Cam­bio de ima­gen

Son jó­ve­nes, go­bier­nan a paí­ses eu­ro­peos y Ca­na­dá, pe­ro acos­tum­bran le­van­tar las vie­jas ban­de­ras del li­be­ra­lis­mo hu­ma­nis­ta

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - GA­BRIEL PAS­TOR twit­ter.com/ga­briel­pas­tor65

Ma­cron o Tru­deau emer­gen co­mo las nue­vas ca­ras de la po­lí­ti­ca, que reivin­di­can, pe­se a cre­cien­tes crí­ti­cas a su ges­tión, an­ti­guas ban­de­ras li­be­ra­les y hu­ma­nis­tas.

Las imá­ge­nes de Em­ma­nuel Ma­cron y Jus­tin Tru­deau, en una ac­ti­tud dis­ten­di­da, pa­ra­dos en un bal­cón al fren­te de la in­men­si­dad del mar Jo­nio en un día par­ti­cu­lar­men­te pri­ma­ve­ral, des­de lo al­to de la ciu­dad si­ci­lia­na de Taor­mi­na, pa­re­cen postales de dos ac­to­res en el Fes­ti­val de Can­nes. Im­pe­ca­ble­men­te ves­ti­dos, am­bos je­fes de Es­ta­do ha­blan de em­pleo, se­gu­ri­dad y el cam­bio cli­má­ti­co, mien­tras se es­cu­chan los dis­pa­ros de de­ce­nas de cá­ma­ras de fo­tos.

Has­ta el re­por­te­ro grá­fi­co más im­pa­si­ble se da­ba cuen­ta de la fuer­za de esas idí­li­cas fo­tos, to­ma­das du­ran­te un re­ce­so de la Cum­bre del G7, el 26 de ma­yo, y que se con­ver­ti­rían en un fe­nó­meno vi­ral en las re­des so­cia­les. Aun­que son más que un con­jun­to de imá­ge­nes que in­ci­ta­ban a ha­cer clic en los bo­to­nes “Me gus­ta”, “Co­men­tar” o “Com­par­tir”: re­pre­sen­tan la ex­pre­sión vi­va de un nue­vo sem­blan­te que sur­ge en la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal.

Cuan­do el mun­do aún se so­bre­sal­ta con los ges­tos es­tri­den­tes de un des­en­ca­ja­do Do­nald Trump, apa­re­ce Ma­cron en es­ce­na, con

“Exis­ten gran­des opor­tu­ni­da­des pa­ra paí­ses co­mo Ca­na­dá e Ir­lan­da, en un mo­men­to en que Es­ta­dos Uni­dos y el Reino Uni­do se es­tán re­clu­yen­do, o al me­nos yen­do en una di­rec­ción di­fe­ren­te” JUS­TIN TRU­DEAU PRI­MER MI­NIS­TRO DE CA­NA­DÁ

una ac­ti­tud e ideas po­lí­ti­cas que se pre­sen­tan por lo me­nos ale­ja­das del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se. Ma­cron en el Pa­la­cio de Eli­seo vie­ne a re­for­zar una co­rrien­te de li­be­ra­lis­mo hu­ma­nis­ta, que re­co­ge ban­de­ras de la Ter­ce­ra Vía, en la que tam­bién se po­drían ubi­car a otras ca­ras po­lí­ti­cas jó­ve­nes, aun­que di­fe­ren­tes, co­mo la del men­cio­na­do pri­mer mi­nis­tro de Ca­na­dá, Tru­deau; el de Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da, Leo Va­rad­kar; y tam­bién al ex­pri­mer mi­nis­tro de Ita­lia Ma­teo Ren­zi (ver re­cua­dros)

Flo­rent Fras­son- Que­noz, un aca­dé­mi­co fran­cés es­pe­cia­li­za­do en re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y en se­gu­ri­dad in­ter­na­cio­nal, di­jo a El Ob­ser­va­dor que esas “nue­vas ca- ras que se pre­sen­tan al mun­do son nu­me­ro­sas y em­ble­má­ti­cas, son fi­gu­ras di­fe­ren­tes (...) que evo­can la re­no­va­ción, el cam­bio. Pe­ro mu­chas de ellos no re­pre­sen­tan un cam­bio, sino la vo­lun­tad de se­guir de­fen­dien­do una ‘cier­ta idea’ del li­be­ra­lis­mo, un li­be­ra­lis­mo hu­ma­nis­ta”.

