El juez que lim­pia a Bra­sil

El ma­gis­tra­do de Cu­ri­ti­ba en­ca­be­za la ope­ra­ción La­va Ja­to y con­de­nó a Lu­la

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - ER­NES­TO LON­DO­ÑO

Afue­ra del tri­bu­nal las ca­mi­se­tas con la ima­gen del juez Ser­gio Mo­ro se ven­den a US$ 12; gra­cio­sos pa­sa­por­tes de la lla­ma­da “Re­pú­bli­ca de Cu­ri­ti­ba”, la ciudad que se con­vir­tió en la ca­pi­tal de la lucha ju­di­cial con­tra la co­rrup­ción, se ven­den a US$ 3 ca­da uno.

Den­tro de su des­pa­cho hay po­cas se­ña­les del es­plen­dor y el es­ta­tus de cul­to que ro­dean al ju­ris­ta de 45 años que sa­cu­dió a Bra­sil al en­viar a pri­sión por co­rrup­ción a al­gu­nos de los po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios más po­de­ro­sos del país.

Su es­cri­to­rio es un desas­tre: car­pe­tas abul­ta­das, li­bros y ma­te­rial im­pre­so que se api­la ar­bi­tra­ria­men­te has­ta que al­can­za una al­tu­ra de más de 30 cen­tí­me­tros. A tra­vés del pa­si­llo se lle­ga a su tri­bu­nal, que pa­re­ce un sa­lón de cla­ses ati­bo­rra­do con fi­las de si­llas ba­ra­tas.

Por tí­tu­lo ofi­cial y ran­go es un juez fe­de­ral re­la­ti­va­men­te co­mún, uno más de los cien­tos que hay en el país. Sin em­bar­go, Mo­ro es hoy el ros­tro de la ren­di­ción de cuentas pa­ra la cla­se go­ber­nan­te de Bra­sil.

El juez su­per­vi­só al­gu­nos de los ca­sos de co­rrup­ción más gran­des del país, in­clui­da la re­cien­te con­de­na del ex­pre­si­den­te Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va.

La in­ves­ti­ga­ción so­bre co­rrup­ción en la cú­pu­la del po­der – el La­va Ja­to– co­mien­za su cuar­to año. Mo­ro pro­ce­dió con una con­sis­ten­cia sor­pren­den­te en un país con un lar­go his­to­rial de im­pu­ni­dad, se­gún fis­ca­les y abo­ga­dos de­fen­so­res, en par­te de­bi­do a la pre­sión in­ce­san­te de fi­gu­ras co­mo es­te juez de Cu­ri­ti­ba.

Los lo­gros

Los fis­ca­les e in­ves­ti­ga­do­res que ma­ne­jan los ca­sos al­re­de­dor del país lo­gra­ron 157 con­de­nas y re­cu­pe­ra­ron más de US$ 12 mil mi­llo­nes; hoy es­tán sa­tu­ra­dos con la can­ti­dad de pis­tas.

El tra­ba­jo de to­dos tu­vo eco más allá de Bra­sil y lo­gró que fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses lo ca­li­fi­quen co­mo el ma­yor acuer­do tras­na­cio­nal por so­bor­nos lo­gra­do por el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de EEUU. In­clu­so pro­vo­có la de­ten­ción del ex­pre­si­den­te pe­ruano, Ollan­ta Hu-

ma­la y su es­po­sa Na­di­ne He­re­dia, así co­mo el de­sa­rro­llo de in­ves­ti­ga­cio­nes cri­mi­na­les en va­rios paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

Mo­men­to bi­sa­gra

Mo­ro y los fis­ca­les bra­si­le­ños creen que una trans­for­ma­ción po­lí­ti­ca pro­fun­da so­lo pue­de lo­grar­se con cam­bios tras­cen­den­tes co­mo un aná­li­sis de­ta­lla­do de las re­glas de fi­nan­cia­mien­to de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les, ter­mi­nar con la in­mu­ni­dad de que go­zan los miem­bros del Con­gre­so y la dis­mi­nu­ción de la can­ti­dad de par­ti­dos po­lí­ti­cos. Nin­guno de esos cam­bios es­tá pre­vis­to pa­ra el fu­tu­ro pró­xi­mo. El pre­si­den­te Mi­chel Te­mer, quien fue acu­sa­do en ju­nio de or­de­nar un so­borno pa­ra si­len­ciar a un po­lí­ti­co en­car- ce­la­do, y otros po­de­ro­sos po­lí­ti­cos bajo in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal des­po­tri­can con­tra el Po­der Ju­di­cial.

