El de­li­rio in­de­pen­den­tis­ta

Go­bierno ca­ta­lán se me­tió en un ca­lle­jón sin sa­li­da y aho­ra pa­ga las con­se­cuen­cias

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - SUSANA MANGANA Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

La cri­sis desata­da en Es­pa­ña tras la ce­le­bra­ción del con­tro­ver­ti­do re­fe­rén­dum en Cataluña del pa­sa­do pri­me­ro de Oc­tu­bre (1- O), se agra­va y ad­quie­re ri­be­tes in­só­li­tos, tras la ida del ex pre­si­den­te ca­ta­lán y cua­tro de sus con­se­je­ros a Bél­gi­ca. ¿Por qué lan­zó el go­bierno ca­ta­lán el ór­da­go si no es­ta­ba dis­pues­to a aguan­tar el cha­pa­rrón?

To­do pa­re­ce in­di­car que Puig­de­mont si­gue una es­tra­te­gia cen­tra­da en in­ter­na­cio­na­li­zar su cau­sa y pre­sen­tar­se co­mo víc­ti­ma de per­se­cu­ción po­lí­ti­ca, mien­tras ga­na tiem­po y de­ja co­rrer las se­ma­nas, pre­vi­si­ble­men­te pa­ra en­ma­ra­ñar la cam­pa­ña elec­to­ral de ca­ra a las elec­cio­nes fi­ja­das por el go­bierno pa­ra el 21 de di­ciem­bre.

To­da es­ta si­tua­ción es un cú­mu­lo de desa­cier­tos y su­ma­to­ria de obs­ti­na­cio­nes que han ter­mi­na­do por di­vi­dir y en­fren­tar a la so­cie­dad ca­ta­la­na pri­me­ro y bue­na par­te de la es­pa­ño­la des­pués. Es inau­di­to que tan­to el go­bierno di­ri­gi­do por Ma­riano Ra­joy co­mo los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos ca­ta­la­nes in­de­pen­den­tis­tas, no ha­yan en­con­tra­do los ca­mi­nos que con­duz­can a un diá­lo­go ci­vi­li­za­do con el que di­ri­mir sus di­fe­ren­cias.

No se­rá fá­cil ol­vi­dar las imá­ge­nes do­lo­ro­sas de la carga po­li­cial vio­len­ta que se pro­du­jo en la jor­na­da del 1- O. Na­die en su sano jui­cio du­da en de­nun­ciar el uso ex­ce­si­vo de la fuer­za pa­ra prohi­bir que ciu­da­da­nos ca­ta­la­nes que acu­dían a ex­pre­sar­se pu­die­ran emi­tir su vo­to. Sin em­bar­go, es­te he­cho la­men­ta­ble no pue­de ale­jar­nos del de­ba­te de fon­do.

Su­ce­si­vos go­bier­nos de Cataluña vie­nen ma­ni­fes­tan­do ha­ce años sus pre­ten­sio­nes de in­de­pen­di­zar­se de Es­pa­ña, so pre­tex­to de con­tar con una cul­tu­ra, en su sen­ti­do más am­plio, pro­pia y dis­tin­ta. Otro ar­gu­men­to, el más con­tun­den­te qui­zás, es que el tra­ta­mien­to fis­cal que re­ci­ben los ca­ta­la­nes por par­te del go­bierno de la na­ción es in­jus­to. Y des­de que la úl­ti­ma cri­sis fi­nan­cie­ra mun­dial gol­peó a Es­pa­ña y co­men­za­ron los re­cor­tes pre­su­pues­ta­les pa­ra ser­vi­cios co­mo la edu­ca­ción, mu­chos ciu­da­da­nos ca­ta­la­nes se sien­ten es­ta­fa­dos y con­tra­ria­dos con un go­bierno cen­tral al que se iden­ti­fi­ca con la co­rrup­ción es­can­da­lo­sa del PP.

Des­de la vuel­ta a la de­mo­cra­cia y más con­cre­ta­men­te des­de 1978, cuan­do se apro­bó la Cons­ti­tu­ción vi­gen­te, las di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des au­to­nó­mi­cas del te­rri­to­rio es­pa­ñol in­vir­tie­ron in­gen­tes es­fuer­zos y di­ne­ro pa­ra pro­mo­ver una cul­tu­ra pro­pia en ba­se sobre to­do a una len­gua au­tóc­to­na. Es­te es el ca­so par­ti­cu­lar del País Vas­co o Cataluña. El idio­ma cons­tru­ye iden­ti­dad, que du­da ca­be, pe­ro no de­bie­ra ser mo­ti­vo de se­pa­ra­ción sino to­do lo con­tra­rio. No hay im­pe­di­men­to en man­te­ner la len­gua ma­ter­na y su­mar otras. O amar y de­fen­der la pa­tria chi­ca mien­tras se res­pe­ta otra más gran­de.

