Ma­cri em­pie­za a tre­par

La cer­ca­nía de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas ar­gen­ti­nas muestran al pre­si­den­te for­ta­le­ci­do y al kirch­ne­ris­mo de­bi­li­ta­do

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - FER­NAN­DO GUTIÉRREZ

Eu­fo­ria en el ma­cris­mo, preo­cu­pa­ción y desa­zón en el kirch­ne­ris­mo: así pue­de sin­te­ti­zar­se el es­ta­do de áni­mo con el que las dos prin­ci­pa­les fuer­zas po­lí­ti­cas ar­gen­ti­nas lle­gan a la elec­ción le­gis­la­ti­va de me­dio tér­mino que se rea­li­za­rá el do­min­go 22.

To­das las en­cues­tas mar­can una ven­ta­ja pa­ra el go­bierno, que am­plía los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos en las pri­ma­rias de agos­to. No so­lo lo­gra­ría ga­nar en pro­vin­cias his­tó­ri­ca­men­te pe­ro­nis­tas sino que tam­bién, se­gún los son­deos, es­ta­ría ga­nan­do “de vi­si­tan­te” en el gran bas­tión del pe­ro­nis­mo, la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

Allí, don­de vo­ta el 38% del pa­drón y don­de se con­cen­tran los ca­sos más gra­ves de po­bre­za y mar­gi­na­li­dad –un te­rreno fér­til pa­ra el clien­te­lis­mo po­lí­ti­co de los “pun­te­ros” y or­ga­ni­za­cio­nes pi­que­te­ras–, Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner pier­de te­rreno.

Una en­cues­ta en­car­ga­da por la go­ber­na­do­ra Ma­ría Eu­ge­nia Vidal otor­ga una ven­ta­ja de seis pun­tos en­tre el can­di­da­to ofi­cia­lis­ta y Fer­nán­dez. Otros son­deos in­de­pen­dien­tes mar­can una dis­tan­cia ma­yor, de más de ocho pun­tos.

La sor­pre­sa por es­ta di­fe­ren­cia es tan gran­de que has­ta em­pe­zó a ge­ne­rar preo­cu­pa­ción en el pro­pio ma­cris­mo: sa­ben que una de sus ma­yo­res for­ta­le­zas po­lí­ti­cas con­sis­te en el te­mor de gran par­te de la po­bla­ción a un re­torno del kirch­ne­ris­mo. En reali­dad, lo que es­tá ocu­rrien­do no pue­de ca­li­fi­car­se co­mo sor­pre­si­vo. Siempre pa­só que, en­tre las pri­ma­rias y la elec­ción “de ver­dad” se pro­du­ce una po­la­ri­za­ción. Es el co­no­ci­do efec­to del “vo­to útil” que re­fuer­za a los par­ti­dos lí­de­res en de­tri­men­to del vo­to de las mi­no­rías.

Así, en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res se di­lu­yen las fuer­zas de Ser­gio Mas­sa y Flo­ren­cio Ran­daz­zo, los pe­ro­nis­tas pe­lea­dos con el kirch­ne­ris­mo. Ese fe­nó­meno era pre­vi­si­ble, pe­ro lo que na­die es­pe­ra­ba era que la “fu­ga” de esos vo­tos re­for­za­ra al ma­cris­mo en vez de ple­gar­se a Fer­nán­dez.

El ofi­cia­lis­mo tie­ne, ade­más, una car­ta a su fa­vor: en las elec­cio­nes “por los pun­tos” sue­le ha­ber una ma­yor afluen­cia de vo­tan­tes que en las pri­ma­rias. En Bue­nos Ai­res, don­de vo­tó en agos­to un 74% del pa­drón, se es­pe­ra que se pue­da su­bir has­ta cer­ca de 80% pa­ra el 22 de oc­tu­bre. Y esos nue­vos vo­tan­tes, en su ma­yo­ría po­co po­li­ti­za­dos, per­te­ne­cien­tes a sec­to­res so­cia­les mar­gi­na­les, sue­len vo­tar al ofi­cia­lis­mo de turno.

Por eso es que, más que preo­cu­par­se por con­ven­cer al pe­ro­nis­mo de cam­biar su vo­to, el

“La pre­gun­ta es si la so­cie­dad es­tá dis­pues­ta o no a dar­le un che­que en blan­co a es­te go­bierno pa­ra que ha­ga lo que quie­ra” Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner EXPRESIDENTA DE AR­GEN­TI­NA

“La ma­yo­ría de los ar­gen­ti­nos tie­ne es­pe­ran­za” Mau­ri­cio Ma­cri PRE­SI­DEN­TE DE AR­GEN­TI­NA

ma­cris­mo es­tá po­nien­do to­do su es­fuer­zo en ha­cer que los que no fue­ron a vo­tar en agos­to, sí lo ha­gan en oc­tu­bre.

