Nik­ki Ha­ley, la fi­gu­ra en as­cen­so de la di­plo­ma­cia

La em­ba­ja­do­ra tie­ne la pre­fe­ren­cia de Trump y fu­tu­ro co­mo can­di­da­ta pre­si­den­cial

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - PHI­LIP­PE RATER Y FRAN­CES­CO FONTEMAGGI

Afec­ta a las de­cla­ra­cio­nes im­pac­tan­tes, por ejem­plo so­bre Co­rea del Nor­te o Irán, Nikky Ha­ley apa­re­ce ca­da vez más co­mo la voz de la di­plo­ma­cia es­ta­dou­ni­den­se, por en­ci­ma del muy dis­cre­to secretario de Es­ta­do, el eje­cu­ti­vo del sec­tor pe­tro­le­ro Rex Ti­ller­son.

Di­fí­cil es sa­ber quién, en­tre la em­ba­ja­do­ra an­te la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das (ONU) o el ex­di­rec­tor del gi­gan­te pe­tro­le­ro Ex­xo­nMo­bil, tie­ne hoy por hoy las pre­fe­ren­cias del pre­si­den­te Donald Trump.

Las evi­den­cias in­di­can, sin em­bar­go, que es Ha­ley la que ocu­pa los pri­me­ros pla­nos, co­mo lo ha mos­tra­do la cri­sis nor­co­rea­na du­ran­te la que es­ta mu­jer de 45 años de­ci­dió gol­pear la me­sa en va­rias oca­sio­nes.

Fue es­ta di­plo­má­ti­ca la que di­jo an­te el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU que Pion­yang ha­bía ido de­ma­sia­do le­jos y re­cla­mó san­cio­nes más se­ve­ras con­tra un go­bierno que “so­lo su­pli­ca por una co­sa: la gue­rra” (ver re­cua­dro).

Es­ta­dos Uni­dos ha­bía pe­di­do el miér­co­les pa­sa­do al Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU que apli­que un em­bar­go pe­tro­le­ro a Co­rea del Nor­te y con­ge­le los ac­ti­vos de su lí­der, Kim Jong-Un, en res­pues­ta a la sex­ta y más po­de­ro­sa prue­ba nu­clear de Pion­yang.

Una re­so­lu­ción re­dac­ta­da por Es­ta­dos Uni­dos tam­bién pide la prohi­bi­ción de las ex­por­ta­cio­nes tex­ti­les y sus­pen­der los pa­gos a los tra­ba­ja­do­res nor­co­rea­nos en el ex­tran­je­ro, en un in­ten­to de con­ti­nuar cor­tan­do in­gre­sos al ré­gi­men por in­sis­tir con su pro­gra­ma nu­clear.

En cam­bio, Ti­ller­son, de 65 años, pa­re­ce omi­so en es­te te­ma, y hay quie­nes le cri­ti­can que ha­ya mos­tra­do más preo­cu­pa­ción por las inun­da­cio­nes cau­sa­das por el hu­ra­cán Har­vey en su Te­xas na­tal que por los asun­tos es­pe­cí­fi­cos de su pro­pia car­te­ra.

Sus úl­ti­mas de­cla­ra­cio­nes so­bre el caso nor­co­reano, po­co an­tes de que el go­bierno de Kim Jong-un rea­li­za­ra el do­min­go pa­sa­do un en­sa­yo con una bom­ba

de hi­dró­geno, apun­ta­ban a des­ta­car la “con­ten­ción” de que es­ta­ba ha­cien­do gala el ré­gi­men de Pion­yang.

Pre­sen­cia in­vi­si­ble

In­vi­si­ble en la Ca­sa Blan­ca, don­de se mues­tran los “mi­li­ta­res” del equi­po de se­gu­ri­dad na­cio­nal, y au­sen­te de la pren­sa, Ti­ller­son no lo­gró pu­bli­car si­quie­ra un co­mu­ni­ca­do, li­mi­tán­do­se a in­for­mar por ejem­plo que se reunió con va­rios de sus pa­res.

“A di­fe­ren­cia de sus pre­de­ce­so­res, el secretario de Es­ta­do pien­sa que la di­plo­ma­cia de­be ser con­du­ci­da en­tre bam­ba­li­nas. Que­re­mos ser efi­ca­ces, no ex­hi­bir to­do en la

pla­za pú­bli­ca”, teo­ri­za su en­torno.

Sin em­bar­go, Ha­ley no tie­ne esas pre­cau­cio­nes. La em­ba­ja­do­ra an­te las Na­cio­nes Uni­das, es­ti­ma un al­to fun­cio­na­rio eu­ro­peo que re­cla­mó el ano­ni­ma­to, “es la per­so­na­li­dad es­ta­dou­ni­den­se más in­flu­yen­te en po­lí­ti­ca ex­te­rior”.

