Hu­ra­ca­nes de la po­lí­ti­ca

El Observador Fin de Semana - Mundo - - TAMBORES DE GUERRA - GA­BRIEL PAS­TOR twit­ter.com/ga­briel­pas­tor65

La na­tu­ra­le­za es­tá fu­rio­sa y no le da tre­gua a Amé­ri­ca. En Mé­xi­co, un te­rre­mo­to de­jó 230 muer­tos, edi­fi­cios co­lap­sa­dos y se­ve­ros da­ños y caos en una de­ce­na de ciu­da­des. Los vien­tos in­ten­sos, po­ten­tes llu­vias y un au­men­to sú­bi­to del ni­vel del mar, que cae co­mo un mu­ra­llón de agua so­bre la cos­ta, del hu­ra­cán Ir­ma, pro­vo­ca­ron 58 muer­tos en Flo­ri­da, 40 en las is­las del Ca­ri­be y 10 en Cu­ba (da­tos has­ta el miér­co­les 20). En Puer­to Ri­co, el hu­ra­cán Ma­ría hi­zo es­tra­gos en el ser­vi­cio eléc­tri­co y de­jó una de­ce­na de muer­tos, tras arra­sar las Is­las Vír­ge­nes y las An­ti­llas, don­de hu­bo al me­nos nue­ve víc­ti­mas. Por aho­ra la cien­cia no pue­de cul­par al cam­bio cli­má­ti­co, in­du­ci­do por la ac­ti­vi­dad del hom­bre, de los em­ba­tes con­tra el se­gun­do con­ti­nen­te de la Tie­rra.

Pe­ro hay otros desas­tres que su­fre la re­gión que de­ja­rán hon­das he­ri­das y que son pro­vo­ca­dos por la mano del hom­bre: la (ma­la) ges­tión de la po­lí­ti­ca y que hoy se re­fle­ja con su­ma in­ten­si­dad en gra­ves ac­tos de co­rrup­ción que in­clu­so sal­pi­can al Po­der Ju­di­cial, que es quien de­be ad­mi­nis­trar la jus­ti­cia.

Hay hu­ra­ca­nes de nom­bre Lu­la, Te­mer, Kirch­ner, Ma­du­ro, me­ga­tor­men­tas en for­ma­ción -co­mo Co­rrea- y otros po­ten­tes tor­be­lli­nos de vien­to que aun­que aún no tie­nen una de­no­mi­na­ción, son igual de da­ñi­nos.

Bra­sil su­fre la peor cri­sis po­lí­ti­ca de su his­to­ria, que afec­ta a to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos con re­pre­sen­ta­ción en un te­rri­ble­men­te frag­men­ta­do Con­gre­so. To­dos los par­ti­dos es­tán in­vo­lu­cra­dos en un sis­te­ma de co­rrup­ción. El ex man­da­ta­rio Lu­la, lí­der de un PT que tie­ne va­rios di­ri­gen­tes pre­sos o con­de­na­dos, ha si­do acu­sa­do de los de­li­tos de co­rrup­ción pa­si­va y la­va­do de di­ne­ro, so­lo por uno de seis pro­ce­sos ju­di­cia­les. El ac­tual pre­si­den­te, Mi­chel Te­mer – con una po­pu­la­ri­dad de 5%–, que ha­bía sa­li­do in­dem­ne

de una acu­sa­ción de “co­rrup­ción pa­si­va”, de ha­ber­se be­ne­fi­cia­do de un so­borno de una em­pre­sa, aho­ra lo se­ña­lan co­mo el “lí­der de una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal” que re­ci­bió di­ne­ro pa­ra fa­ci­li­tar con­tra­tos en em­pre­sas es­ta­ta­les.

La constructora bra­si­le­ña Ode­brecht co­rrom­pió a go­ber­nan­tes y po­lí­ti­cos de paí­ses de la re­gión pa­ra que­dar­se con ju­go­sos con­tra­tos. Se cal­cu­la que en Amé­ri­ca La­ti­na y Áfri­ca ha­bría re­par­ti­do más de US$ 3 mi­llo­nes pa­ra ad­ju­di­car­se pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra.

So­lo en Mé­xi­co, un país que ha caí­do en pi­ca­da en per­cep­ción de la co­rrup­ción, la constructora bra­si­le­ña pa­gó so­bor­nos a fun­cio­na­rios por US$ 10,5 mi­llo­nes en­tre 2010 y 2014.

Tam­bién Ode­brecht ex­ten­dió sus ten­tácu­los en Co­lom­bia en don­de aho­ra, ade­más, se des­cu­bre una in­creí­ble tra­ma de co­rrup­te­la en la Jus­ti­cia. En­tre enero y es­te mes, 60 fun­cio­na­rios de la Fis­ca­lía y 34 de la ra­ma ju­di­cial fue­ron pro­ce­sa­dos por be­ne­fi­ciar a acu­sa­dos a cam­bio de coimas.

Y la lis­ta po­dría se­guir con otros paí­ses por­que nin­gún go­bierno la­ti­noa­me­ri­cano es­tá a sal­vo de un mal que no tie­ne ideo­lo­gía.

La co­rrup­ción es tan es­truc­tu­ral que no se re­suel­ve con trans­for­mar las ins­ti­tu­cio­nes y apro­bar le­yes más du­ras. Lo que Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so plan­tea pa­ra Bra­sil es vá­li­do pa­ra to­dos: hay que cam­biar la cul­tu­ra, “nues­tra cul­tu­ra no igua­li­ta­ria, no de­mo­crá­ti­ca, de pri­vi­le­gios”. Pe­ro “eso cues­ta mu­cho”.

Hay otros desas­tres que su­fre la re­gión que de­ja­rán hon­das he­ri­das y que son pro­vo­ca­dos por la mano del hom­bre: la (ma­la) ges­tión de la po­lí­ti­ca y que se re­fle­ja con su­ma in­ten­si­dad en ac­tos de co­rrup­ción •••

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.