Ten­sión en au­men­to

El anun­cia­do re­fe­rén­dum por la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, pre­vis­to pa­ra el 1o de oc­tu­bre, ero­sio­na a un gra­do his­tó­ri­co la re­la­ción con el go­bierno cen­tral

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - RI­CAR­DO GA­LAR­ZA Es­pe­cial pa­ra ElOb­ser­va­dor

Lo que nor­mal­men­te se ve en es­tos tiem­pos con los lla­ma­dos Es­ta­dos plu­ri­na­cio­na­les de­mo­crá­ti­cos es que cuan­do una de esas co­mu­ni­da­des pre­ten­de ce­le­brar un re­fe­rén­dum pa­ra de­ci­dir si se in­de­pen­di­za o per­ma­ne­ce ba­jo el man­da­to del Es­ta­do cen­tral, es­te no opo­ne ma­yor re­sis­ten­cia a la con­sul­ta, que fi­nal­men­te se ter­mi­na rea­li­zan­do me­dian­te al­gún acuer­do. Su­ce­dió en Ca­na­dá, con el re­fe­rén­dum de Que­bec en 1995, cuan­do sus ha­bi­tan­tes se que­da­ron a 1% de los vo­tos de con­ver­tir­se en una na­ción in­de­pen­dien­te; y más re­cien­te­men­te, en el Reino Uni­do, con el re­fe­rén­dum pa­ra la in­de­pen­den­cia de Es­co­cia de 2014, cuan­do los in­de­pen­den­tis­tas del Yes Scotland fue­ron de­rro­ta­dos en las ur­nas por más del 10% de los su­fra­gios.

No su­ce­de lo mis­mo en Es­pa­ña con la cues­tión de Ca­ta­lu­ña. Allí las ame­na­zas, las de­ten­cio­nes de je­rar­cas ca­ta­la­nes por la Guar­dia Ci­vil, los alla­na­mien­tos en ofi­ci­nas de la Ge­ne­ra­li­tat y el des­pre­cio por los ar­gu­men­tos del con­tra­rio es­tán a la or­den del día.

Des­de que en 2012 co­men­zó a to­mar efer­ves­cen­cia el mo­vi­mien­to por la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña,

“Les pi­do que no si­gan avan­zan­do en ese ca­mino ha­cia el pre­ci­pi­cio; no li­qui­den sus pro­pias ins­ti­tu­cio­nes” Ma­riano Ra­joy PRE­SI­DEN­TE DEL GO­BIERNO ES­PA­ÑOL “(El re­fe­rén­dum) se ha­rá por­que hay pre­vis­tos pla­nes de con­tin­gen­cia pa­ra ga­ran­ti­zar­lo” Car­les Puig­de­mont PRE­SI­DEN­TE DE LA GE­NE­RA­LI­TAT DE CA­TA­LU­ÑA

ini­cian­do “el pro­ce­so so­be­ra­nis­ta”, los áni­mos se han cris­pa­do pe­li­gro­sa­men­te en­tre Ma­drid y Bar­ce­lo­na. Pe­ro hoy las ten­sio­nes pa­re­cen ha­ber al­can­za­do su pun­to más crí­ti­co.

A me­di­da que se acer­ca la fe­cha del re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia, con­vo­ca­do por la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña pa­ra el 1° de oc­tu­bre, el am­bien­te se cal­dea, las ame­na­zas se mul­ti­pli­can y los des­ma­nes de las au­to­ri­da­des em­pie­zan a des­ple­gar un man­to de som­bra so­bre la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la. Es­ta se­ma­na fue­ron de­te­ni­dos 14 al­tos car­gos del go­bierno re­gio­nal –por sus ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum– y alla­na­das más de 40 ofi­ci­nas de esa ins­ti­tu­ción, en­tre las que se en­cuen­tra la Con- se­je­ría de Eco­no­mía, en­ca­be­za­da por el vi­ce­pre­si­den­te del Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán, Oriol Jun­que­ras. Fue­ron li­be­ra­dos el vier­nes, no sin an­tes ser acu­sa­dos de mal­ver­sa­ción, desobe­dien­cia y pre­va­ri­ca­ción por pre­pa­rar el re­fe­rén­dum

Ade­más, el vier­nes, la Fis­ca­lía de la Au­dien­cia Na­cio­nal (AN) es­pa­ño­la de­nun­ció hoy por se­di­ción a los pre­si­den­tes de dos or­ga­ni­za­cio­nes in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nas, por los dis­tur­bios ocu­rri­dos du­ran­te la ope­ra­ción po­li­cial pa­ra evi­tar el re­fe­rén­dum.

