Bra­sil y la cri­sis del or­den mun­dial li­be­ral

Po­lí­ti­ca po­la­ri­za­da y au­ge na­cio­na­lis­ta se ha­cen eco del EEUU de Trump y el bre­xit bri­tá­ni­co

El Observador Fin de Semana - Mundo - - ANÁLISIS -

La cla­se po­lí­ti­ca bra­si­le­ña es­tá des­pre­cia­da, los vo­tan­tes son ca­da vez más cí­ni­cos y más po­la­ri­za­dos

El es­cán­da­lo de co­rrup­ción tras­to­có la po­lí­ti­ca, pe­ro mu­chos es­pe­ran que sea la ba­se pa­ra un Bra­sil más jus­to y efi­cien­te

Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so pre­sen­ció las ma­las épo­cas, las épo­cas de au­ge y aho­ra la cri­sis. Co­mo pre­si­den­te de Bra­sil des­de 1995 a 2002, con­so­li­dó la de­mo­cra­cia del país y re­for­mó su eco­no­mía. Du­ran­te la dé­ca­da pos­te­rior, el in­cre­men­to de las for­tu­nas de Bra­sil atra­jo la aten­ción del mun­do, y al país se le con­ce­die­ron la or­ga­ni­za­ción de la Co­pa del Mun­do y los Jue­gos Olím­pi­cos.

Pe­ro sen­ta­do en su ofi­ci­na en São Pau­lo, la se­ma­na pa­sa­da, Car­do­so, de 86 años, se­re­na­men­te re­co­no­ció que Bra­sil en­fren­ta “una cri­sis mo­ral y eco­nó­mi­ca”. La eco­no­mía se con­tra­jo ca­si un 8% en 2015 y en 2016. La en­ton­ces pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff fue des­ti­tui­da del car­go el año pa­sa­do.

El ac­tual pre­si­den­te, Mi­chel Te­mer, y al­re­de­dor del 40% de los miem­bros del Con­gre­so es­tán ba­jo sos­pe­cha por co­rrup­ción.

Es­ta cri­sis bra­si­le­ña tie­ne im­pli­ca­cio­nes glo­ba­les. Du­ran­te las bue­nas épo­cas, el país se con­vir­tió en un sím­bo­lo del triun­fo de la po­lí­ti­ca y de la eco­no­mía li­be­ra­les a ni­vel mun­dial.

En las ma­las épo­cas, sin em­bar­go, la si­tua­ción de Bra­sil se con­vir­tió en un sín­to­ma de una cri­sis glo­bal en el or­den li­be­ral.

Me­dian­te la re­duc­ción de los sub­si­dios, el con­trol de la in­fla­ción, el im­pul­so de la pri­va­ti­za­ción y la aper­tu­ra de la eco­no­mía a la com­pe­ten­cia, Car­do­so sen­tó las ba­ses pa­ra una lar­ga ex­pan­sión eco­nó­mi­ca.

Su su­ce­sor, el iz­quier­dis­ta Luiz Iná­cio “Lu­la” da Sil­va, cons­tru­yó so­bre esas ba­ses de re­for­mas li­be­ra­les que ha­bía he­re­da­do. En la era de Lu­la, se ata­có la no­to­ria de­sigual­dad de Bra­sil a tra­vés de pro­gra­mas so­cia­les que con­quis­ta­ron elo­gios mun­dia­les.

Co­mo un país con una po­bla­ción de 207 mi­llo­nes –apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de Su­da­mé­ri­ca– Bra­sil se con­vir­tió en un por­ta­voz in­for­mal pa­ra el con­ti­nen­te y pa­ra un or­den mun­dial emer­gen­te. A tra­vés del gru­po Brics, in­te­gra­do ade­más por Ru­sia, In­dia, Chi­na y Su­dá­fri­ca, Bra­sil pre­sio­nó por el lo­gro de un re­equi­li­brio glo­bal del po­der, de una ma­ne­ra que pa­re­cía tan­to que de­bía ha­ber­se he­cho ha­cía tiem­po, co­mo tam­bién pa­re­cía inofen­si­va. El ex­pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Ba­rack Oba­ma abra­zó pú­bli­ca­men­te a Lu­la y di­jo: “Me en­can­ta es­te ti­po”.

Pe­ro es­te año, Lu­la fue con­de­nó por co­rrup­ción y es pro­ba­ble que se le prohí­ba bus­car una re­elec­ción en la vo­ta­ción pre­si­den­cial del pró­xi­mo año. Su caí­da es un sím­bo­lo de las de­cep­cio­na­das es­pe­ran­zas de mu­chos de los bra­si­le­ños más po­bres.

Con la eco­no­mía en cri­sis, con la de­sigual­dad nue­va­men­te en au­men­to, y con el es­cán­da­lo de co­rrup­ción “La­va Ja­to” en su apo­geo, la cla­se po­lí­ti­ca bra­si­le­ña es­tá am­plia­men­te des­pre­cia­da. Los vo­tan­tes son ca­da vez más cí­ni­cos y es­tán ca­da vez más pro­fun­da­men­te po­la­ri­za­dos.

En un pa­trón ac­tual­men­te fa­mi­liar en EEUU y Eu­ro­pa, los po­pu­lis­tas es­tán uti­li­zan­do la cri­sis pa­ra in­cor­po­rar­se en la po­lí­ti­ca de sus paí­ses.

