El efec­to do­mi­nó kur­do

KUR­DIS­TÁN IRA­QUÍ. La re­gión bus­ca se­pa­rar­se de Bag­dad, lo que trae­ría con­se­cuen­cias en la re­gión

El Observador Fin de Semana - Mundo - - EN BUSCA DE LA INDEPENDENCIA - LEAN­DRO RO­DRÍ­GUEZ Es­pe­cial des­de Tur­quía

El de­bi­li­ta­mien­to del Es­ta­do Is­lá­mi­co (ISIS) y el for­ta­le­ci­mien­to de las mi­li­cias pash­mer­ga pu­sie­ron al Kur­dis­tán ira­quí en una si­tua­ción que el go­bierno lo­cal quie­re apro­ve­char pa­ra lo­grar su tan an­he­la­da in­de­pen­den­cia. Pe­ro los po­de­res de la re­gión han ve­ni­do tra­ba­jan­do a con­tra­rre­loj pa­ra evi­tar que eso su­ce­da.

Es que las lí­neas que al­guien tra­zó pa­ra re­par­tir el Im­pe­rio Oto­mano co­mo si fue­ra una tor­ta ha­ce un si­glo ame­na­zan aho­ra con ser re­di­bu­ja­das.

En dos días, el lu­nes 25, la re­gión kur­da al nor­te de Irak con­sul­ta­rá a su po­bla­ción so­bre si apo­ya o no la in­de­pen­den­cia del go­bierno au­tó­no­mo res­pec­to al po­der cen­tral de Bag­dad. Aun­que el re­sul­ta­do no es vin­cu­lan­te, es­te se­ría el pri­mer pa­so pa­ra el co­mien­zo de un nue­vo país en la re­gión.

Et­nia mi­le­na­ria

Kur­dis­tán tie­ne nom­bre de país pe­ro es, has­ta hoy, el nom­bre de una re­gión. Es la pa­la­bra que se usa­ba en los tiem­pos del sul­tán pa­ra de­no­mi­nar a la re­gión de ma­yo­ría kur­da, una et­nia que vi­ve allí ha­ce tres mi­le­nios, que tie­ne len­gua y tra­di­cio­nes pro­pias, y que prac­ti­ca la re­li­gión mu­sul­ma­na su­ní. Hoy se es­ti­ma que hay 30 mi­llo­nes de kur­dos al­re­de­dor del mun­do, y es con­si­de­ra­da la et­nia sin es­ta­do más gran­de del mun­do.

Los kur­dos vi­ven prin­ci­pal­men­te en Tur­quía (14 mi­llo­nes), Irán (8 mi­llo­nes), Irak (6 mi­llo­nes) y Si­ria (2 mi­llo­nes), pe­ro es el go­bierno au­tó­no­mo del Kur­dis­tán, de la re­gión nor­te de Irak, quien quie­re dar­le a los kur­dos su chan­ce de ser in­de­pen­dien­tes.

Pro­duc­to de una se­rie de cir­cuns­tan­cias po­lí­ti­cas en el con­flic­ti­vo e ines­ta­ble Irak, el go­bierno kur­do apro­ve­chó la si­tua­ción a su fa­vor pa­ra ga­nar ca­da vez más po­der.

Gra­cias a la pro­tec­ción es­ta­dou­ni­den­se, la re­gión ya ha­bía al­can­za­do ca­rác­ter au­tó­no­mo du­ran­te el pe­río­do de Sad­dam Hus­sein, y lo­gró aún más in­de­pen­den­cia con la caí­da del dic­ta­dor. Y fue con el es­ta­lli­do de la gue­rra ci­vil y el sur­gi­mien­to de EI que los kur­dos se con­so­li­da­ron en aque­llos lu­ga­res en don­de Bag­dad ce­día te­rreno a los yiha­dis­tas.

Los pash­mer­ga, el bra­zo ar­ma­do del go­bierno kur­do de Irak, lle­na­ron el va­cío de­ja­do por las tro­pas ira­quíes y re­cu­pe­ra­ron Kir­kuk lue­go de com­ba­tir a ISIS.

Es­ta ciu­dad, an­tes con­tro­la­da por Bag­dad, era re­cla­ma­da por los kur­dos co­mo una ciu­dad his­tó­ri­ca, que ha­bía si­do ara­bi­za­da por Sad­dam Hus­sein pa­ra des­pla­zar a la po­bla­ción kur­da. Tras la lle­ga­da del ISIS, las tro­pas de Bag­dad se fue­ron de la ciu­dad y los pash­mer­ga apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad pa­ra de­jar en evi­den­cia el aban­dono del go­bierno cen­tral y pa­sar el man­do al go­bierno au­tó­no­mo del Kur­dis­tán.

Po­co des­pués de la caí­da de ISIS en Mo­sul, el pre­si­den­te del Kur­dis­tán ira­quí y lí­der de la Unión Pa­trió­ti­ca del Kur­dis­tán (UPK), Ma­soud Bar­za­ni, anun­ció que el lu­nes 25 el go­bierno au­tó­no­mo rea­li­za­ría una

con­sul­ta no vin­cu­lan­te por la in­de­pen­den­cia del Kur­dis­tán. La con­sul­ta ya se ha­bía pla­ni­fi­ca­do pa­ra 2014 pe­ro el cam­bio de go­bierno cen­tral en Bag­dad y el es­ta­lli­do de la gue­rra ci­vil con la lle­ga­da de ISIS hi­zo que las au­to­ri­da­des de­ci­die­ran pos­po­ner la vo­ta­ción.