Gue­rra po­lí­ti­ca

El miér­co­les pa­sa­do, tras una jor­na­da de mo­vi­li­za­cio­nes en Bar­ce­lo­na, el pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol,

Ma­riano Ra­joy, exi­gió al pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña, Car­les Puig­de­mont, que aban­do­ne sus pre­ten­sio­nes de rea­li­zar el re­fe­rén­dum “pa­ra evi­tar ma­les ma­yo­res”. Ra­joy y Puig­de­mont lle­van va­rios me­ses en­fras­ca­dos en una gue­rra po­lí­ti­ca y de de­cla­ra­cio­nes, acu­sán­do­se mu­tua­men­te de an­ti de­mó­cra­tas.

Ra­joy con­si­de­ra al re­fe­rén­dum ca­ta­lán co­mo “un ac­to to­ta­li­ta­rio”, que vio­la­ría las nor­mas del or­de­na­mien­to ju­rí­di­co es­pa­ñol. Por su par­te, Puig­de­mont y los so­be­ra­nis­tas ca­ta­la­nes le con­tes­tan que no hay na­da más de­mo­crá­ti­co que vo­tar. A su jui­cio, so­lo la ce­le­bra­ción de un re­fe­rén­dum pue­de re­sol­ver por la vía de­mo­crá­ti­ca la cues­tión de Ca­ta­lu­ña. En esa po­lé­mi­ca se han pa­sa­do al me­nos des­de enero del año pa­sa­do co­mo en un ca­lle­jón sin sa­li­da.

No es­tá cla­ro aún có­mo se­ría el re­sul­ta­do de ese re­fe­rén­dum si fi­nal­men­te lle­ga­ra a ce­le­brar­se el 1° de oc­tu­bre. Las en­cues­tas le dan una cla­ra vic­to­ria al Sí de la in­de­pen­den­cia; pe­ro son mu­chos los que aho­ra di­cen que no van a par­ti­ci­par y es po­si­ble que an­te la in­mi­nen­cia de la con­sul­ta, de­ci­dan ir a vo­tar por el No.

Lo úni­co cla­ro has­ta aho­ra es que una gran ma­yo­ría de los ca­ta­la­nes, más del 60% (con in­de­pen­den­cia de su pos­tu­ra so­bre el pro­ce­so so­be­ra­nis­ta), quie­re que el re­fe­rén­dum se con­cre­te.

Pe­ro a di­fe­ren­cia de to­do ac­to elec­cio­na­rio, en es­te ca­so la in­cer­ti­dum­bre no pa­sa tan­to por el re­sul­ta­do, sino por lo que po­dría ha­cer el go­bierno de Ra­joy des­pués del re­fe­rén­dum.

Las ame­na­zas del je­fe de go­bierno no fue­ron has­ta aho­ra muy es­pe­cí­fi­cas. En su alo­cu­ción del miér­co­les en La Mon­cloa di­jo que “la res­pues­ta se­rá fir­me, pro­por­cio­na­da y ri­gu­ro­sa”, y se cree que pue­de apo­yar­se en el dic­ta­men del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, que de­cla­ró al re­fe­rén­dum ile­gal.

