El de­rrum­be K

La de­ten­ción del ex­vi­ce­pre­si­den­te Ama­do Bou­dou, su­ma­da a la re­cien­te de­rro­ta elec­to­ral del kirch­ne­ris­mo, dan nue­vo im­pul­so al pre­si­den­te Ma­cri.

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

Los ar­gen­ti­nos se en­fren­ta­ron ayer a un he­cho sim­bó­li­co de pro­por­cio­nes: el ex­pre­si­den­te Ama­do Bou­dou, uno de los sím­bo­los del po­der de la era kirch­ne­ris­ta, fue de­te­ni­do en el mar­co de la cau­sa que lo in­ves­ti­ga por en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to y la­va­do de ac­ti­vos. Las fotos de la de­ten­ción cir­cu­la­ron rá­pi­da­men­te y au­men­ta­ron esa sen­sa­ción de que al­go gran­de es­ta­ba pa­san­do: el ex­vi­ce, de jog­ging y des­cal­zo, con ca­ra de ab­so­lu­ta sor­pre­sa mien­tras los ofi­cia­les pro­ce­dían a lle­var­lo an­te el juez.

El de­ba­te fue fiel re­pre­sen­tan­te de la fa­mo­sa grie­ta ar­gen­ti­na: al­gu­nos has­ta fes­te­ja­ron la ima­gen de de­rrum­be de uno de los ico­nos kirch­ne­ris­tas pe­ro tam­bién de la co­rrup­ción K: aquel vi­ce con pin­ta y po­se de ro­que­ro y pa­re­ja de una fa­mo­sa (Agus­tín Kamp­fer, tam­bién in­da­ga­da), que es­tu­vo con­tra las cuer­das a ni­vel ju­di­cial in­clu­so cuan­do Cristina Fernández era pre­si­den­ta, cuan­do los vien­tos ju­di­cia­les cla­ra­men­te no eran los de hoy.

Del otro la­do, los de­fen­so­res de la era K ha­cían men­ción a la su­ce­sión de de­ten­cio­nes de los úl­ti­mos días, en par­ti­cu­lar la del ex­mi­nis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción Ju­lio de Vi­do, y al he­cho de que va­yan a pri­sión tan so­lo con pro­ce­sa­mien­to pe­ro sin con­de­na, mis­ma si­tua­ción, por ejem­plo, que el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri en una cau­sa de es­pio­na­je mien­tras era je­fe de go­bierno de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res.

Bou­dou de­te­ni­do

El juez Ariel Li­jo or­de­nó su de­ten­ción en el mar­co de la cau­sa por en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to y ba­jo la acu­sa­ción de li­de­rar una aso­cia­ción ilí­ci­ta y de la­va­do de di­ne­ro. Tam­bién fue de­te­ni­do un so­cio y pre­sun­to tes­ta­fe­rro de Bou­dou, Jo­sé Ma­ría Nu­ñez Car­mo­na.

La de­ten­ción de Bou­dou se pro­du­jo en me­dio de un im­por­tan­te des­plie­gue de la Pre­fec­tu­ra ar­gen­ti­na en un edi­fi­cio de Puer­to Ma­de­ro don­de vi­vía el ex­vi­ce­pre­si­den­te.

El juez de la cau­sa ex­pli­có que la de­ten­ción se pro­du­jo por­que Bou­dou man­tie­ne “re­la­cio­nes re­si­dua­les con ac­to­res” po­de­ro­sos, que “po­drían con­fi­gu­rar una vía de co­la­bo­ra­ción pa­ra elu­dir la ac­ti­vi­dad ju­ris­dic­cio­nal”; ade­más, se­ña­ló, tie­ne “po­der eco­nó­mi­co pa­ra la elu­sión o la obs­ta­cu­li­za­ción del pro­ce­so”.

El ma­gis­tra­do tam­bién ci­tó por la mis­ma cau­sa a Juan Car­los Ló­pez y Ale­jan­dro Van­den­broe­le, que ac­tua­ban co­mo pre­sun­tos tes­ta­fe­rros del ex­vi­ce­pre­si­den­te.

