Pri­me­ra ba­ta­lla

Las elec­cio­nes de go­ber­na­do­res en Ve­ne­zue­la, pre­vis­tas pa­ra oc­tu­bre, se­rán un ter­mó­me­tro pa­ra un ofi­cia­lis­mo ja­quea­do y una opo­si­ción frac­tu­ra­da.

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FA­BIA­NA CULSHAW

Con la opo­si­ción pro­fun­da­men­te di­vi­di­da so­bre la per­ti­nen­cia de par­ti­ci­par o no, las elec­cio­nes de go­ber­na­do­res en Ve­ne­zue­la, pre­vis­tas en prin­ci­pio pa­ra el pró­xi­mo mes de oc­tu­bre, se­rán una nue­va prue­ba pa­ra de­mos­trar el ni­vel de ad­he­sión real ha­cia un go­bierno ca­da vez más de­bi­li­ta­do y cuya má­xi­ma as­pi­ra­ción es con­ti­nuar por tiem­po in­de­fi­ni­do en el po­der, y más aun a par­tir de la ins­ta­la­ción de la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te, con la cual ha­ce y des­ha­ce a su an­to­jo.

Al mis­mo tiem­po, es la opor­tu­ni­dad que tie­ne la opo­si­ción pa­ra de­mos­trar su ver­da­de­ro po­de­río, de ma­ne­ra de con­ver­tir­se en una al­ter­na­ti­va vá­li­da pa­ra ac­ce­der al po­der en un país muy po­la­ri­za­do.

Por lo tan­to, no fal­tan aque­llos que ven a es­tos co­mi­cios co­mo una suer­te de ter­mó­me­tro pa­ra me­dir las fuer­zas de unos y otros.

Las elec­cio­nes de go­ber­na­do­res es­ta­ban pre­vis­tas en prin­ci­pio pa­ra el año pa­sa­do, pe­ro fue­ron pos- pues­tas, en una nue­va ma­nio­bra po­lí­ti­ca del ré­gi­men cha­vis­ta, co­mo for­ma de evi­tar que la opo­si­ción pu­die­ra arre­ba­tar­le par­ce­las de po­der.

Sin em­bar­go, la pre­sión in­ter­na­cio­nal de al­gu­na for­ma hi­zo po­si­ble que es­tos co­mi­cios pue­dan rea­li­zar­se, aun­que la ma­yo­ría de los ve­ne­zo­la­nos si­gue es­pe­ran­do por las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, en par­ti­cu­lar aque­llos que re­prue­ban las prác­ti­cas del go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro y an­he­lan recuperar los de­re­chos per­di­dos.

Se­gún el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral (CNE) – que to­da­vía no fi­jó la fe­cha de­fi­ni­ti­va–, 226 can­di­da­tos de 22 or­ga­ni­za­cio­nes po- lí­ti­cas se pos­tu­la­rán pa­ra las 23 go­ber­na­cio­nes de to­do el país. Los car­gos re­gi­rán por un pe­río­do de cua­tro años.

En es­ta con­tien­da elec­to­ral, el ré­gi­men cha­vis­ta in­ten­ta­rá man­te­ner po­si­cio­nes, da­do que hoy con­tro­la 20 de 23 es­ta­dos, mien­tras que la opo­si­ción apues­ta a recuperar es­pa­cios per­di­dos.

Los prin­ci­pa­les par­ti­dos po­lí­ti­cos que pre­sen­ta­ron can­di­da­tu­ras son el ofi­cia­lis­ta Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­do de Ve­ne­zue­la y la opo­si­to­ra Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca, a tra­vés de gran par­te de las or­ga­ni­za­cio­nes que la in­te­gran: Vo­lun­tad Po­pu­lar, Pri­me­ro Jus­ti­cia, Ac­ción De­mo­crá­ti­ca, Avan­za­da Pro­gre­sis­ta y Un Nue­vo Tiem­po.