Los me­dios es­pa­ño­les men­cio­nan que una de las me­di­das a su al­can­ce pue­de ser la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la, que es­ta­ble­ce que “si una co­mu­ni­dad autónoma (en es­te ca­so, Ca­ta­lu­ña) no cum­plie­re las obli­ga­cio­nes que la Cons­ti­tu­ción u otras le­yes le im­pon­gan, o ac­tua­re de for­ma que aten­te gra­ve­men­te al in­te­rés ge­ne­ral de Es­pa­ña, el go­bierno, pre­vio re­que­ri­mien­to al pre­si­den­te de la co­mu­ni­dad autónoma (en es­te ca­so, Puig­de­mont) y, en el ca­so de no ser aten­di­do, con apro­ba­ción por ma­yo­ría ab­so­lu­ta del Se­na­do, po­drá adop­tar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra obli­gar a aque­lla al cum­pli­mien­to for­zo­so de di­chas obli­ga­cio­nes”.

Se­gún el pro­ce­di­mien­to, la de­ci­sión fi­nal que adop­te el go­bierno de­be ser vo­ta­da en el pleno, don­de el

Par­ti­do Popular (PP) de Ra­joy tie­ne ma­yo­ría ab­so­lu­ta.

Ade­más, en los úl­ti­mos días el pre­si­den­te ha­bía re­ci­bi­do el apo­yo de su tra­di­cio­nal ri­val, el PSOE, en la cru­za­da con­tra el re­fe­rén­dum ca­ta­lán. En un prin­ci­pio los so­cia­lis­tas se ha­bían mos­tra­do re­nuen­tes a dar­le un es­pal­da­ra­zo tan cla­ro al go­bierno; pe­ro an­te la pro­xi­mi­dad de una con­sul­ta que re­cha­za la enor­me ma­yo­ría de los es­pa­ño­les fue­ra de Ca­ta­lu­ña, se de­can­ta­ron por acom­pa­ñar a Ra­joy y mi­ti­gar el cos­to po­lí­ti­co a ni­vel na­cio­nal. Ciu­da­da­nos, uno de los par­ti­dos nue­vos sur­gi­dos de la cri­sis es­pa­ño­la, tam­bién hi­zo lo pro­pio. El úni­co que dio su apo­yo a la cau­sa in­de­pen­den­tis­ta ca­ta­la­na es Po­de­mos.

De to­das for­mas, no es­tá cla­ro có­mo po­dría el go­bierno es­pa­ñol “obli­gar” a Ca­ta­lu­ña “al cum­pli­mien­to for­zo­so de sus obli­ga­cio­nes”, co­mo re­za en el ar­tícu­lo de ma­rras. Y las de­ten­cio­nes de je­rar­cas ca­ta­la­nes, los alla­na­mien­tos de sus ofi­ci­nas y ese ti­po de per­se­cu­cio­nes ju­di­cia­les no pa­re­cen ser

sos­te­ni­bles en el tiem­po.

De mo­do que el par­ti­do se va a dispu­tar de aquí al 1° de oc­tu­bre, con el go­bierno de Ra­joy y los tri­bu­na­les tra­tan­do de im­pe­dir la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum y la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña tra­tan­do de rea­li­zar­lo.

Si La Mon­co­la lo­gra tor­cer­le el bra­zo a Puig­de­mont y que es­te da mar­cha atrás con la con­sul­ta (co­sa que aho­ra mis­mo pa­re­ce al­ta­men­te im­pro­ba­ble), se ha­brá ano­ta­do una vic­to­ria im­por­tan­te.

Pe­ro aun si así fue­ra, el sen­ti­mien­to in­de­pen­den­tis­ta en Ca­ta­lu­ña se en­cuen­tra hoy en su má­xi­ma ex­pre­sión, tal vez co­mo nun­ca des­de 1714, cuan­do se su­ble­va­ron con­tra el do­mi­nio de los bor­bo­nes y fue­ron aplas­ta­dos por las tro­pas de Felipe V (ver apun­te).

En es­te mo­men­to lo úni­co que po­dría apa­gar –o al me­nos, ba­jar– ese fue­go se­ría una de­rro­ta en las ur­nas.

La in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, si se con­cre­ta al­gún día, se­ría un du­ro gol­pe pa­ra la eco­no­mía de

Es­pa­ña, a cu­yo PBI los ca­ta­la­nes apor­tan cer­ca del 20%.

