Ca­ta­lu­ña al lí­mi­te

En me­dio de una ten­sión sin pre­ce­den­tes, la re­gión de­ci­de so­bre su in­de­pen­den­cia de Es­pa­ña, lo que abri­ría un pa­no­ra­ma com­ple­jo con el go­bierno cen­tral.

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

Aun día del re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia pre­vis­to pa­ra es­te do­min­go en Ca­ta­lu­ña, que fue prohi­bi­do por Ma­drid, la in­cer­ti­dum­bre pre­va­le­ce res­pec­to a có­mo se­rán los acon­te­ci­mien­tos.

Si bien la jus­ti­cia y el go­bierno es­pa­ñol ca­li­fi­ca­ron la con­sul­ta co­mo an­ti­cons­ti­tu­cio­nal, el eje­cu­ti­vo se­pa­ra­tis­ta ca­ta­lán es­tá de­ci­di­do a ce­le­brar­la con­tra vien­to y ma­rea, y sin im­por­tar las con­se­cuen­cias que ello pue­da aca­rrear.

En ese es­ce­na­rio, que en los úl­ti­mos días es­tu­vo pla­ga­do de acu­sa­cio­nes, pro­tes­tas po­pu­la­res, mues­tras de des­apro­ba­ción y una ten­sión en cons­tan­te au­men­to, dis­tin­tos ana­lis­tas coin­ci­den en se­ña­lar que –más allá de lo que fi­nal­men­te su­ce­da– la cri­sis ca­ta­la­na no ter­mi­na­rá el 1 de oc­tu­bre.

El re­fe­rén­dum no tie­ne nin­gún ca­rác­ter vin­cu­lan­te, ya que la jus­ti­cia lo de­cla­ró ile­gal y, jun­to con el go­bierno es­pa­ñol, des­ple­gó ca­si to­das las he­rra­mien­tas a su al­can­ce pa­ra im­pe­dir­lo.

En las úl­ti­mas se­ma­nas, la po­li­cía in­ter­cep­tó mi­llo­nes de pa­pe­le­tas, y 14 al­tos fun­cio­na­rios del go­bierno ca­ta­lán fue­ron in­clu­so de­te­ni­dos, aun­que re­cu­pe­ra­rían lue­go su li­ber­tad.

La jun­ta elec­to­ral de­sig­na­da pa­ra la opor­tu­ni­dad re­nun­ció y mi­les de po­li­cías fue­ron en­via­dos a Ca­ta­lu­ña pa­ra im­pe­dir que los co­le­gios elec­to­ra­les fun­cio­nen.

No obs­tan­te, Raül Ro­me­va, con­se­je­ro re­gio­nal de Ex­te­rio­res, in­sis­tió es­ta se­ma­na en que, pe­se a to­do, la con­sul­ta se rea­li­za­rá.

“Las pa­pe­le­tas se pue­den vol­ver a im­pri­mir tan­tas ve­ces co­mo ha­ga fal­ta, el cen­so lo te­ne­mos, las ur­nas es­tán, los co­le­gios elec­to­ra­les es­ta­rán”, se­ña­ló.

Po­si­bles dis­tur­bios

Mien­tras tan­to, a mi­tad de se­ma­na, la po­li­cía re­gio­nal, los Mos­sos d’Es­qua­dra, ha­bía ad­ver­ti­do so­bre el po­ten­cial “ries­go” de des­ór­de­nes pú­bli­cos que pue­de des­en­ca­de­nar la or­den ju­di­cial de pre­cin­tar los co­le­gios elec­to­ra­les, y vi­gi­lar­los pa­ra que na­die vo­te.

So­bre ese asun­to, el con­se­je­ro re­gio­nal ca­ta­lán de In­te­rior, Joa­quim Forn, y el se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Se­gu­ri­dad, Jo­sé An­to­nio Nie­to, in­sis­tie­ron en la ne­ce­si­dad de pre­ser­var la “con­vi­ven­cia” y el or­den pa­se lo que pa­se.

En ca­so de que la vo­ta­ción se con­cre­te pe­se a los obs­tácu­los in­ter­pues­tos por el go­bierno cen­tral, dis­tin­tos ana­lis­tas va­ti­ci­nan un triun­fo del “sí” a fa­vor de la in­de­pen­den­cia, ya que los del “no” pro­ba­ble­men­te se que­da­rán en sus ca­sas. Si el “sí” se im­po­ne, una al­ter­na­ti­va po­si­ble pa­ra Ga­briel Co­lo­mé, pro­fe­sor de Cien­cias Po­lí­ti­cas en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na, es que la in­de­pen­den­cia no se pro­cla­me rá­pi­da­men­te, co­mo es­ta­ble­ce una ley vo­ta­da en el Par­la­men­to ca­ta­lán, de ma­yo­ría se­ce­sio­nis­ta.

Pe­ro los pro­mo­to­res de la con­sul­ta po­drían con­vo­car mo­vi­li­za­cio­nes ma­si­vas en to­da Ca­ta­lu­ña.

Pe­ro otra al­ter­na­ti­va, se­gún apun­ta Ra­fael Are­nas Garcia, pro­fe­sor de De­re­cho en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na, es que el pre­si­den­te ca­ta­lán Car­les Puig­de­mont reali­ce una de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia, fren­te a lo cual Ma­drid ten­dría que reac­cio­nar de in­me­dia­to.

Una ter­ce­ra po­si­bi­li­dad es que los se­pa­ra­tis­tas no de­cla­ren la in­de­pen­den­cia y di­suel­van en al­gún mo­men­to el Par­la­men­to, lo que lle­va­ría a unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das en Ca­ta­lu­ña.

Los se­pa­ra­tis­tas con­fían en que la ten­sión de los úl­ti­mos años les ha­ya he­cho ga­nar apo­yos, y les dé una ma­yo­ría más am­plia en la com­po­si­ción de la pró­xi­ma cá­ma­ra, con la que po­drían se­guir pe­lean­do por la se­ce­sión aun­que por otra vía.

En pa­ra­le­lo con la con­vo­ca­to­ria a la con­sul­ta, Puig­de­mont ofre­ció ne­go­ciar con Ma­drid, pe­ro el pre­si­den­te del go­bierno es­pa­ñol, Ma­riano Ra­joy, se ne­gó ro­tun­da­men­te des­de un prin­ci­pio. De he­cho, el go­bierno siem­pre se opu­so y aco­rra­ló a las au­to­ri­da­des ca­ta­la­nes pa­ra que desis­tie­ran. (Ba­sa­do en AFP)

“Lo más sen­sa­to y ra­zo­na­ble es vol­ver al sen­ti­do co­mún y ter­mi­nar ya con to­da es­ta his­to­ria”

Ma­riano Ra­joy

JE­FE DEL GO­BIERNO ES­PA­ÑOL

G. GUILLEN - EFE

Una par­te de la po­bla­ción ca­ta­la­na es­tá a fa­vor del re­fe­rén­dum in­de­pen­dis­ta y así lo ma­ni­fes­tó en las ca­lles

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.