El go­bierno ma­nio­bra

Si bien la Cons­ti­tu­ción vi­gen­te es­ta­ble­ce que si­mul­tá­nea­men­te al even­to se de­ben ele­gir le­gis­la­do­res pa­ra los par­la­men­tos es­ta­ta­les, es­to no pa­sa­rá. El Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral no ex­pli­có di­cha omi­sión.

Se­gún la car­ta mag­na, las elec­cio­nes a go­ber­na­do­res o “re­gio­na­les”, de­bie­ron rea­li­zar­se a fi­na­les de 2016, pe­ro el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral lo aplazó pa­ra 2017.

Fi­nal­men­te, la de­ci­sión que­dó

en ma­nos de la re­cien­te­men­te ins­ti­tui­da Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te, con am­plios po­de­res.

“Es po­si­ble que el go­bierno apla­za­ra la de­ci­sión pa­ra man­te­ner­se más tiem­po en un sta­tu quo que le re­sul­ta có­mo­do, ya que tie­ne am­plia ma­yo­ría en las go­ber­na­cio­nes, y tam­bién a la es­pe­ra del al­za en el pre­cios del pe­tró­leo pa­ra me­jo­rar el áni­mo de la opi­nión pú­bli­ca, lo que no se dio. Aho­ra tie­ne más in­te­rés de con­vo­car a es­tas elec­cio­nes co­mo for­ma de ali­viar la pre­sión so­cial que ha ido en au­men­to”, co­men­tó a El Ob­ser­va­dor el ana­lis­ta po­lí­ti­co Nic­mer Evans.

Des­de abril, las pro­tes­tas con­tra el go­bierno de Ma­du­ro de­ja­ron un sal­do de 125 muertos y cien­tos de heridos.

“Lo que quie­re el go­bierno es ga­nar tiem­po y dis­traer el pro­pó­si­to de la fuer­za ciu­da­da­na que no es la elec­ción de los go­ber­na­do­res, sino la pre­si­den­cial, pa­ra sa­lir de Ni­co­lás Ma­du­ro”, di­jo Ma­ría Co­ri­na Ma­cha­do, lí­der opo­si­to­ra ra­di­cal que no par­ti­ci­pa­rá en es­ta elec­ción. “No po­de­mos caer en la tram­pa (de dis­traer­nos del pro­pó­si­to)”, agre­gó.

Fi­gu­ras muy co­no­ci­das y otras no tan­to se pre­sen­tan co­mo fir­mes can­di­da­tos. En­tre los nom­bres más so­na­dos del cha­vis­mo, es­tán Aris­tó­bu­lo Is­tú­riz (fue mi­nis­tro y es pri­mer vi­ce­pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te), pa­ra el es­ta­do An­zoá­te­gui; Héc­tor Rodríguez (es un dipu­tado con lar­ga tra­yec­to­ria en po­lí­ti­cas es­tu­dian­ti­les) pa­ra el es­ta­do Mi­ran­da que co­bi­ja par­te de Ca­ra­cas; Ar­ge­nis Chávez (es uno de los her­ma­nos del ex­tin­to pre­si­den­te Hu­go Chávez, acu­sa­do en va­rias oca­sio­nes de co­rrup­ción) se pre­sen­ta pa­ra Ba­ri­nas; y Ra­món Ca­rri­za­les (mi­li­tar re­ti­ra­do y ac­tual go­ber­na­dor de Apu­re) pa­ra ese mis­mo es­ta­do.