Se­guir re­cor­dan­do in­jus­ti­cias que ocu­rrie­ron du­ran­te los años del fran­quis­mo no es só­lo anacró­ni­co, sino que re­sul­ta un ar­gu­men­to tram­po­so que ter­gi­ver­sa la reali­dad que se vi­ve des­de ha­ce dé­ca­das en Cataluña y en el res­to de co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas.

Des­de 1978 has­ta la cri­sis desata­da en 2008, Cataluña cre­ció eco­nó­mi­ca­men­te de ma­ne­ra cons­tan­te has­ta con­ver­tir­se en una re­gión prós­pe­ra y con un es­ta­do del bie­nes­tar en­vi­dia­ble.

Por al­go es una de las re­gio­nes del te­rri­to­rio es­pa­ñol que ma­yor can­ti­dad de in­mi­gran­tes re­ci­be y don­de re­si­de una nu­tri­da co­lec­ti­vi­dad uru­gua­ya de apro­xi­ma­da­men­te 45.000 per­so­nas.

El in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán cons­tru­yó un re­la­to en el que Ca- ta­lu­ña ha si­do víc­ti­ma de dis­cri­mi­na­ción y ex­po­lio fis­cal por par­te de su­ce­si­vos go­bier­nos de Ma­drid. Sin em­bar­go, po­co se men­cio­na que in­clu­so du­ran­te la dic­ta­du­ra de Fran­co, di­cha re­gión, así co­mo el País Vas­co, se vie­ron be­ne­fi­cia­das por un tra­to pre­fe­ren­cial en ma­te­ria de in­fra­es­truc­tu­ra, en ba­se a que eran – y lo si­guen sien­do– el mo­tor in­dus­trial del país.

Ade­más, Cataluña go­za de un ni­vel de au­to­go­bierno ele­va­do, lo cual in­clu­ye el con­trol del sis­te­ma edu­ca­ti­vo y me­dios de co­mu­ni­ca­ción pro­pios. Al­go que fue apro­ve­cha­do por los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes de dis­tin­to signo pa­ra de­fen­der sus in­tere­ses y tra­ba­jar en pos de una agen­da se­ce­sio­nis­ta du­ran­te los úl­ti­mos ca­si cua­ren­ta años. Así lo­gra­ron in­cul­car, es­pe­cial­men­te en las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes, la ima­gen de una Cataluña víc­ti­ma del tra­to in­jus­to y des­fa­vo­ra­ble de go­bier­nos ins­ta­la­dos en Ma­drid, por un la­do y del vam­pi­ris­mo prac­ti­ca­do por co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas más atra­sa­das en lo eco­nó­mi­co, por el otro.

Puig­de­mont ac­tuó irres­pon­sa­ble­men­te. Lan­zó la pie­dra y aho­ra es­con­de la mano en Bru­se­las. Atrás de­ja una so­cie­dad pro­fun­da­men­te frac­tu­ra­da, que tran­si­ta en­tre la ris­pi­dez y la vio­len­cia so­cial, pal­pa­ble in­clu­so a la dis­tan­cia, a tra­vés de las re­des so­cia­les.

Es­ta re­gre­sión a un pa­sa­do que se creía su­pe­ra­do, en el que unos ciu­da­da­nos til­dan a otros de fas­cis­tas mien­tras al­gu­nos tras­no­cha­dos re­to­man vie­jas con­sig­nas fran­quis­tas, no só­lo afec­ta la ima­gen ex­te­rior de Es­pa­ña, al­go que tan­to tiem­po y es­fuer­zo cos­tó for­jar, sino que ade­más de­bi­li­ta in­ter­na­men­te al país.

Puig­de­mont con­ti­núa con su arre­me­ti­da con­tra el eje­cu­ti­vo de Ra­joy, aho­ra des­de el ex­te­rior. In­clu­so si no lo so­li­ci­ta, la fi­gu­ra del exi­lio po­lí­ti­co flo­ta en el am­bien­te, lo cual ba­na­li­za el con­cep­to y re­sul­ta fran­ca­men­te inacep­ta­ble.

