Mer­kel, una lí­der pa­ra to­do el mun­do

Su prin­ci­pal desafío es con­so­li­dar la es­ta­bi­li­dad y desa­rro­llo de Eu­ro­pa

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - STE­VEN ERLANGER The New York Ti­mes News Ser­vi­ce

La can­ci­ller de Alemania, An­ge­la Mer­kel, re­tro­ce­de an­te la idea de que aho­ra es, ca­si de fac­to, la lí­der del mun­do oc­ci­den­tal y la de­fen­so­ra de las alian­zas trans­atlán­ti­cas y el mul­ti­la­te­ra­lis­mo.

Sin em­bar­go, le gus­te o no, ella y el país que di­ri­gi­rá por un cuar­to pe­río­do se han con­ver­ti­do en ac­to­res mun­dia­les.

Alemania po­dría ser una “po­ten­cia he­ge­mó­ni­ca re­nuen­te”, pe­ro no por ello de­ja de ser una po­ten­cia he­ge­mó­ni­ca, el país más gran­de, ri­co e im­por­tan­te de Eu­ro­pa, que es la re­gión más ri­ca de to­do el pla­ne­ta.

A me­nu­do se di­ce que Alemania es de­ma­sia­do gran­de pa­ra Eu­ro­pa y de­ma­sia­do pe­que­ña pa­ra el mun­do.

No obstante, con la pre­si­den­cia de Do­nald Trump y la re­cien­te agre­si­vi­dad y au­to­ri­ta­ris­mo de los lí­de­res de Ru­sia, Turquía, Hun­gría y Po­lo­nia –y un au­ge de la ex­tre­ma de­re­cha en las elec­cio­nes re­cien­te­men­te rea­li­za­das en Alemania–, Mer­kel ha vis­to có­mo se le im­pu­so el li­de­raz­go.

Sin em­bar­go, a pe­sar de su re­tó­ri­ca cui­da­do­sa so­bre el po­der, tras do­ce años en el car­go “apren­dió a dis­fru­tar­lo”, co­men­tó Ste­fan Kor­ne­lius, su bió­gra­fo y uno de los edi­to­res prin­ci­pa­les de Süd­deuts­che Zei­tung.

Sue­le dis­cu­tir con Trump por el co­mer­cio y el cli­ma; con el pre­si­den­te de Ru­sia, Vla­di­mir Pu­tin, por la ane­xión de Cri­mea y las san­cio­nes eco­nó­mi­cas, y con el pre­si­den­te de Turquía, Re­cep Tay­yip Er­do­gan, por los de­re­chos hu­ma­nos y la mi­gra­ción.

Se con­vir­tió en una de­fen­so­ra más fran­ca de los de­re­chos hu­ma­nos, de la sim­pa­tía ha­cia los re­fu­gia­dos y de la ne­ce­si­dad de re­du­cir las emi­sio­nes de car­bono.

Co­mo di­jo en ma­yo, de­cep­cio­na­da con las pos­tu­ras am­bi­va­len­tes de Trump so­bre la OTAN, Ru­sia, el cam­bio cli­má­ti­co y el co­mer­cio, “los tiem­pos en los que po­día­mos con­fiar to­tal­men­te en los de­más pa­re­cen ha­ber ter­mi- na­do”.

Re­cién re­elec­ta, la prag­má­ti­ca Mer­kel no re­tro­ce­de­rá an­te sus nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des, su­gi­rie­ron los ex­per­tos y los ana­lis­tas.

Un ca­mino es­ta­ble

En cam­bio, quie­re usar su pos­tu­ra pa­ra que la Unión Eu­ro­pea to­me un ca­mino más es­ta­ble y via­ble, pa­ra que jun­to con Alemania sean una fuer­za más gran­de y qui­zá más ra­cio­nal en un mun­do ca­da vez más re­sen­ti­do.

No obstante, pri­me­ro ten­drá la di­fí­cil ta­rea de re­unir una nue­va coa­li­ción pa­ra go­ber­nar con los so­cial­de­mó­cra­tas, que se con­vir­tie­ron en opo­si­ción, y eso po­dría lle­var al­gu­nas se­ma­nas.

Con el apo­yo en des­cen­so ha­cia los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos y la ob­ten­ción del 13% de los vo­tos del par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha Al­ter­na­ti­va pa­ra Alemania, ne­ce­si­ta­rá im­pro­vi­sar un go­bierno con los De­mó­cra­tas Li­be­ra­les y los Ver­des, con quie­nes ra­ra vez com­par­te pun­tos de vis­ta.

“Ella es un pi­lar de es­ta­bi­li­dad y cer­ti­dum­bre en un mun­do que na­ve­ga por aguas inex­plo­ra­das”, co­men­tó Ivan Vej­vo­da, director del pro­yec­to de Eu­ro­pa en el Ins­ti­tu­to de Cien­cias Hu­ma­nas de Viena.

“Mer­kel se ha vis­to for­za­da con cier­ta re­nuen­cia a fun­gir co­mo la de­fen­so­ra más fran­ca del or­den de­mo­crá­ti­co li­be­ral en Oc­ci­den­te, mien­tras que tam­bién se in­vo­lu­cra en la real­po­li­tik –po­lí­ti­ca ba­sa­da en ac­cio­nes prác­ti­cas y con­cre­tas–, bus­can­do có­mo re­sol­ver los desafíos mun­dia­les pen­dien­tes”.

