Kim Jong-un: el gran in­ti­mi­da­dor

El lí­der nor­co­reano es de­fi­ni­do co­mo un hom­bre cruel, prác­ti­co y de­ci­di­do

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - CHOE SANG HUN

En Chi­na, el hom­bre que ame­na­za con lan­zar­le mi­si­les a Es­ta­dos Uni­dos es ri­di­cu­li­za­do co­mo un mo­co­so mi­ma­do y re­gor­de­te. En Es­ta­dos Uni­dos, un se­na­dor lo de­fi­nió co­mo un “mu­cha­cho gor­do y lo­co”. El pre­si­den­te Do­nald Trump al­gu­na vez lo lla­mó “lo­co de re­ma­te”.

Sin em­bar­go, el blan­co de to­do es­te des­dén, Kim Jong-un, el di­ri­gen­te de 33 años de Co­rea del Nor­te, fue sub­es­ti­ma­do du­ran­te mu­cho tiem­po.

Kim fue el me­nor de tres hi­jos, pe­ro su­peró a sus her­ma­nos en la su­ce­sión de su pa­dre, Kim Jon­gil. Mu­chos ana­lis­tas lo me­nos­pre­cia­ron y lo ca­li­fi­ca­ron co­mo una fi­gu­ra de­co­ra­ti­va sin ex­pe­rien­cia cuan­do asu­mió el po­der a los 27 años; al­gu­nos pre­di­je­ron que no du­ra­ría mu­cho. Sin em­bar­go, ca­si seis años des­pués, no hay du­da de que ejer­ce un con­trol fir­me.

Aho­ra, en con­tra de to­dos los pro­nós­ti­cos, Kim es­tá a pun­to de con­ver­tir a su ais­la­da y em­po­bre­ci­da na­ción en una de las po­cas en el mun­do que pue­den ata­car a EEUU con un mi­sil nu­clear.

Al­gu­nos han ex­hor­ta­do a Trump a que ini­cie ne­go­cia­cio­nes con él. Sin em­bar­go, no que­da cla­ro que Kim es­té in­tere­sa­do en con­ver­sar o si hay al­go que pu­die­ra pe­dir a cam­bio de de­te­ner o aban­do­nar su pro­gra­ma nu­clear. Hi­zo que la cons­truc­ción de un ar­se­nal nu­clear sea prio­ri­dad, con el ar­gu­men­to de que es­ta es la úni­ca ma­ne­ra en que Co­rea del Nor­te pue­de ga­ran­ti­zar su se­gu­ri­dad y el de­sa­rro­llo de su eco­no­mía.

Los prin­ci­pa­les mo­ti­vos de su de­ci­sión, co­mo mu­chos de­ta­lles de su vi­da, son in­cier­tos. Kim no via­jó al ex­tran­je­ro ni tam­po­co re­ci­bió nin­gu­na vi­si­ta de Es­ta­do des­de que to­mó el po­der. Ape­nas unas cuan­tas per­so­nas que no son de Co­rea del Nor­te pu­die­ron re­unir­se con él, en­tre ellas el ex­bas­quet­bo­lis­ta Den­nis Rod­man, un chef de sus­hi ja­po­nés y los vi­ce­pre­si­den­tes de Cu­ba y Chi­na. Lo po­co que se co­no­ce de los an­te­ce­den­tes de Kim su­gie­re que es cruel y tie­ne cier­ta fle­xi­bi­li­dad ideo­ló­gi­ca.

Al­gu­nos ofi­cia­les del ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia sur­co­reano afir­man que eje­cu­tó a una can­ti­dad ré­cord de al­tos man­dos, en­tre quie­nes es­tá in­clui­do su pro­pio tío, un per­so­na­je as­tu­to, que ha­bía si­do con­si­de­ra­do su men­tor. Tam­bién se cree que or­de­nó el ase­si­na­to de su me­dio her­mano, quien fue en­ve­ne­na­do con el agen­te neu­ro­tó­xi­co VX en el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Kua­la Lum­pur, en Ma­la­sia, en fe­bre­ro.

In­te­li­gen­te y prác­ti­co

Tam­bién se le da cré­di­to por fle­xi­bi­li­zar los con­tro­les del Es­ta­do so­bre la eco­no­mía e im­pul­sar un cre­ci­mien­to mo­des­to, así co­mo por re­cu­pe­rar la con­fian­za pú­bli­ca de la que dis­fru­ta­ba el ré­gi­men di­nás­ti­co en el pe­río­do de su abue­lo y que se per­dió ba­jo el man­do de su pa­dre, cu­ya ges­tión se re­cuer­da por una ham­bru­na de­vas­ta­do­ra.

“In­te­li­gen­te, prác­ti­co, de­ci­di­do”, di­jo An­drei Lan­kov, ex­per­to en Co­rea del Nor­te de la Uni­ver­si­dad de Kook­min en Seúl, so­bre Kim. “Sin em­bar­go, tam­bién es ca­pri­cho­so, mal­hu­mo­ra­do y es­tá lis­to pa­ra ma­tar sin ti­tu­beos”.

