Jus­ti­cia es­pa­ño­la en­car­ce­la a más di­ri­gen­tes se­ce­sio­nis­tas

DE­CI­SIÓN. Pre­si­den­ta del Par­la­men­to que­dó li­bre al pa­gar fian­za

El Observador Fin de Semana - Mundo - - PORTADA -

Más allá de las pro­tes­tas po­pu­la­res y del de­ba­te sus­ci­ta­do en Es­pa­ña res­pec­to a la exis­ten­cia de pre­sos po­lí­ti­cos, la Jus­ti­cia si­gue sien­do im­pla­ca­ble con los di­ri­gen­tes ca­ta­la­nes que impulsaron la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia.

La ges­tión de Car­les Puig­de­mont y los con­se­je­ros que le acom­pa­ña­ban en el go­bierno re­gio­nal de Ca­ta­lu­ña que­dó en en­tre­di­cho en los úl­ti­mos dos me­ses, co­mo con­se­cuen­cia del im­pul­so se­ce­cio­nis­ta, que di­vi­dió a los ca­ta­la­nes, pro­du­jo la cri­sis po­lí­ti­ca más im­por­tan­te en Es­pa­ña du­ran­te las úl­ti­mas cua­tro dé­ca­das y con­clu­yó con la in­ter­ven­ción del go­bierno en esa re­gión.

Pe­ro, ade­más, el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, su vi­ce­pre­si­den­te Oriol Jun­que­ras, y el res­to de los con­se­je­ros fue­ron des­ti­tui­dos.

Mien­tras Puig­de­mont via­jó a Bél­gi­ca, su­pues­ta­men­te en bus­ca de “ga­ran­tías”, jun­to a cua­tro ex­miem­bros de su ga­bi­ne­te –con quie­nes aún per­ma­ne­ce en Bru­se­las–, ocho ex­con­se­je­ros fue­ron en­via­dos a la cár­cel.

El ex­pre­si­den­te ca­ta­lán es­tá aho­ra a la es­pe­ra de que una cor­te bel­ga se ex­pi­da res­pec­to a la or­den de cap­tu­ra eu­ro­pea so­li­ci­ta­da por la Jus­ti­cia es­pa­ño­la, que lo acu­sa de ha­ber in­cu­rri­do en los de­li­tos de re­be­lión, se­di­ción y mal­ver­sa­ción de fon­dos.

De he­cho, el pre­si­den­te del go­bierno es­pa­ñol, Ma­riano Ra­joy –quien sos­tu­vo, y has­ta aho­ra ha ga­na­do, una pul­sea­da po­lí­ti­ca con Puig­de­mont– siem­pre sos­tu­vo que las au­to­ri­da­des ca­ta­la­nas se apar­ta­ron del or­den ins­ti­tu­cio­nal y vul­ne­ra­ron los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos.

Mien­tras eso su­ce­de, las elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das con­vo­ca­das por Ra­joy en Ca­ta­lu­ña pa­ra el pró­xi­mo 21 de di­ciem­bre tien­tan a Puig­de­mont, quien an­ti­ci­pó su de­seo de pre­sen­tar­se, in­clu­so des­de el ex­tran­je­ro.

Pe­ro la si­tua­ción po­lí­ti­ca si­gue sien­do com­ple­ja: mien­tras el des­ti­tui­do pre­si­den­te ca­ta­lán pre­ten­de que los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas se pre­sen­ten jun­tos a esa ins­tan­cia elec­to­ral, es­tos eva­lúan si lo ha­rán jun­tos o se­pa­ra­dos.

Al mis­mo tiem­po, la Jus­ti­cia es­pa­ño­la si­gue ac­tuan­do so­bre los di­ri­gen­tes que pro­mo­vie­ron la in­de­pen­den­cia re­gio­nal.

De he­cho, un ma­gis­tra­do del Tri­bu­nal Su­pre­mo es­pa­ñol dic­tó es­te jue­ves ór­de­nes de cár­cel pa­ra la pre­si­den­ta del Par­la­men­to ca­ta­lán, Car­me For­ca­dell, y otros cua­tro dipu­tados que tra­mi­ta­ron la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia ile­gal apro­ba­da en esa Cá­ma­ra el pa­sa­do 27 de oc­tu­bre.

El juez Pa­blo Lla­re­na fi­jó una fian­za de 150.000 eu­ros (equi­va­len­tes a unos US$ 174.000) a For­ca­dell, y de 25.000 eu­ros (unos US$ 29.000) pa­ra los dipu­tados Lluís Co­ro­mi­nas, Lluís Gui­nó, An­na Si­mó y Ra­mo­na Ba­rru­fet y les otor­gó una se­ma­na de pla­zo pa­ra con­cre­tar el pa­go.

Al igual que otros pro­mi­nen­tes di­ri­gen­tes ca­ta­la­nes, For­ca­dell fue enviada a la cár­cel pe­ro re­cu­pe­ró la li­ber­tad tras ha­ber pa­ga­do la fian­za es­ti­pu­la­da.

La Fis­ca­lía ha­bía pe­di­do pa­ra los cin­co par­la­men­ta­rios pe­nas de pri­sión por los de­li­tos de re­be­lión y se­di­ción

Otro dipu­tado, Joan Jo­sep Nuet, que fue in­te­rro­ga­do por el juez, re­cu­pe­ró la li­ber­tad, pues de acuer­do con el mi­nis­te­rio pú­bli­co de­mos­tró que ha­bía vo­ta­do en con­tra al mo­men­to de tra­mi­tar la de­cla­ra­ción in­de­pen­den­tis­ta.

Du­ran­te su com­pa­re­cen­cia, For­ca­dell y sus com­pa­ñe­ros de me­sa del Par­la­men­to re­gio­nal atri­bu­ye­ron a la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña un va­lor sim­bó­li­co, pe­ro no ju­rí­di­co.

El juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo se­ña­ló que los par­la­men­ta­rios ca­ta­la­nes afir­ma­ron que “o bien re­nun­cian a ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca fu­tu­ra o, los que desean se­guir ejer­cién­do­la, lo ha­rán re­nun­cian­do a cual­quier ac­tua­ción fue­ra del mar­co cons­ti­tu­cio­nal”. El ma­gis­tra­do asig­nó a For­ca­dell una “ac­tua­ción prin­ci­pal” en el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta tan­to “por su in­ter­ven­ción me­du­lar” co­mo por la re­per­cu­sión ge­ne­ra­da por su li­de­raz­go. (El Ob­ser­va­dor y agencias)

AFP

For­ca­dell en el mo­men­to de sa­lir de la cár­cel tras pa­gar la fian­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.