Pa­ra alguien a quien “siempre le ha dis­gus­ta­do que se le se­ña­le o se le pon­ga en un pe­des­tal”, di­jo Kor­ne­lius, es­te es un cam­bio im­por­tan­te.

Sin em­bar­go, de ca­ra a los re­tos de Trump, Pu­tin y Er­do­gan, tie­ne una po­si­ción par­ti­cu­lar so­bre los re­fu­gia­dos. “Vi­ví de­trás de un mu­ro su­fi­cien­te tiem­po”. Y agre­gó: “Es algo que no de­seo ha­cer de nue­vo”.

No obstante, se tra­ta del fu­tu­ro de Eu­ro­pa y de la Unión Eu­ro­pea, con to­dos sus pro­ble­mas de mo­ne­da, des­equi­li­brios co­mer­cia­les, deu­da so­be­ra­na, te­rro­ris­mo, mi­gra­ción, de­fen­sa, demografía, des­em­pleo ju­ve­nil y un cre­ci­mien­to len­to pe­ro que me­jo­ra gra­dual­men­te lo que en ver­dad le preo­cu­pa.

En es­pe­cial des­pués del co­lap­so fi­nan­cie­ro mun­dial de 2008, Mer­kel ad­qui­rió re­le­van­cia co­mo lí­der, mien­tras el pe­so en Eu­ro­pa cam­bia­ba. “Des­pués de 2012, en reali­dad se po­día sen­tir”, afir­mó Kor­ne­lius.

“El nue­vo rol es sim­ple­men­te una reali­dad”, co­men­tó Da­nie­la Sch­war­zer, di­rec­to­ra del Con­se­jo Ale­mán so­bre Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res en Berlín. “Alemania ya ocu­pa un pa­pel de li­de­raz­go. Es más cla­ro en el in­te­rior de la Unión Eu­ro­pea de­bi­do a la cri­sis de la eu­ro­zo­na.

No obstante, aho­ra es­tá im­ple­men­tan­do un en­fo­que nor­ma­ti­vo ha­cia la po­lí­ti­ca ex­te­rior” ba­sa­do en los acuer­dos in­ter­na­cio­na­les y el Es­ta­do de de­re­cho.

“A me­di­da que el Es­ta­dos Uni­dos de Trump se des­mar­ca de esa fun­ción, Alemania tie­ne un enor­me in­te­rés en man­te­ner el or­den eu­ro­peo y mun­dial”, agre­gó.

Sin em­bar­go, pa­ra lo­grar­lo,

Mer­kel ne­ce­si­ta­rá arre­glar los enor­mes pro­ble­mas de la di­vi­sa co­mún del eu­ro –la fal­ta de dis­ci­pli­na fis­cal en­tre los Es­ta­dos miem­bro y la au­sen­cia de ba­rre­ras ins­ti­tu­cio­na­les eu­ro­peas– y ha­cer­lo en con­jun­to con el nue­vo pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron.

Mo­der­ni­za­ción

Tam­bién ne­ce­si­ta­rá ayu­dar a mo­der­ni­zar y re­for­mar a la Unión Eu­ro­pea pa­ra que pue­da fun­cio­nar con to­da su di­ver­si­dad y sin el Reino Uni­do, que con­tri­bu­ye con el 14% del pre­su­pues­to del blo­que. Ade­más, es­tá com­pro­me­ti­da a pa­gar bas­tan­te más por la de­fen­sa co­lec­ti­va.

No hay un ce­lo mi­sio­ne­ro, sino un pro­fun­do sen­ti­do del de­ber.

“Si pien­sa en el le­ga­do, es pa­ra por fin en­de­re­zar a la eu­ro­zo­na”, ex­pli­có Kor­ne­lius. “Y quie­re se­guir ade­lan­te con una Eu­ro­pa más di­ver­sa”.

Es­ta Eu­ro­pa ya no con­ta­rá con el Reino Uni­do en su blo­que prin­ci­pal y ten­drá que en­con­trar un me­jor arre­glo con más di­ri­gen­tes au­to­ri­ta­rios que son un ca­so aparte, co­mo Or­ban, en Hun­gría, y Ja­ros­law Kaczyns­ki, quien real­men­te ocu­pa el po­der en Po­lo­nia, los cua­les va­lo­ran su mem­bre­sía en el blo­que, pe­ro no siempre com­par­ten sus va­lo­res y no quie­ren que la bu­ro­cra­cia de Bru­se­las les or­de­ne qué ha­cer. “To­do sue­na len­to, pe­ro a ella le gus­ta; len­ti­tud es su se­gun­do nom­bre”, agre­gó Kor­ne­lius. “No obstante, no de­ja de ser am­bi­cio­sa, in­clu­so si avan­za pa­so a pa­so, co­mo sue­le ser el ca­so con ella. Eso le va bien a Eu­ro­pa: no se pue­de trans­for­mar a Eu­ro­pa. Ella se sien­ta y es­pe­ra y de­ja que to­dos ha­blen, y des­pués en­cuen­tra un mu­tuo acuer­do. Esa es su for­ta­le­za”, con­clu­yó.

“Es un pi­lar de es­ta­bi­li­dad y cer­ti­dum­bre en un mun­do que na­ve­ga por aguas inex­plo­ra­das”. Ivan Vej­vo­da DIRECTOR PRO­YEC­TO DE EU­RO­PA EN INS­TI­TU­TO DE CIEN­CIAS HU­MA­NAS DE VIENA

AFP - T SCHWARZ

Mer­kel sa­be que el desafío que le es­pe­ra es ma­yúscu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.