In­clu­so, al­gu­nos con­gre­sis­tas pre­sen­ta­ron un con­jun­to de le­yes que per­mi­ti­rían fre­nar a los jue­ces que, se­gún los po­lí­ti­cos, abu­san de su au­to­ri­dad al or­de­nar de­ten­cio­nes pre­ven­ti­vas.

“Bra­sil es­tá en un mo­men­to de tran­si­ción y no es­tá cla­ro cuál de las dos fuer­zas sal­drá vic­to­rio­sa”, opi­nó Matt­hew Tay­lor, ex­per­to en el sis­te­ma ju­di­cial de Bra­sil de la Uni­ver­si­dad Ame­ri­ca­na en Was­hing­ton.

Mo­ro, un es­tu­dio­so y so­lem­ne abogado que pasó los pri­me­ros años de su ca­rre­ra es­tu­dian­do la his­to­ria de las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la­va­do de di­ne­ro y co­rrup­ción, es am­plia­men­te re­co­no­ci­do por co­men­zar ese con­flic­to.

En 2004, cuan­do to­da­vía era un juez re­la­ti­va­men­te des­co­no­ci­do, pu­bli­có un ar­tícu­lo so­bre los fac­to­res que per­mi­tie­ron la pro­fun­da in­ves­ti­ga­ción de co­rrup­ción en Ita­lia lla­ma­da Ma­ni Pu­li­te (ma­nos lim

pias). Tu­vo que pa­sar una dé­ca­da y “un con­jun­to de con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias po­co pro­ba­bles”, di­jo Del­tan Da­llag­nol, un fis­cal del La­va Ja­to, pa­ra que el sis­te­ma ju­di­cial de Bra­sil

co­men­za­ra a apli­car las es­tra­te­gias de Ma­ni Pu­li­te.

To­do co­men­zó a prin­ci­pios de 2014 con una in­ves­ti­ga­ción de ru­ti­na en un caso de la­va­do de di­ne­ro en una ga­so­li­ne­ra de Bra­si­lia, la cual even­tual­men­te ayudó a que los in­ves­ti­ga­do­res des­cu­brie­ran una gi­gan­tes­ca red de so­bor­nos en Pe­tro­bras. Los ca­sos más im­por­tan­tes de la in­ves­ti­ga­ción fue­ron asig­na­dos a un equi­po de agen­tes de la policía fe­de­ral y fis­ca­les de Cu­ri­ti­ba que con­ta­ban con ex­pe­rien­cia en crí­me­nes fi­nan­cie­ros. Un nue­vo sis­te­ma elec­tró­ni­co de ca­sos per­mi­tió que los jue­ces ace­le­ra­ran los ex­pe­dien­tes que ha­bían es­ta­do pro­ce­sán­do­se du­ran­te años. Una re­for­ma en 2013 al có­di­go pe­nal de Bra­sil fa­ci­li­tó con­ver­tir a los defendidos en tes­ti­gos al ofre­cer­les un tra­to. Y en­ton­ces lle­gó el juez Mo­ro. En ma­yo de 2014, sor­pren­dió a la co­mu­ni­dad le­gal al exi­gir que un ex­di­rec­tor de Pe­tro­bras, Paulo Ro­ber­to Cos­ta, fue­ra en­via­do a pri­sión pre­ven­ti­va en es­pe­ra del jui­cio, al ca­li­fi­car­lo co­mo un ries­go de fu­ga. Al ha­cer­lo, se en­fren­tó a un juez del Su­pre­mo Tri­bu­nal Fe­de­ral, quien ha­bía acep­ta­do la li­be­ra­ción de Cos­ta. Pe­ro Mo­ro se im­pu­so, y con Cos­ta tras las re­jas, otros sos- pe­cho­sos acep­ta­ron coope­rar con los in­ves­ti­ga­do­res. Con­for­me una cas­ca­da de nue­vos car­gos fue­ron pre­sen­ta­dos con­tra po­lí­ti­cos y eje­cu­ti­vos de Pe­tro­bras, Mo­ro se con­vir­tió rá­pi­da­men­te en una ce­le­bri­dad. A tal pun­to que en una vi­si­ta a un su­per­mer­ca­do en Cu­ri­ti­ba, un empleado to­mó un al­to­par­lan­te pa­ra anun­ciar la pre­sen­cia del juez. Du­ran­te las pro­tes­tas de 2015 con­tra el go­bierno de la en­ton­ces pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff , ma­ni­fes­tan­tes lle­va­ban más­ca­ras de Mo­ro y ca­mi­se­tas con el es­lo­gan: “To­dos so­mos Ser­gio Mo­ro”.

