Dipu­tado bra­si­le­ño afir­ma que Lu­la es co­rrup­to e irá a pri­sión

Pre­si­den­te del Par­ti­do Po­pu­lar So­cia­lis­ta, que vo­tó pa­ra evi­tar jui­cio po­lí­ti­co a Te­mer, cree que Bra­sil de­be con­cen­trar­se en las re­for­mas y mi­rar ha­cia 2018

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - RO­BER­TO ZAQUIERE twit­ter.com/Ro­ber­toZa­quie­re A. SARTOROTTI

Ro­ber­to Frei­re lle­va mas de cin­co dé­ca­das de ac­tua­ción inin­te­rrum­pi­da en la po­lí­ti­ca bra­si­le­ña y bien po­dría de­cir­se que co­no­ce to­dos los en­tre­te­lo­nes y ve­ri­cue­tos del po­der: fue mi­nis­tro de Cultura has­ta ma­yo de es­te año, senador y dipu­tado en dis­tin­tos pe­río­dos e incluso hoy in­te­gra la cá­ma­ra ba­ja en re­pre­sen­ta­ción del Par­ti­do Po­pu­lar So­cia­lis­ta (PPS), que pre­si­de y que for­ma par­te de la ba­se po­lí­ti­ca del pre­si­den­te Mi­chel Te­mer.

Frei­re tie­ne una tra­yec­to­ria que in­clu­ye el pa­so por otros sec­to­res co­mo el Par­ti­do Co­mu­nis­ta, del que tam­bién fue pre­si­den­te.

En ma­yo de es­te año, cuan­do era mi­nis­tro de Cultura y es­ta­lló el es­cán­da­lo de pre­sun­ta co­rrup­ción en que se vio en­vuel­to el man­da­ta­rio, de­ci­dió re­nun­ciar. No obs­tan­te, a prin­ci­pios de agos­to cuan­do la Cá­ma­ra de Dipu­tados de­bía de­ci­dir la suer­te del pre­si­den­te, lo apo­yó. Te­mer po­día ex­po­ner­se a un pro­ce­so de im­peach­ment co­mo el que sa­có del go­bierno a su an­te­ce­so­ra Dil­ma Rous­seff un año an­tes. Frei­re, jun­to a los otros nue­ve le­gis­la­do­res de su sec­tor no dio sus vo­tos pa­ra juz­gar­lo, co­mo for­ma de ga­ran­ti­zar la “es­ta­bi­li­dad” po­lí­ti­ca del país, di­jo.

El ve­te­rano po­lí­ti­co, que es­ta se­ma­na par­ti­ci­pó de las se­sio­nes del Par­la­sur reuni­do en Mon­te­vi­deo pa­ra con­si­de­rar la si­tua­ción ins­ti­tu­cio­nal de Ve­ne­zue­la, ase­gu­ró que Te­mer con­cre­ta­rá su man­da­to en 2018 y afir­mó que el ex­pre­si­den­te Lu­la da Sil­va es “muy co­rrup­to”.

Frei­re di­jo que aho­ra el go­bierno de­be con­cen­trar­se en pro­fun­di­zar dis­tin­tas re­for­mas mien­tras la eco­no­mía se re­cu­pe­ra y ya se em­pie­za a dis­cu­tir el cro­no­gra­ma elec­to­ral pa­ra el pró­xi­mo año.

A con­ti­nua­ción, una sín­te­sis de su char­la con El Ob­ser­va­dor.

¿Có­mo evalúa hoy la si­tua­ción po­lí­ti­ca de Bra­sil?

Bra­sil vi­ve el más lar­go pe­río­do de normalidad ins­ti­tu­cio­nal de su his­to­ria re­pu­bli­ca­na des­de el fin de la dic­ta­du­ra mi­li­tar. En ese pe­río­do, hu­bo dos mo­men­tos de im­pas­se ins­ti­tu­cio­nal: el im­peach­ment de (el ex­pre­si­den­te Fer­nan­do) Co­llor de Me­llo en 1992 y el de (la ex­pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff el año pa­sa­do).

¿ No cree que los epi­so­dios de co­rrup­ción que sal­pi­can al sis­te­ma po­lí­ti­co afec­tan pre­ci­sa­men­te esa normalidad?

En Bra­sil nin­gu­na li­ber­tad fue res­trin­gi­da. No hay nin­gún pre­so po­lí­ti­co; hay po­lí­ti­cos pre­sos, que es dis­tin­to.

Por ejem­plo, el pro­pio Te­mer es­tá ba­jo sos­pe­cha to­da­vía.

Un prin­ci­pio cons­ti­tu­cio­nal es­ta­ble­ce que pue­de ser pro­ce­sa­do al fi­nal de su man­da­to, si se com­prue­ba en una in­ves­ti­ga­ción que co­me­tió al­gún de­li­to.

El Par­ti­do Po­pu­lar So­cia­lis­ta, que vo­tó pa­ra evi­tar el jui­cio po­lí­ti­co contra el pre­si­den­te, to­da­vía si­gue apo­yán­do­lo?

El par­ti­do man­tie­ne un apoyo crí­ti­co al go­bierno.

