La fuer­za no es res­pues­ta pa­ra la cri­sis en Ca­ta­lu­ña

Per­mi­tir un re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia no im­pli­ca que fa­ci­li­ta­rá una se­pa­ra­ción

El Observador Fin de Semana - Mundo - - FINANCIAL TIMES - Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

Les he­mos da­do las imá­ge­nes que quie­ren”, fue la de­s­es­pe­ran­za­da reac­ción de un po­lí­ti­co es­pa­ñol an­te los acon­te­ci­mien­tos de Ca­ta­lu­ña del pa­sa­do fin de se­ma­na. Las imá­ge­nes de la po­li­cía gol­pean­do a ma­ni­fes­tan­tes in­de­pen­den­tis­tas en Bar­ce­lo­na otor­ga­ron a los se­pa­ra­tis­tas ca­ta­la­nes una vic­to­ria po­lí­ti­ca. Es pro­ba­ble que esas imá­ge­nes ra­di­ca­li­cen la opinión en Ca­ta­lu­ña y ga­nen sim­pa­tía por la cau­sa se­pa­ra­tis­ta en el ex­tran­je­ro.

Afor­tu­na­da­men­te, na­die mu­rió to­da­vía. De­bie­ra aún ser po­si­ble cal­mar la si­tua­ción en Ca­ta­lu­ña. Pe­ro el go­bierno es­pa­ñol ne­ce­si­ta ur­gen­te­men­te re­con­si­de­rar sus con­tra­pro­du­cen­tes tác­ti­cas.

Es cier­to, la ma­yo­ría de los Es­ta­dos eu­ro­peos fue­ron com­pues­tos por me­dio de la vio­len­cia en el pa­sa­do. Pe­ro, en la era mo­der­na, só­lo de­ben man­te­ner­se uni­dos por me­dio del con­sen­ti­mien­to. Es po­si­ble que el go­bierno cen­tral de Es­pa­ña pue­da re­no­var ese con­sen­ti­mien­to con una ofer­ta de ma­yor au­to­no­mía pa­ra Ca­ta­lu­ña. Pe­ro los acon­te­ci­mien­tos del pa­sa­do fin de se­ma­na ha­cen pro­ba­ble que Es­pa­ña fi­nal­men­te ten­ga que per­mi­tir una vo­ta­ción so­bre la in­de­pen­den­cia ca­ta­la­na.

El go­bierno de Ma­riano Ra­joy en Ma­drid tie­ne ra­zón en que un re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia es téc­ni­ca­men­te ile­gal y con­tra­rio a la cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la. Ten­drá una ba­se só­li­da si re­cha­za cual­quier de­cla­ra­ción ca­ta­la­na de in­de­pen­den­cia, ba­sa­da en el ple­bis­ci­to no ofi­cial y caó­ti­co del 1° de oc­tu­bre. Pe­ro al de­te­ner a los fun­cio­na­rios y gol­pear a los ma­ni­fes­tan­tes en Ca­ta­lu­ña, el go­bierno es­pa­ñol arries­gó una ca­tas­tró­fi­ca pér­di­da de le­gi­ti­mi­dad, con gra­ves con­se­cuen­cias a lar­go pla­zo.

Acep­tar que a los ca­ta­la­nes, en las cir­cuns­tan­cias ade­cua­das, de­bie­ra per­mi­tír­se­les vo­tar en re­la­ción con su in­de­pen­den­cia no es acep­tar la idea de que la cau­sa se­pa­ra­tis­ta ocu­pa ne­ce­sa­ria­men­te la pos­tu­ra mo­ra­lis­ta. Ca­ta­lu­ña no es Ti­mor Orien­tal an­tes de 2002 o Es­to­nia an­tes de 1989. En los apro­xi­ma­da­men­te 40 años trans­cu­rri­dos des­de la res­tau­ra­ción de la de­mo­cra­cia en Es­pa­ña, Ca­ta­lu­ña se con­vir­tió en una de las re­gio­nes de Eu­ro­pa más prós­pe­ras y en­vi­dia­das, y su pue­blo dis­fru­tó de los de­re­chos y be­ne­fi­cios de una de­mo­cra­cia mo­der­na, así co­mo de una con­si­de­ra­ble au­to­no­mía fue­ra del Es­ta­do es­pa­ñol.

A ni­vel emo­cio­nal, sien­to cier­ta afi­ni­dad con Ma­drid. La ex­pe­rien­cia de vi­vir el re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia es­co­cés de 2014 me en­se­ñó lo do­lo­ro­so y trau­má­ti­co que pue­de ser la idea de se­pa­rar a un país. Tam­bién me cu­ró de la idea de que el na­cio­na­lis­mo es­co­cés o el ca­ta­lán es in­trín­se­ca­men­te co­rrec­to o ro­mán­ti­co.

Sin em­bar­go, la ex­pe­rien­cia es­co­ce­sa tam­bién me con­ven­ció de que los paí­ses de­mo­crá­ti­cos que desean man­te­ner­se uni­dos de­ben es­tar dis­pues­tos a acep­tar la po­si­bi­li­dad de un di­vor­cio. Es­to pue­de ser una ex­pe­rien­cia ener­van­te. Es­co­cia, que es par­te del Reino Uni­do des­de 1707, só­lo vo­tó a fa­vor de per­ma­ne­cer den­tro de la unión en una pro­por­ción del 45% a 55%. Ca­na­dá se acer­có aún más a la se­pa­ra­ción, cuando só­lo en­tre 50% a 48% vo­tó en con­tra de la in­de­pen­den­cia de Que­bec en un re­fe­rén­dum en 1995.

