Cae ven­ta de ar­mas en la ad­mi­nis­tra­ción Trump

La gen­te no te­me a una prohi­bi­ción y por eso no com­pra de más

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA - TIFFANY HSU

Los pre­cios de las ac­cio­nes pa­ra las em­pre­sas de ar­mas de fue­go au­men­ta­ron a par­tir del mo­men­to en que un ata­can­te ase­si­nó el mes pa­sa­do a de­ce­nas de per­so­nas en Las Ve­gas, una apa­ren­te con­ti­nua­ción de una ten­den­cia mór­bi­da vin­cu­la­da con los ti­ro­teos ma­si­vos.

Sin em­bar­go, los in­ver­sio­nis­tas es­tu­vie­ron más ca­lla­dos de lo que es­tu­vie­ron en años re­cien­tes, una se­ñal del es­cep­ti­cis­mo cre­cien­te de Wall Street acer­ca de cuán­ta in­fluen­cia pue­den ejer­cer los ti­ro­teos ma­si­vos en torno a la le­gis­la­ción de con­trol de ar­mas, sobre to­do en la ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump.

Aun­que la elec­ción pre­si­den­cial de 2016 ali­vió preo­cu­pa­cio­nes en­tre los de­fen­so­res de ar­mas acer­ca de re­glas más es­tric­tas, las em­pre­sas de ar­mas tu­vie­ron pro­ble­mas des­de la vic­to­ria de Trump, y ob­ser­va­ron una dis­mi­nu­ción de sus ven­tas y un ex­ce­so de in­ven­ta­rio.

El ti­ro­teo de prin­ci­pios de oc­tu­bre fue el más mor­tí­fe­ro en la his­to­ria es­ta­dou­ni­den­se mo­der­na, con 60 per­so­nas muer­tas y más de 520 he­ri­dos.

La tra­ge­dia atra­jo lla­ma­dos a fa­vor del con­trol de ar­mas, co­mo su­ce­dió lue­go de es­te ti­po de ma­sa­cres en el pa­sa­do.

La pers­pec­ti­va de re­glas más es­tric­tas en torno a las ar­mas a me­nu­do pro­vo­ca que los con­su­mi­do­res se ha­gan de re­ser­vas de ar­mas de fue­go. Des­pués de in­tuir un re­pun­te de ven­tas, Wall Street acu­mu­la ac­cio­nes de tien­das mi­no­ris­tas y fa­bri­can­tes de ar­mas.

Sin em­bar­go, en ese mo­men­to la reac­ción pa­re­ció más ti­bia de lo que ha­bía si­do des­pués de gran­des ti­ro­teos en el pa­sa­do.

La se­ma­na pos­te­rior al ti­ro­teo, las ac­cio­nes en Sturm, Ru­ger & Co., el fa­bri­can­te de pis­to­las y ri­fles de South­port, Con­nec­ti­cut, au­men­ta­ron un 3,5%, y des­pués un adi­cio­nal de 2,1%. El año pa­sa­do, el día des­pués de que un ata­can­te ase­si­na­ra a 49 per­so­nas e hi­rie­ra a 53 en el con­cu­rri­do club noc­turno Pul­se en Or­lan­do, Flo­ri­da, el 12 de ju­nio de 2016, el pre­cio de las ac­cio­nes del fa­bri­can­te de ar­mas au­men­tó un 8,5%. Ter­mi­nó por au­men­tar 10% en los días pos­te­rio­res al ata­que de dos per­so­nas que ase­si­na­ron a 14 e hi­rie­ron a 17 en San Ber­nar­dino, Ca­li­for­nia, el 2 de di­ciem­bre de 2015.

Los cam­bios en las ac­cio­nes de Ame­ri­can Out­door Brands, la em­pre­sa de Spring­field, Mas­sa­chu­setts, pro­pie­ta­ria de Smith & Wes­son, fue­ron si­mi­la­res. El pre­cio au­men­tó 3,2% al día si­guien­te del ata­que y 2,4% 48 ho­ras más tar­de, en con­tras­te con los au­men­tos del 6,8% des­pués del ti­ro­teo de Or­lan­do y el 11,5% en los días pos­te­rio­res al ata­que de San Ber­nar­dino.

Tam­bién hay ca­sos en los que los pre­cios de las ac­cio­nes de em­pre­sas de ar­mas de fue­go dis­mi­nu­ye­ron des­pués de ti­ro­teos ma­si­vos, co­mo ha­bía su­ce­di­do en los ase­si­na­tos de di­ciem­bre de 2012 en New­town, Con­nec­ti­cut.