La es­tra­te­gia de Fer­nán­dez es opues­ta: su gran apues­ta es ape­lar a un sen­ti­mien­to opo­si­tor que aglu­ti­ne a to­das las fuer­zas y ex­pre­se un rechazo al ma­cris­mo.

Esa ape­la­ción al “vo­to con­tra de” por en­ci­ma del “vo­to a fa­vor de” que­dó ex­plí­ci­ta en su car­ta pú­bli­ca en la cual plan­tea que dos de ca­da tres vo­tan­tes no quie­ren al ma­cris­mo y que no hay que dis­per­sar el vo­to, pa­ra que ese rechazo se re­fle­je en la nue­va com­po­si­ción par­la­men­ta­ria. Con­cre­ta­men­te, la con­sig­na de la ex pre­si­den­ta es que hay que “po­ner­le un lí­mi­te” al ma­cris­mo pa­ra po­der “fre­nar el ajus­te bru­tal que pre­pa­ra pa­ra des­pués de la elec­ción”.

La res­pues­ta de Mas­sa y Ran­daz­zo an­te el lla­ma­mien­to de Fer­nán­dez fue la­pi­da­ria. No so­lo le ne­ga­ron apo­yo sino que la acu­sa­ron de ser res­pon­sa­ble del for­ta­le­ci­mien­to po­lí­ti­co de Ma­cri.

El cam­bio

Lo más no­ta­ble de es­ta nue­va fa­se de la cam­pa­ña es el vi­ra­je en la es­tra­te­gia po­lí­ti­ca y co­mu­ni­ca­cio­nal de Fer­nán­dez.

Pa­ra las PA­SO, ha­bía adop­ta­do un iné­di­to “ba­jo per­fil”. Con­ven­ci­da de que la for­ma de ero­sio­nar al ma­cris­mo era mos­trar las con­se­cuen­cias con­cre­tas del ajus­te eco­nó­mi­co, pre­fi­rió que el cen­tro de la cam­pa­ña fue­ran los tes­ti­mo­nios de “gen­te de car­ne y hue­so”. En­ton­ces no apa­re­cía en spots te­le­vi­si­vos, que pa­sa­ron a ser pro­ta­go­ni­za­dos por ju­bi­la­dos, des­em­plea­dos, amas de ca­sa y es­tu­dian­tes. Y en los ac­tos, le­jos de sus tra­di­cio­na­les dis­cur­sos ex­ten­sos, la ex pre­si­den­ta ca­si no ha­bla­ba, y les ce­día el mi­cró­fono a co­mer­cian­tes fun­di­dos, ta­xis­tas sin pa­sa­je­ros y obre­ros sus­pen­di­dos.

El exi­guo re­sul­ta­do de dos dé­ci­mas por en­ci­ma del ofi­cia­lis­ta Es­te­ban Bull­rich hi­zo que esa es­tra­te­gia en­tra­ra en re­vi­sión.

El pri­mer in­ten­to de Fer­nán­dez fue cam­biar el fo­co del dis­cur­so y di­ri­gir­se a la cla­se me­dia pro­gre­sis­ta, pa­ra tra­tar de per­sua­dir­la de no vo­tar a Ma­cri y de­fen­der ade­más una agen­da de de­fen­sa a los de­re­chos hu­ma­nos y los prin­ci­pios re­pu­bli­ca­nos.

Fue así que Fer­nán­dez se pu­so al fren­te del re­cla­mo por la apa­ri­ción de San­tia­go Mal­do­na­do y la reivin­di­ca­ción de los de­re­chos de la et­nia ma­pu­che en la Pa­ta­go­nia.

Pe­ro los son­deos de­mos­tra­ron que, si bien ese dis­cur­so ren­día en tér­mi­nos de mo­vi­li­za­ción ca­lle­je­ra, no mo­vía la agu­ja en tér­mi­nos de in­ten­ción de vo­to. Se­gún los ana­lis­tas, ese ti­po de de­ba­te só­lo es se­gui­do por la mi­no­ría po­li­ti­za­da e in­for­ma­da que

prac­ti­ca su es­gri­ma re­tó­ri­co dia­ria­men­te en las re­des so­cia­les, pe­ro no lle­ga a las gran­des ma­yo­rías. Es, co­mo dicen los ex­per­tos, un te­ma de “mi­no­rías in­ten­sas”, que úni­ca­men­te re­fuer­za las po­si­cio­nes de aque­llos que ya es­ta­ban con­ven­ci­dos.