“La aso­cia­ción desa­rro­lló sus de­sig­nios cri­mi­na­les, por lo me­nos des­de agos­to de 2009, mo­men­to en que Ama­do Bou­dou asu­mió co­mo mi­nis­tro de Eco­no­mía, has­ta di­ciem­bre de 2015, cuan­do fi­na­li­zó su man­da­to co­mo vi­ce­pre­si­den­te”, se­ña­ló el juez en el es­cri­to.

En­tre las ma­nio­bras ilí­ci­tas men­cio­na­das por Li­jo fi­gu­ran, por ejem­plo, “gra­ves ac­tos de co­rrup­ción” co­mo la com­pra de vehícu­los de al­ta ga­ma cuan­do era mi­nis­tro de Eco­no­mía y la com­pra de la im­pren­ta Cicc­co­ne, que im­pri­mía el pa­pel mo­ne­da.

A su vez, el abo­ga­do de­fen­sor del ex­vi­ce­pre­si­den­te, Eduar­do Du­ra­ño­na, se mos­tró “sor­pren­di­do” por la de­ten­ción. Ha­ce exac­ta­men­te una se­ma­na, el fis­cal , Jor­ge Di Le­llo, ha­bía pe­di­do que Bou­dou jus­ti­fi­ca­ra el ori­den de US$ 80.000, la com­pra de un apar­ta­men­to de su ex no­via y el pa­tri­mo­nio de su so­cio, Nu­ñez Car­mo­na.

Tras te­ner en sus ma­nos un in­for­me de los pe­ri­tos con­ta­bles, el fis­cal re­qui­rrió una “jus­ti­fi­ca­ción de bie­nes” de Bou­dou al juez, con el ar­gu­men­to de que hay in­di­cios su­fi­cien­tes “que per­mi­ten pre­su­mir en prin­ci­pio que (Bou­dou) se ha en­ri­que­ci­do pa­tri­mo­nial­men­te en for­ma in­jus­ti­fi­ca­da du­ran­te el ejer­ci­cio de la fun­ción pú­bli­ca”

La ex­man­da­ta­ria y al­gu­nos de los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes que to­da­vía la acom­pa­ñan men­cio­nan con sen­ti­do re­cu­rren­te que des­de que asu­mió Ma­cri, la nue­va ad­mi­nis­tra­ción im­pul­só y fo­men­tó una per­se­cu­ción ju­di­cial y po­lí­ti­ca con­tra el kirch­ne­ris­mo. De he­cho, la pre­si­den­ta es­cri­bió en un co­mu­ni­ca­do que “es­tá en ries­go la de­mo­cra­cia ar­gen­ti­na”.

Has­ta el mo­men­to, ya ha­bían si­do de­te­ni­dos por pre­sun­tos he­chos de co­rrup­ción el ex­mi­nis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción, Ju­lio de Vi­do, y el se­cre­ta­rio de Obras, Jo­sé Ló­pez. Es­te úl­ti­mo ha­bía si­do de­te­ni­do en ju­lio del año pa­sa­do cuan­do fue des­cu­bier­to en el mo­men­to en que pre­ten­día es­con­der US$ 9 mi­llo­nes en un con­ven­to de una lo­ca­li­dad de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

Y aún es­tá pen­dien­te la si­tua­ción de la expresidenta, quien man­tie­ne abier­tas cin­co cau­sas ju­di­cia­les y cu­yo pro­ce­sa­mien­to por la ad­ju­di­ca­ción de obra pú­bli­ca al em­pre­sa­rio Lá­za­ro Báez en la pro­vin­cia de San­ta Cruz ha­bía si­do ra­ti­fi­ca­do es­te jue­ves por un tri­bu­nal de ca­sa­ción. ( El Ob­ser­va­dor y agen­cias)

“(La de­ten­ción) de­mues­tra la per­se­cu­ción que hay, por­que (Bou­dou) siem­pre es­tu­vo a de­re­cho”

Héc­tor Re­cal­de DIPUTADO, FRENTE PA­RA LA VIC­TO­RIA

C. BRIGO - EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.