Es im­por­tan­te re­co­no­cer que la in­de­pen­den­cia ca­ta­la­na se­ría un gol­pe to­da­vía más du­ro pa­ra Es­pa­ña que el que se­ría la in­de­pen­den­cia es­co­ce­sa de Gran Bre­ta­ña. Ca­ta­lu­ña re­pre­sen­ta al­re­de­dor del 19% del pro­duc­to in­terno bru­to (PIB) es­pa­ñol, mien­tras que Es­co­cia re­pre­sen­ta al­re­de­dor del 8% de la eco­no­mía del Reino Uni­do. Ca­ta­lu­ña tam­bién ha si­do par­te de Es­pa­ña du­ran­te más de tres si­glos. Pe­ro al ne­gar­le a Ca­ta­lu­ña un vo­to, el go­bierno es­pa­ñol se arries­ga a dar cré­di­to a los ar­gu­men­tos de los se­pa­ra­tis­tas de que la Es­pa­ña mo­der­na no se ha li­bra­do ver­da­de­ra­men­te de su pa­sa­do au­to­ri­ta­rio.

Per­mi­tir un re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia no tie­ne que sig­ni­fi­car que se fa­ci­li­ta­rá una se­pa­ra­ción. Una con­clu­sión ob­te­ni­da del vo­to es­co­cés es que de­sin­te­grar un país de­bie­ra re­que­rir más que una sim­ple ma­yo­ría. Exi­gir una su­per­ma­yo­ría pa­ra un cam­bio cons­ti­tu­cio­nal es una prác­ti­ca co­mún a ni­vel mun­dial. El go­bierno es­pa­ñol po­dría ofre­cer la po­si­bi­li­dad de te­ner un re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia con un lí­mi­te pa­ra lo­grar el éxi­to de, por de­cir algo, un 60% de los vo­tos emi­ti­dos.

Una cam­pa­ña de re­fe­rén­dum y los de­ba­tes re­sul­tan­tes tam­bién evi­den­cia­rían las di­fi­cul­ta­des de la in­de­pen­den­cia ca­ta­la­na. Una Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te ca­si se­gu­ra­men­te ten­dría que sa­lir­se de la Unión Eu­ro­pea y luego ha­cer una so­li­ci­tud pa­ra re­in­cor­po­rar­se. Tal y co­mo los bri­tá­ni­cos es­tán des­cu­brien­do, las con­se­cuen­cias de aban­do­nar el mer­ca­do úni­co eu­ro­peo son po­ten­cial­men­te ne­fas­tas. In­clu­so la ame­na­za de que el equi­po de fút­bol de Bar­ce­lo­na pu­die­ra ser ex­clui­do de la li­ga es­pa­ño­la im­por­ta­ría mu­cho a un sin­nú­me­ro de vo­tan­tes.

Los acon­te­ci­mien­tos en Ca­ta­lu­ña tam­bién de­be­rían dar­le mu­cho que pen­sar al res­to de Eu­ro­pa. La UE se enor­gu­lle­ce de que es­tá mo­vien­do a Eu­ro­pa ha­cia un fu­tu­ro “pos­na­cio­nal”, en el cual los paí­ses agru­pan su so­be­ra­nía y se so­bre­po­nen a los an­ti­guos con­flic­tos. Sin em­bar­go, el re­vue­lo en Es­pa­ña re­pre­sen­ta la evi­den­cia más re­cien­te de que las iden­ti­da­des na­cio­na­les si­guen im­por­tan­do en Eu­ro­pa.

El vo­to del bre­xit y el re­sur­gi­mien­to de los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas en Fran­cia, Ho­lan­da, Po­lo­nia e in­clu­so en Alemania su­gie­ren que la UE ne­ce­si­ta re­fle­xio­nar más a fon­do acer­ca de con­ti­nuar im­pul­san­do una agen­da fe­de­ra­lis­ta pa­ra lo­grar “más Eu­ro­pa”.

Las es­truc­tu­ras ins­ti­tu­cio­na­les de la UE tam­bién es­tán inade­cua­da­men­te equi­pa­das pa­ra per­mi­tir­le desem­pe­ñar un pa­pel me­dia­dor en­tre Ma­drid y Bar­ce­lo­na. Es­pa­ña es el Es­ta­do miem­bro ac­ti­vo y, por lo tan­to, cuen­ta con la ca­pa­ci­dad de in­sis­tir en que su pun­to de vis­ta so­bre el con­flic­to pre­va­lez­ca en Bru­se­las.

Pe­ro aun­que la UE no ejer­ce un pa­pel le­gal o di­plo­má­ti­co for­mal en es­ta dispu­ta, los otros Es­ta­dos eu­ro­peos de­be­rían po­der desem­pe­ñar el pa­pel de ‘ami­gos sin­ce­ros’ del go­bierno es­pa­ñol.

Tras bas­ti­do­res, ellos de­be­rían ins­tar a Ma­drid a evi­tar el uso de la fuer­za en Ca­ta­lu­ña. Ma­drid debería in­ten­tar ofre­cer­le a Ca­ta­lu­ña una ma­yor au­to­no­mía. Pe­ro, a la lar­ga, es pro­ba­ble que Es­pa­ña ten­ga que con­ce­der un re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia, si es eso lo que exi­ge el go­bierno elec­to de Ca­ta­lu­ña.

EFE - A. ESTÉVEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.