Por eso, en los úl­ti­mos días Fer­nán­dez vol­vió a gi­rar so­bre sus pa­sos y re­to­mó el dis­cur­so cen­tra­do en la eco­no­mía. Pe­ro es­ta vez con una va­rian­te: en vez de po­ner en pri­mer plano a los “dam­ni­fi­ca­dos del ajus­te”, ella ocu­pó el cen­tro del es­ce­na­rio. En un gi­ro iné­di­to, acep­tó por pri­me­ra vez en más de una dé­ca­da ser en­tre­vis­ta­da en me­dios de co­mu­ni­ca­ción no afi-

nes a su lí­nea po­lí­ti­ca. Has­ta ese mo­men­to, la expresidenta su­fría la “chi­ca­na” de quie­nes de­cían que si ha­bía ce­di­do el pro­ta­go­nis­mo era por­que no ha­bía te­ma al que pu­die­ra re­fe­rir­se sin su­frir un “efec­to bú­me­ran”.

Ha­blar de in­fla­ción im­pli­ca­ba res­pon­der so­bre la ma­ni­pu­la­ción es­ta­dís­ti­ca en su pro­pio go­bierno, cri­ti­car las subas de ta­ri­fas su­po­nía un re­cor­da­to­rio de los apa­go­nes du­ran­te su ges­tión, ha­blar de re­pre­sión po­li­cial en Ar­gen­ti­na im­pli­ca­ba ex­pli­car su apo­yo al ré­gi­men cha­vis­ta en Ve­ne­zue­la, cues­tio­nar la in­te­gri­dad mo­ral de fun­cio­na­rios ma­cris­tas traía, inevi­ta­ble­men­te, el re­cuer-

do de sus pro­pios fun­cio­na­rios sor­pren­di­dos con bol­sos lle­nos de dó­la­res.

Pe­ro aun así, Fer­nán­dez de­ci­dió que era el mo­men­to de ha­blar en en­tre­vis­tas. Se pre­pa­ró pa­ra res­pon­der pre­gun­tas vin­cu­la­das a las cau­sas de co­rrup­ción en su con­tra, pa­ra de­fen­der y jus­ti­fi­car las me­di­das más po­lé­mi­cas de su pro­pio go­bierno y has­ta me­di­tó al­gu­na au­to­crí­ti­ca. Su raid de en­tre­vis­tas la vio sa­lir ai­ro­sa. Con su re­co­no­ci­da ha­bi­li­dad re­tó­ri­ca, pu­do sor­tear los te­mas más es­ca­bro­sos y trans­mi­tió una ima­gen re­la­ja­da.

Pe­ro, pa­sa­da esa prue­ba con re­la­ti­vo éxi­to, el kirch­ne­ris­mo cons­ta­tó que te­nía otro pro­ble­ma: cam­bió el con­tex­to eco­nó­mi­co y el humor so­cial de ma­ne­ra que su dis­cur­so em­pe­zó a per­der efec­ti­vi­dad.

La eco­no­mía

Iró­ni­ca­men­te, la mis­ma eco­no­mía que an­tes pe­sa­ba co­mo un las­tre pa­ra el go­bierno, aho­ra em­pe­zó a dar re­sul­ta­dos, al pun­to que to­das las se­ma­nas el ma­cris­mo fes­te­ja la pu­bli­ca­ción de nue­vos nú­me­ros po­si­ti­vos.

La eco­no­mía me­jo­ra y ocu­rre al mis­mo tiem­po que la in­fla­ción cae. El humor so­cial me­jo­ró co­mo de­mues­tran los ín­di­ces de con­fia­za del con­su­mi­dor. Y una en­cues­ta de la con­sul­to­ra Po­liar­quía re­gis­tra 54%de apro­ba­ción pa­ra el go­bierno, lo que im­pli­ca una me­jo­ra de nue­ve pun­tos res­pec­to a dos me­ses atrás. En con­se­cuen­cia, el ma­cris­mo es­tá de­ter­mi­na­do a ex­plo­tar a fon­do esa sen­sa­ción de que “lo peor ya pa­só”.

Con una cam­pa­ña de ba­ja in­ten­si­dad en cuan­to a ac­tos par­ti­da­rios tra­di­cio­na­les, pre­fi­rió cen­trar sus es­fuer­zos en di­fun­dir la ges­tión de go­bierno. La pa­ra­do­ja de es­ta cam­pa­ña elec­to­ral es que el ma­cris­mo pa­re­ce es­tar ga­nan­do con he­rra­mien­tas clá­si­cas del pe­ro­nis­mo.

A. ORTIZ-EFE

Es

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.