Una he­roí­na de dos caras

La ex­fis­cal ve­ne­zo­la­na Lui­sa Or­te­ga de­nun­cia al ré­gi­men de Ma­du­ro en la re­gión

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - G GA­BRIEL PAS­TOR twit­ter.com/ga­briel­pas­tor65 tw

Qué pa­ra­do­ja si el ti­ro de gra­cia al ré­gi­men ve­ne­zo­lano del dic­ta­dor Ni­co­lás Ma­du­ro no se des­en­ca­de­na por la ca­tás­tro­fe eco­nó­mi­ca y la gra­ve cri­sis po­lí­ti­ca ni por las pro­tes­tas ca­lle­je­ras con 125 muer­tos y de­ce­nas de pre­sos po­lí­ti­cos, sino por las de­nun­cias de la ex­fis­cal ge­ne­ral Lui­sa Or­te­ga, una cha­vis­ta de la pri­me­ra hora, una sol­da­do leal de Hugo Chá­vez has­ta el fi­nal, que es­con­dió la ca­be­za ba­jo tie­rra cuan­do el men­tor del so­cia­lis­mo del si­glo XXI pi­so­teó el es­ta­do de De­re­cho.

Hoy Or­te­ga es vi­to­rea­da por la ma­yo­ría de los je­fes de Es­ta­do de los gran­des paí­ses – ex­cep­to Ru­sia y Chi­na, dos so­cios de Mi­ra­flo­res–, y tam­bién de Amé­ri­ca La­ti­na, por su oposición pú­bli­ca al avan­ce dic­ta­to­rial de Ma­du­ro – co­mo la con­vo­ca­to­ria a una Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te y el cie­rre de la Asam­blea Na­cio­nal– y sus crí­ti­cas a la re­pre­sión de los agen­tes de se­gu­ri­dad del ré­gi­men. Y en es­tas ho­ras, hui­da de Ve­ne­zue­la, la aplau­den de pie por la de­nun­cia de co­rrup­ción contra quien fue el del­fín de Chá­vez y dos de las prin­ci­pa­les fi­gu­ras del go­bierno de Caracas, en la que el es­cán­da­lo de Ode­brecht ha si­do la no­ta so­bre­sa­lien­te.

La ex­fis­cal cha­vis­ta, des­ti­tui­da por la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, y a quien le em­bar­ga­ron sus bie­nes y le prohi­bie­ron sa­lir del país, de­mues­tra una gran va­len­tía al li­de­rar una cru­za­da in­ter­na­cio­nal contra un go­bierno que no tie­ne em­pa­cho en ha­cer tri­zas a quie­nes lo afron­tan y desafían y, mu­cho más aún, si la re­ta­do­ra pro­vie­ne de la mis­ma fa­mi­lia ideo­ló­gi­ca.

Or­te­ga ha­ce bien en ma­ni­fes­tar las atro­ci­da­des del ré­gi­men ve­ne­zo­lano, pe­ro es una lás­ti­ma que no lo ha­ya he­cho an­tes.

Es cier­to, co­mo di­jo es­ta se­ma­na, que “en Ve­ne­zue­la ha ocu­rri­do la muer­te del de­re­cho”. Pe­ro ello no su­ce­dió por una ges­tión ale­ja­da de los pos­tu­la­dos de Chá­vez, sino, en to­do ca­so, por una ver­sión ra­di­ca­li­za­da del so­cia­lis­mo del si­glo XXI.

La “muer­te” del es­ta­do de De­re­cho y del ré­gi­men de­mo­crá­ti­co so­bre­vino des­pués de su­ce­si­vos go­bier­nos de Chá­vez que pro­vo­ca­ron he­ri­das pro­fun­das al sis­te­ma de go­bierno y a las re­glas de juego de la po­lí­ti­ca y de la eco­no­mía. No co­men­zó con Ma­du­ro.

Du­ran­te los go­bier­nos cha­vis- tas, Or­te­ga tu­vo una as­cen­den­te ca­rre­ra en el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co que cul­mi­nó co­mo fis­cal ge­ne­ral aun­que con un fi­nal abrup­to al ser des­ti­tui­da el pa­sa­do 5 de agos­to, lue­go de ca­si 10 años en el car­go.

Ella es una cha­vis­ta de pu­ra ce­pa. Ella de­fien­de, aún hoy, la ver­sión que se des­ple­gó en vi­da del co­man­dan­te en la que se cons­ta­tó per­se­cu­ción a di­ri­gen­tes opo­si­to­res y a sin­di­ca­lis­tas, una po­lí­ti­ca pa­ra de­bi­li­tar a la justicia, vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos, cas­ti­go a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción in­de­pen­dien­tes o crí­ti­cos, res­tric­ción al ac­ce­so a la in­for­ma­ción pú­bli­ca.

Mien­tras ocu­pó el má­xi­mo car­go del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co se rea­li­za­ron los prin­ci­pa­les ne­go­cios de Ode­brecht en Ve­ne­zue­la. La justicia bra­si­le­ña tie­ne en sus ma­nos una de­cla­ra­ción de Emi­lio Ode­brecht, pa­triar­ca del gru­po, en la que ad­mi­te que su com­pa­ñía con­cre­tó con­tra­tos mi­llo­na­rios en Ve­ne­zue­la gra­cias al tán­dem Lu­la-Chá­vez.

Y una man­cha de su ges­tión, gran­de y os­cu­ra, la per­se­gui­rá has­ta el fin de sus días: su de­ci­di­do apoyo al fa­llo ju­di­cial del en­car­ce­la­mien­to al lí­der opo­si­tor Leo­pol­do López.

Bien po­dría ha­blar­se de dos ros­tros o ta­lan­tes de la ex­fis­cal ge­ne­ral: una ca­ra qui­jo­tes­ca por en­fren­tar a un ré­gi­men san­grien­to co­mo el de Ma­du­ro; y una te­ne­bro­sa, por su com­pli­ci­dad con Hugo Chá­vez, que du­ran­te sus go­bier­nos no se res­pe­ta­ron to­dos los de­re­chos hu­ma­nos, no hu­bo garantías cons­ti­tu­cio­na­les en los pro­ce­sos ju­di­cia­les ni el de­bi­do pro­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.