El “li­be­ra­lis­mo hu­ma­nis­ta” al que se re­fie­re si­gue en ge­ne­ral los li­nea­mien­tos de la so­cial­de­mo­cra­cia, opues­to a las ideas del neo­li­be­ra­lis­mo o del con­ser­va­du­ris­mo so­cial. “En otras pa­la­bras, la co­rrien­te in­te­lec­tual que des­de el re­na­ci­mien­to europeo irri­ga los mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos e in­te­lec­tua­les en el vie­jo con­ti­nen­te”, pro­si­guió es­te pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Ex­ter­na­do de Co­lom­bia.

Ca­ras nue­vas no sig­ni­fi­ca en­ton­ces po­lí­ti­cos o po­lí­ti­cas nue­vas por­que un cam­bio en el elen­co de go­bierno “no es su­fi­cien­te pa­ra ha­blar de no­ve­dad”. Por aho­ra, es un nue­vo ta­lan­te en el sen­ti­do de san­gre nue­va, más que no­ve­do­sas ideas o po­lí­ti­cas des­de la di­rec­ción del go­bierno, ex­cep­to en el uso de las nue­vas tec­no­lo­gías en los asun­tos pú­bli­cos. Un ejem­plo, el bro­man­ce –un tér­mino que sur­ge de la unión de las pa­la­bras en in­glés brot­her (her­mano) y ro­man­ce (ro­man­ce), que sig­ni­fi­ca la exis­ten­cia de un víncu­lo in­ten­so, no se­xual, en­tre dos hom­bres– que pro­ta­go­ni­za­ron los pre­si­den­tes aci­ca­la­dos, que fue te­ma de ten­den­cia en las re­des so­cia­les.

Los ges­tos en­tre los je­fes de Fran­cia y Ca­na­dá, vi­si­bles en el diá­lo­go fra­terno en el bal­cón si­ci­liano, mues­tran la evi­den­te em­pa­tía que exis­te en­tre am­bos, y que re­co­no­ció el pro­pio Ma­cron des­de su cuen­ta de Twit­ter: “La amis­tad fran­co-ca­na­dien­se tie­ne una nue­va ca­ra. Jus­tin Tru­deau, te­ne­mos que res­pon­der a los desafíos de nues­tra ge­ne­ra­ción”, al­go que los dos pre­si­den­tes se han mos­tra­do dis­pues­tos a apro­ve­char.

Ma­cron es hoy la ca­ra más re­le­van­te de una ten­den­cia hu­ma­nis­ta y pro­gre­sis­ta, y es por ello que cae so­bre sus es­pal­das una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad so­bre el fu­tu­ro po­lí­ti­co de una co­rrien­te in­flui­da de ideas po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas de la Ter­ce­ra Vía.

El dis­cur­so de Ma­cron pa­ra en­fren­tar pro­ble­mas po­lí­ti­cos, so­cia­les y eco­nó­mi­cos, se­gún el aca­dé­mi­co fran­cés, “vie­ne de la mis­ma fá­bri­ca que la del ex­can­ci­ller (ale­mán, Ger­hard) Schrö­der y del ex­pri­mer mi­nis­tro (Tony) Blair”, dos de los exponentes prin­ci­pa­les de la Ter­ce­ra Vía de fi­nes de la dé­ca­da de 1990 que se fue apa­gan­do con el tiem­po.

Un plan­teo de los an­ti­guos re­fe­ren­tes de la Ter­ce­ra Vía, que tam­bién se re­fle­ja en los nue­vos po­lí­ti­cos, es­pe­cial­men­te en Ma­cron, se pue­de re­su­mir así: “Pa­ra man­te­ner unos ni­ve­les acep­ta­bles de con­fort, te­ne­mos que acep­tar el or­den de las co­sas y sa­cri­fi­car a al­gu­nos de no­so­tros”.

La Ter­ce­ra Vía con­vo­ca a man­da­ta­rios o ex­pre­si­den­tes y di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos de Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa y Amé­ri­ca La­ti­na. En­tre ellos, se des­ta­can el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos (Co­lom­bia) y los ex­man­da­ta­rios Tony Blair (Reino Uni­do), Bill Clin­ton (Es­ta­dos Uni­dos), Fe­li­pe Gon­zá­lez (Es­pa­ña), Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so (Bra­sil) y Ri­car­do La­gos (Chi­le). To­dos ellos, que reivin­di­can la idea de “mer­ca­do has­ta don­de sea po­si­ble y Es­ta­do don­de sea ne­ce­sa­rio” –pa­ra des­mar­car­se de los ex­tre­mos del so­cia­lis­mo mar­xis­ta y el ca­pi­ta­lis­mo a ul­tran­za–, se ha­bían reuni­do en Car­ta­ge­na de In­dias, Co­lom­bia, el 30 de ju­nio de 2014, pa­ra ana­li­zar una suer­te de re­lan­za­mien­to de la Ter­ce­ra Vía que ha­bía per­di­do su im­pul­so ori­gi­nal de fi­nes de la dé­ca­da de 1990, pe­ro con nin­gún re­sul­ta­do a la vis­ta.

