El espía que lle­gó del nor­te y so­por­tó 30 años de cár­cel

Fue sol­da­do y espía pa­ra la Co­rea co­mu­nis­ta, y ha­ce 66 años que quie­re vol­ver a su ca­sa

El Observador Fin de Semana - Mundo - - LAS DOS COREAS -

Fue con­de­na­do a muer­te dos ve­ces por es­pio­na­je y pa­só tres dé­ca­das en­tre re­jas en Co­rea del Sur. Aho­ra, a los 90 años, Seo Ok-Ryol so­lo tie­ne un de­seo an­tes de mo­rir: vol­ver a ca­sa, a Co­rea del Nor­te.

Seo na­ció en el Sur, don­de tie­ne fa­mi­lia, pe­ro fue sol­da­do y espía del Nor­te, don­de de­jó mu­jer e hi­jos. Sim­bo­li­za las di­vi­sio­nes de la pe­nín­su­la y la for­ma en la que los co­rea­nos se vie­ron zarandeados por la his­to­ria.

De­ma­cra­do y en­cor­va­do, el exespía ca­mi­na con bas­tón. Pe­ro su men­te es ágil y sus mo­da­les ai­ra­dos.

“No he he­cho na­da ma­lo, no he he­cho más que amar a la ma­dre pa­tria”, un con­cep­to que, pa­ra él, com­pren­de al Sur y el Nor­te, afir­mó en su pri­me­ra en­tre­vis­ta con un me­dio de co­mu­ni­ca­ción in­ter­na­cio­nal.

Des­pués de una cum­bre in­ter­co­rea­na his­tó­ri­ca en 2000, Seúl en­vió al Nor­te a unos 60 pri­sio­ne­ros de lar­ga du­ra­ción, so­bre to­do sol­da­dos y es­pías.

Pe­ro Seo ha­bía fir­ma­do una pro­me­sa de lealtad a Seúl pa­ra po­der sa­lir de la cár­cel, lo que le su­pu­so la ob­ten­ción au­to­má­ti­ca de la na­cio­na­li­dad sur­co­rea­na y no pu­do aco­ger­se al pro­gra­ma.

En la ac­tua­li­dad, la iz­quier­da sur­co­rea­na ha­ce cam­pa­ña por el exespía de Pion­yang y otros 17 pre­sos (uno de ellos de 94 años) pa­ra que pue­dan re­gre­sar a ca­sa.

His­to­ria de pe­lí­cu­la

Na­ci­do en una is­la del Sur, Seo se hi­zo co­mu­nis­ta cuan­do es­tu­dia­ba en la pres­ti­gio­sa uni­ver­si­dad Ko­rea de Seúl. Du­ran­te la gue­rra de Co­rea (1950-1953) se unió a las fuer­zas del Nor­te, con las que se ba­tió en re­ti­ra­da a me­di­da que avan­za­ban las tro­pas de Es­ta­dos Uni­dos y de la ONU. Se ins­cri­bió en el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res en el po­der y tra­ba­jó co­mo pro­fe­sor en Pion­yang has­ta su en­vío a una es­cue­la de es­pio­na­je en 1961.

“Tu­ve que ir­me sin si­quie­ra po­der des­pe­dir­me de mi mu­jer”, con­tó ya re­sig­na­do.

Lo en­via­ron al Sur con la mi­sión de in­ten­tar re­clu­tar a un res­pon­sa­ble gu­ber­na­men­tal cu­yo her­mano se ha­bía mar­cha­do ha­cía tiem­po al Nor­te.

Cru­zó la fron­te­ra de for­ma ile­gal, a na­do, y se reunió con sus pa­dres y sus her­ma­nos y her­ma­nas.

Pe­ro no lo­gró en­tre­gar al res­pon­sa­ble gu­ber­na­men­tal una car­ta de su her­mano.

“Pa­ra mí es co­mo si mi her­mano es­tu­vie­ra muer­to. Di­je a las au­to­ri­da­des que ha­bía muer­to du­ran­te la gue­rra”, le di­jo el hom­bre, mien­tras re­cha­za­ba la car­ta.

El hom­bre no de­nun­ció a Seo pe­se a que los con­tac­tos no au­to­ri­za­dos con nor­co­rea­nos po­dían ge­ne­rar pe­nas de cár­cel.

Des­pués del fra­ca­so de su mi­sión, Seo se que­dó un mes en el Sur, siem­pre aler­ta pa­ra ocul­tar el li­bro que con­te­nía los có­di­gos, has­ta la di­fu­sión por ra­dio de una se­rie de nú­me­ros que lo lla­ma­ban de nuevo al Nor­te.

Pe­ro lle­gó tar­de al lu­gar pre­vis­to pa­ra trans­por­tar­lo en bar­co. In­ten­tó lle­gar a na­do pe­ro la co­rrien­te lo lle­vó al Sur y fue de­te­ni­do.

Trein­ta años pre­so

“Co­mo espía, se su­po­ne que nos te­nía­mos que sui­ci­dar tra­gan­do una cáp­su­la de ve­neno o con ar­mas. Pe­ro no me dio tiem­po”.

