Gue­rras en­tre nar­cos sa­cu­den las fa­ve­las

Re­cru­de­cen en­fren­ta­mien­tos en­tre nar­co­tra­fi­can­tes, que tam­bién afec­tan a ba­rrios aco­mo­da­dos

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - PASCALE TROUILLAUD Y MA­RIE HOS­PI­TAL

Cuan­do los ti­ro­teos se in­ten­si­fi­ca­ron ha­ce una se­ma­na en Ro­cin­ha, la vi­da en la ma­yor favela de Rio de Ja­nei­ro se pa­ra­li­zó. Pe­ro los dis­pa­ros se es­cu­cha­ban a la per­fec­ción en los ba­rrios ri­cos ve­ci­nos, don­de la Es­cue­la Ame­ri­ca­na y la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, en­tre otras, tu­vie­ron que ce­rrar.

Quie­nes vi­ven, es­tu­dian o tra­ba­jan en los ve­cin­da­rios aco­mo­da­dos de Gá­vea o São Con­ra­do, al al­can­ce de cual­quier dis­pa­ro que sal­ga de Ro­cin­ha, con­vi­ven con una mez­cla de an­sie­dad y re­sig­na­ción con la vio­len­cia desata­da la se­ma­na pa­sa­da en la favela.

El Ejér­ci­to acu­dió al lu­gar pa­ra con­te­ner las pug­nas en­tre ban­das de nar­co­tra­fi­can­tes, des­pués que la Po­li­cía re­co­no­cie­ra que era in­ca­paz de con­tro­lar la si­tua­ción.

Los en­fren­ta­mien­tos lle­ga­ron a pro­vo­car en­ton­ces el cie­rre de una im­por­tan­te ave­ni­da y una es­ta­ción de me­tro, en el ca­mino de de­ce­nas de mi­les de per­so­nas que asis­tían a los con­cier­tos del Rock in Rio.

Y aun­que la peor par­te la lle­vó la favela, la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, la Es­co­la Ame­ri­ca­na y las pres­ti­gio­sas Es­co­la Par­que y Es­co­la Te­re­sia­na, ce­rra­ron sus puer­tas, don­de es­tu­dian 20 mil alum­nos.

Aun­que la si­tua­ción pa­re­ció es­ta­bi­li­zar­se en los úl­ti­mos días, Leo­nar­do Fe­rrei­ra, un em­pre­sa­rio de 48 años de São Con­ra­do, va al tra­ba­jo preo­cu­pa­do por sus hi­jos de 2 y 9 años, que asis­ten a una es­cue­la muy pró­xi­ma a Ro­cin­ha.

“Seguimos con aprehen­sión las no­ti­cias pa­ra sa­ber si aque­llo vuel­ve a re­pe­tir­se o em­peo­ra y si te­ne­mos que sa­lir co­rrien­do a re­co­ger a los ni­ños en la es­cue­la pa­ra lle­var­los a ca­sa, don­de nues­tro con­do­mi­nio es co­mo un bun­ker”, di­ce.

“Es una si­tua­ción muy ma­la, que afec­ta nues­tra ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción en el tra­ba­jo y nues­tra pro­duc­ti­vi­dad”, ase­gu­ra.

So­bre­vue­lo prohi­bi­do

Mau­ro Sa­cra­men­to, ins­truc­tor de pa­ra­pen­te, aca­ba de ate­rri­zar con un tu­ris­ta en la are­na blan­ca de la her­mo­sa pla­ya de São Con­ra­do. Ese día, por or­den del Ejér­ci­to, no so­bre­vo­ló Ro­cin­ha.

Los ti­ro­teos de los úl­ti­mos días “sin du­da tu­vie­ron un gran im­pac­to aquí”, ase­gu­ra Mau­ro. “So­mos ve­ci­nos de Ro­cin­ha y a ve­ces, se­gún la di­rec­ción del vien­to, vo­la­mos por en­ci­ma de ella. Es­tos días, cuan­do las per­so­nas agen­dan un vue­lo por email o te­lé­fono pre­gun­tan: ¿có­mo es­tá el tra­yec­to? ¿es­tá tran­qui­lo?”, re­la­ta.

“Es muy tris­te por­que es­te es un lu­gar lin­do, que po­dría ser uno de los me­jo­res del mun­do pa­ra vi­vir”, la­men­ta.

Ven­tas caen

Fren­te a la pla­ya tro­pi­cal, Mi­guel Eduar­do ex­pli­ca, den­tro de su quios­co- bar, que las ven­tas de tor­tas y ju­gos de fru­ta tu­vie­ron una im­por­tan­te caí­da en los úl­ti­mos días, al pun­to tal que su fac­tu­ra­ción se re­du­jo una cuar­ta par­te. “La gen­te te­nía mie­do de ve­nir”, afir­ma. “Ya hu­bo si­tua­cio­nes así en la épo­ca de Nem”, el tra­fi­can­te que do­mi­na­ba Ro­cin­ha y que hoy es­tá en pri­sión. Es­to “siem­pre ocu­rrió y ocu­rri­rá nue­va­men­te”, cree.

Los tra­fi­can­tes y el mie­do

La mis­ma re­sig­na­ción em­bar­ga a Re­né Ha­sen­cle­ver, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de ve­ci­nos de Gá­vea, pa­ra quien “es­ta no es ni la pri­me­ra ni se­rá la úl­ti­ma vez” que de­ben pa­de­cer al­go así.

Pe­ro “en los úl­ti­mos días, las es­cue­las han ce­rra­do, se ven me­nos au­tos en la ca­lle, la gen­te tie­ne mie­do de sa­lir”, ase­gu­ra.