Opo­si­to­res pros­cri­tos

Co­mo can­di­da­tos de la opo­si­ción, se des­ta­can Hen­ri Fal­cón pa­ra el es­ta­do La­ra (su caso tras­cen­dió cuan­do se se­pa­ró de fi­las cha­vis­tas pa­ra in­te­grar un par­ti­do en con­tra del ofi­cia­lis­mo); An­to­nio Ba­rre­to pa­ra An­zoá­te­gui (es dipu­tado y exal­cal­de de ese es­ta­do); Juan Re­que­sens se pre­sen­ta en Mé­ri­da (tam­bién es dipu­tado, ade­más de ca­be­za vi­si­ble de mo­vi­mien­tos pa­ra la li­be­ra­ción de los es­tu­dian­tes de­te­ni­dos); y Car­los Oca­riz pa­ra Su­cre (es su ac­tual alcalde y una de las pro­me­sas del par­ti­do Pri­me­ro Jus­ti­cia).

Mien­tras tan­to, el dipu­tado Is­mael Gar­cía, uno de los más im­por­tan­tes lí­de­res an­ti­cha­vis­tas y exal­cal­de de Ara­gua, te­nía to­da la in­ten­ción de ser can­di­da­to pa­ra ese es­ta­do, pe­ro el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral in­di­có que la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca no po­día ins­cri­bir can­di­da­tos en sie­te de los 23 es­ta­dos: Zu­lia, Apu­re, Mo­na­gas, Bo­lí­var, Tru­ji­llo, Ara­gua y Ca­ra­bo­bo.

La de­ci­sión obe­de­ció a “de­ci­sio­nes acor­da­das por juz­ga­dos en esos es­ta­dos, re­la­cio­na­das con jui­cios que se vie­nen ade­lan­tan­do des­de el año pa­sa­do”, se­gún ma­ni­fes­tó el or­ga­nis­mo sin ofre­cer ma­yo­res acla­ra­cio­nes.

Más de 15 al­cal­des de opo­si­ción es­tán en al­gún ti­po de pro­ce­so ju­di­cial o in­ha­bi­li­ta­ción po­lí­ti­ca, lo que de­bi­li­tó sus fi­las.

Es­to in­clu­ye a una de sus prin­ci­pa­les fi­gu­ras, el go­ber­na­dor del es­ta­do de Mi­ran­da, Hen­ri­que Ca­pri­les, un jo­ven po­lí­ti­co que en una épo­ca se dis­pu­tó el li­de­raz­go con Leo­pol­do Ló­pez. Des­de el pa­sa­do mes de abril, Ca­pri­les fue in­ha­bi­li­ta­do pa­ra ejer­cer car­gos pú­bli­cos du­ran­te 15 años, por su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas.

Ha­ce al­gu­nos días el pe­rió­di­co O Glo­bo de Bra­sil se­ña­ló que el go­ber­na­dor ha­bría re­ci­bi­do “do­na­cio­nes por US$ 15 mi­llo­nes” de la cons­truc­to­ra Ode­brecht (ver pá­gi­na 6).

La du­da: par­ti­ci­par o no

La Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca y gran par­te de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal tie­nen se­rias du­das so­bre las ga­ran­tías que ten­drá el pro­ce­so elec­to­ral, por­que exis­ten an­te­ce­den­tes en los que el go­bierno ha­bría ma­ni­pu­la­do vo­tos a su fa­vor, se­gún ma­ni­fies­tan, y acu­san al CNE de no ser un ór­gano in­de­pen­dien­te.

Por ejem­plo, en las elec­cio­nes de la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te rea­li­za­das el pa­sa­do 30 de ju­lio, el CNE se­ña­ló que vo­ta­ron más de 8 mi­llo­nes de per­so­nas, mien­tras Smart­ma­tic – em­pre­sa a car­go del soft­wa­re uti­li­za­do en esa vo­ta­ción– afir­mó pú­bli­ca- men­te que esas ci­fras ha­bían si­do “in­fla­das”.

El año pa­sa­do el CNE tam­bién sus­pen­dió el pro­ce­so de re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio con­tra Ma­du­ro y la opo­si­ción acu­só al or­ga­nis­mo de frau­de en la fa­se fi­nal de la re­co­lec­ción de fir­mas.