Se­gún el in­for­me del úl­ti­mo año del Círcu­lo de Em­pre­sa­rios de Es­pa­ña, Ca­ta­lu­ña es la co­mu­ni­dad autónoma que más apor­ta a la eco­no­mía na­cio­nal, in­clu­so más que la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, aun­que el apor­te de es­ta au­men­tó ver­ti­gi­no­sa­men­te en los úl­ti­mos años has­ta ca­si igua­lar­la (19.1% de Ca­ta­lu­ña por 18.7% de Ma­drid). Les si­guen Va­len­cia, el País Vas­co y An­da­lu­cía.

Pe­ro du­ran­te va­rias dé­ca­das, y por la ma­yor par­te de la vi­da de­mo­crá­ti­ca de Es­pa­ña, Ca­ta­lu­ña ha si­do el gran mo­tor de la eco­no­mía es­pa­ño­la, prin­ci­pal ba­luar­te de su des­pe­gue eco­nó­mi­co en la dé­ca­da de 1990, su primera eco­no­mía y su po­lo in­dus­trial más desa­rro­lla­do. Sus in­di­ca­do­res y su PBI per cápita es­tán in­clu­so por en­ci­ma de la me­dia de la Unión Eu­ro­pea.

Es­to, des­de lue­go, tie­ne su co­rre­la­to en be­ne­fi­cio de la pro­pia Ca­ta­lu­ña, ya que si bien es la co­mu­ni­dad autónoma que más apor­ta a Es­pa­ña, es tam­bién la que más le ven­de; va­le de­cir, la más be­ne­fi­cia­da del mer­ca­do in­terno es­pa­ñol, con un su­pe­rá­vit co­mer­cial de 17.900 mi­llo­nes de eu­ros.

Pe­ro la gran po­lé­mi­ca se desató al ini­cio del pro­ce­so so­be­ra­nis­ta en 2012, por­que los ca­ta­la­nes ade­más apo­qui­na­ban los im­pues­tos más al­tos al fis­co es­pa­ñol; al­go que aho­ra se ha equi­pa­ra­do con la Co­mu­ni­dad de Ma­drid y el País Vas­co. Pe­ro en aquel mo­men­to en Ca­ta­lu­ña el he­cho hi­zo co­rrer rá­pi­da­men­te la con­sig­na de “Es­pa­ña nos ro­ba”.

Es­to in­dig­nó a mu­chos es­pa­ño­les que se sin­tie­ron ofen­di­dos; y has­ta el día de hoy se pue­den leer ar­tícu­los en los dia­rios de to­da Es­pa­ña que alu­den ar­di­da­men­te a aquel des­afor­tu­na­do es­lo­gan, cu­yo agra­vio sa­can a re­lu­cir ca­da vez que del la­do ca­ta­lán se ten­sa la cuer­da de la in­de­pen­den­cia.

Sen­ti­do de na­ción

En­tre los ca­ta­la­nes, co­mo en cual­quier pue­blo con iden­ti­dad na­cio­nal, hay mi­tos y ver­da­des que ha­bi­tan el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo. Pe­ro en nin­gu­na otra co­mu­ni­dad de Es­pa­ña es­tá tan arrai­ga­do el sen­ti­mien­to de na­ción co­mo en Ca­ta­lu­ña, ni si­quie­ra en el País Vas­co.

La ban­de­ra, el himno, la ce­le­bra­ción de “la Dia­da” el 11 de se­tiem­bre –que hon­ra a los caí­dos en aque­llos fa­tí­di­cos su­ce­sos de 1714 con­tra las tro­pas bor­bó­ni­cas–, el FC Bar­ce­lo­na y por en­ci­ma de to­do, la len­gua con­for­man un or­gu­llo na­cio­nal co­mo no se da en nin­gu­na par­te de Es­pa­ña.

No hay nin­gu­na otra len­gua re­gio­nal que se ha­ble más, se im­par­ta con ma­yor res­pal­do ins­ti­tu­cio­nal en los cen­tros edu­ca­ti­vos y se ha­ya desa­rro­lla­do más des­de el ad­ve­ni­mien­to de la de­mo­cra­cia que el ca­ta­lán.

P. BARRENA - AFP

J. LAGO - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.