Con­tó que du­ran­te me­ses fue so­me­ti­do a in­te­rro­ga­to­rio, pa­li­zas, ade­más de pri­va­cio­nes de sue­ño y co­mi­da. Fi­nal­men­te un tri­bu­nal militar lo con­de­nó a muer­te por es­pio­na­je.

Ais­la­do, con es­ca­sas ra­cio­nes de cro­que­tas de arroz y rá­ba­nos sa­la­dos, vio co­mo va­rios es­pías y sim­pa­ti­zan­tes del Nor­te se iban a la hor­ca.

Dos con­de­nas a muer­te

En 1963, su con­de­na fue con­mu­ta­da por­que era no­va­to en es­pio­na­je y su mi­sión ha­bía fra­ca­sa­do. Pe­ro en 1973, vol­vió a ser con­de­na­do a la pe­na ca­pi­tal, es­ta vez por ha­ber in­ten­ta­do con­ver­tir un pre­so al co­mu­nis­mo. “Es­cu­ché en seis oca­sio­nes las pa­la­bras pe­na de muer­te en bo­ca de los fis­ca­les y de los jue­ces. Mi ma­dre se des­ma­yó va­rias ve­ces”, re­cor­dó.

Sus pa­dres ven­die­ron la ca­sa pa­ra fi­nan­ciar su de­fen­sa y la pe­na de Seo vol­vió a ser con­mu­ta­da. Mu­rie­ron an­tes de que su hi­jo pu­die­ra ser li­be­ra­do.

A me­dia­dos de los años 1970, la po­lí­ti­ca de re­edu­ca­ción de los pri­sio­ne­ros nor­co­rea­nos apli­ca­da por la dic­ta­du­ra sur­co­rea­na es­ta­ba en pleno au­ge. Los an­ti­guos pre­sos afir­man ha­ber su­fri­do gol­pes, aho­ga­mien­to si­mu­la­do y las “cel­das de cas­ti­go” mi­nús­cu­las.

Per­dió un ojo

Pe­ro él ase­gu­ró no ha­ber ce­di­do, ni si­quie­ra cuan­do su ojo iz­quier­do su­frió una in­fec­ción. “Me di­je­ron que me con­vir­tie­ra, me pro­me­tían tra­ta­mien­to. Me ne­gué, di­cien­do que no po­día cam­biar mi fe po­lí­ti­ca por un ojo”, co­men­tó con­ven­ci­do.

Per­dió la vis­ta de ese ojo pe­ro ja­más se arre­pin­tió: “Mi ideo­lo­gía po­lí­ti­ca es más va­lio­sa que mi pro­pia vi­da”.

En 1991, acep­tó un acuer­do y se com­pro­me­tió a res­pe­tar la le­gis­la­ción sur­co­rea­na. Lo li­be­ra­ron ba­jo con­trol ju­di­cial y se ins­ta­ló en la lo­ca­li­dad me­ri­dio­nal de Gwang­ju, bas­tión de la iz­quier­da sur­co­rea­na, cer­ca de su lu­gar de na­ci­mien­to, con la es­pe­ran­za de po­der re­unir­se con su mu­jer e hi­jos en una Co­rea reuni­fi­ca­da. Su fi­de­li­dad al Nor­te per­ma­ne­ce in­tac­ta, y tam­bién su an­he­lo de una sociedad “igua­li­ta­ria”.

En su pe­que­ño apar­ta­men­to, Seo jus­ti­fi­có las am­bi­cio­nes nu­clea­res de Pion­yang por la ne­ce­si­dad de de­fen­der­se de Es­ta­dos Uni­dos y de su pre­si­den­te Do­nald Trump, “un lo­co de re­ma­te”.

Su lu­cha por vol­ver

Vein­ti­cin­co or­ga­ni­za­cio­nes lan­za­ron una pe­ti­ción pa­ra de­jar mar­char a Seo –quien es­tu­vo dos me­ses hos­pi­ta­li­za­do es­te año por pro­ble­mas car­día­cos– y a sus ca­ma­ra­das di­si­den­tes.

Años des­pués de su li­be­ra­ción, una co­rea­na re­si­den­te en Ale­ma­nia que via­jó a Pion­yang le di­jo que su fa­mi­lia se­guía vi­va pe­ro le des­acon­se­jó con­tac­tar­la pa­ra que no re­sul­ta­ra per­ju­di­ca­da.

Seo no se vol­vió a ca­sar. A la pre­gun­ta de qué le di­ría a su es­po­sa si la vol­vie­ra a ver, se tar­dó en con­tes­tar.

“Le di­ría ‘gra­cias por se­guir vi­va”, res­pon­dió. “Te he echa­do de me­nos. No con­ta­ba con vi­vir se­pa­ra­do de ti tan­to tiem­po”. (Park Chan-Kyong, AFP)

“Me ne­gué (a cam­biar su ideo­lo­gía) di­cien­do que no po­día cam­biar mi fe po­lí­ti­ca por un ojo”. Seo Ok-Ryol

EXESPÍA NOR­CO­REANO

E. JO­NES - AFP

Seo Ok-Ryol so­lo tie­ne un an­he­lo: el reen­cuen­tro con su fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.