Es por ello que par­te de la opo­si­ción y sus par­ti­da­rios no in­ter­ven­drán en las elec­cio­nes de go­ber­na­do­res, a las que con­si­de­ran co­mo frau­du­len­tas e ile­gí­ti­mas an­tes de co­men­zar. Por el con­tra­rio, otros par­ti­dos po­lí­ti­cos de opo­si­ción se­ña­lan que, aun con ries­gos de que pu­die­ran ser al­te­ra­das, es un error de­jar el te­rreno li­bre al ofi­cia­lis­mo.

En las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del año 2005, la opo­si­ción de­ci­dió re­ti­rar­se de la con­tien­da ale­gan­do fal­ta de con­fian­za en el CNE, lo que ju­gó en su con­tra, ya que el ofi­cia­lis­mo si­guió ade­lan­te con el pro­ce­so y ga­nó la to­ta­li­dad de los es­ca­ños.

“No re­pe­ti­re­mos el mis­mo error”, di­jo en es­ta opor­tu­ni­dad el ex­pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal, Henry Ra­mos Allup, co­no­ci­do por en­fren­tar a Ma­du­ro. Ra­mos Allup ya anun­ció que su sec­tor, Ac­ción De­mo­crá­ti­ca, se pre­sen­ta­rá a la elec­ción.

Vo­lun­tad Po­pu­lar, el par­ti­do del lí­der opo­si­tor y pre­so po­lí­ti­co Leo­pol­do Ló­pez, se­gui­rá el mis­mo ca­mino. Des­pués de un tiem­po sin pro­nun­ciar­se, Ló­pez de­ci­dió pre­sen­tar can­di­da­tos, co­mo una for­ma de re­afir­mar que la sa­li­da al ré­gi­men de Ma­du­ro pa­sa por la vía elec­to­ral. Y así lo ha­rán otros par­ti­dos.

En cam­bio, Ven­te Ve­ne­zue­la, el par­ti­do de Ma­ría Co­ri­na Ma­cha­do, pu­so dis­tan­cia, pues cree que pre­sen­tar can­di­da­tos es una for­ma de “le­gi­ti­mar el go­bierno dic­ta­to­rial”. De esa for­ma, Ma­cha­do y su grupo se fo­ca­li­zan en la reivin­di­ca­ción de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. La Alian­za Bra­vo Pue­blo, li­de­ra­da por el alcalde opo­si­tor en arres­to do­mi­ci­lia­rio An­to­nio Le­dez­ma, com­par­te esa po­si­ción. Lo cier­to es que la po­lé­mi­ca di­vi­dió a la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca, que es muy cri­ti­ca­da den­tro sus fi­las por lo­grar po­cos avan­ces en el aje­drez po­lí­ti­co ve­ne­zo­lano.

La opo­si­to­ra Me­sa de la Uni­dad De­mó­cra­ti­ca tie­ne du­das so­bre las ga­ran­tías que ten­drá el pro­ce­so elec­to­ral

El ofi­cia­lis­mo vie­ne con po­pu­la­ri­dad en baja y una agu­da cri­sis eco­nó­mi­ca

“No po­de­mos caer en la tram­pa del go­bierno” Ma­ría Co­ri­na Ma­cha­do DI­RI­GEN­TE DE LA OPO­SI­CIÓN

“No re­pe­ti­re­mos el error de no pre­sen­tar­nos” Henry Ra­mos Allup EX­PRE­SI­DEN­TE DEL PAR­LA­MEN­TO

SÁ­BA­DO 9 • DO­MIN­GO 10 SE­TIEM­BRE 2017

F. PA­RRA - AFP

El pre­si­den­te ve­ne­zo­lano Ni­co­lás Ma­du­ro bus­ca per­pe­tuar­se en el po­der

R. SCHEMIDT - AFP

Hen­ri­que Ca­pri­les, uno de los lí­de­res de la opo­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.