Bag­dad y Erbil, la ca­pi­tal del Kur­dis­tán ir­quí, vi­ven dos reali­da­des di­fe­ren­tes des­de ha­ce tiem­po. Bar­za­ni, pre­si­den­te de la re­gión des­de 2005 e im­pul­sor de la con­sul­ta, tie­ne bue­nas re­la­cio­nes con im­por­tan­tes miem­bros de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal e in­clu­so fue re­ci­bi­do por Geor­ge W. Bush en la Ca­sa Blan­ca. Sin em­bar­go, su ple­bis­ci­to no fue bien re­ci­bi­do en el mun­do.

Tan­to Es­ta­dos Uni­dos co­mo el Reino Uni­do la­men­ta­ron que se ce­le­bre la vo­ta­ción, ar­gu­men­tan-

do que pue­de ser una “dis­trac­ción” pa­ra los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos que vi­ve la re­gión pro­duc­to de la gue­rra ci­vil. Ade­más, se­ña­la­ron que ex­ten­der la con­sul­ta a te­rri­to­rios kur­dos dispu­tados es “par­ti­cu­lar­men­te pro­vo­ca­ti­vo y des­es­ta­bi­li­za­dor”, y tam­bién se lo ve co­mo un flan­co que pue­de de­bi­li­tar la ofen­si­va so­bre EI, en mo­men­tos que el gru­po te­rro­ris­ta es­tá se­ria­men­te afec­ta­do y se ha des­pla­za­do al de­sier­to pa­ra in­ten­tar re­agru­par­se.

Sin em­bar­go, la po­si­bi­li­dad de for­ta­le­ci­mien­to de los kur­dos ha­bía si­do an­ti­ci­pa­da por otros po­de­res de la re­gión cuan­do el go­bierno del es­ta­dou­ni­den­se Ba­rack Oba­ma pro­ve­yó ar­ma­men­to a las mi­li­cias pa­ra que com­ba­tie­ran a los yiha­dis­tas.

El go­bierno de Irak di­jo que el re­fe­rén­dum es in­cons­ti­tu­cio­nal y que la in­de­pen­den­cia de la re­gión autónoma de­be­ría ser un asun­to so­bre el que de­be­ría de­ci­dir to­do el pue­blo ira­quí, y no so­lo una re­gión por de­ci­sión uni­la­te­ral de sus au­to­ri­da­des. Una even­tual in­de­pen­den­cia, ade­más, lle­va­ría a re­de­fi­nir los lí­mi­tes del país, lo que pro­vo­ca­ría la dis­cu­sión del es­ta­tus de ciu­da­des que el go­bierno kur­do re­cla­ma co­mo pro­pias pe­ro que es­tán ba­jo el con­trol de Bag­dad, su­ma­do a las que eran con­tro­la­das por el go­bierno cen­tral y fue­ron li­be­ra­das por los pash­mer­ga, co­mo el ca­so de Kir­kuk.

La no­ti­cia de la con­sul­ta fue es­pe­cial­men­te mal di­ge­ri­da por los go­bier­nos de los paí­ses con ma­yor can­ti­dad de kur­dos: Tur­quía e Irán. Tehe­rán, acos­tum­bra­do a to­mar me­di­das de ma­ne­ra uni­la­te­ral y sin con­sul­tar a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, ar­gu­men­tó que aten­ta con­tra la so­be­ra­nía de Irak.

Pe­ro el dis­cur­so del go­bierno tur­co fue más con­fron­ta­ti­vo. El ga­bi­ne­te del pre­si­den­te Re­cep Tay­yip Er­do­gan lla­mó una y otra vez a can­ce­lar el re­fe­rén­dum y acu­só a

Bar­za­ni de “di­sol­ver” Irak. “Es inex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca. No pue­de ha­ber una ma­ne­ra así de en­ten­der la po­lí­ti­ca”, di­jo Er­do­gan so­bre el pre­si­den­te kur­do. En el mis­mo sen­ti­do, el pri­mer mi­nis­tro, Bi­na­li Yil­di­rim, ase­gu­ró que es un “pa­so erra­do” el que es­tá in­ten­tan­do el go­bierno del Kur­dis­tán Ira­quí.

Pe­ro Tur­quía quie­re dar a en­ten­der que su vo­lun­tad no so­lo pa­sa por los dis­cur­sos. El pa­sa­do 16 de se­tiem­bre, Yil­di­rim se reunió con su ho­mó­lo­go en Bag­dad y acor­da­ron tra­ba­jar jun­tos pa­ra evi­tar que el re­fe­rén­dum se con­cre­te. Ade­más, el go­bierno tur­co ade­lan­tó la fe­cha del con­se­jo bi­a­nual de se­gu­ri­dad que se iba a rea­li­zar el 27 de se­tiem­bre pa­ra dis­cu­tir las me­di­das a to­mar fren­te al re­fe­rén­dum.

El mie­do, tan­to de Tur­quía co­mo Irán, es que los vien­tos in­de­pen­den­tis­tas se con­ta­gien a su po­bla­ción de et­nia kur­da y que eso desem­bo­que en en­fren­ta­mien­tos en sus pro­pios te­rri­to­rios.

6 mi­llo­nes de kur­dos vi­ven en Irak, se­gún dis­tin­tas es­ti­ma­cio­nes; otros 14 mi­llo­nes re­si­den en Tur­quía, 8 mi­llo­nes lo ha­cen en Irán y 2 mi­llo­nes en Si­ria.

El te­rreno que re­cla­man los kur­dos atra­vie­sa va­rios paí­ses, la in­de­pen­den­cia en Irak pue­de ge­ne­rar efec­to cas­ca­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.