“Si bien la ca­ra de Ma­cron es nue­va, tan­to su for­ma­ción co­mo su tra­yec­to­ria nos re­cuer­dan que la no­ve­dad es di­fí­cil de con­se­guir”, afir­mó el ex­per­to.

Aún sin el se­llo de al­go iné­di­to en la po­lí­ti­ca, ha­cía tiem­po que un di­ri­gen­te po­lí­ti­co –y fran­cés– no des­per­ta­ba tan­to in­te­rés co­mo la fi­gu­ra de Ma­cron. Uno de tan­tos ejem­plos, se ex­po­ne en un ar­tícu­lo de Ke­mal Der­vis y Ca­ro­li­ne Con­roy, miem­bros de la Broo­kings Ins­ti­tu­tion, en el que ex­pli­can lo que pue­de su­po­ner una ges­tión del jo­ven pre­si­den­te fran­cés que pro­me­tió “desa­rro­llar un nue­vo con­tra­to so­cial” pa­ra in­ten­tar sal­tar las va­llas de las clá­si­cas de­re­cha e iz­quier­da que obs­ta­cu­li­zan el cam­bio. “Con Ma­cron po­dría sur­gir gra­dual­men­te un nue­vo sis­te­ma po­lí­ti­co pro­gre­sis­ta que com­bi­ne una sín­te­sis de po­lí­ti­cas so­cia­les y li­be­ra­li­za­ción”, es­cri­ben es­tos ana­lis­tas de una or­ga­ni­za­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas sin fi­nes de lu­cro con se­de en Was­hing­ton DC.

De to­dos mo­dos, al pre­si­den­te fran­cés ya se le ha ago­ta­do la lu­na de miel con el pú­bli­co y con la gen­te, so­bre to­do a par­tir de que lan­zó su po­lé­mi­ca re­for­ma la­bo­ral (ver apun­te) con la que bus­ca ter­mi- nar con el es­truc­tu­ral des­em­pleo fran­cés, pe­ro que al fle­xi­bi­li­zar el mer­ca­do la­bo­ral ha des­per­ta­do la ira de la iz­quier­da y los sin­di­ca­tos, que lo ta­chan co­mo “más de lo mis­mo” de po­lí­ti­ca de de­re­cha. Ade­más, no lo han ayu­da­do al­gu­nos erro­res de po­lí­ti­cos y de co­mu­ni­ca­ción, co­mo el rol exa­ge­ra­do de su mu­jer Bri­git­te, o el ex­ce­si­vo gas­to en ma­qui­lla­je (26 mil eu­ros) des­de que asu­mió el pa­sa­do 14 de ma­yo. To­do eso he­cho que su ima­gen ca­ye­ra 14 pun­tos has­ta el 40%. Pe­ro so­bre to­do, obli­ga a ba­ra­jar y dar de nue­vo, pa­ra ave­ri­guar quién es de ver­dad Em­ma­nuel Ma­cron: el lí­der de esa nue­va ter­ce­ra vía o so­lo un buen pro­duc­to de mar­ke­ting pa­ra ga­nar una elec­ción.

“El go­bierno no se­rá ni de iz­quier­das ni de de­re­chas por­que esas vie­jas di­vi­sio­nes ya no tie­nen en cuen­ta los desafíos po­lí­ti­cos ac­tua­les”

LEO VA­RAD­KAR PRI­MER MI­NIS­TRO DE IR­LAN­DA

“Es­tán le­jos los tiem­pos en los que el li­be­ra­lis­mo triun­fan­te ase­gu­ra­ba un de­ve­nir ra­dian­te pa­ra to­dos”.

FLO­RENT FRAS­SON-QUE­NOZ ACA­DÉ­MI­CO FRAN­CÉS EX­PER­TO EN RE­LA­CIO­NES IN­TER­NA­CIO­NA­LES

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.