Una en­cues­ta de opi­nión tem­pra­na pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2018 mues­tra a Jair Bol­so­na­ro, un na­cio­na­lis­ta de ex­tre­ma de­re­cha, en se­gun­do lu­gar de­trás de Lu­la. Bol­so­na­ro, un exo­fi­cial del ejér­ci­to, tie­ne un es­ti­lo po­lí­ti­co que ha­ce que Do­nald Trump pa­rez­ca mo­de­ra­do. De­di­có su vo­to de en­jui­cia­mien­to a la pre­si­den­ta al co­ro­nel Bril­han­te Us­tra, quien di­ri­gía una es­cua­dra que tor­tu­ró a Rous­seff cuan­do era pre­sa po­lí­ti­ca du­ran­te la dic­ta­du­ra mi­li­tar.

Al igual que Ro­dri­go Du­ter­te, el im­pia­do­so pre­si­den­te de Fi­li­pi­nas, Bol­so­na­ro es­tá au­men­tan­do su po­pu­la­ri­dad con su pro­me­sa de lu­char con­tra el cri­men. El he­cho de que Río de Ja­nei­ro es­té en ma­nos de una vio­len­ta olea­da de crí­me­nes ha­ce que sus lla­ma­dos a una res­tau­ra­ción del or­den sean am­plia­men­te po­pu­la­res.

En Bra­sil, la ma­yo­ría de los ex­per­tos con­si­de­ran hoy a Bol­so­na­ro de­ma­sia­do ex­tre­mo co­mo pa­ra ga­nar. Pe­ro las re­con­fir­ma­cio­nes que re­ci­bí me re­cor­da­ron las con­ver­sa­cio­nes en Was­hing­ton en 2015, cuan­do una vic­to­ria de Trump se con­si­de­ra­ba in­con­ce­bi­ble.

Ya sea que Bol­so­na­ro ga­ne o no, su apa­ri­ción co­mo una se­ria fi­gu­ra po­lí­ti­ca es un signo de la in­ten­sa po­la­ri­za­ción de la po­lí­ti­ca bra­si­le­ña. Nu­me­ro­sos par­ti­da­rios de iz­quier­da sos­tie­nen que tan­to Lu­la co­mo Rous­seff son víc­ti­mas de un gol­pe de es­ta­do ile­gí­ti­mo por par­te de la cla­se di­ri­gen­te de­re­chis­ta. La res­pues­ta con­ser­va­do­ra es que su Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res cons­tru­yó su po­der so­bre la co­rrup­ción, el apa­dri­na­mien­to y el gas­to in­ne­ce­sa­rio, los cua­les arrui­na­ron la eco­no­mía. La in­vec­ti­va en am­bos la­dos es sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te re­mi­nis­cen­te del par­ti­dis­mo que do­mi­na al EEUU de Trump y al Reino Uni­do del bre­xit.

La cri­sis de Bra­sil tie­ne sus pro­pias cau­sas y ló­gi­ca in­ter­nas. Pe­ro tam­bién se ajus­ta a un pa­trón glo­bal. Las re­for­mas de Car­do­so ocu­rrie­ron du­ran­te una épo­ca en la que las ideas eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas li­be­ra­les es­ta­ban en as­cen­so a ni­vel mun­dial. Se con­vir­tió en pre­si­den­te seis años des­pués de la caí­da del Mu­ro de Ber­lín y 10 años des­pués del fin del go­bierno mi­li­tar en Bra­sil.

Otros paí­ses en de­sa­rro­llo y de in­gre­sos me­dios, co­mo Chi­na, In­dia, Mé­xi­co y Po­lo­nia, tam­bién es­ta­ban si­guien­do el ca­mino de la re­for­ma eco­nó­mi­ca li­be­ral. Y Bill Clin­ton, un or­gu­llo­so “glo­ba­lis­ta”, es­ta­ba en la Ca­sa Blan­ca.

Pe­ro la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008 pro­vo­có una reac­ción con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo. El ac­tual pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se aho­ra de­nun­cia la glo­ba­li­za­ción y pre­di­ca el pro­tec­cio­nis­mo. Na­cio­na­lis­tas fuer­tes go­bier­nan en Bei­jing, Nue­va Del­hi, Mos­cú y An­ka­ra.

Car­do­so, un pro­fe­sor mul­ti­lin­güe, per­te­ne­ce a una épo­ca di­fe­ren­te en la que los tec­nó­cra­tas y los aca­dé­mi­cos es­ta­ban a car­go.

Y, sin em­bar­go, los li­be­ra­les bra­si­le­ños no es­tán dis­pues­tos a ad­mi­tir una de­rro­ta.

El es­cán­da­lo de co­rrup­ción tras­to­có la po­lí­ti­ca, pe­ro mu­chos es­pe­ran que sea la ba­se pa­ra un Bra­sil más jus­to y efi­cien­te.

La pro­fun­di­dad de la ac­tual cri­sis eco­nó­mi­ca tam­bién pue­de obli­gar a Bra­sil a re­tor­nar a la sen­da de las re­for­mas eco­nó­mi­cas, con un re­no­va­do ata­que en con­tra de los sub­si­dios y del clien­te­lis­mo.

Y Car­do­so es­tá con­ven­ci­do de que el pro­gre­so po­lí­ti­co de las dé­ca­das an­te­rio­res per­du­ra­rá.

En el pa­sa­do, co­men­tó, “to­dos los bra­si­le­ños co­no­cían los nom­bres de los prin­ci­pa­les ge­ne­ra­les. Pe­ro aho­ra to­dos co­no­cen los nom­bres de los jue­ces y de los fis­ca­les. Eso es pro­gre­so”.

M.CERCHIARI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.