¿Qué im­pli­có la vo­ta­ción de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, más allá de que se des­ac­ti­vó un po­si­ble pro­ce­so de im­peach­ment?

La de­ci­sión de la cá­ma­ra da­rá al pre­si­den­te una ma­yor es­ta­bi­li­dad. Él va a ter­mi­nar su man­da­to por­que la cá­ma­ra así lo de­ci­dió.

Pe­ro el pre­si­den­te ca­re­ce de apoyo po­pu­lar.

Pe­ro las ma­ni­fes­ta­cio­nes que hu­bo es­ta vez pa­ra pe­dir su sa­li­da fue­ron muy chi­cas. Es­to fue in­sig­ni­fi­can­te e in­com­pa­ra­ble con la si­tua­ción de Dil­ma; la opi­nión pú­bli­ca in­ci­dió en el im­peach­ment contra ella. Es­ta vez, la so­cie­dad no se mo­vi­li­zó pa­ra re­ti­rar a Te­mer.

¿Qué es lo que si­gue aho­ra?

Es­ta­mos apo­yan­do un pro­ce­so de tran­si­ción pa­ra que Bra­sil man­ten­ga el cro­no­gra­ma elec­to­ral sin ma­yor di­fi­cul­tad, y con la mi­ra­da pues­ta en 2018, pa­ra que las elec­cio­nes se reali­cen en un marco cons­ti­tu­cio­nal y de­mo­crá­ti­co.

¿Có­mo ve al go­bierno una vez ar­chi­va­da la de­nun­cia contra el pre­si­den­te Te­mer?

El go­bierno es­tá te­nien­do cier­ta es­ta­bi­li­dad. Es­tá te­nien­do por ejem­plo pe­que­ños re­sul­ta­dos de me­jo­ra eco­nó­mi­ca, que se es­tán vien­do.

¿Y cuál es el pró­xi­mo pa­so?

Esa ma­yor es­ta­bi­li­dad que men­cio­na­ba per­mi­te re­to­mar la dis­cu­sión por las re­for­mas. Aho­ra se es­tá dis­cu­tien­do la re­for­ma po­lí­ti­ca; des­pués ven­drán la re­for­ma tributaria y la pre­vi­sio­nal. Es­te es un go­bierno bas­tan­te re­for­mis­ta: las re­for­mas, que es­ta­ban pa­ra­li­za­das, son ne­ce­sa­rias.

¿Qué pa­pel cree que jue­ga la opi­nión pú­bli­ca pa­ra re­en­cau­zar el rum­bo po­lí­ti­co del país?

Es­tá sa­lien­do de la agenda ne­ga­ti­va ha­cia una agenda po­si­ti­va. Des­pués de las de­nun­cias por co­rrup­ción, la so­cie­dad es­tá co­men­zan­do a mo­vi­li­zar­se pa­ra las elec­cio­nes de 2018: se co­mien­za a dis­cu­tir so­bre can­di­da­tos y par­ti­dos po­lí­ti­cos.

Pe­ro el es­cán­da­lo de co­rrup­ción no ter­mi­nó.

(La ope­ra­ción) Lava Ja­to va a con­ti­nuar. Lo de­ter­mi­nan­te aho­ra es que la eco­no­mía es­tá en fran­ca re­cu­pe­ra­ción y la po­lí­ti­ca em­pie­za a do­mi­nar, dos ele­men­tos que ase­gu­ran que se mi­ra ha­cia 2018.

Sin em­bar­go, la ima­gen de los po­lí­ti­cos dis­ta de ser la me­jor.

La opi­nión pú­bli­ca co­mien­za a per­ci­bir que el país no tie­ne fu­tu­ro si no se cui­da la po­lí­ti­ca. El fu­tu­ro de Bra­sil pa­sa por te­ner una éli­te po­lí­ti­ca más res­pe­ta­da y que la co­rrup­ción sea con­tro­la­da.

¿Qué opi­nión tie­ne del juez an­ti­co­rrup­ción Ser­gio Mo­ro?

No es un sal­va­dor ni un jus­ti­cie­ro. Ha si­do im­por­tan­tí­si­mo, pe­ro fe­liz­men­te hay otros (jue­ces que in­ves­ti­gan he­chos de co­rrup­ción).

¿De qué ma­ne­ra ob­ser­va la si­tua­ción pro­ce­sal del ex­pre­si­den­te Lu­la da Sil­va?

La im­pre­sión que ten­go es que se­rá con­de­na­do en se­gun­da ins­tan­cia; con eso es­ta­rá im­pe­di­do de par­ti­ci­par en cual­quier pro­ce­so elec­to­ral. En su ca­so, la pri­sión pue­de ser un re­sul­ta­do pre­vi­si­ble.

¿Con­si­de­ra que es res­pon­sa­ble de los de­li­tos que le impu­tan?

Es muy co­rrup­to. Es gran res­pon­sa­ble por el es­cán­da­lo de co­rrup­ción que Bra­sil en­fren­tó. El es­ta­ba al tan­to de to­do (la tra­ma del pa­go de so­bor­nos en Pe­tro­bras).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.