La am­bi­cio­sa agen­da del “re­lan­za­mien­to”

El Observador Fin de Semana - Mundo - - ARGENTINA -

Los días pos­te­rio­res a las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas fue­ron de vér­ti­go. Con­ven­ci­do de su con­sig­na es “aho­ra o nun­ca”, el go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri de­ci­dió tra­du­cir su apo­yo elec­to­ral en ac­cio­nes con­cre­tas. La re­de­fi­ni­ción de la agen­da na­cio­nal fue vis­ta por ana­lis­tas co­mo un “re­lan­za­mien­to de la gestión”. En cam­bio, los opo­si­to­res lo per­ci­ben co­mo el apro­ve­cha­mien­to de su ma­yo­ría co­yun­tu­ral pa­ra ha­cer la par­te du­ra del ajus­te que no se atre­vió a con­cre­tar an­tes. En su pre­sen­ta­ción an­te em­pre­sa­rios, lí­de­res sin­di­ca­les y go­ber­na­do­res pro­vin­cia­les, Ma­cri plan­teó tres ejes pa­ra la se­gun­da eta­pa de su gestión: bús­que­da de equi­li­brio fis­cal y caí­da de la in­fla­ción; es­tí­mu­lo al em­pleo; y me­jo­ra de la ca­li­dad ins­ti­tu­cio­nal. Ma­cri eli­gió el le­ma “Con­sen­sos bá­si­cos”, sobre un gran car­tel a sus es­pal­das cuan­do anun­ció el sen­ti­do de las re­for­mas. La ne­go­cia­ción en el Con­gre­so di­rá qué tan cier­to es lo del con­sen­so, da­do que bue­na par­te de las me­di­das im­pli­ca to­car los bol­si­llos de di­ver­sos sec­to­res. Pe­ro, por lo pron­to, el ma­cris­mo lo­gró ins­ta­lar te­mas en la agen­da que an­tes es­ta­ban di­rec­ta­men­te ve­da­dos al de­ba­te. Los sin­di­ca­tos, pa­ra sor­pre­sa del ám­bi­to po­lí­ti­co, se mos­tra­ron dis­pues­tos a dia­lo­gar sobre te­mas co­mo la fle­xi­bi­li­za­ción la­bo­ral . El otro gran eje te­má­ti­co en el que el go­bierno quie­re avan­zar es el im­po­si­ti­vo. Al mis­mo tiem­po, el ca­pí­tu­lo de la me­jo­ra ins­ti­tu­cio­nal es el más com­ple­jo por­que im­pli­ca cam­biar los pri­vi­le­gios –de fun­cio­na­rios pú­bli­cos– ins­ta­la­dos a lo lar­go de dé­ca­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.