“No­ches de te­rror”

GABRIEL PASTOR Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

El Observador Fin de Semana - Mundo - - UNA NUEVA CAÍDA -

El pe­rio­dis­ta Ewald Schar­fen­berg, co­rres­pon­sal de El País de Ma­drid en Ca­ra­cas, dijo ha­ce po­co en Bo­go­tá que no cree que el cha­vis­mo en el po­der sea una dic­ta­du­ra co­mo di­ce Estados Unidos y otros paí­ses. Él pre­fie­re lla­mar­lo “au­to­ri­ta­ris­mo pos­mo­derno”. Los po­li­tó­lo­gos, por su par­te, con­si­de­ran que se tra­ta de un “au­to­ri­ta­ris­mo com­pe­ti­ti­vo”, una de­fi­ni­ción del aca­dé­mi­co es­ta­dou­ni­den­se Ste­ven Le­vitsky pa­ra ex­pli­car sis­te­mas que no res­pe­tan la de­mo­cra­cia, pe­ro que no pue­den ca­ta­lo­gar­se de dic­ta­du­ra ple­na por­que rea­li­zan elec­cio­nes se­mi- com­pe­ti­ti­vas.

Sin du­da, al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas del ré­gi­men ve­ne­zo­lano son tí­pi­cas de una dic­ta­du­ra, por ejem­plo, la fal­ta de con­trol de­mo­crá­ti­co en la gestión pú­bli­ca o el que­bran­ta­mien­to fla­gran­te de las le­yes cons­ti­tu­ti­vas del país.

La opi­nión de que Ma­du­ro co­man­da un ré­gi­men que se man­tie­ne por la fuer­za o vio­len­cia se re­for­zó es­ta se­ma­na con la di­fu­sión de un in­for­me de la fi­lial de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal en Ca­ra­cas que con­tie­ne de­nun­cias acer­ca de atro­pe­llos a los de­re­chos hu­ma­nos por par­te de un go­bierno que acu­de a ins­tru­men­tos pro­pios de una dic­ta­du­ra pa­ra man­te­ner­se en el po­der.

“Las au­to­ri­da­des ve­ne­zo­la­nas han am­plia­do su ar­se­nal de tác­ti­cas re­pre­si­vas po­nien­do en mar­cha una des­pia­da­da cam­pa­ña de alla­na­mien­tos ile­ga­les de vi­vien­das de per­so­nas sos­pe­cho­sas de di­si­den­cia”, in­di­có la or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal de de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos.

En su in­for­me “No­ches del te­rror: Ata­ques y alla­na­mien­tos ile­ga­les a vi­vien­das en Ve­ne­zue­la”, AI dijo que el re­cru­de­ci­mien­to de es­tas prác­ti­cas se pro­du­jo en­tre abril y ju­lio, en el apo­geo de las pro­tes­tas con­tra el go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro.

Se­gún una de­ta­lla­da in­ves­ti­ga­ción, hu­bo por los me­nos 47 alla­na­mien­tos por par­te de agen­tes de se­gu­ri­dad sin una or­den ju­di­cial, en 11 estados, du­ran­te los cua­tro me­ses ca­lien­tes de las pro­tes­tas so­cia­les.

Es­tos asal­tos, que po­dían du­rar ho­ras o to­da la no­che, mu­chas ve­ces iban acom­pa­ña­dos de ame­na­zas de muer­te y de vio­len­cia, tan­to ver­bal co­mo fí­si­ca, así co­mo de des­tro­zos a la pro­pie­dad pri­va­da y ro­bos.

Pa­ra la ONG, esas ac­cio­nes son li­sa y lla­na­men­te “ar­bi­tra­rie­da­des y vio­la­cio­nes al de­re­cho a la vi­da pri­va­da, a la li­ber­tad, a la in­te­gri­dad per­so­nal y al de­bi­do pro­ce­so”. Y aun­que hu­bo an­te­ce­den­tes al res­pec­to, aho­ra “pa­re­cen ha­ber ad­qui­ri­do unas di­men­sio­nes más ex­ten­di­das que for­man par­te de una po­lí­ti­ca de re­pre­sión por par­te del Es­ta­do ve­ne­zo­lano”.

“Las au­to­ri­da­des ve­ne­zo­la­nas han des­cu­bier­to una for­ma nue­va e in­quie­tan­te de re­pri­mir la di­si­den­cia en su afán, apa­ren­te­men­te in­ter­mi­na­ble, de in­fun­dir mie­do a la po­bla­ción. Han tras­la­da­do la re­pre­sión de las ca­lles a las sa­las de es­tar de ca­sas par­ti­cu­la­res”, dijo Eri­ka Gue­va­ra-Ro­sas, di­rec­to­ra de AI pa­ra las Amé­ri­cas.

La lec­tu­ra del do­cu­men­to re­ve­la un ejer­ci­cio del po­der tan des­pia­da­do co­mo el de los re­gí­me­nes mi­li­ta­res del Cono Sur que tan­to su­frie­ron par­ti­dos de iz­quier­da que hoy de­fien­den al cha­vis­mo o mi­ran ha­cia otro la­do.

De­be­ría­mos em­pe­zar a lla­mar a las co­sas por su ver­da­de­ro nom­bre.

Sin du­da, al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas del ré­gi­men ve­ne­zo­lano son tí­pi­cas de una dic­ta­du­ra, co­mo la fal­ta de con­trol de­mo­crá­ti­co en la gestión pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.