rrue­cos, y los ex­per­tos en se­gu­ri­dad creen que to­da­vía hay cien­tos de sim­pa­ti­zan­tes del gru­po ex­tre­mis­ta en te­rri­to­rio ma­rro­quí.

El an­ti­te­rro­ris­mo es­pa­ñol de­pen­de mu­cho de la coope­ra­ción con las fuer­zas de se­gu­ri­dad ma­rro­quíes. Un ex­per­to di­jo que es­tas úl­ti­mas se in­fil­tra­ron y tie­nen una fuer­te pre­sen­cia en co­mu­ni­da­des mi­gran­tes de to­da Europa por me­dio de in­for­man­tes, pe­se a que al­gu­nos gru­pos de de­re­chos hu­ma­nos ex­pre­sa­ron re­ser­vas so­bre sus mé­to­dos.

El go­bierno es­pa­ñol re­du­jo gas­tos en otras áreas, pe­ro au­men­tó per­so­nal y pre­su­pues­to pa­ra sus ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia. La le­gis­la­ción an­ti­te­rro­ris­ta tam­bién per­mi­tió de­te­ner a sos­pe­cho­sos an­tes de po­si­bles ata­ques terroristas.

“Pa­ra los yiha­dis­tas, Es­pa­ña to­da­vía es­tá en la pri­me­ra lí­nea de ata­que” Bru­ce Hoff­man

PRO­FE­SOR DE LA UNI­VER­SI­DAD DE GEOR­GE­TOWN Y EX­PER­TO EN TE­RRO­RIS­MO

M. BA­RRE­NA - AFP

S. ARAN­DA - NYT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.