La zo­na sur de Rio, don­de se ubi­can los ba­rrios aco­mo­da­dos, es­tá ro­dea­da de fa­ve­las.

Pe­ro “no son las fa­ve­las las que nos mo­les­tan, sino el trá­fi­co de dro­gas. Ten­go que con­vi­vir con eso y, a ve­ces, me da mie­do”, re­mar­ca Ha­sen­cle­ver.

En nin­gún otro lu­gar de Bra­sil ri­cos y po­bres con­vi­ven tan cer­ca unos de otros co­mo en Rio de Ja­nei­ro, don­de las ba­rria­das po­bres se desa­rro­lla­rron en­tra­ma­das en la ciu­dad y no en las afue­ras, co­mo en Bra­si­lia o San Pa­blo.

De ese mo­do, los ri­cos, que se dis­tri­bu­yen prin­ci­pal­men­te a lo lar­go de la cos­ta, es­tán al al­can­ce de los dis­pa­ros que ator­men­tan el día a día de los 1,5 mi­llo­nes de ca­rio­cas, un cuar­to de la po­bla­ción de la ciu­dad, que vi­ven en las em­po­bre­ci­das la­de­ras de los mo­rros.

Con los ni­ve­les ac­tua­les de vio­len­cia, la pre­sen­cia de mi­li­ta­res en las ca­lles es la que a me­nu­do tran­qui­li­za a ve­ci­nos co­mo el in­for­má­ti­co Ro­mu­lo Silva.

Mien­tras re­co­rre con su bi­ci­cle­ta el ca­mino ro­dea­do de sel­va que une Gá­vea y Ro­cin­ha, mi­li­ta­res fuer­te­men­te ar­ma­dos le pa­ran e in­te­rro­gan cer­ca de un pun­to de con­trol de vehícu­los.

“Aquí nos he­mos acos­tum­bra­do a mi­rar apli­ca­cio­nes del ce­lu­lar (so­bre ti­ro­teos), in­ter­cam­bia­mos in­for­ma­ción del ti­po ‘es­tá ocu­rrien­do una ope­ra­ción en Ro­cin­ha’, ‘di­cen que hay cri­mi­na­les es­con­di­dos en el bos­que’...”, ex­pli­ca.

“El sen­ti­do co­mún me man­da­ría a que­dar­me en ca­sa, pe­ro yo he de­ci­di­do no de­jar­me ven­cer por el mie­do”, di­ce.

¿Pa­ci­fi­ca­ción?

Con­tro­la­da por la or­ga­ni­za­ción de nar­co­tra­fi­can­tes Ami­gos dos Ami­gos (ADA), la vio­len­cia re­cru­de­ció en los úl­ti­mos me­ses en Ro­cin­ha, igual que en otras fa­ve­las que es­ta­ban ofi­cial­men­te “pa­ci­fi­ca­das” lue­go de la in­ter­ven­ción de la Po­li­cía ya el Ejér­ci­to en 2013, co­mo pre­pa­ra­ción pa­ra el Mun­dial de fút­bol 2014 y los Jue­gos Olím­pi­cos 2016.

A fi­na­les de ju­lio, el go­bierno ha­bía asig­na­do a 8.500 mi­li­ta­res al con­trol de las ca­lles y fa­ve­las de Rio de Ja­nei­ro.

Los sol­da­dos par­ti­ci­pa­ron en al­gu­nos ope­ra­ti­vos con­tra tra­fi- can­tes, pe­ro lue­go dis­mi­nu­ye­ron sus ac­cio­nes.

Di­ver­sos ex­per­tos ase­gu­ran que la “gue­rra” de­cla­ra­da con­tra los tra­fi­can­tes’ no fun­cio­na, co­mo lo de­mues­tran los más de 100 po­li­cías muer­tos en la ciu­dad en lo que va de es­te año.

“Los gru­pos cri­mi­na­les nun­ca se­rán de­rro­ta­dos por el uso de la fuer­za bru­ta. Ellos siem­pre ga­nan a la po­li­cía en eso. ¿Va­mos a se­guir in­sis­tien­do en eso? No pue­de ha­ber nin­gu­na vic­to­ria si no se apues­ta por in­te­li­gen­cia e in­ves­ti­ga­ción”, di­jo Silva Ra­mos, del Cen­tro de Es­tu­dios so­bre la Se­gu­ri­dad y la Ciu­da­da­nía.

En 2008, la pri­me­ra favela de Rio en ser “pa­ci­fi­ca­da” fue San­ta Mar­ta, co­no­ci­da por ha­ber si­do es­ce­na­rio de un vi­deo­clip de Mi­chael Jack­son a fi­na­les de los años 1990. Rá­pi­da­men­te se con­vir­tió en un mo­de­lo: la co­mu­ni­dad que abría sus puer­tas in­clu­so a tu­ris­tas ex­tran­je­ros.

Pe­ro las co­sas han cam­bia­do y los nar­cos vol­vie­ron a man­dar.

Las ci­fras ofi­cia­les po­nen los pe­los de pun­ta: en el pri­mer tri­mes­tre de 2017, hu­bo 623 en­fren­ta­mien­tos en fa­ve­las “pa­ci­fi­ca­das”, sie­te por día. In­clu­so en las que ro­dean las ri­cas Ipa­ne­ma, Co­pa­ca­ba­na o Le­blon, co­mo la pro­pia Ro­cin­ha.

c. DE SOU­ZA - AFP

El des­plie­gue militar en las fa­ve­las ca­rio­cas es ca­da vez ma­yor, pe­ro ello no im­pi­de la gue­rra en­tre las ban­das ri­va­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.