La am­bi­va­len­cia per­ci­bi­da por par­te de Trump en torno al con­trol de las ar­mas po­dría es­tar re­du­cien­do las ven­tas de ar­mas de fue­go, di­je­ron ana­lis­tas.

La can­di­da­tu­ra de Trump fue pa­tro­ci­na­da por la Na­tio­nal Ri­fle As­so­cia­tion, y el pre­si­den­te se de­cla­ró “ver­da­de­ro ami­go y de­fen- sor” de los pro­pie­ta­rios de ar­mas.

En la se­ma­na del ata­que dijo: “Ha­bla­re­mos de las le­yes de con­trol de ar­mas con­for­me pa­se el tiem­po”, pe­ro no dio más de­ta­lles.

Los ana­lis­tas de Wed­bush Ca­pi­tals se­ña­la­ron en un re­cien­te re­por­te que los con­su­mi­do­res es­pe­ra­ban com­prar más ar­mas es­te año que en 2016, pe­ro aña­die­ron que “un go­bierno do­mi­na­do por re­pu­bli­ca­nos y que no plan­tea ame­na­za al­gu­na de es­ta­ble­cer nue­vas re­gu­la­cio­nes en torno a las ar­mas le ha qui­ta­do el sen­ti­do de ur­gen­cia a la com­pra de ar­mas en los me­ses re­cien­tes”.

Ha­ce un año, las ac­cio­nes de las em­pre­sas de ar­mas es­ta­ban al al­za. Des­pués de ver las en­cues­tas, los in­ver­sio­nis­tas se ima­gi­na­ron que Hi­llary Clin­ton –una de­fen­so­ra de re­glas más se­ve­ras con­tra las ar­mas de fue­go– ga­na­ría la Ca­sa Blan­ca. Pro­yec­ta­ron un au­men­to post­elec­to­ral de com­pras de ar­mas.

Las ac­cio­nes de las em­pre­sas de ar­mas se des­plo­ma­ron has­ta un 26% en los días pos­te­rio­res a la vic­to­ria de Trump.

En ocho de los diez me­ses com­ple­tos des­de en­ton­ces, el FBI lle­vó a ca­bo me­nos re­vi­sio­nes de an­te­ce­den­tes de ar­mas de fue­go –un in­di­ca­dor apro­xi­ma­do de las ven­tas de ar­mas– que en los mis­mos me­ses un año an­tes.

El Sis­te­ma Na­cio­nal de Re­vi­sión Ins­tan­tá­nea de An­te­ce­den­tes Cri­mi­na­les pro­ce­só cer­ca de dos mi­llo­nes de re­vi­sio­nes en se­tiem­bre pa­sa­do, en con­tras­te con la ci­fra ré­cord de 3,3 mi­llo­nes re­gis­tra­da en di­ciem­bre de 2015.

En sep­tiem­bre, Ame­ri­can Out- door Brands re­por­tó que sus ven­tas tri­mes­tra­les ha­bían caí­do un 37,7% en com­pa­ra­ción con el año an­te­rior. En agos­to, Ru­ger se­ña­ló que sus ven­tas se ha­bían des­plo­ma­do un 22%.

Ru­ger in­di­có que la dis­mi­nu­ción de las ven­tas era cul­pa de las tien­das mi­no­ris­tas, que in­ten­ta­ban re­du­cir sus in­ven­ta­rios, así co­mo de los “agre­si­vos des­cuen­tos y lu­cra­ti­vos re­em­bol­sos de los con­su­mi­do­res” ofre­ci­dos por par­te de los com­pe­ti­do­res.

La em­pre­sa tam­bién se­ña­ló “una dis­mi­nu­ción to­tal de la de­man­da en 2017 de­bi­do a una de­man­da más fuer­te de lo nor­mal du­ran­te gran par­te de 2016, pro­ba­ble­men­te im­pul­sa­da por las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas de las elec­cio­nes de no­viem­bre de 2016”.

Sin em­bar­go, al­gu­nos ana­lis­tas creen que la lla­ma­da caí­da Trump en las ven­tas de ar­mas es una eta­pa pa­sa­je­ra.

“Ve­mos una in­dus­tria que, aun­que es­tá ase­dia­da por un ex­ce­so de in­ven­ta­rio, un au­men­to en las pro­mo­cio­nes y es­tra­te­gias cues­tio­na­bles de los fa­bri­can­tes, no es­tá dan­do se­ña­les de es­tar aca­ba­da”, es­cri­bie­ron los ana­lis­tas de Wed­bush en su in­for­me.

La ma­tan­za ocu­rri­da a prin­ci­pios de oc­tu­bre en Las Ve­gas ac­tua­li­zó el de­ba­te sobre la te­nen­cia de ar­mas en EEUU.

D-BECKE-AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.