De­cir que en la Es­pa­ña actual hay per­se­cu­ción po­lí­ti­ca y pre­ten­der es­cu­dar­se en que el go­bierno de Ma­drid es el úni­co in­tran­si­gen­te en es­ta tris­te si­tua­ción es fal­so ade­más de gra­ve. A ba­se de me­dias ver­da­des y abun­dan­te ma­ni­pu­la­ción los in­de­pen­den­tis­tas con­si­guie­ron con­ven­cer a mu­chos ca­ta­la­nes de que la in­de­pen­den­cia po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca era fac­ti­ble.

La rá­pi­da sa­li­da de va­rias em­pre­sas, en­tre las que fi­gu­ran im­por­tan­tes ban­cos, cu­ya se­de cen­tral es­ta­ba en Bar­ce­lo­na en los días pos­te­rio­res al 1- O, de­jó a las cla­ras, una vez más, que el ca­pi­tal es te­me­ro­so. Di­chas em­pre­sas apor­ta­ban el 30% del tra­ba­jo en la co­mu­ni­dad ca­ta­la­na. ¿ De que sir­ve la in­de­pen­den­cia po­lí­ti­ca sin una es­truc­tu­ra fi­nan­cie­ra y eco­nó­mi­ca só­li­da?

Puig­dem­not es­tá só­lo pe­ro no lo re­co­no­ce. En Eu­ro­pa, so­lo par­ti­dos de ex­tre­ma de­re­cha y otros co­mo el na­cio­na­lis­ta fla­men­co N-VA ex­pre­sa­ron su apo­yo. Es­tos son par­ti­dos eu­ro­es­cép­ti­cos. Y es que la in­de­pen­den­cia y la di­vi­sión de estados na­ción va en con­tra del pro­yec­to de in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca re­gio­nal que es la ba­se de la Unión Eu­ro­pea. En el mun­do exis­ten unas 5.000 et­nias que go­zan de se­ñas de iden­ti­dad y len­gua úni­cas. Ste­ven Pin­ker re­cuer­da que no to­das ellas pue­den te­ner su Es­ta­do.

En es­te si­glo pau­ta­do por la irrup­ción im­pa­ra­ble de las nue­vas tec­no­lo­gías, la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca no es ya una qui­me­ra. Sin em­bar­go, la glo­ba­li­za­ción de sen­ti­mien­tos pro­pios del ser hu­mano co­mo la ge­ne­ro­si­dad o la so­li­da­ri­dad no cre­ce al mis­mo rit­mo, sen­ten­cia­ba por es­tos días el fi­ló­so­fo Emi­lio Lle­dó.

Po­cos du­dan hoy de que Es­pa­ña se de­be en su con­jun­to un de­ba­te pro­fun­do y se­rio sobre la per­ti­nen­cia o no de la mo­nar­quía, pe­ro no hay que en­tre­ve­rar la ma­de­ja.

Es­pa­ña ex­pe­ri­men­ta el has­tío de am­plias ca­pas de su so­cie­dad que no se sien­ten re­pre­sen­ta­das ni por el PP ni por un pre­si­den­te co­mo Ma­riano Ra­joy que dio nu­las mues­tras de em­pa­tía y cin­tu­ra pa­ra li­diar con la cri­sis ca­ta­la­na. Se im­po­ne an­tes que na­da la cons­truc­ción de un diá­lo­go con las die­ci­sie­te co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas que com­pren­de Es­pa­ña, que es­ta­blez­ca las ba­ses pa­ra re­vi­sar la Cons­ti­tu­ción de 1978.

La unión ha­ce la fuer­za y pa­ra se­guir cre­cien­do y ser com­pe­ti­ti­vos en un mun­do re­gi­do por blo­ques eco­nó­mi­cos, el se­pa­ra­tis­mo no es la me­jor vía pa­ra ga­ran­ti­zar lo que, tan­to ciu­da­da­nos ca­ta­la­nes co­mo otros es­pa­ño­les desean: se­guir al­can­zan­do ma­yo­res cuo­tas de li­ber­tad, de­mo­cra­cia y bie­nes­tar.

Su­ce­si­vos go­bier­nos de Cataluña vie­nen ma­ni­fes­tan­do ha­ce años sus pre­ten­sio­nes de in­de­pen­di­zar­se de Es­pa­ña.

Puig­de­mont ac­tuó de ma­ne­ra irres­pon­sa­ble: lan­zó la pie­dra y aho­ra es­con­de la mano.

O. HOSLET - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.