Un asun­to so­bre el que Kim no va­ci­ló es el pro­gra­ma nu­clear. Su pa­dre ofre­ció de desechar­lo a cam­bio de ayuda eco­nó­mi­ca y ga­ran­tías de se­gu­ri­dad, e in­clu­so lle­gó a un acuer­do con el go­bierno de Bill Clin­ton, pe­ro Co­rea del Nor­te lo vio­ló más tar­de. Por su la­do, Kim asu­mió una po­si­ción mu­cho más agre­si­va. Tres de cin­co prue- bas nu­clea­res de Co­rea del Nor­te se rea­li­za­ron ba­jo su su­per­vi­sión y hay evi­den­cia de que se es­tá pre­pa­ran­do otra. Co­rea del Nor­te tam­bién reali­zó cer­ca de 80 en­sa­yos con mi­si­les en el go­bierno de Kim, más del do­ble de los que se hi­cie­ron en los man­da­tos de su pa­dre y abue­lo.

La na­ción lo­gró avances im­por­tan­tes con las úl­ti­mas prue­bas de mi­si­les, las cua­les se­gún los ana­lis­tas, de­mos­tra­ron que los ba­lís­ti­cos in­ter­con­ti­nen­ta­les con los que cuen­ta son ca­pa­ces de lle­gar a Alas­ka y otras ciu­da­des de la cos­ta oes­te de EEUU. Los me­dios de Co­rea del Nor­te mos­tra­ron que Kim se en­con­tra­ba pre­sen­te en las prue­bas, son­rien­do. El lí­der apa­re­ció por pri­me­ra vez en los me­dios de Co­rea del Nor­te en setiembre de 2010, po­co más de un año an­tes de que su­ce­die­ra a su pa­dre. Los in­for- mes ase­gu­ra­ban que lo ha­bían nom­bra­do ge­ne­ral de cua­tro es­tre­llas y que el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, el par­ti­do go­ber­nan­te, lo ha­bía ele­gi­do vi­ce­pre­si­den­te de la Co­mi­sión Mi­li­tar Cen­tral. Has­ta en­ton­ces, no era cla­ro si su­ce­de­ría a su pa­dre. El mun­do nun­ca ha­bía vis­to su fo­to de adul­to.

Kim pa­dre, que go­ber­nó Co­rea del Nor­te des­de 1994 has­ta su muer­te en 2011, tu­vo tres es­po­sas y al me­nos seis hi­jos. Su pri­me­ra es­po­sa dio a luz a un ni­ño en 1971, pe­ro ca­yó en des­gra­cia y mu­rió en el exi­lio en Mos­cú. Su se­gun­da es­po­sa le dio dos hi­jas y nin­gún va­rón. La ter­ce­ra, Ko Yong-hui, una co­rea­na na­ci­da en Ja­pón, can­tan­te y bai­la­ri­na, tu­vo dos hi­jos y una hi­ja. A pe­sar de la par­ti­da de su ma­dre, el hi­jo ma­yor, Kim Jong-nam, fue con­si­de­ra­do su he­re­de­ro por mu­chos has­ta 2001, cuan­do fue des­cu­bier­to tra­tan­do de vi­si­tar Tok­yo Disneyland con un pa­sa­por­te fal­so. Al pa­re­cer, lue­go se exi­lió y vi­vía en Ma­cao, don­de hi­zo al­gu­na crí­ti­ca le­ve al ré­gi­men an­tes de ser ase­si­na­do en Ma­la­sia en fe­bre­ro. El se­gun­do hi­jo de Kim Jong-il, Kim Jong-chol, fue vis­to en un con­cier­to de Eric Clap­ton en Lo­nd­res en 2015, pe­ro no se sa­be mu­cho más so­bre él. Las es­ca­sas in­for­ma­cio­nes dis­po­ni­bles pro­vie­nen de Kenji Fu­ji­mo­to, el an­ti­guo chef de sus­hi de la fa­mi­lia, quien es­cri­bió su au­to­bio­gra­fía en 2003 des­pués de

que es­ca­pó en 2001. Allí se­ña­la que Kim pa­dre con­si­de­ra­ba a ese hi­jo de­ma­sia­do “afe­mi­na­do”. Sin em­bar­go, ado­ra­ba a su ter­cer hi­jo, Kim Jon­gun, en quien vio su pro­pia ac­ti­tud do­mi­nan­te y otras cua­li­da­des de li­de­raz­go a una edad muy tem­pra­na.

Cuan­do cum­plió ocho años, le re­ga­la­ron un uni­for­me de ge­ne­ral; a par­tir de en­ton­ces, los ge­ne­ra­les le pre­sen­ta­ron sus res­pe­tos. Se cree que Kim es­tu­dió en es­cue­las pú­bli­cas en Sui­za des­de 1996 has­ta al me­nos 2000. Hay evi­den­cias de que la épo­ca de Kim en Eu­ro­pa, y qui­zá en otros paí­ses, de­jó una mar­ca en él.

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.