Su ima­gen pú­bli­ca

Mu­chos bra­si­le­ños te­nían la es­pe­ran­za de que el juez con­ten­die­ra por la pre­si­den­cia, idea que él ha des­car­ta­do. Mo­ro, quien pa­re­ce re­ser­va­do y ta­ci­turno, di­jo que se to­pó con los re­flec­to­res pe­ro que su nue­va fa­ma lo ha ayu­da­do en la in­ves­ti­ga­ción. “Era im­por­tan­te pa­ra que es­tos ca­sos, que im­pli­ca­ban a per­so­nas po­de­ro­sas, no fue­ran obs­trui­dos de al­gu­na ma­ne­ra”, di­jo.

Con­for­me los ca­sos avan­za­ron, el juez y los fis­ca­les del La­va Ja­to co­men­za­ron a apor­tar ma­yo­res ar­gu­men­tos al pú­bli­co so­bre la ne­ce­si­dad de cam­biar la cul­tu­ra po­lí­ti­ca del país. En mar­zo de 2016, Mo­ro di­fun­dió un co­mu­ni­ca­do ala­ban­do las pro­tes­tas an­ti­co­rrup­ción, de­nun­cian­do “la co­rrup­ción sis­te­má­ti­ca que des­tru­ye nues­tra de­mo­cra­cia, bie­nes­tar eco­nó­mi­co y dig­ni­dad co­mo na­ción”.

Tal vez la de­ci­sión más po­lé­mi­ca del juez Mo­ro ocu­rrió en mar­zo de 2016, cuan­do re­ve­ló la trans­crip­ción de una con­ver­sa­ción en­tre Lu­la y su su­ce­so­ra, Rous­seff. En el es­cri­to, pa­re­cía que ella le ofre­cía una po­si­ción en el ga­bi­ne­te a Lu­la, lo que lo ha­bría pro­te­gi­do de una in­ves­ti­ga­ción en tri­bu­na­les con­ven­cio­na­les.

La re­ve­la­ción cau­só la in­dig­na­ción pú­bli­ca que con­tri­bu­yó a la des­ti­tu­ción de Rous­seff. Pe­ro tam­bién en­fo­có la ira en el juez Mo­ro. In­clu­so ex­per­tos le­ga­les que apo­yan su la­bor han ar­gu­men­ta­do que di­fun­dir la con­ver­sa­ción fue inade­cua­do por­que la or­den pa­ra gra­bar la lla­ma­da ha­bía ex­pi­ra­do cuan­do se pro­du­jo la con­ver­sa­ción. El juez di­ce que no se arre­pien­te de na­da.

“La de­mo­cra­cia ga­na cuan­do la gen­te se da cuen­ta de lo que sus lí­de­res hacen sin co­no­ci­mien­to del pue­blo”, di­jo. “Es­pe­cial­men­te cuan­do lo que hacen es ilí­ci­to”.

“El caso co­no­ci­do co­mo La­va Ja­to re­pre­sen­ta el fin de la im­pu­ni­dad en Bra­sil pa­ra es­te ti­po de de­li­to” Ser­gio Mo­ro JUEZ AN­TI­CO­RRUP­CIÓN DE BRA­SIL

P. DE MELO MO­REI­RA - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.