A Ha­ley se le atri­bu­yen am­bi­cio­nes pre­si­den­cia­les y no pa­sa una se­ma­na en la que no se ha­ble de su pro­ba­ble des­em­bar­co en el De­par­ta­men­to de Es­ta­do, en lu­gar del mis­mí­si­mo Ti­ller­son.

La pro­pia em­ba­ja­do­ra re­ve­ló a la ca­de­na CNN que ape­nas re­sul­tó elec­to, Donald Trump le ofre­ció jus­ta­men­te el car­go que hoy ocu-

pa Ti­ller­son, pe­ro que lo re­cha­zó por­que con­si­de­ra­ba que no con­ta­ba con su­fi­cien­te ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal.

Acep­tó en cam­bio ir a la ONU pa­ra apren­der. “A cam­bio de po­der de­cir lo que pien­so” y de “no ser un flo­re­ro”, re­mar­có en esa en­tre­vis­ta.

Sin ase­so­res

En la se­de de la ONU en Nue­va York, don­de ac­túa con ran­go de mi­nis­tro (caso úni­co), Ha­ley ya de­mos­tró ma­ne­jar­se con sen­ti­do de la pues­ta en es­ce­na.

Al con­tra­rio de sus co­le­gas, que a me­nu­do apa­re­cen flan­quea­dos de con­se­je­ros, ella siem­pre acu­de so­la a las rue­das de pren­sa.

Así lo hi­zo el lu­nes pa­sa­do, cuan­do al tér­mino de una reunión de ur­gen­cia so­bre Co­rea del Nor­te fue la pri­me­ra en anun­ciar una muy pró­xi­ma de­ci­sión de nue­vas san­cio­nes con­tra Pion­yang.

Pe­ro Ha­ley tam­bién es­tu­vo en una pri­me­ra lí­nea al dis­cu­tir so­bre Irán. Mien­tras Ti­ller­son no ocul­ta sus “di­ver­gen­cias de pun­tos de vis­ta” con el pre­si­den­te Trump – que ha­bía pro­me­ti­do du­ran­te su cam­pa­ña “des­tro­zar” el acuer­do nu­clear de 2015 en­tre seis gran­des po­ten­cias y Tehe­rán–, Ha­ley des­ple­gó pú­bli­ca­men­te una de­ta­lla­da ar­gu­men­ta­ción en la cual el pre­si­den­te po­dría apo­yar­se si de­ci­die­ra re­vi­sar ese pac­to. Sus po­si­cio­nes so­bre ese acuer­do, al que con­si­de­ra muy ma­lo, le va­lie­ron du­ras críticas en Was­hing­ton y apo­yos de la de­re­cha.

Voz fuer­te y cla­ra

“Pa­ra mu­chos es­ta­dos de­lin­cuen­tes del mun­do”, Nik­ki Ha­ley “apa­re­ce ca­da vez más co­mo la voz de Es­ta­dos Uni­dos, una voz fuer­te y cla­ra”, co­men­tó Da­nie­lle Plet­ka, vi­ce­pre­si­den­ta del grupo de re­fle­xión con­ser­va­dor Ame­ri­can En­ter­pri­se Ins­ti­tu­te.

En agos­to pa­sa­do, mien­tras vi­si­ta­ba la se­de de la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de la Ener­gía Ató­mi­ca en Vie­na pa­ra in­for­mar­se so­bre la for­ma en que Irán res­pe­tó los acuer­dos de 2015, Ha­ley in­ter­vino a la dis­tan­cia en el de­ba­te que se ge­ne­ra­ba en la ONU so­bre los cas­cos azu­les en Lí­bano.

Abier­ta­men­te pro is­rae­lí, pre­ten­día re­for­zar las fuer­zas de la ONU en la fron­te­ra en­tre Is­rael y Lí­bano pa­ra con­te­ner al Hiz­bo­lá.

No lo con­si­guió, pe­ro ese fra­ca­so no ami­la­nó ni mu­cho me­nos a es­ta ex­go­ber­na­do­ra de Ca­ro­li­na del Sur de ori­gen in­dio.

Ha­ley “no po­see un gran es­pe­sor di­plo­má­ti­co, pe­ro sí tie­ne ol­fa­to po­lí­ti­co. Eli­ge los ca­sos en los que se in­vo­lu­cra, sus com­ba­tes, y de­ja que sus co­la­bo­ra­do­res se ocu­pen de lo de­más”, apun­tan re­pre­sen­tan­tes eu­ro­peos.

Sus crí­ti­cos más vi­ru­len­tos di­cen que vi­ve “des­co­nec­ta­da de la reali­dad” y que de­fien­de po­si­cio­nes ul­tra­con­ser­va­do­ras. “Es co­mo Trump, un bull­dog”, pe­ro con un fí­si­co más se­duc­tor, ob­ser­vó uno de ellos que tam­po­co qui­so re­ve­lar su iden­ti­dad.

K.BE­TAN­CUR - AFP

Nik­ki Ha­ley, la nue­va ca­ra di­plo­má­ti­ca de la ad­mi­nis­tra­ción Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.