La tra­ge­dia de la re­vo­lu­ción

El Observador Fin de Semana - Mundo - - CORRUPCIÓN REGIONAL - GA­BRIEL PAS­TOR twit­ter.com/ga­briel­pas­tor65

La trans­for­ma­ción de las FARC, la gue­rri­lla más an­ti­gua en ac­ti­vi­dad en la re­gión, en un par­ti­do po­lí­ti­co, tie­ne un sig­ni­fi­ca­do muy va­lio­so pa­ra la paz en Co­lom­bia y pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia en el país. Una or­ga­ni­za­ción que por más de me­dio si­glo es­tu­vo en los mon­tes y sel­vas con el fu­sil al hombro, y co­me­tien­do un sin­fín de atro­ci­da­des, de­jó las ar­mas por las ur­nas. Un ejér­ci­to in­sur­gen­te de 7.000 hom­bres sa­lió de la os­cu­ri­dad de la na­tu­ra­le­za sal­va­je con el pro­pó­si­to de lle­gar al po­der por las re­glas de jue­go que im­po­ne un es­ta­do de de­re­cho.

“He­mos in­gre­sa­do a la vi­da po­lí­ti­ca le­gal por­que que­re­mos ser go­bierno o ha­cer par­te de él”, ex­pli­có Ti­mo­chen­ko –Ro­dri­go Lon­do­ño en es­ta nue­va eta­pa ci­vil– lue­go de una se­ma­na en la que la or­ga­ni­za­ción dis­cu­tió, ana­li­zó y apro­bó su trans­for­ma­ción en un par­ti­do po­lí­ti­co, des­co­no­cien­do que la lucha ar­ma­da, que las FARC-EP inau­gu­ra­ron en la dé­ca­da de 1960 bajo el li­de­raz­go de Ti­ro­fi­jo, era tam­bién pa­ra lle­gar al po­der, aun­que por la al­ter­na­ti­va so­cia­lis­ta cu­ba­na.

Pe­ro el he­cho no tu­vo en Co­lom­bia la tras­cen­den­cia que uno se po­día ima­gi­nar. Al­go si­mi­lar ocu­rrió cuan­do el Con­gre­so apro­bó un con­jun­to de le­yes con los que se im­ple­men­tó el acuer­do de paz fir­ma­do por el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos y el ex­je­fe gue­rri­lle­ro Ti­mo­chen­ko.

A la frial­dad ciu­da­da­na por un he­cho que de­be­ría ha­ber des­per­ta­do un aplau­so más efu­si­vo –en un país que tie­ne la ci­fra de des­pla­za­dos in­ter­nos más al­ta del mun­do, al­re­de­dor de sie­te mi­llo­nes de per­so­nas, y unos 220 mil muertos por la gue­rra in­ter­na–, se su­ma­ron en los úl­ti­mos días mu­chas críticas de di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, in­clu­so de quie­nes apo­ya­ron el acuer­do de paz, por la de­ci­sión del Con­gre­so de man­te­ner su acró­ni­mo de FARC en su nue­va eta­pa de par­ti­do po­lí­ti­co y so­lo se apea­rán de la si­gla EP (ejér­ci­to po­pu­lar), muy sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra el grupo du­ran­te la eta­pa in­sur­gen­te.

Es cier­to que man­tu­vie­ron el nom­bre FARC, aun­que de iden­ti­fi­car las pa­la­bras Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias de Co­lom­bia, aho­ra identifican a Fuer­za Al­ter­na­ti­va Re­vo­lu­cio­na­ria del Co­mún.

Lo que de­be­ría in­quie­tar no es tan­to la per­ma­nen­cia del nom­bre de la gue­rra, con to­da la car­ga que ello tie­ne, sino que ha­yan ra­ti­fi­ca­do la pa­la­bra re­vo­lu­ción co­mo signo de iden­ti­dad, a in­flu­jo del sec­tor más ra­di­cal de la or­ga­ni­za­ción, pa­ra con­se­guir el vo­to de la ciu­da­da­nía. En idio­ma es­pa­ñol una re­vo­lu­ción no sig­ni­fi­ca otra co­sa que un cam­bio pro­fun­do y vio­len­to, en la po­lí­ti­ca y en la eco­no­mía; o un le­van­ta­mien­to po­pu­lar. Y con la idea de que pro­vie­ne del “co­mún”, que na­ce en el pro­pio pue­blo. Es­to di­ce mu­cho más que ha­ber man­te­ni­do el nom­bre de FARC.

¿Por qué no ha­ber iden­ti­fi­ca­do la R con la pa­la­bra ra­di­cal en su acep­ción de esen­cial, sus­tan­cial, pri­mor­dial, fun­da­men­tal o bá­si­co? Por­que si­guen cre­yen­do en la re­vo­lu­ción o por lo me­nos lo que por aho­ra les da con­fian­za y se­gu­ri­dad pa­ra in­ser­tar­se en la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca le­gal. Y es­to de­be­ría lla­mar la aten­ción de to­dos por­que no so­lo fra­ca­só la to­ma del po­der por la vía ar­ma­da, sino tam­bién las ideas mar­xis­tas­le­ni­nis­tas pa­ra ejer­cer el po­der.

Cuan­do se tie­ne in­cer­ti­dum­bre por lo nue­vo o in­se­gu­ri­dad y mie­do an­te un mun­do des­co­no­ci­do y hos­til, uno se re­fu­gia en lo que más co­no­ce. Co­mo re­co­no­ció a El País de Ma­drid la ex­com­ba­tien­te Milena As­ca­nio, que par­ti­ci­pó en el Con­gre­so de las FARC, en es­ta nue­va eta­pa no es fá­cil con­fiar en la gen­te.

La so­cie­dad y los par­ti­dos po­lí­ti­cos de­be­rían ha­cer un ma­yor es­fuer­zo por in­te­grar a las FARC al sis­te­ma po­lí­ti­co. Y las FARC de­be­rían acep­tar que sus ideas po­lí­ti­cas fue­ron so­lo un sueño por fal­ta de sen­ti­do de la reali­dad y que las ex­pe­rien­cias re­vo­lu­cio­na­rias del si­glo XX ter­mi­na­ron en una gran tra­ge­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.